Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Álvaro Benito: "Hay que animar a Vinicius a que se equivoque"

Álvaro Benito: "Hay que animar a Vinicius a que se equivoque"

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon13 marzo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Pensábamos que nos iba a recibir Álvaro Benito, pero en realidad fue Blitis, un tipo estupendo que más tarde me dio un abrazo imprevisto por la espalda. Dicen que los perros se parecen a sus dueños, y, aunque no nos gusten los lugares comunes, hay que decir que aquí al menos se da la casualidad. El Álvaro que vimos jugar en el Bernabéu, que vemos ahora en la televisión o escuchamos en la radio, es el mismo Álvaro sencillo que nos atendió en su casa. Álvaro ya no cumple los treinta, pero parece el mismo joven que cantaba la canción de cabecera de Los hombres de Paco. El joven que es capaz de mantener una compostura admirable de la que siempre parece intentar salírsele un niño que quiere reír. El niño que iba para estrella del Madrid y no pudo ser. Aunque esto, desde luego, aún está por ver. A efectos de contextualizar, matizaremos que la entrevista tiene lugar antes del gran estallido del coronavirus. 

 

Antes de nada, antes de entrar en tu perfil polifacético, lo primero que fuiste es canterano del Real Madrid. ¿Qué aprendiste en esa escuela? Siempre se habla de sus valores. ¿Qué significa esto para ti y qué importancia tiene?

Pues creo que antes esos valores se inculcaban más que ahora. Antes un entrenador te daba menos herramientas tácticas, pero más herramientas del esfuerzo. Te enseñaban a no bajar los brazos hasta el final. Si puedes meter quince goles, mejor que 14. Yo les decía a mis chicos que, a pesar de ir ganando 5-0, teníamos que ir a por el balón, ponerlo en el centro y salir. A mí esto no me parecía una falta de respeto. Es como decir: “Soy el Real Madrid y te voy a aplastar”. A mí me enseñaron eso, y sobre todo también, ¿cómo podría decirlo?... Es un sentimiento tan grande... Es supervivencia futbolística. Tienes que abrirte camino porque la exigencia es enorme. Yo llegué al Real Madrid con 14 años y me di cuenta de que la exigencia era gigantesca, que la competencia era tremenda... y que o espabilabas o te quedabas atrás. Eso es el Real Madrid. Yo creo que el Real Madrid es la élite de los clubes. Y no me refiero sólo al fútbol, sino a todos los clubes deportivos del mundo. Por lo tanto, abrirte camino ahí es casi imposible. Hablaba antes de supervivencia futbolística, pero también lo es personal.

Es posible que al canterano del Real Madrid no le tiemblen las piernas tanto en el Bernabéu como a una estrella que acaba de llegar. Lo hemos visto más de una vez. No hay que poner nombres, pero hay grandes jugadores, grandes traspasos, que han llegado y les ha podido el peso de Chamartín. ¿Tiene el canterano eso ganado, o al menos lo tenía?

Sí. Al menos esa es la sensación que tenía yo y seguramente la gente de mi generación o incluso los anteriores. Si le preguntas a Nacho o a Lucas, te dirán que es la sensación de estar en casa. Obviamente el Bernabéu impone, y los primeros partidos son el examen de tu vida y debes hacer un ejercicio de responsabilidad tremendo porque quieres estar preparado. Quieres demostrar que estas preparado para jugar ahí. Pero es como que juegas en casa. Es que eres del Madrid. Yo era del Madrid y jugaba para el Real Madrid. Supongo que es diferente para el que llega de fuera. Además, creo que el público madridista tiene cierta empatía con la gente que viene de la cantera y que todos, salvo raras excepciones, tenemos un rasgo es común que es darlo todo. Saldrán las cosas mejor o peor, tendremos más talento o menos talento, pero la gente de la cantera se deja la vida por la camiseta y eso lo valora mucho el Bernabéu.

¿Percibes que esto hoy ha cambiado? ¿Que ya no se inculca tanto ese sentimiento? Tú has sido entrenador de la cantera ¿Crees que el perfil de los entrenadores es otro?

Bueno, cada uno inculca lo que siente o lo que cree que debe tener un futbolista. Yo tenía cierta ventaja, si es que se puede decir así. Yo sabía lo que es estar sentado allí, y estar sentado donde se sentaban los chicos; y también sabía en lo que yo me he equivocado y en lo que he acertado para llegar arriba. Eso es lo que intentaba inculcar. Pero todo ha evolucionado muchísimo. Ahora te dan muchísimas herramientas tácticas, posicionales, del rival... Mucha información sobre qué necesitas mejorar en la comprensión del juego. Creo que no hay que perder lo otro, es muy importante que el ejercicio del esfuerzo, de la mentalidad ganadora, tiene que estar unida al Real Madrid siempre. Eso no se tiene que perder. Luego ha cambiado mucho la vida. Los jóvenes de ahora no tienen nada que ver con los jóvenes de los noventa. Creo que la sociedad ahora es más cómoda, lo cual incluye a los jóvenes.

Hay menos cultura de esfuerzo, ¿quizá?

Sí... o menos ambición, no estoy seguro.

