Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Lorenzo Sanz: "Jamás he jugado al parchís"

Lorenzo Sanz: "Jamás he jugado al parchís"

Escrito por: Jesús Bengoechea22 marzo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El expresidente del Real Madrid, Lorenzo Sanz, falleció ayer por la noche a consecuencia del coronavirus. Hace tres años, Jesús Bengoechea y Manuel Matamoros tuvieron la suerte de pasar un estupendo rato con él. Esta es la entrevista:

Basta hablar cinco minutos con Lorenzo Sanz para saber que hay intangibles que trascienden la polémica, el juicio de valor, la afinidad o el inicial desdén. Hablamos de peso específico, de cosas mitológicas para bien o para mal. Es Historia del Real Madrid para quienes le aman, para quienes le denuestan y para quienes calibran luces y sombras. La fama de seductor se la llevó Mendoza pero hay un inexplicable carisma en su llaneza. Para bien, para mal, o para regular, forma parte del wallpaper mental del madridismo moderno. Rehúye pocas cuestiones, va al grano y habla a corazón abierto.

P: Empecemos por hacernos amigos. Cuando jugaba usted al parchís con Jesús Gil, ¿quién ganaba habitualmente?

R: No jugábamos al parchís. Jugábamos al tute.

P: Ah, ¿ni siquiera era parchís?

R: ¡Al parchís no he jugado en mi vida! Ni al póker. Aquellas partidas con Gil eran de tute. O a veces de mus. Últimamente juego al chinchón.

P: Sea el juego que fuere, lo que se dijo es que se jugaba usted el dinero de la recaudación de los partidos en esas partidas, valga la redundancia.

R: Eso es absolutamente falso. Esa fue una invención malintencionada por parte de un directivo malintencionado y de la cual se hizo eco un redactor malintencionado. Se malinterpretó torticeramente otro tema de un dinero de Pirri, que era el director técnico, para unas primas. Pero no hicimos nada malo.

sanz-destacados

P: ¿Qué pasó con Capello? Gana la Liga al Barça de Ronaldo Nazario y usted le echa.

R: Pues con Capello pasó que lo fiché para tres años siendo el mejor entrenador de Europa. Y en diciembre del primer año va y me dice que le ha llamado Berlusconi, que este le había explicado que tenía un problema porque había traído a Sacchi y que el Milan no funcionaba y que se tenía que ir. Berlusconi era su padre deportivo, y según él no podía resistirse a la oferta. Yo veía que no puedes tener un entrenador a disgusto y acordé dejarle ir al final de aquella primera temporada. Y le dije: mira, vamos a aguantar este año y luego ya te vas. Alguna vez, con el paso del tiempo, hemos hablado y me ha reconocido que hizo mal en irse. "Y usted tampoco tenía que haberme dejado que me fuera, presi", me decía.

P: Él, públicamente, nunca dijo nada de esto. Le echó la culpa porque según Capello usted le obligaba a poner en la alineación a su hijo Fernando.

R: Esa es otra historia y no tuvo nada que ver con su marcha.

P: Cuando echó usted a Hiddink, tras ganar la Séptima con Heynckes y echar también a Heynckes, se habló de que había reanudado conversaciones con Capello, que ahí pudo haber un retorno...

R: No. Nunca le pedí que volviera. No hubo tales conversaciones.

P: Incluso se habló de que se había manejado una vuelta de Capello como director técnico, pero claro, ahí ya estaba Pirri...

R: Y Capello tenía en alta consideración a Pirri. Siempre le tuvo mucho respeto.

P: Cuando se presentó a las elecciones de 2004, tuvo usted agrias -como suele decirse- polémicas con Florentino por muchos temas, entre ellos por el tema de del Bosque…

R: No, no, yo con Florentino no discutí nada. Yo me marché cuando las urnas me echaron y estuve diez años sin volver por el Bernabéu ni hablar con Florentino.

P: No, ustedes debatieron como mínimo en 2004, por las elecciones, y en la radio. Como mínimo, en 2004 en El Larguero de la Cadena Ser. 

R: Ah, sí, puede ser. En fin. Cada uno tiene su responsabilidad y cada uno hace las cosas que cree mejores para el Real Madrid. Estoy convencido de que Florentino ha hecho siempre lo que él creía mejor para el club. ¿Que se ha equivocado en cosas? El tiempo lo dirá. Todos nos equivocamos y todos acertamos. Nadie tiene la varita mágica. Y cuando la pelotita no entra la gente se te vuelve. Mientras ganas, eres el mejor. Cuando dejas de ganar, la gente se olvida.

Estoy convencido de que Florentino ha hecho siempre lo que ha creído mejor para el club.

P: Bueno, en eso usted es una excepción. Porque contra usted los socios se volvieron, o al menos le dieron la espalda en las urnas, aun a pesar de que usted ganaba. Acababa de ganar dos Copas de Europa cuando los socios le despidieron.

R: Es que ser presidente del Real Madrid es dificilísimo. A Bernabéu le intentaron volcar el coche a la puerta del estadio, no sé si lo sabíais. Claro, entonces pasaban cosas que no trascendían. Han cambiado los tiempos y ahora, con los medios de comunicación y las redes sociales como las llamáis, pues llega un momento en que todo se sabe, todo se habla. Fíjate que en los partidos los jugadores se tapan con la mano la boca…

P: Parece que ahora sí tiene una buena relación con Florentino, ¿no?

R: Muy buena, cordial y fluida. Hablamos todas las semanas. Hemos perdido una década de relación tontamente, por su parte y por la mía. Yo podría haber sido aprovechable por el club, aunque solo sea por eso que dicen de que soy uno de los presidentes que más ha sabido de fútbol. Aunque no es verdad, claro, de fútbol sabemos todos y no sabe ninguno. Pero siempre me he interesado mucho por el jugador, por tener una relación más cercana, saber más de sus problemas. Si habláis con cualquier jugador de mi época, todos os confirmarán que yo hablaba mucho con ellos.

Florentino y yo hemos perdido una década de relación tontamente

P: ¿Usted piensa que podría haber sido más aprovechado durante este tiempo, un poco a la manera estadounidense, donde se recaba con frecuencia y respeto la opinión de presidentes pasados?

R: Sí, un poco sí.

P: ¿Qué destacaría usted de Florentino, de su gestión, especialmente en esta segunda etapa de su mandato?

R: Ha gestionado de manera eficaz el tema económico y le debemos una ciudad deportiva importante. ¿Deportivamente se ha equivocado? Por supuesto, y él está convencido también de que se ha equivocado en ocasiones.

P: Dígame un par de errores de Florentino.

R: ¿Un par de errores? Pues a lo mejor el no mantener en su día a Vicente del Bosque. Yo tuve otro error, cuando gané la Copa de Europa con Heynckes. Lo eché, pero el problema era que a mí Heynckes me confiesa una semana antes que no puede con la plantilla,  y si un entrenador no puede con la plantilla… Pero esto de cara al aficionado puede ser un error.

P: Si él mismo manifestaba abiertamente su incapacidad de gestión tal vez no lo fue. De hecho, si no recuerdo mal, y a pesar de que Heynckes acababa de ganar la Séptima, los medios no le reprocharon en exceso la decisión. Al fin y al cabo hay tres o cuatro entrenadores distintos en las Copas de Europa de los 50 y 60.

R: Pues es verdad, pero lo normal en cualquier club es que estén más tiempo… Se fue como campeón de la Séptima, pero había que saber también los entresijos de por qué se fue. Como lo de Capello que decías antes, que no es cierto lo de Fernando ni nada, él se quería ir por lo de Berlusconi. Lo más importante de su vida era Berlusconi.

P: ¿De qué modo ha cambiado el fútbol desde la época en que era usted presidente?

R: Radicalmente. Ahora esto es Marte. Yo antes de ser presidente, como sabéis, estuve en la junta de Mendoza como vicepresidente durante diez años. Es más, yo he hecho fichajes de la época de Ramón Mendoza, casi todos: Hugo Sánchez, Fernando Redondo… Ahora nada funciona igual. Ha cambiado absolutamente todo, no te hablo de los fichajes, el precio… Te digo absolutamente todo. Las redes sociales marcan un antes y un después y la televisión ha entrado de manera brutal para todo. Tú ahora te quedas en casa y puedes ver diez o quince partidos. Yo cuando voy a Dubai a ver a mis hijos pongo la tele y estoy viendo un Castilla-Almería en directo, ¡Castilla-Almería en Dubai!

sanz-serio-hablando

P: ¿Fue un error presentarse a las elecciones en 2004?

R: Ya te decía antes que errores cometemos continuamente. Yo estaba dolido por la forma en que perdí unas elecciones después de haber ganado dos Copas de Europa en tres años.

P: Se presenta entonces, un poco, por despecho. ¿Sentía que el madridismo le había sido ingrato?

R: Sí, sí, seguro. Pero con el tiempo lo he aceptado. Sigo siendo madridista y defenderé al Madrid allá donde haga falta. De hecho, mi última defensa pública del Madrid me creó algún problema cuando se me ocurrió decir en una peña que ojalá nos tocase el Atlético de Madrid en la final de Milán para ser campeones y, bueno, te puedes imaginar la que se lió porque dije eso. Y creo que acerté porque contra Barcelona o Bayern habríamos sufrido un poco más.