Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Álvaro Benito: "Hay que animar a Vinicius a que se equivoque"

Álvaro Benito: "Hay que animar a Vinicius a que se equivoque"

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon13 marzo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Pensábamos que nos iba a recibir Álvaro Benito, pero en realidad fue Blitis, un tipo estupendo que más tarde me dio un abrazo imprevisto por la espalda. Dicen que los perros se parecen a sus dueños, y, aunque no nos gusten los lugares comunes, hay que decir que aquí al menos se da la casualidad. El Álvaro que vimos jugar en el Bernabéu, que vemos ahora en la televisión o escuchamos en la radio, es el mismo Álvaro sencillo que nos atendió en su casa. Álvaro ya no cumple los treinta, pero parece el mismo joven que cantaba la canción de cabecera de Los hombres de Paco. El joven que es capaz de mantener una compostura admirable de la que siempre parece intentar salírsele un niño que quiere reír. El niño que iba para estrella del Madrid y no pudo ser. Aunque esto, desde luego, aún está por ver. A efectos de contextualizar, matizaremos que la entrevista tiene lugar antes del gran estallido del coronavirus. 

 

Antes de nada, antes de entrar en tu perfil polifacético, lo primero que fuiste es canterano del Real Madrid. ¿Qué aprendiste en esa escuela? Siempre se habla de sus valores. ¿Qué significa esto para ti y qué importancia tiene?

Pues creo que antes esos valores se inculcaban más que ahora. Antes un entrenador te daba menos herramientas tácticas, pero más herramientas del esfuerzo. Te enseñaban a no bajar los brazos hasta el final. Si puedes meter quince goles, mejor que 14. Yo les decía a mis chicos que, a pesar de ir ganando 5-0, teníamos que ir a por el balón, ponerlo en el centro y salir. A mí esto no me parecía una falta de respeto. Es como decir: “Soy el Real Madrid y te voy a aplastar”. A mí me enseñaron eso, y sobre todo también, ¿cómo podría decirlo?... Es un sentimiento tan grande... Es supervivencia futbolística. Tienes que abrirte camino porque la exigencia es enorme. Yo llegué al Real Madrid con 14 años y me di cuenta de que la exigencia era gigantesca, que la competencia era tremenda... y que o espabilabas o te quedabas atrás. Eso es el Real Madrid. Yo creo que el Real Madrid es la élite de los clubes. Y no me refiero sólo al fútbol, sino a todos los clubes deportivos del mundo. Por lo tanto, abrirte camino ahí es casi imposible. Hablaba antes de supervivencia futbolística, pero también lo es personal.

Es posible que al canterano del Real Madrid no le tiemblen las piernas tanto en el Bernabéu como a una estrella que acaba de llegar. Lo hemos visto más de una vez. No hay que poner nombres, pero hay grandes jugadores, grandes traspasos, que han llegado y les ha podido el peso de Chamartín. ¿Tiene el canterano eso ganado, o al menos lo tenía?

Sí. Al menos esa es la sensación que tenía yo y seguramente la gente de mi generación o incluso los anteriores. Si le preguntas a Nacho o a Lucas, te dirán que es la sensación de estar en casa. Obviamente el Bernabéu impone, y los primeros partidos son el examen de tu vida y debes hacer un ejercicio de responsabilidad tremendo porque quieres estar preparado. Quieres demostrar que estas preparado para jugar ahí. Pero es como que juegas en casa. Es que eres del Madrid. Yo era del Madrid y jugaba para el Real Madrid. Supongo que es diferente para el que llega de fuera. Además, creo que el público madridista tiene cierta empatía con la gente que viene de la cantera y que todos, salvo raras excepciones, tenemos un rasgo es común que es darlo todo. Saldrán las cosas mejor o peor, tendremos más talento o menos talento, pero la gente de la cantera se deja la vida por la camiseta y eso lo valora mucho el Bernabéu.

¿Percibes que esto hoy ha cambiado? ¿Que ya no se inculca tanto ese sentimiento? Tú has sido entrenador de la cantera ¿Crees que el perfil de los entrenadores es otro?

Bueno, cada uno inculca lo que siente o lo que cree que debe tener un futbolista. Yo tenía cierta ventaja, si es que se puede decir así. Yo sabía lo que es estar sentado allí, y estar sentado donde se sentaban los chicos; y también sabía en lo que yo me he equivocado y en lo que he acertado para llegar arriba. Eso es lo que intentaba inculcar. Pero todo ha evolucionado muchísimo. Ahora te dan muchísimas herramientas tácticas, posicionales, del rival... Mucha información sobre qué necesitas mejorar en la comprensión del juego. Creo que no hay que perder lo otro, es muy importante que el ejercicio del esfuerzo, de la mentalidad ganadora, tiene que estar unida al Real Madrid siempre. Eso no se tiene que perder. Luego ha cambiado mucho la vida. Los jóvenes de ahora no tienen nada que ver con los jóvenes de los noventa. Creo que la sociedad ahora es más cómoda, lo cual incluye a los jóvenes.

Hay menos cultura de esfuerzo, ¿quizá?

Sí... o menos ambición, no estoy seguro.

Toni Nadal dice que percibe esto en las nuevas generaciones de tenis. Que hay menos cultura de esfuerzo y que por eso Djokovic, Federer y Nadal siguen en lo más alto.

