Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Tomás Guasch: “El Barça ha hecho política toda su vida.”

Tomás Guasch: “El Barça ha hecho política toda su vida.”

Escrito por: Pepe Kollins1 febrero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Dos madridistas catalanes (Pepe Kollins y José Luis Pizarro) quedamos en un céntrico café de Barcelona con un catalán seguidor del Espanyol: Tomás Guasch. Un encuentro representativo, en el plano futbolístico, de eso que algunos han bautizado como la “Cataluña silenciosa” aunque, atendiendo a las palabras del veterano periodista, bien podría denominarse también la “Cataluña silenciada”.  Nada difiere del Tomás Guasch presencial al que conocemos por los medios. Su célebre efusividad, que te obliga a una reincidencia de la exclamación al transcribir la grabación, se percibe honesta y consecuencia de la pasión con la que vive. Del mismo modo, su gracia emerge espontánea y coherente con quien, ante todo, rechaza el conflicto y los conflictivos: “Aquí hemos venido a pasarlo bien”, se le escapa en más de una ocasión. Y a buen seguro que, en esta, lo conseguimos.

 

 P: Aunque simpatizas con el Real Madrid, eres un célebre aficionado perico ¿Cómo te haces del Espanyol?

R: Mi madre era una madridista feroz, fue una de las pocas mujeres que asistieron al Bernabéu el día de su inauguración. Ella vivía en Madrid donde trabajaba mi abuelo, que era ferroviario. Y allí en la capital teníamos a mi tío Agustín, un madridista terrible, que era el que nos llevaba a todos. A mí me hace debutar en el Bernabéu una noche con un Real Madrid – Las Palmas, a bajo cero. Era la primera vez que veía a unos tíos con guantes, que eran los pobres canarios. Puskas hizo cuatro goles y yo pensaba: “Estos pobrecicos se nos morirán”.

P: ¿Qué edad tenías entonces?

R: Pues debía de tener unos diez años.

P: ¿Pero vivías en Barcelona?

R: Sí, aunque a Madrid íbamos mucho porque allí teníamos a parte de la familia y como mi abuelo era ferroviario, el tren nos salía por cinco pesetas. Doce horas duraba el trayecto, en un primera que se estiraba el asiento y yo dormía como un señor. ¡Entrar en Atocha era como llegar a Vladivostok!

P: Y allí, la familia materna intentó inculcarte el madridismo.

R: Siempre que llegaba era “¡El niño al fútbol!”. En la parte de arriba del Bernabéu no había asientos y la gente quemaba periódicos para calentarse. Una vivencia que no se me olvidará nunca. Porque antes yo creo que hacía más frío y más calor que ahora. Y el frío madrileño era para verlo. El primer charco helado que vi en el suelo fue en Madrid. Pero como te decía mi madre era una madridista tremenda. Iba siempre a los partidos y se pasaba el día idolatrando a Molowny. Luego se casó con mi padre y se vino a Barcelona.

P: Y tu padre no era del Madrid, precisamente…

R: Mi padre era culé. Un culé presentable. Ha pasado unos años en el purgatorio, pero ya está en el cielo. Nosotros íbamos un domingo al Barça y otro al Espanyol. Porque el mundo antes era más normal que ahora. Núñez, que acaba de morir, se cabreó un día porque publiqué, en Mundo Deportivo, que había sido socio del Espanyol. Y Mussons también lo fue. Gente que le gustaba ir al fútbol cada semana.

 

P: Antes se era socio sin tener que ser simpatizante.

R: Era otra España y uno de los pocos divertimentos era ir al fútbol. La gente no tenía inconveniente en que le vieran en el campo del rival. Ahora te llamarían de todo. Era un mundo mucho más normal.

P: Pero tu al final te decantas por el Espanyol.