Toni Nadal dice que percibe esto en las nuevas generaciones de tenis. Que hay menos cultura de esfuerzo y que por eso Djokovic, Federer y Nadal siguen en lo más alto.

En el futbol pasa algo parecido. Yo me quería comer el mundo. Y ahora no hay tantos chavales que se quieran comer el mundo. Llegan al Castilla y se dan por satisfechos. Ves pocos que se dejen la vida por abrirse camino. A lo mejor es una percepción equivocada, porque siempre tendemos a pensar que las generaciones anteriores…Nuestros padres nos decían lo mismo, ¡y a lo mejor tienen razón! En la mayoría de los casos, esos padres habrán tenido una vida menos cómoda que nosotros.

Nosotros hemos entrevistado a Santillana y su visión era más radical todavía...

Supongo que sí. Tiene que ver con que la vida cada vez es más cómoda para las nuevas generaciones.

Por desgracia, tuviste pocos entrenadores a nivel profesional, por lo especial que fue tu carrera, por culpa de la lesión. Pero son muy importantes esos entrenadores: Valdano, Arsenio, Capello. ¿Alguna cosa que quieras destacar de ellos?

Bueno, yo a Jorge (Valdano) le debo todo. Jorge siempre creyó en mí. Es un entrenador que ve muy bien al futbolista y ve muy bien el futbol, y a nivel psicológico te ayudaba mucho en esos momentos tan difíciles. Hizo algo que no se valora lo suficiente, y es dar oportunidad a toda una generación de jugadores. En mi caso se acabó pronto, pero salieron Raúl y Guti, y otros que venían ya asomando. Víctor no debutó con él, pero también estaba por allí. Hizo un gran trabajo con la cantera. Y eso no lo ha vuelto a hacer un entrenador del primer equipo, desgraciadamente. Y mira que ha llovido. No ha habido ningún entrenador del primer equipo que haya dicho: “A ver qué jugadores sobresalen de la cantera”, o “Vamos a hacer un seguimiento especial, vamos a potenciarlos...”. Valdano se mojó y dijo: “Yo creo que estos tienen posibilidades y voy a apostar por ellos” ¡Y lo hizo! Es que a muchos se les llena la boca con la palabra “cantera” y luego no dan ni una sola oportunidad. Jorge fue todo lo contrario. Y bueno, a Arsenio lo tuve muy poco tiempo. Fabio me ayudó a ganar madurez porque pasé una etapa complicada al principio. Yo venía ese verano de estar lesionado y llegué muy justo a la pretemporada. Al principio me dijo que no contaba conmigo. Luego me tuve que ganar el puesto con mucho trabajo.

Yo a Jorge Valdano le debo todo. Jorge siempre creyó en mí. Hizo algo que no se valora lo suficiente y es dar oportunidad a toda una generación de jugadores.

Con Capello el trabajo estaba asegurado.

Sí, era muy exigente. Yo recuerdo que fue el primero que empezó con el tema de la alimentación. Nadie hasta entonces nos había dicho lo que tenías que comer o dejar de comer para ser futbolista.

Fue innovador en eso.

Sí. Ahora lo piensas y dices: ¡cómo ha cambiado esto! Ahora ves futbolistas que están finísimos, que se cuidan en todo. Antes era: “¡Al abordaje!”.

Nos queda Vicente del Bosque. 

Sí, Vicente era y es un maestro a la hora de gestionar un vestuario. Lo difícil que es gestionar esos vestuarios del Madrid. En la selección lo ha hecho igualmente de maravilla, y en ese aspecto hay mucho que aprender. Ahora Zidane lo es igual. Es un maestro a la hora de gestionar. Yo creo que es lo más difícil. Aquí vienen entrenadores con una dilatada experiencia y lo que más les cuesta no es la parte de futbol sino la parte de la gestión.

Esa parte de la gestión a la que te refieres en el caso de Zidane, muchas veces se ha utilizado casi como una crítica por parte de muchos opinadores. Como desvirtuando su parte táctica, que en mi opinión ha evolucionado. ¿Qué opinas de aquellos que dicen que Zidane es un alineador, un gestor de egos, y acaban ahí? 

La gente que piensa que las cosas suceden por casualidad desconoce el mundo del futbol. Es decir, hablamos de una persona que ha ganado tres Champions de manera consecutiva. Ya solo con eso se podría retirar a gusto: “Empátame si puedes”, podría decirle al siguiente. “Gestiona, haz lo que quieras, haz triple tirabuzón, haz lo que quieras, pero empátame”. Al final ser entrenador del Real Madrid es crítica constante hagas lo que hagas. Yo creo que Zidane se da muy poca importancia. Otro en su situación pediría un busto en el Bernabéu. Él da toda la importancia a los jugadores y en los triunfos ni aparece. Pero las críticas al final siempre van para el entrenador. Y es injusto porque, en mi opinión, es el entrenador perfecto para el Real Madrid. No veo uno mejor. Raúl también reúne el perfil. Si algún día Zidane decide no continuar, pues... Para mí ese es el tipo de entrenador que debe tener el Real Madrid.

Raúl está ya en el Castill