En el futbol pasa algo parecido. Yo me quería comer el mundo. Y ahora no hay tantos chavales que se quieran comer el mundo. Llegan al Castilla y se dan por satisfechos. Ves pocos que se dejen la vida por abrirse camino. A lo mejor es una percepción equivocada, porque siempre tendemos a pensar que las generaciones anteriores…Nuestros padres nos decían lo mismo, ¡y a lo mejor tienen razón! En la mayoría de los casos, esos padres habrán tenido una vida menos cómoda que nosotros.

Nosotros hemos entrevistado a Santillana y su visión era más radical todavía...

Supongo que sí. Tiene que ver con que la vida cada vez es más cómoda para las nuevas generaciones.

Por desgracia, tuviste pocos entrenadores a nivel profesional, por lo especial que fue tu carrera, por culpa de la lesión. Pero son muy importantes esos entrenadores: Valdano, Arsenio, Capello. ¿Alguna cosa que quieras destacar de ellos?

Bueno, yo a Jorge (Valdano) le debo todo. Jorge siempre creyó en mí. Es un entrenador que ve muy bien al futbolista y ve muy bien el futbol, y a nivel psicológico te ayudaba mucho en esos momentos tan difíciles. Hizo algo que no se valora lo suficiente, y es dar oportunidad a toda una generación de jugadores. En mi caso se acabó pronto, pero salieron Raúl y Guti, y otros que venían ya asomando. Víctor no debutó con él, pero también estaba por allí. Hizo un gran trabajo con la cantera. Y eso no lo ha vuelto a hacer un entrenador del primer equipo, desgraciadamente. Y mira que ha llovido. No ha habido ningún entrenador del primer equipo que haya dicho: “A ver qué jugadores sobresalen de la cantera”, o “Vamos a hacer un seguimiento especial, vamos a potenciarlos...”. Valdano se mojó y dijo: “Yo creo que estos tienen posibilidades y voy a apostar por ellos” ¡Y lo hizo! Es que a muchos se les llena la boca con la palabra “cantera” y luego no dan ni una sola oportunidad. Jorge fue todo lo contrario. Y bueno, a Arsenio lo tuve muy poco tiempo. Fabio me ayudó a ganar madurez porque pasé una etapa complicada al principio. Yo venía ese verano de estar lesionado y llegué muy justo a la pretemporada. Al principio me dijo que no contaba conmigo. Luego me tuve que ganar el puesto con mucho trabajo.

Yo a Jorge Valdano le debo todo. Jorge siempre creyó en mí. Hizo algo que no se valora lo suficiente y es dar oportunidad a toda una generación de jugadores.

Con Capello el trabajo estaba asegurado.

Sí, era muy exigente. Yo recuerdo que fue el primero que empezó con el tema de la alimentación. Nadie hasta entonces nos había dicho lo que tenías que comer o dejar de comer para ser futbolista.

Fue innovador en eso.

Sí. Ahora lo piensas y dices: ¡cómo ha cambiado esto! Ahora ves futbolistas que están finísimos, que se cuidan en todo. Antes era: “¡Al abordaje!”.

Nos queda Vicente del Bosque. 

Sí, Vicente era y es un maestro a la hora de gestionar un vestuario. Lo difícil que es gestionar esos vestuarios del Madrid. En la selección lo ha hecho igualmente de maravilla, y en ese aspecto hay mucho que aprender. Ahora Zidane lo es igual. Es un maestro a la hora de gestionar. Yo creo que es lo más difícil. Aquí vienen entrenadores con una dilatada experiencia y lo que más les cuesta no es la parte de futbol sino la parte de la gestión.

Esa parte de la gestión a la que te refieres en el caso de Zidane, muchas veces se ha utilizado casi como una crítica por parte de muchos opinadores. Como desvirtuando su parte táctica, que en mi opinión ha evolucionado. ¿Qué opinas de aquellos que dicen que Zidane es un alineador, un gestor de egos, y acaban ahí? 

La gente que piensa que las cosas suceden por casualidad desconoce el mundo del futbol. Es decir, hablamos de una persona que ha ganado tres Champions de manera consecutiva. Ya solo con eso se podría retirar a gusto: “Empátame si puedes”, podría decirle al siguiente. “Gestiona, haz lo que quieras, haz triple tirabuzón, haz lo que quieras, pero empátame”. Al final ser entrenador del Real Madrid es crítica constante hagas lo que hagas. Yo creo que Zidane se da muy poca importancia. Otro en su situación pediría un busto en el Bernabéu. Él da toda la importancia a los jugadores y en los triunfos ni aparece. Pero las críticas al final siempre van para el entrenador. Y es injusto porque, en mi opinión, es el entrenador perfecto para el Real Madrid. No veo uno mejor. Raúl también reúne el perfil. Si algún día Zidane decide no continuar, pues... Para mí ese es el tipo de entrenador que debe tener el Real Madrid.

Raúl está ya en el Castilla. ¿Tú le ves entonces con perfil de futuro entrenador del Real Madrid? Tú le conoces bien, además.