R: Con el Barça, al tercer o cuarto día, me cabreé. Ganaban, pero, aun así, eran unos tipos muy crispados: “¡El árbitro!”, “¡Franco!”. Nuestra familia tenía tres localidades detrás del banquillo visitante del Camp Nou y recuerdo que, en la fila de delante, había un sacerdote, un señor vestido con sus hábitos, y que nos mandaba callar. Y aquello me incomodaba. En cambio, cuando iba a Sarriá nos sentábamos con un amigo de mi padre, que iba con una chica de mi edad, y nos daban palomitas y coca colas. Aquello, en cambio, era una risa constante. Eran unos tipos que palmaban bastante pero que montaban un pollo que resultaba mucho más agradable. Tenía, además, una ventaja. Yo no tenía asiento y mi padre me decía: “Tú al desmarque”. Y me iba sentando en las sillas vacías o en la escalera. Empezaba en un ataque y como me iban echando, terminaba en el otro. Así comprobé que el ambiente era más divertido. Y, poco a poco, iba pensando que yo aquí venía a disfrutar y que esos otros vivían en una angustia permanente, todo era un agravio sin fin. Porque eso no viene de ahora.

P: Naces en 1953. Llegas, casi, del brazo de Alfredo Di Stefano. Por lo que nos cuentas, igual le viste jugando en el Espanyol.

R: Sí, hombre. Yo le recuerdo algo como jugador del Real Madrid, en un partido en el Camp Nou en el que gana el Madrid 1-5. Y luego le veo los dos años en Sarriá. Como la gran noche del Espanyol contra el Sporting de Lisboa, en la copa de la UEFA, que ganaban los portugueses 0-3 al descanso y el Espanyol les remontó 4-3, en el que, probablemente, fuera el último gran partido de Di Stefano en su vida. Y la gente enloquecida, porque fue una cosa épica. ¡Di Stefano era más decisivo que Franco!

R: Metía más goles, al menos.

¡Desde el 39 al 53 el Madrid no ganó la Liga! Es que luego cuentan unas películas que dices… ¡Eso no fue así! ¡Pero si el Madrid estuvo a punto de irse a Segunda División! De Franco siempre digo que debía estar pescando salmones esos años. Yo tuve muy buena relación con aquella generación de barcelonistas: Ramallets, Biosca, Kubala… y desmontaban todo el mito. Cuando estaba en el AS, el año de la novena, que el Madrid gana 0-2, con goles de Zidane y McManaman, me llevo al Camp Nou a todos los jugadores del Barça que estaban aún vivos de la última eliminatoria. Bajan al terreno de juego: Gensana con muletas, Juanito Segarra, Ramallets… ¡todos! Los formo allí y Segarra, que era muy gracioso, me dice: “Estos del Barça de ahora no jugarían con nosotros ni los partidos de los jueves”. Y yo le pregunto “¿Y del Madrid?”. Y me contesta: “Bueno, a este Zidane sí le dejaríamos jugar un rato”. Eran una gente magnífica.

P: Has formado parte de tres de los cuatro grandes diarios deportivos españoles. Fuiste redactor jefe en Mundo Deportivo, subdirector en AS y también formaste parte de Marca. Conoces, por tanto, como pocos a la prensa de Madrid y Barcelona. ¿Crees que, unos y otros, conceden un trato similar a Real Madrid y Barça?

R: No, porque no puede ser así. Porque el Barça se cree, parafraseando a Verdaguer, “un destino universal”. La prensa barcelonista cuando vienen mal dadas es absolutamente crítica y sacude a la junta directiva del momento, pero la mayoría de mis colegas, relacionados con el Barça, son más culés que periodistas. Los sacas de ahí y son gente maravillosa. Si los llevas a unos Juegos Olímpicos, lo harán seguro de coña. Pero el Barça los enloquece.

la mayoría de mis colegas, relacionados con el Barça, son más culés que periodistas.

P: ¿Pero a partir de qué momento fue así?

Es evidente que hay un momento en el que la llegada del diario Sport agita el asunto.

P: Ese posicionamiento del Sport lo cambió todo.

R: Sí, era una postura lícita. Pero claro, a partir de entonces comienza una competición a ver quién es más culé. Hay una portada histórica del Mundo Deportivo, de un Barça 3 – Real Madrid 1, que titula: “Extraordinario triunfo del Barça ante un fenomenal Real Madrid”. Un fenomenal Real Madrid no se ve en la prensa deportiva de Barcelona hace veinte años. Con la particularidad de que, en aquella época, el Mundo Deportivo abría, cada semana, con el partido que se jugaba en Barcelona, fuera el Barça o el Espanyol.

P: Te traemos, a modo de anécdota, una copia de la portada del Mundo Deportivo del día que tú naciste (el 29 de marzo de 1953). Como podrás observar no hay ni una sola mención al Barça, está dedicada casi íntegramente al Espanyol. ¿Esto hoy es posible?

¡Anda! ¡Qué bueno! - Tomás se recrea un minuto en la portada -. Pero no, ahora es imposible.

P: Además, se da la curiosidad de que, en la misma, informan de las bodas de plata que ese día celebraba curiosamente el Espanyol. Queda claro que estabas destinado a seguir a ese equipo. Parecía que te estaban esperando porque tampoco nos cuadra que se cumplieran 50 años.

R: Sí, no me preguntes por qué, pero siempre ha habido un decalaje de unos cuantos años con respecto a la fecha de la fundación.

P: Lo que está claro es que el Mundo Deportivo de Juan José Castillo y Andrés Astruells, en el que tú estuviste, era un medio que gozaba de un gran prestigio en toda España.

R: Piensa que, en aquellos años, hablamos de los años 70 u 80, no se hacía un informativo deportivo en Televisión Española, sin que leyeran Mundo Deportivo. A mí me pega una bronca Juan José Castillo ¡porque no habíamos ido a cubrir el torneo social de tenis del Real Club de Polo! Los directivos de La Vanguardia bajaban hasta la redacción para informarse de la NBA, porque era el único medio que la cubría. Era una biblia del deporte. También hubo un personaje que influyó mucho en esta deriva posterior que fue Alex Botines, al reconocer, en Radio Barcelona, que él era del Barça. Fue el primero en confesarlo.

P: ¿Hasta entonces ningún periodista se pronunciaba en torno a sus simpatías deportivas?

R: No, había un cierto rubor. El caso es que esa confesión y la irrupción del Sport, dieron pie a la locura que hoy en día nos invade de demostrar quién es el más barcelonista. Lo cual carece de sentido porque no todo el mundo lo es. En mis tiempos del AS, creamos la sección para Cataluña, que centraba la información en el resto de los equipos catalanes, como el Espanyol o el Nàstic, a los que dedicábamos varias páginas y funcionó de maravilla. El AS multiplicó por diez sus ventas en Tarragona. Es decir, en Cataluña hay un mercado que no se cubre por razones difíciles de explicar. ¿Qué ha sucedido con los deportes no tan mayoritarios? ¡Lo mismo! El waterpolo, el hockey hierba... ¡Ha estado a punto de desaparecer un histórico como el Joventut de Badalona! ¿Has visto algún escándalo?

P: O el Granollers de balonmano.

¡Exacto! Yo empiezo a ir al baloncesto al campo viejo de La Penya. No al viejo, no, al reviejo, el primero, al lado del Sant Josep. Y veía como llegaba allí el Madrid en una furgoneta, que todavía me pregunto cómo coño entraban ahí esos tíos, Luyk y compañía. Porque el club pionero de baloncesto, el histórico de toda la vida, en Cataluña ha sido el Joventut. Se han podido ir a hacer puñetas y mediáticamente no le ha importado a nadie.

P: Poquito se ha oído.

R: Lo ha acaparado todo el Barça y su aparato mediático y político. Lo domina absolutamente todo, aunque la realidad social sea otra.

Lo ha acaparado todo el Barça y su aparato mediático y político. Lo domina absolutamente todo

P: ¿El relato político distorsiona la visión del deporte en Cataluña?

R: Se ha mezclado todo. Es un sinfín de medias verdades y de mentiras. Es que el hierro con el que construyeron el Camp Nou ¡lo sacaron del ejército de Franco! A mí me lo cuenta el propio presidente del Barça, Miró-Sans, el padre del Camp Nou. Se producen unas avalanchas en el campo de Les Corts, tras el fichaje de Kubala, que llegan a provocar la muerte de un aficionado. Y él se da cuenta de que no caben, de que el campo no daba más de sí. Era el gran Barça de las cinco Copas… ¡con Franco! Y entonces él tiene una pugna con el alcalde de Barcelona, Porcioles, que se niega a concederle un permiso para la recalificación. Y Miró-Sans se va a ver a Franco.

P: ¿Y todo esto era público?

R: Sí, pero eso no lo escucharás en ningún lado. ¿Tú has visto que le hayan hecho algún homenaje a Miró-Sans por haber sido el presidente que construyó el Camp Nou? ¿Verdad que no? Pues eso es porque era falangista. Y mejor no decirlo. Él, que era muy gracioso, me decía: “Es que si fuera comunista me habría ido al exilio. Y viceversa”. El caso es que Miró-Sans era aparejador y ya tenía hecha la ampliación del estadio. Mundo Deportivo tenía la sede en la calle Tallers y él tenía el despacho, al lado, en Pelayo, con lo cual iba a verlo muy a menudo, porque, además, era un tipo que era un caudal de anécdotas…

¿Tú has visto que le hayan hecho algún homenaje a Miró-Sans por haber sido el presidente que construyó el Camp Nou? ¿Verdad que no? Pues eso es porque era falangista.

P: ¿Y Franco intercedió?

R: Al Barça el alcalde le ponía pegas para concederle el permiso. Hicieron falta hasta cinco recalificaciones para que se lo dieran. Miró-Sans cuenta que Franco, al final, le dice: “¿Pero se ha vuelto loco Porcioles? ¿Aquí para hacer un campo qué hay que hacer?”. Y envía una orden y aquello se agiliza. Con el campo levantado, va un día Miró Sans a hacer una visita de obra y ve que seguían llegando camiones cargados de hierro. Y él que, como profesional de la construcción, sabía que aquel material ya no era necesario, pregunta ¿y este hierro dónde va? Resulta que entraba por un lado y lo revendían por el otro.  Y al final se lía un pollo tremendo y los demanda, porque, por lo visto, habían montado un estraperlo entre los de la obra y algunos directivos. Pero el caso es que aquel hierro lo estaba mandando el ejército de Franco desde el principio para levantar el estadio. Al final la historia es como es. Pero estos se han volcado en presentar las cosas a su manera.

P: Todavía hoy.

R: Pues sí, la política ha intercedido demasiado, por eso de la locura que ahora vivimos.

P: Guardiola declaró, hace unos meses, que el Barça no se había implicado lo suficiente en el procés y que él entendía que debería hacerlo más. ¿Qué opinas?

R: El Barça ha hecho política toda su vida.

P: ¿Pero deben hacerlo?

R: No deben. Pero esa es la opinión de Guardiola, que como entrenador considero que es un tipo más que interesante, pero que como ciudadano estoy en sus antípodas. No me interesa lo más mínimo. Pero vamos. ¿Qué más tienen que hacer?

P: Les interesa mantener viva esa llama, ese caldo de cultivo. ¿No te parece?

R: No sé si les interesara o no, pero esto no tiene ningún sentido.

P: ¿Crees que la bajada de espectadores del Camp Nou está detrás de ese ambiente, de esos cánticos en el minuto 17:14?

R: Hay gente molesta, claro. Hay un punto en que ya se produce un desgaste. Pero es que vamos a ver ¡esto no tiene ningún futuro! ¡El procés está muerto! Lo que pasa es que van estirándolo…

P: También has sido colaborador de RAC1. Una emisora que recibe el foco del madridismo a partir de que comenzaran a retransmitir los partidos del equipo blanco. Célebres son los puñetazos, a la mesa del estudio, cuando marca un gol el Madrid. Precisamente, el primer puñetazo que recibió ese mueble, mártir del madridismo, fue de un jugador de tu equipo: el Tamudazo. ¿Qué recuerdo tienes de ese momento?

R: Fue una cosa tremenda. Yo estaba en la redacción de AS, encima de Catalunya Radio. No fui al campo porque jugaba el Madrid en Zaragoza a la misma hora, y decidí quedarme. Y te digo una cosa: la cantidad de petardos que escuché en aquel momento, me quedé acojonado. Yo titulé la crónica del AS: “El polvo del siglo”. Porque fue el polvo del siglo. Y recuerdo que hice, porque me sorprendió mucho la celebración en Barcelona, una segunda edición, muy divertida, sobre los petardos. Lo cual demuestra que la condición de primer equipo del Barça en Cataluña no la discute nadie, pero que después hay un mercado de mucha gente al, que volviendo a lo de la prensa, han renunciado.

P: ¿Y la prensa de Madrid no es igual?

R: La prensa de Madrid tiene una vocación más nacional del asunto. No tiene un sentido madridista de la vida. O no solamente madridista.

P: Has sido unos de los mayores defensores de lo que se conoce como “teoría del villarato”.

R: Sí, claro.

P: ¿Cómo se lo explicarías a un incrédulo?

R: Fue una manera de actuar de la Federación y sus tentáculos que, para hacerlo inteligible, digamos que no guardaba ninguna simpatía por el Madrid. ¿Tenían que serles simpáticos? No, pero tampoco lo contrario.

P: ¿Cuándo nace esa corriente de gustos en favor de un equipo o de otro?

R: Yo creo que son situaciones puntales, que se dan por cercanía o interés, por ejemplo, Gaspart y Villar.

P: Pero todo comenzó con Núñez.

R: Sí. Núñez cree en aquella historia antigua de que el Madrid domina la Federación y empieza a hacer una labor de zapa importante, para ganarse el favor en estos asuntos. A partir de ahí ¿el Barça gana por la Federación? No, si usted gana cuatro ligas seguidas o un sextete, pues seguro que tiene un equipo de puta madre. Eso no se discute. Pero, ahora bien, en los últimos años no ha habido un equipo más protegido en España que el Barça.

P: Hay un antes y un después de Tenerife.

R: De aquellos Tenerife se sabe hasta quién llevo la prima de Barcelona. Si lo decimos, obviamente, nos llevan a los tribunales. Ahí pasó de todo. El partido lo he visto varias veces. Juzgar una actuación arbitral siempre es jodido – Tomás hace una pausa -. Pero aquello fue sospechoso, absolutamente.

P: Los dos.

R: Los dos. Es que fue una cosa… pero mira, yo lo admito como un error humano. Perfecto. Pero si eso lo llega a sufrir el Barça, estamos en guerra.

P: ¿Qué importancia tuvo Gaspart en el villarato?

R: Él es consciente de que, acercándose al poder, en aquel momento omnívoro de Villar, iba a manejar una serie de hilos que, como mínimo, le permitiría evitar que perjudicasen a sus intereses. Y así hizo como vicepresidente de la Federación.

P: De hecho, resultó vital en el triunfo de Ángel María Villar sobre Gerardo González.

R: Juan Gaspart llegó al extremo de esperar en la puerta de la Federación al presidente del Espanyol, Daniel Sánchez Llibre, para meterlo en el lavabo, mientras el otro, entre risas, le iba gritando “¿Pero para qué me llevas al baño?”. Y cuando están dentro le da un sobre y le dice: “aquí tienes el voto”. Así funcionaba Gaspart, no remataba un córner contra la portería del Real Madrid. Pero la alfombra sí que la tenía bien puesta.

Así funcionaba Gaspart, No remataba un córner contra la portería del Real Madrid. Pero la alfombra sí que la tenía bien puesta.

P: Muchos han vilipendiado esta teoría y a sus defensores, como si se estuviese asegurando que había unas órdenes dictadas de antemano, pero Relaño, en su día, explicó muy bien que “villarato” no era darle una indicación a un colegiado.

R: Era que se supiese, en todo momento, lo que le gustaba al mando. Y el mando estaba más por el Barça que por el resto. Ya no digo ni que por el Madrid. Y vuelvo a las mismas: el campeón es el que lo merece, pero si yo no tengo piedras en el camino y el resto sí, funciono mejor.

P: En buena parte del madridismo hay la impresión de que el VAR podría llegar a utilizarse para blanquear este tipo de dinámicas.

R: El VAR está empezando, pero es evidente que hay que mejorarlo. Porque lo del penalti a Vinicius no se entiende. O lo del pobre Valladolid, que es una cosa de locos.

P: ¿Es un problema de las imágenes que les llegan?

R: Lo que uno no tiene todavía es la certeza de qué se revisa y por qué.

P: Lo que decía Solari: la discrecionalidad.

R: Exacto, lo dije el otro día en la radio y no me siguieron. Solari tiene razón. La jugada de Vinicius, por ejemplo, si hasta igual te ha podido parecer que es falta de Vinicius, pero ¡ve a verlo! ¿Usted no tiene dudas en un tipo que cae en el área? No, es que el portero toca la pelota, dicen. ¿Cómo que toca la pelota? ¡Toca la pelota y le derriba después! Entonces te argumentan “es que se han resuelto no sé cuántos casos…”. Hombre ¡faltaría más! Es que si hubiésemos resuelto menos hubiéramos hecho un pan con unas tortas. ¿Acaso tiene esto la culpa de la situación deportiva del Real Madrid? Pues no, pero yo entiendo que el madridismo, hasta este momento, no tire cohetes con el VAR.

P: Tu compañero Isaac Fouto decía, en relación con el gol, no legal, de Dembelé contra el Villareal, que Hernández Hernández no había intervenido porque al VAR no le habían llegado esas imágenes que probaban la situación irregular. Aseguras que no dudas de la honestidad de los árbitros. ¿También te fías de Jaume Roures?

R: (Tomás se ríe) Hombre, si manipulan eso ya es para morirse. Ahora, si no les ha llegado…

P: Eso dijo Fouto.

R: Y seguro que es así. Si Isaac lo dijo es porque se lo ha contado alguien de dentro. Yo lo que creo es que hay que agradecerle a Velasco Carballo la voluntad de transparencia, de ir apareciendo y contando las cosas, pero eso lo tienen que contar nada más terminar el partido. Mire, aquí ha pasado esto porque las imágenes no las tengo. Algún responsable habrá. Que igual se ha producido un fallo técnico, pero dígalo. Porque los que quedan en evidencia son ellos. ¿No dicen nada? Escolti, joróbese.

P: Cambiando de tercio ¿Qué opinas de la situación actual del Real Madrid?

R: He tenido graves discusiones con esto. Pero yo no soy capaz de sacudir a la junta directiva ni a la planificación del año.

P: ¿Así de tajante?

R: Cristiano se quiere ir. Y el club cree que solo hay dos jugadores que puedan sustituirlo: Neymar y Mbappé. No vienen. Lo que le piden por otros no le acaba de convencer económica y deportivamente. Venimos de una batalla, el año pasado, para que le dieran más protagonismo a Isco, Asensio, Ceballos… ¡pues salgan ustedes! Tanto el presidente del Madrid, como el último socio, no son gilipollas y saben que les va a faltar 50 goles. Ahora bien, ¿usted tiene para pelear o no tiene?

P: Pues parece que no.

R: La cosa empieza mal porque algunos jugadores llegan del Mundial en un estado inimaginable. Añádele las lesiones por medio. Y es un agujero negro que no sabes por dónde meterle mano. ¡El Madrid ha terminado dos partidos con Brahim, Cristo y Vinicius en la delantera!

P: ¿Y la gestión del club con respecto a los entrenadores?

R: En mi opinión ni Solari es culpable de la situación, ni Lopetegui, que cometió más errores, tampoco. En el mes de junio te dicen que iba a pasar esto y no te lo crees. Aunque no vinieran Mbappé ni Neymar, al que yo tampoco traería ni loco, pero ése es otro tema. Pero lo que ha sucedido es una situación inimaginable. ¿Han patinado? Pues qué quieres que te diga, que ya se pondrán bien los patines.

P: ¿Es posible revertir la situación como cada año?

R: Lo normal es que no revierta. Es que si cuatro de cinco ha sido la leche… ¿Qué esperamos? ¿Cinco de seis? Para ponértelo más fácil: con Cristiano no estarías mucho mejor. Estoy convencido. ¿Harías más goles? Sí. Pero, a estas alturas, estás clasificado en todas las competiciones y a diez puntos del líder. Con Cristiano, igual, estarías a algunos puntos menos, pero no muchos. Porque la caída de Kroos, de Modric, de Casemiro… ¿eso cómo lo arreglabas?

Con Cristiano, igual, estarías a algunos puntos menos, pero no muchos. Porque la caída de Kroos, de Modric, de Casemiro… ¿eso cómo lo arreglabas?

P: Pero ¿no avisó ya Zidane en su despedida de que había que cambiar algo?

R: Esto a toro pasado es muy fácil decirlo. Pero ¿usted no lo ve claro? Pues monte un escándalo y diga que fulanito no está bien. ¿Usted ve viejo a Modric? Pues dígale a su presidente “yo quiero a Eriksen”. Sal y di: “He pedido cuatro jugadores y no me traen ninguno. Como no me veo capaz, buenas tardes”. Ahora bien, toda esta coña de que si he decidido irme, una semana después de ganar la Champions, yo tampoco lo he entendido mucho. Zidane es dios en el Madrid. Pero si usted se está cansando no me deje tirado en el mes de junio.

P: Ahora flota en el ambiente el nombre de Mourinho.

R: Cuando se despidió Karanka del Forest dije “¡ya están los dos libres!”. No, hombre. A mí me parece que Mourinho ya es pasado. El presidente es mourinhista, pero creo que es el primero que se da cuenta de que esto ya no tiene recorrido, que ahora se necesita otra cosa.

P: ¿Mourinho encaja mal en esa nueva política de captación y formación de talento joven?

R: Pues vete a saber. Pero en esto de fichar jóvenes Florentino tiene razón: o los fichas a esa edad o ya no los tienes a tu alcance. El fútbol español se tiene que meter en la cabeza que el dominio que ha tenido hasta ahora ya es historia. Ahora mismo está la casa real de Arabia negociando la compra del Chelsea. Como se metan ahí, ¿tú qué vas a fichar? A Mbappé le igualas la ficha que le pagaban en el PSG y, a los cinco minutos, el jeque te sube la oferta cinco más.

P: ¿No crees que Mbappé puede haberse arrepentido del paso que dio?

R: Por lo que yo sé, él y la familia piensan que todavía tiene veinte años y todo el tiempo del mundo por delante. Ahora mismo es internacional, campeón del mundo, y su entorno se da cuenta de que dispone de tiempo para cualquier cosa. Cosa que, por cierto, cada vez tiene menos Neymar.

P: Nos hemos malacostumbrado estos últimos años.

R: Es que este Madrid en Europa, eso no lo vamos a volver a ver en doscientos años. Hasta aquí decíamos: “Mira cómo se iguala el fútbol europeo que no se repite el campeón de Europa”. Y repite el Madrid, no una ¡tres! ¡Y cuatro en cinco! Oiga, esto fue Di Stefano, Puskas y Gento. Hasta que esto vuelva a pasar… ¡olvídate! El Madrid tiene algo sobrenatural. Messi en el Madrid hubiera ganado 14 copas de Europa.

P: También sabemos de tu pasión por el baloncesto ¿Qué opinas del Real Madrid de Laso?

R: Pues la magia pura. Uno de los mayores espectáculos que, hace años, se puede disfrutar en la ciudad de Madrid es ir a ver al equipo de baloncesto. Está el Museo del Prado, el Teatro Real… y el Madrid de baloncesto. Es la culminación de un trabajo bien hecho. Esa cultura de captación y formación que comienza fichando a Llull del Manresa. Y luego la cantera: Mirotic, Doncic, Radoncic, Yusta…

Uno de los mayores espectáculos que, hace años, se puede disfrutar en la ciudad de Madrid es ir a ver al equipo de baloncesto. Está el Museo del Prado, el Teatro Real… y el Madrid de baloncesto.

¿Eso es lo que se está intentando replicar ahora en la sección de fútbol?

R: Son dos deportes diferentes. Pero si tú cuidas y trabajas bien eso ¡tiene que salir bien por fuerza! Luego hay otras medidas que también ayudan, claro, Rudy fue un fichaje estratégico importantísimo.

P: Hay un momento en que el Madrid deja de insistir en fórmulas de entrenadores consagrados, como Ettore Messina y decide apostar por un proyecto a más largo plazo con Laso.

R: Yo me imagino que, a Laso, Herreros y compañía, Florentino les deja hacer…

P: ¿Y en el fútbol no les deja hacer?

R: Sí, pero tampoco es lo mismo. Primero porque en el baloncesto tienen una ventaja y es que no tienen tanto foco. Hay foco, pero ilumina menos. De hecho, tienen la coña de que al bueno se lo quitarán cada año: Mirotic, Doncic, Chacho, Hernangómez… ¡Si es que es un equipo titular NBA! Y luego hay otro factor vital que es que los jugadores de baloncesto son muy diferentes. Estos tipos sí que son conscientes de que están jugando en el Real Madrid y de lo que eso implica. Tú ves a Jaycee Carroll, que podría estar jugando en CSKA, en Fenerbahce, en cualquier equipo… pero él quiere jugar en el Real Madrid.  Porque sabe que eso es lo máximo. Lo ves en los tuits que manda Doncic después de haberse ido, que parece más merengue que Bernabéu.

P: De hecho, es la primera vez que el Real Madrid intercede en sus cuentas sociales de fútbol y baloncesto por un deportista que, además, juega en otro equipo.

R: El delirio sería que en verano viniesen a jugar aquí los Dallas contra el Real Madrid.

P: Pues ahora, Tomás, te vamos a pedir lo mismo que a todos los entrevistados: que nos hagas tu once histórico del Real Madrid.

R: Casillas, seguro. Eso está claro. Aunque nosotros no vimos a Ricardo Zamora. Lateral derecho, tengo problemas. Pero por lo que supone la persona, yo pongo a Chendo. Sanchis y Roberto Carlos. Pirri, por delante, aquí en medio.

P: Y ahora se complica la cosa.

R: Di Stefano no quedan más huevos. Puskas y me faltan cuatro. Hay que poner a Raúl. Como Pirri no puede jugar solo en el medio, pues Zidane. Aunque el que vio jugar a Rial, te mueres.

P: Solo te queda uno.

R: Y me faltan por poner Cristiano y Gento – escribe los dos nombres -. ¡Es que no hay más remedio que meter una delantera con Cristiano, Raúl, Puskas, Di Stefano y Gento!

P: Pero me has hecho un equipo con doce.

R: ¡Si es que podrían hacerse dos delanteras de cinco! Butragueño, Ronaldo Nazario, Amancio… ¿Quién no gana con estos? Aunque te digo una cosa, tú me preguntas ¿Qué es el Madrid? Y te digo que Pirri. Recuerdo una mañana de Reyes en Sarriá. 1-0 ganaba el Espanyol, llovía, sacan un córner y de repente sale un tipo, no se sabe cómo ni de dónde, y arrea un cabezazo que mete dentro el balón, el portero ¡todo! Pirri era el Madrid.

P: Raúl también representaba bien ese espíritu.

R: Raúl ha sido el mejor futbolista español. En eso es en lo único que coincido con Guardiola.

Pepe Kollins
Redactor jefe de La Galerna @pepekollins

2 comentarios en: Tomás Guasch: “El Barça ha hecho política toda su vida.”

Tweets La Galerna

📌Josep Lluís Núñez: “Ganar copas de Europa no tiene que ser tan importante cuando nosotros somos el mejor club del mundo y no tenemos ninguna”

👉🏻 Ansu Fati, Bolmaro y el penalti de Messi

✍️🏻La exageración azulgrana de la prensa española por @PepeKollins

https://www.lagalerna.com/la-exageracion-azulgrana-de-la-prensa-espanola/

Mi Madrid Favorito ⚽️ | Capítulo 1⃣1⃣: El Real Madrid de Valdano✍️ por @rafamoregu

👉 Aquella Liga 94/95 del Madrid de Jorge Alberto Francisco Valdano Castellano... ¿La recordáis? 😉

#MiMadridFavorito | #JorgeValdano

https://www.lagalerna.com/el-real-madrid-de-valdano/

#UnJugadorUnaCanción🎵 | 3⃣ Tercera entrega con
@lukamodric10

📌¿Con qué grupo y canción se relacionará a Luka "El Mago Croata" Modric? 🧙🏻‍♂️🤘🏻

👉🏻 Pista: Es un álbum de un grupazo británico.

✍️🏻Un jugador, una canción: Luka Modric por
@TAFKANanook

https://www.lagalerna.com/un-jugador-una-cancion-modric/

#Portanálisis 🗞 | Ninguno de los partícipes en el “Caso Bale” ha acertado. Todo y todos mal.

👉🏻 ¿Estáis de acuerdo con lo expuesto en el Portanálisis?

✍🏻 Caso Bale: todo y todos mal

👉🏻👉🏻👉🏻 http://bit.ly/2XIJgB3

2

”He visto ÁNIMA y no he dejado de ver a Bale en todo momento.“ 🎞

ÁNIMA es como una representación visual y musical de Baleland. Un lugar en el que sólo cabe lo propio.

✍🏻 BaleLand por @delasherasmario

https://www.lagalerna.com/baleland/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram