Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Madridismo Universal
Peña El Portillo: retazos de gloriosa historia

Peña El Portillo: retazos de gloriosa historia

Escrito por: Robber Andrades1 noviembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La peña El Portillo se encuentra entre las cinco peñas madridistas más antiguas de la historia, ya que se fundó el 10 de enero de 1952, es decir, antes de la Copa de Europa y de la llegada de Alfredo Di Stéfano, Francisco Gento, Raymond Kopa, Ferenc Puskas… Nació oficialmente en el año del 50 aniversario del Real Madrid y surgió, al igual que en la pionera peña Mariano, como la consecuencia natural de lo que ya llevaba ocurriendo algunos años: reuniones frecuentes de aficionados madridistas en un emplazamiento común. En este caso, los aficionados eran comerciantes de distintas profesiones, que además de vivir en el mismo barrio y de su pasión por el Real Madrid, tenían en común el bar restaurante El Portillo, situado en la madrileña calle de Embajadores, número 74, y cuyo nombre se debía a la puerta (o portillo) que había situada en medio de la plaza perteneciente a los restos de una de las numerosas y antiquísimas murallas que se encontraban en lo que hoy es el distrito de Arganzuela. Tras algún cambio temporal, a día de hoy, la peña mantiene la misma ubicación (actualmente está emplazada la churrería “Fórmula Nieto´s”).

El primer presidente de la peña fue Alejandro Ramos Martín, dueño del citado establecimiento y uno de los 14 fundadores. Dadas las facilidades que en todo momento dispuso para la creación, mantenimiento y reunión de todos los peñistas, no hubo ninguna duda en que el honor de la primera presidencia recayera en ese toledano procedente del Valle de Santo Domingo, el pueblo de nacimiento del universal ciclista Federico Martín Bahamontes.

Allí se congregaron, ahí es nada, los Di Stéfano, Juanito Alonso, Gento, Molowny, Miguel Muñoz, Oliva, Atienza, Zárraga, Joseíto, Mateos, Rafael Lesmes, Pérez Payá, Roque Olsen, Campa o Navarro

En la temporada 1953-54, el Real Madrid se proclamó campeón de liga tras 21 años de sequía y la celebración, como no podía ser de otra manera, fue apoteósica. La peña organizó una comida en Hotel Nacional de Atocha (hoy Hotel NH Nacional, situado en el Paseo de Recoletos, 48) a la que acudió, encabezada por don Santiago Bernabéu, la primera plantilla al completo; allí se congregaron, ahí es nada, los Di Stéfano, Juanito Alonso, Gento, Molowny, Miguel Muñoz, Oliva, Atienza, Zárraga, Joseíto, Mateos, Rafael Lesmes, Pérez Payá, Roque Olsen, Campa o Navarro. El Portillo les hizo entrega de una copa en su honor, que el club mantuvo expuesta en su museo (catalogada con el número 103). Los futbolistas de aquella campaña firmaron numerosos objetos que a día de hoy se guardan como los incalculables tesoros que son. Fue un acto al que no podía faltar el máximo mandatario madridista, ya que era un asiduo jugador de mus en la sede a la que, en no pocas ocasiones, aparecía acompañado de jugadores del primer equipo.

Bernabéu Peña El Portillo

El hecho de haberse fundado en 1952 les permitió vivir la época dorada de las 5 Copas de Europa consecutivas permitió que la peña viviera momentos y tuviera privilegios impensables hoy en día. Eran otros tiempos, así que por entonces se podía acceder de forma natural a los jugadores y dirigentes blancos, que eran frecuentemente amigos personales de la inmensa mayoría de los peñistas. Además, El Portillo tuvo un papel clave en el madridismo de los años 60, década en la que se produjo un boom de peñas en la capital tras el lustro de oro protagonizado por el Madrid de Di Stéfano. El Portillo, muy activa en cuanto a eventos, viajes, torneos y celebraciones, hizo las veces de padrino de aquellas nuevas peñas, siendo artífice del crecimiento exponencial que experimentó el movimiento asociativo en torno al Real Madrid por aquellos años.

Poco a poco, los peñistas fueron organizándose para realizar viajes a los distintos estadios de España e incluso llegaron algunos de ellos a viajar a París para presenciar la primera final de la Copa de Europa de la historia, de donde regresaron campeones. Al año siguiente, esta vez en el Paseo de la Castellana (entonces avenida del Generalísimo), El Portillo tuvo una numerosa representación en la final europea. Siguiendo la tradición, la peña continuó con su presencia en las finales europeas y puede presumir orgullosa de ser la única que ha estado presente en los trece triunfos en la máxima competición continental.

El baloncesto también fue siempre muy importante para la peña, que acudía a animar al equipo siempre que era posible y así cuentan entre sus históricos partidos las finales de las dos primeras Copas de Europa ganadas (1964 y 1965), en las que el Real Madrid remontó en el Frontón Fiesta Alegre los adversos resultados del partido de ida. En los sucesivos años tampoco faltaron a su cita con las finales europeas que tan frecuentemente ha jugado nuestra sección de baloncesto.

Real Madrid baloncesto

En las siguientes décadas, la peña se afianzó como una de las más importantes de la capital, por la que aún se dejaban ver ocasionalmente jugadores y directivos blancos. Las celebraciones anuales de El Portillo han seguido siendo siempre una cita obligada para el Real Madrid, que nunca ha dejado de estar presente con las más altas representaciones. Y es que el cariño y respeto por parte del Real Madrid es algo que nunca ha dejado de existir en estos casi 70 años de historia madridista común. Una prueba reciente de ello es e