Raúl lo reúne todo. Primero, porque es una persona muy trabajadora y muy exigente consigo mismo y con los demás. Y segundo porque se está preparando. Quien no conozca a Raúl no sabe lo currante que es. Seguro que se está preparando por si llega ese momento. Es un jugador que conoce a la perfección la casa. Salvo casos excepcionales, los exjugadores también han funcionado bien como entrenadores. Creo que es un rasgo necesario. Los entrenadores de más éxito a lo largo de la historia son gente que conoce el club. Tienes que saber todo lo que conlleva. Esa mochila pesa mucho y Raúl lo sabe perfectamente. En ese vestuario donde hay que ganarse el respeto de grandes futbolistas es un factor muy importante. Yo lo veo clarísimo. Ojalá Zidane aguante todo lo que pueda, y después que entre Raúl. Para mí sería la sucesión lógica.

¿Te ha sorprendido que Guti se haya lanzado a este mundo?, ¿te imaginabas a Guti, al que conoces muy bien, también de entrenador?

Pues en el pasado no. Al final ser entrenador va muy ligado a la madurez. Cuando dejas de pensar como jugador y te das cuenta de que el fútbol es tu pasión y de que la única manera de seguir ligado a él es como entrenador… Bueno, hay otras facetas, pero lo más cercano es como entrenador, sobre todo si te interesa el juego. Si me preguntas con 20 o 22 años, ¿Guti entrenador? Te digo que ni de broma. Pero ahora por supuesto.

¿Tenéis buena relación todavía? ¿Mantenéis el contacto?

Sí. Muy buena.

Volviendo al pasado, la percepción desde fuera es que el Madrid tuvo un muy buen comportamiento contigo durante tu larga lesión. ¿Fue así? ¿Te sentiste apoyado por el club?

Es mi percepción y la realidad. Lorenzo y Florentino. Los dos me renovaron el contrato estando yo lesionado. Se me había acabado y renové hasta, por lo menos, poder solucionar mi problema médico.

Y volviste a jugar, por cierto.

Volví a jugar... obviamente a un nivel…

Ya no tenías la misma velocidad.

A años luz. En mis días buenos era el sesenta por ciento del jugador que fui y en los días malos el treinta. Me costaba mucho. Estaba mermado. La rodilla había perdido toda la movilidad, la elasticidad. La musculatura flexora también quedó afectada.

Me imagino que la cabeza también. No podía ser la misma cabeza que la del chaval que se estaba comiendo el mundo.

La cabeza fue a peor cuando, después de todo, vi que no podía jugar. Yo estaba muy concentrado en la recuperación y nunca me vine abajo durante todo el proceso, a pesar de que todo era recaer y recaer y volver a operarme y no ver solución. En todo ese tiempo me mantuve fuerte. Fue cuando pude volver a jugar al fútbol y vi el nivel que tenía. Ahí sí que fue duro. Me preguntaba por qué había pasado esto en mi vida y me había convertido en este jugador. Sufría molestias continuas para poder entrenar al día siguiente. Ahí me di cuenta de que se había acabado, que era imposible seguir.

Con 19 años jugabas en la Sub21. Ese era el panorama. Me imagino que cuando llegas al convencimiento de que ya no va a ser el fútbol, necesitas alejarte de alguna manera de él y encuentras la música. ¿Fue una vía de escape, una forma de liberarte mentalmente? También triunfaste muy rápido con tu grupo, Pignoise.

No, no te creas. La gente tiene esa percepción, pero pasaron casi cinco años desde que yo me retiré hasta que empezamos a ganar un euro con la música. Fue un proceso largo. Cuando me retiré, de pronto caí en el vacío. Me levantaba por las mañanas y ¡resultaba que siempre había tenido que ir a entrenar! Y en los últimos años a rehabilitación. Fue muy raro. Me sentía un jubilado. Te deprimes un poco. No sabía muy bien hacia donde iba a ir mi vida. Pienso en la música ahora y veo que éramos unos inconscientes absolutos, porque pensar que podíamos vivir de la música... Yo en ese momento no lo pensaba. La música cada vez fue cobrando más importancia hasta que tuvimos la suerte años después de empezar, casi de un modo casual.

Con la canción de cabecera de Los Hombres de Paco. Ahí os empezó a conocer mucha gente. A ti se te conocía como futbolista, lógicamente. Pero ¿como grupo?

Sí, así fue. Habíamos sacado un disco que no tuvo ninguna relevancia. Pero persistimos y persistimos hasta que tuvimos la suerte de que, en un concierto, teloneando a Modestia Aparte, alguien de Globomedia se fijó en nosotros y nos ofreció la posibilidad de hacer la sintonía. Ahí cambió todo. Fue un golpe de suerte, en realidad.

Klopp tiene una cita que a mí me gusta bastante. Viene a decir, relacionando fútbol y música, que el Barça (me imagino que se refería al Barça de Guardiola, o a los últimos Barças) es como una sinfonía por el orden y la armonía de los instrumentos, y que él es más de rock and roll... ¿El Madrid para ti qué estilo musical es?

Yo creo que tiene más que ver con el rock and roll. El Real Madrid es históricamente un equipo que juega al ataque. Y que no se pierda. El Madrid siempre tiene que jugar al ataque. Siempre me viene a la mente el día tonto en el Bernabéu. Te meten 0-1 en el minuto 70, y del 80 al 90 el Real Madrid crea treinta y cinco ocasiones de gol. Ese es el Real Madrid. Un poco desorden, un poco alocado. Así es como yo creo que todos tenemos en la cabeza al Madrid. También así se han ganado un poco las últimas Champions. Es un equipo que a lo mejor no era el más ordenado del mundo, pero cuando tocaba a rebato era imparable. Es una de las señas de identidad del Real Madrid, con sus subidas y bajadas, pero a lo largo de la historia esto se ha ido repitiendo.

Genera emoción eso. Un equipo de emoción absoluta.

Sí. Cañete siempre dice una frase: “Yo he sido jugador del Madrid y he ido al Bernabéu como visitante, y cuando se ponen en ese plan, en diez minutos te pueden meter ocho goles. No sé cómo lo hacen, pero parece que juegan con 20:  pá- pá- pá- pá". Y es que es verdad. El Madrid y el Bernabéu tienen esa cosa que es su seña de identidad. Es rock and roll, pero del duro, además.

Muchas veces parece que sólo se puede jugar al mal llamado “tiqui taca”. Parece que sólo ese es el buen futbol y que no hay otros buenos fútboles como el de Bordalás, por ejemplo, o el de Mourinho, un entrenador defensivo que metió 121 goles en la Liga. ¿Dónde quedan los 121 goles ahora para cualquier equipo en España?

Yo creo que hay gente que entiende el fútbol desde la rivalidad. Si tú no piensas como yo estás completamente equivocado. Yo lo veo desde el punto de vista del deportista y cualquier estilo es bienvenido. Cualquier estilo vale para ganar, dentro de la deportividad. Hacer las cosas bien es muy difícil. Hacer lo que ha hecho el Getafe es muy difícil, y lo que ha hecho el Atlético de Madrid estos años atrás, y el Barça y el Madrid... Podría seguir así eternamente. Si te dan piedras tendrás que hacerte un castillo y si te dan palos pues una cabaña. El buen entrenador es el que es capaz de amoldarse, porque muy pocos pueden decir llegar a un equipo y decir: “Yo quiero esta herramienta o a este jugador”. Tú te tienes que adaptar a lo que tienes. Hay una cosa que me extraña y es cuando un entrenador critica a otro por determinados estilos. Que lo haga el público, bueno, está en su derecho. A cada uno le gusta un fútbol, pero el fútbol es tan difícil y está tan igualado que cualquiera que tenga éxito tiene que valorar la dificultad que conlleva.

Hay una cosa que me extraña y es cuando un entrenador critica a otro por determinados estilos

Esto de criticar el estilo de otros entrenadores se lo hemos visto hacer a Setién últimamente. Y no tan últimamente. Ha criticado incluso a su predecesor Valverde cuando dijo aquello de que el Barça a partir de ahora lo iba a hacer bien. Que se había alejado un poco de su esencia. Y eso que Valverde, en mi opinión, estaba sacando un rendimiento espectacular de una plantilla que ya era peor que la que había tenido el Barça anteriormente.

Todos sabemos lo difícil que es. Es un puesto de una presión tremenda. Y ya no te digo en equipos como el Real Madrid o el Barça. Por eso hay que ayudarse. Yo soy de los que piensa que hay que ayudarse en un gremio que se ayuda poco. Hay que ayudarse más y que se conozca el verdadero trabajo que hace un entrenador. La gente no sabe lo que es el trabajo de entrenador. El entrenador debería dar a conocer al aficionado lo que es preparar una semana de trabajo. Con eso ya la gente diría: “Ojo, aquí hay mucho más de lo que parece y de lo que yo pensaba”. Y aún así, lo puedes hacer todo perfecto: entrenar, analizar, todo bien, y perder por 3 a 0.

Nos comentaba Mijatovic, precisamente, que desde su punto de vista el Madrid necesitaba director deportivo porque todas las funciones que tiene un entrenador del Real Madrid le parecen inabarcables para una sola persona. Desde fuera no se percibe así, por eso hay gente que les llama alineadores de repente, cuando está claro que es casi una parte residual de lo que hacen.

Tiene su parte de dolor porque casi siempre tienes que dejar fuera a alguien que merece jugar. Pero lo más difícil es todo lo demás. Todo lo que te lleva a ganar, porque al final lo único que te salva como entrenador es ganar.

Y la dificultad que tiene llegar a ser entrenador. Siempre se habla de la dificultad de ser futbolista de élite, pero conseguir llegar a ser entrenador...

Es más difícil. Como futbolista el campo no engaña. Si eres bueno, llegas. Pero en el caso del entrenador no depende de él. Primero te tienen que dar una buena oportunidad y luego... Grandísimos entrenadores como Mou, que a mí me parece un genio, por ejemplo, han triunfado en unos equipos y en otros no. A Guardiola este año en la liga le va mal y es otro genio. Quiero decir que el futbol está tan igualado, que ni haciendo las cosas bien puedes ganar.

Te he escuchado defender futbolísticamente el mouriñismo y el guardiolismo. Muchas veces se ven como polos opuestos, pero yo creo que va un poco en la línea de lo que expresas. Es decir, se puede ser Guardiolista y Mourinhista futbolísticamente porque al final buscan lo mismo en muchos casos: la intensidad, la agresividad. Quieren sacar el máximo rendimiento. Son locos del trabajo con estilos diferentes.

Cada uno cree en una cosa, en una idea. Cada entrenador elige un camino que es el que piensa que tiene más posibilidades de llevarle a la victoria. Mourinho es un gran analista de sus equipos y de los rivales, y Guardiola hace cosas que no se habían visto. Es capaz de cambiar la manera de jugar de futbolistas que tienen 28 años (Philip Lahm, por ejemplo), que de repente le ves dos años después y resulta que es otro jugador. Eso es gracias al entrenador. Y lo mismo Klopp. Klopp ha multiplicado el rendimiento de casi todos los jugadores que ha tenido o que tiene ahora en el Liverpool. El Liverpool de hace dos años no tiene nada que ver con el de ahora. Ni a nivel individual, ni físico, ni de mentalidad. Mira en el Dortmund lo que hizo.

Hay jugadores que han bajado mucho su rendimiento después de dejar de ser entrenados por él...

Por eso hay que dejar trabajar a los entrenadores.

Volviendo a la fusión música-fútbol que tanto gusta en La Galerna. Si tuvieses que formar un grupo con jugadores de la plantilla del Real Madrid, ¿quién sería el vocalista, el batería, el guitarra y el bajo, por ejemplo?

Déjame pensar. Bueno, Yo tengo claro que el bajo, que es el que marca el ritmo, sería Casemiro. De batería vamos a poner a Sergio. Ahí te da esa seguridad. Guitarrista a Marcelo, obviamente. Que se marque sus solos. Es un gran solista. Y de vocalista a Kroos, que tiene una imagen como de cantante de los 80, ¿verdad? (risas) Me lo imagino en un grupo tecno.

¿Y cómo manager del grupo a quién elegirías?

A Zidane, que todo le va bien. (risas). Todo lo que toca se convierte en oro.

Una pregunta muy delicada: si Biffy Clyro diera un concierto para sus diez mayores fans en privado y ese día hay Clásico y tú no tienes que trabajar ni en la Ser ni en Movistar, ¿qué eliges?

(Risas) Pues me iría al concierto porque el clásico lo puedo ver luego. Pero mira, si el concierto es privado y el Madrid juega la final de Champions, veo la Champions.

Vale, yo te había dicho el Clásico para que no quedase tan mal si elegías el concierto...

El Clásico. Si es un clásico de liga lo veo luego en diferido. No veo las redes ni hablo con nadie y luego lo veo como si fuera directo. Pero si es la final de la Champions no me lo pierdo por nada.

¿Tú eres capaz de disfrutar de un Clásico?

He aprendido, he aprendido. Vamos a ver, celebro los goles también. Por supuesto. Y más estos días que he estado en el estadio...

No te digo trabajando, porque trabajando tienes que darle otra visión, lógicamente tienes que estar a otro tipo de análisis. Tienes que contar como está siendo el partido, pero incluso como aficionado: ¿has aprendido a disfrutar del clásico y que no te puedan los nervios?

Bueno, por ejemplo, en la final de Lisboa no sé qué pasó en el partido. No me enteré de nada a nivel futbolístico.

¡Nadie se enteró!

Me acuerdo de que en la grada me decían: “No te preocupes Álvaro, si vamos a marcar”, y yo miraba el marcador y veía el minuto 90 y me decía: “pero cómo que vamos a marcar?” Y al final marcamos. Ese fue el último partido que vi en el campo.

Justo iba a preguntarte por esto. Llevas desde 2014 sin ir al Bernabéu, o llevabas...

Eso es. Porque ahora la tele ya tiene su sitio en el Bernabéu para poder hacer los programas desde allí, y he tenido la suerte esta semana de poder ir los dos días. Pero llevaba mucho tiempo sin poder ir, porque la radio la hago en el estudio o en casa.

¿Cuál es tu percepción del público del Bernabéu? El Madrid, en el doblete con Zidane, se dejó más puntos en casa que fuera. ¿Crees que puede fallar algo entre el público y el equipo? ¿Crees que es contraproducente, a veces, esa exigencia de la que tanto se habla?

Yo creo que el Bernabéu era mucho más exigente antes que ahora. Ponerte en la piel del público siempre es muy difícil. Al final cada uno se expresa como quiere, como siente o como pueda sentirlo. Lo que quiere el futbolista es que le animen, porque cuando necesitas que te animen es cuando no van las cosas bien. Y en el Bernabéu pasa todo lo contrario. Es así. En un mundo ideal la gente debería tener cierta empatía cuando la necesita el equipo y el jugador. Porque lo difícil es cuando se pone el City por delante en el Bernabéu. En ese momento es cuando el futbolista necesita de verdad el apoyo. Son seres humanos. Eso en un mundo ideal tendría que suceder así. Pero es muy difícil cambiar la idiosincrasia del Bernabéu. Lo mismo sufres cuando fallas dos balones y te silban. Eso condiciona si no eres muy fuerte de mente.

Lo que quiere el futbolista es que le animen, porque cuando necesitas que te animen es cuando no van las cosas bien. En el Bernabéu pasa todo lo contrario.

¿Has visto que esto suceda en otros campos? En Barcelona, por ejemplo.

El Camp Nou es bastante parecido al Bernabéu. Supongo que los seres humanos somos un poco así. Vamos al campo y va perdiendo el equipo y salen los clichés que se le ocurren a todo el mundo, en lugar de entender que eso es un juego y que hay días que no estás inspirado o menos inspirado, o que has tenido mala suerte. A veces estás haciendo las cosas bien y te meten dos goles.

Es contraproducente estar desanimando siempre en vez de animando.

Totalmente. Eso no ayuda, La gente puede pensar: “así les apretamos”, pero es un error.

Hay cierto madridismo que se siente orgulloso de esa exigencia.

Sí, pero yo creo que es un error, insisto. La exigencia está al final del partido. Tú anima y si al final estás descontento silba, ahí ya no haces daño.

¿Cómo ves, en general, el tratamiento de los medios hacia el Real Madrid? ¿Crees que influye en esa crítica a veces excesiva en el Bernabéu?

Yo pienso que hay un gran desconocimiento de lo que es ser futbolista y de lo que pasa en el campo del fútbol. La gente ve el fútbol con una visión de fuera hacia dentro. Nunca se pone en la visión de dentro hacia fuera. Y además vende todo lo que tenga que ver con el Real Madrid. Vende mucho más que Bale se vaya diez minutos antes del Bernabéu o que se vaya a jugar al golf, que Vinícius marque un gol.

O como ha sucedido ahora con Mariano y su gol frente al Barça. Vende más crear un debate en torno a Mariano y Jovic, que hablar de lo espectacular que fue que Mariano saliese dos minutos al campo y se lo comiese.

Es que al final el Real Madrid vende mucho para lo bueno y para lo malo. Pero el fútbol es mucho más. Yo lo veo de una manera más sencilla. Es mucho más sencillo todo lo que pasa en el campo.

A veces se tiende a complicar, desde los medios. Quizá también por desconocimiento.

Yo ahora mismo trabajo en los medios y te digo que un equipo de fútbol no da para tanto. Ni siquiera el Madrid. Todos los días hay noticias. Pero es el Real Madrid y genera mucho. Parece que aquí hay que ganar siempre y con eso se genera todo lo demás. En cuanto hay un empate ya pasan cosas. Si ganas y no juegas bien, también pasan. Si ganas y juegas bien, se empieza a decir que por qué has puesto a ese y no al otro. Si se lesionan dos al mismo tiempo, es que no se está entrenando bien. Es inacabable. Si ganas tres Champions y te critican, desde esa premisa ya tenemos todo lo demás.

Eres muy polifacético. Creador de contenidos en Youtube, comentarista. Eres entrenador. Imagino que todavía te ves como entrenador y ya nos contarás si en el futuro te ves como tal. ¿Cuál es la actividad que te gusta más ahora mismo, o dónde te ves más focalizado?

Yo ahora mismo estoy focalizado en los medios de comunicación. A mí me gustaría entrenar, pero estoy en un momento en el que me gusta mucho lo que hago, estoy cómodo y no tengo el estrés que tiene un entrenador. Si gana mi equipo estoy contento, y si pierde estoy menos contento, pero no me voy a casa pensando en lo que tengo que solucionar (risas). Y luego económicamente estoy bien, así que para dejar esta vida tendría que ser por algo irrechazable. Y que llegue una oferta irrechazable como entrenador es difícil sin haber dado esos pasos previos, como lo que ha hecho Jose al irse a Almería. Es difícil, pero pienso que llegará tarde o temprano. Yo me considero entrenador. Yo veo el fútbol cada fin de semana. Veo todos los partidos desde el prisma de entrenador.

Como comentarista estás siendo muy accesible para el gran público porque tiendes a simplificar la forma de explicar las cosas. Esa es una gran virtud que no todos los comentaristas tienen, y al mismo tiempo queda claro el poso táctico que estás trasmitiendo.

Yo creo que tengo las cualidades. Pero definirse a uno mismo es muy difícil. Yo soy muy estudioso del juego. Casi todos los días que tengo tiempo lo empleo en aprender de los demás. Antes de verano saldrá una formación digital para entrenadores y amantes del juego en la que llevo dos años trabajando. Aparecen más de doscientos entrenadores que dan clases sobre situaciones del juego o sobre cómo trabajan. Yo me estoy formando continuamente y creo que así debe ser.

Vuelvo a traer a Mijatovic que nos decía que él valía sólo como director deportivo de un gran club porque estaba acostumbrado a ganar y a que los objetivos fuesen ganar. Decía que si le dabas un equipo que lucha por no descender, no podía transmitir lo mismo que le podía transmitir al Real Madrid. A ti te tendría que llegar un proyecto que tuviera que ver, lógicamente, con lo que has estado trabajando en los últimos años.

A mí me pones ahora en Segunda B y es un fútbol que no conozco. Yo conozco el fútbol de élite porque veo todos los partidos desde hace siete años cada fin de semana. Conozco perfectamente a los entrenadores, cómo juegan los equipos, los sistemas. He estado en vestuarios de equipos de Primera División. Es la velocidad de juego que yo conozco. A lo mejor es muy osado decir lo que estoy diciendo y algunos dirán: “Qué presuntuoso”, pero es el fútbol que yo conozco. Estoy siendo sincero, el fútbol que yo conozco es el que yo veo cada fin de semana.

He defendido a Vinícius porque creo que lo que hace tiene mucho mérito con la edad que tiene.

Nos consta que has defendido el fútbol de Vinícius desde el principio por su capacidad de desborde y porque es un jugador diferente. ¿Crees que un dilema futuro que puede tener el Madrid es cómo hacerlo compatible con Hazard, al ser dos jugadores de perfil izquierdo en un equipo que tiene a un Benzema tendente a caer por ese lado y que no tiene un nueve ahora mismo? ¿Ves alguna posibilidad de compatibilizar a Vinícius y a Hazard?

Lo veo difícil. He defendido a Vinícius porque creo que lo que hace tiene mucho mérito con la edad que tiene. Digo lo mismo de antes, la gente no lo entiende. Se convirtió en el jugador más joven de la historia en marcar gol en un Clásico. ¡De la historia! ¡Y antes que Messi! Tiene cosas muy buenas. Y va a mejorar, sin duda. Tiene virtudes que no tiene casi ninguno, como la capacidad de repetir esfuerzos y de eliminar rivales hacia delante. Yo creo que es un jugador que da muchísimas cosas, que libera a los otros jugadores en el ataque. Por eso yo le he defendido. Y es un jugador al que le tienen que potenciar que se equivoque, porque cada vez que le salga bien va a ser una ocasión de gol. Hay que animarle a cometer errores. El regateador siempre tiene bastantes posibilidades de fallar.

No toma nota de sus errores, él sigue y sigue...

Ese es su fútbol y tiene que seguir haciéndolo, porque el día que está inspirado y se va cuatro veces, eso son cuatro ocasiones de gol. La gente no lo valora en su justa medida y presta más atención al error. Lo que tiene que hacer es arriesgar y por supuesto trabajar en las debilidades para convertirse en un jugador titular. Si mejora su eficacia será un jugador importantísimo a nivel mundial.

Y lo único complicado es que se pueda juntar con Hazard...

Yo soy de los que piensan que los buenos jugadores pueden jugar todos juntos, pero tienes que encontrar el equilibrio y observar cómo defiendes.

 

Entrevista: R. A. De Mon, M. de las Heras 

 

 

Ramón Álvarez de Mon
Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM

12 comentarios en: Álvaro Benito: "Hay que animar a Vinicius a que se equivoque"

      1. Es lo que esperaba pero nada, ni rastro. Y fue porque Álvaro Benito se contagió del tono vehemente, drástico e insano de la crítica de sus compañeros en su medio, la SER, y en un tono enfadado, drástico, soltó lo siguiente "Casemiro no puede jugar ni un minuto más en este equipo. ¡Pero ni un minuto más!", y lo tachó de irresponsabilidad y que era algo muy grave, llevado por el tono exagerado de juicio sumarísimo que suelen hacer sus compas en la SER. Después de semejantes palabras el que no podía seguir ni un minuto más en el Real Madrid era él.

        Pero hubiera estado bien recordárselo y saber si se arrepentía y que opinaba de ese tono insidioso que se gasta en los medios con el Real Madrid y con los demás, no.

        1. totalmente de acuerdo contigo. Yo creo que Álvaro se equivocó en aquellas declaraciones, y la prensa se encargó de hacer ver que el Madrid lo hizo mal. Ya sabemos como se las gastan, pero creo que el Madrid hizo bien en no permitir que un empleado del club hiciera declaraciones del estilo habitual del resto de enemigos del club en la radio.
          Estoy convencido que él a día de hoy, sabrá que se equivocó.

  1. Entre los equipos de la cantera el suyo siempre tenía algo diferente y mejor que los demás, eso dice mucho de un entrenador. Yo siempre veo los partidos de la fabrica y volveré a ver a su equipo cuando entrene.
    Ahora veo los partidos de la Red Sociedad, además de los del Madrid.

  2. El gran Álvaro Benito. Un gran tipo. Inteligente y divertido. Fue un un futbolista con muchísimo talento y muy mala suerte. Luchó y perseveró como pocos para superar su lesión. Al final tuvo que claudicar porque no estaba , por cuestiones físicas, al nivel que exigía el fútbol de élite. La percepción que tengo de él es la de un individuo con mucha facilidad para el análisis y la práctica del fútbol . Muy buen futbolista, muy buen entrenador y muy buen analista.

  3. De lo poco rescatable de la prensa deportiva española, si sigue de comentarista espero que dentro de poco le escuchemos en los partidos del Madrid en vez de a Maldini, Axel, y demás metem**rd*.

    Sin embargo, 2 pegas.
    La primera, es que me hubiera gustado que fuera tan crítico con sus compañeros periodistas en las tertulias como lo fue con los jugadores del Madrid la temporada pasada, no entiendo que tenga valor para lo último y no tanto para lo primero. Se pasa el día escuchando barbaridades y la mayoría del tiempo se queda callado, a mi me enervan estas actitudes cómplices.
    Cuando estaba en el chiringuito a veces explotaba y hablaba claro del saldo de penaltis del Barsa, del trato mediático, de los desprecios a Zidane, Cr7, Bale....y cada vez lo hace menos, cosa que me decepciona porque cuando realmente discute con alguien le deja en ridículo.

    La otra pegas es sobre lo que comenta de la cantera.
    Para mi no supone ningún plus que un jugador sea español, o haya jugado en las categorías inferiores, ni le hace mejor ni más madridista que a otro que es extranjero, no tiene ningún valor de donde vengas en el campo, y es una pena que se sigan lanzado estos mensajes.

  4. Me cae muy bien Álvaro. Debe volver al Madrid, y bueno, yo fui de los que lo critiqué por darle balas a la prensa deportiva. La crítica siempre es buena, pero no hacia los medios, una crítica interna siempre es constructiva. Espero que vuelva al Madrid y que cuando tenga que criticar algo lo haga hacia la gente que tiene que hacerlo. Para mí es una persona muy válida, y creo que su bagaje como entrenador en el Madrid fue magnífico.

  5. Alvaro debía saber que la ser y todo él grupo Prisa buscan lo peor para él Madrid por puro interés mediático,entonces es incompatible eso con ser entrenador de cantera del Madrid. Perdió una oportunidad excelente de echarles en cara su sectarismo , prefirió ser bien queda y tirar por la borda un futuro brillante.

  6. Yo a éste le hago caso. Sabe, ha jugado, entiende, le gusta. Volverá al Madrid.
    El Madrid le necesitará.
    Todos cometemos nuestros errores, normal.
    No pasa nada.
    Es uno de los nuestros, no me cabe la menor duda.

  7. Hecho en falta preguntas sobre el doble rasero de los medios deportivos en general y de los que participa él en particular. Se obvia cuando es el quid de todas las quejas madridistas: el doble rasero de la prensa deportiva y por ende, el timo hacia el usuarioa, aficiona y en especial al madridista.

    Por ejemplo, ante esta pregunta que hace Mario y su contestación, podrían seguir algunas más:
    "¿Qué opinas de aquellos que dicen que Zidane es un alineador, un gestor de egos, y acaban ahí?
    La gente que piensa que las cosas suceden por casualidad desconoce el mundo del futbol. Es decir, hablamos de una persona que ha ganado tres Champions de manera consecutiva... Al final ser entrenador del Real Madrid es crítica constante hagas lo que hagas."

    -Pero esa idea de alineador y que no sabe de táctica viene del periodismo. Y como se dice mucho en sus altavoces mediáticos el mensaje cala en la gente. ¿Crees que es la ignorancia la que habla o la mala intención del periodista?

    -¿Por qué crees que tanto compañero tuyo de emisora y otros medios propala la falaz idea que se pueden ganar 3 champions seguidas solo por suerte, no por la capacidad técnica de Zidane?

    -La crítica de los ex futbolistas y la de los periodistas se fija en cosas distintas. ¿Los periodistas conocen de verdad el mundo del fútbol?

    -Jürgen Klop contestó a un periodista que le interpeló por el coronavirus, que él no era nadie para emitir una opinión y fue muy aplaudida la contestación, incluso por los medios que lo destacaban en sus web. ¿No crees que debería aplicarse este consejo los periodistas a la hora de criticar absolutamente todo del Real Madrid?

    -¿No pensabas "ese periodista no tiene ni idea" en tu faceta de jugador o entrenador?

    -¿Cuál es la crítica que más te dolió de jugador y de entrenador?

    -¿Qué duele más el tono tajante, vehemente y despreciativo que se emplea en la crítica o la crítica en sí?

    -En el periodismo se confunde, a veces adrede, polémica con interesante, ¿crees que por eso la crítica, especialmente con el REal Madrid, es a veces tan desagradable y exagerada?

    -Cuando dejaste de ser entrenador del Real Madrid C (o el que sea) vino por unas críticas que le hiciste a Casemiro en ese tono drástico que suele usar la prensa con el Real Madrid. Dijiste que "Casemiro no puede jugar ni un minuto más en este equipo. Es una irresponsabilidad". ¿Te arrepientes de tus palabras y tono que usaste?

    -Hay un doble rasero en los medios muy evidente: lo que cuestionan al Real Madrid no lo hacen con los demás. Por ejemplo, las convocatorias y alineaciones de Zidane son foco de debate y al Cholo no le cuestionan nada.

    -Muchos madridistas sienten que mientras en el campo solo está el rival a batir, el enemigo, ése que te quiere mal y te desprestigia, ése anida en los medios. ¿Qué te parece?

    ...y seguiría. 😉

    Es importante aprovechar estas entrevistas de gente que trabaja en los medios para poner, un poco, aunque sea solo un poco, el dedo en la llaga que es el doble rasero de la prensa contra el Real Madrid y hacerlo así, un poco más evidente.

    1. Si que le han preguntado por el trato de los medios al Madrid, y ha contestado (más o menos) que "ser futbolista es muy difícil y es que el Madrid genera muchas noticias". En su momento no le costó criticar a alguien de la casa como Casemiro, pero con sus compañeros de la prensa, si que no se atreve. Para mi, ya no vale, creo que sólo sería otro Topo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

D. Jesus en su dialogo comparativo, me hace sonreir en... El madridismo de “Sully” https://www.lagalerna.com/el-madridismo-de-sully/ vía @lagalerna_

Lema de La Galerna "Madridismo y Sintasis" que se reflejan en este tremendo articulo de D. Roberto Santiago... Once razones por las que "Sin Perdón" es madridista https://www.lagalerna.com/once-razones-sin-perdon-madridista/ vía @lagalerna_

Es un honor el debut como autor de @lagalerna_ de @Robrto_santiago, y encima lo hace desgranando las 11 razones por las que “Sin perdón” es la película más madridista de la Historia.

Happy birthday, Mr. Eastwood.

https://www.lagalerna.com/once-razones-sin-perdon-madridista/

Mi sentido homenaje a una de las películas más madridistas de un genio que hoy cumple 90.

En La Galerna hay hoy más homenajes a Eastwood. https://twitter.com/lagalerna_/status/1267041416607383564

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram