Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
José Damián González: "Rubiales tiene un 70% de culpa"

José Damián González: "Rubiales tiene un 70% de culpa"

Escrito por: Jesús Bengoechea25 junio, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Sus tiempos de carrilero derecho en el Juvenil del Atlético de Madrid forjaron, junto a la herencia paterna, un corazón colchonero, lo que no impide a José Damián González opinar con arreglo a su conciencia superando todo apriorismo bufandero. Eso ha logrado que le sacudan prácticamente por los cuatro costados ("los madridistas por ser del Atleti, los atléticos por no opinar siempre lo que ellos quieren que opine, y los barcelonistas por meterme con la deriva política de su club"), lo que no puede afectarle menos. Abierta con su amigo José Luis Garci en La Galerna la veta de entrevistados atléticos, nos adentramos en la conversación con la esperanza de convertirle a la fe verdadera. Vano intento, nos tememos, casi tanto como lo sería el de hacerle renunciar a sus principios. Insobornable y generalmente ponderado, aborrece de Mourinho tanto como de Piqué, y agradece cada nueva noche de pasión en El Chiringuito. (Nota: la entrevista tiene lugar antes de la eliminación de España en Rusia).

P: ¿Qué opinión te mereció la decisión de Rubiales de prescindir de Lopetegui al frente de la Selección?

R: Lo dije en El Chiringuito. Fue una decisión desproporcionada, que para arreglar un mal menor desencadenó otro mucho mayor: dejar al equipo sin seleccionador a dos días del Mundial. Fue matar un mosquito a cañonazos y cargarte la pared.

P: Sin embargo, gran parte de la opinión pública tiene a Lopetegui por traidor y culpable. Ya se está diciendo que, de producirse un descalabro en el Mundial, será culpa suya.

R: Lopetegui falló en la elección del momento de hacerlo efectivo y comunicarlo. Puedo entender las prisas y quizá sea mucho pedir lo que voy a decir, pero ¿no podría haber dicho “oye, que sí, que quiero entrenar al Madrid, pero no digamos nada ni firmemos nada hasta pasado el Mundial”? Lopetegui y el Madrid tendrían un 15% de culpa cada uno, como mucho, en la eventualidad de un fracaso de la selección en Rusia. El gran culpable sería Rubiales, que tendría el 70% de responsabilidad por su temeraria decisión.

P: Y, si España gana el Mundial, ¿qué porcentaje de “culpa” tendrá el ya entrenador del Madrid? Lo digo porque Rubiales tratará de apuntarse el tanto, como si el triunfo final probara la justicia de su decisión.

R: Lopetegui eligió a estos 23 futbolistas. Él les inculcó un plan de juego que, con matices, será el que desarrollen y ya están desarrollando en Rusia. Así que tendrá mucha responsabilidad, en el sentido positivo, si se logra el Mundial. Yo te diría que un 35%, con otro 35% para los jugadores y un 30% para Fernando Hierro. Lopetegui ha aportado mucho a este grupo, entre otras cosas el florecer definitivo de Isco como líder de ese medio campo. Y no es un medio campo cualquiera: Silva, Iniesta, Busquets, Asensio, Saúl, Lucas Vázquez... Hay que tener mucho fútbol en las botas para asumir el liderazgo de ese grupo de monstruos. Isco lo tiene, espero mucho de él. Y Lopetegui resultó fundamental en su explosión porque le dio toda la confianza.

P: Tienes dos pasiones futbolísticas: el Atleti y la selección. ¿Qué prefieres? ¿Que España gane el Mundial de Rusia o que tu Atleti gane en el Wanda su primera Champions?

R: El Mundial de España.

P: ¿Estás seguro? Esto no va a gustar nada a tus seguidores colchoneros.

R: Pues es lo que hay. La selección es lo máximo para mí. Y si alguno del Atleti se molesta con esta respuesta porque considera que el Atleti es lo primero, que se fastidie. También me da mucha rabia que muchos madridistas españoles no vayan con España por cuestiones tipo Piqué. Esa desafección no la comparto.

P: Pero tú has seguido una línea enormemente crítica con Piqué, así como con el propio Barça por su alineamiento político en la causa independentista. ¿A ti este factor no te causa también cierta desafección, jugando como juega Piqué en España?

R: No. Puedo entenderlo, pero no lo comparto.

P: ¿Tienes que hacer un esfuerzo para abstraerte de Piqué y seguir apoyando a la selección?

R: A Piqué procuro verlo como un elemento más de mi equipo, que es la selección. ¿Significa eso que me identifico con él cuando le veo llevando la roja? No, por un montón de cosas. Hace poco se nos ha acusado a quienes somos críticos con Piqué por meterse en política de no ser consecuentes. “¿Y Nadal qué? ¿No se ha metido en política al propugnar elecciones nacionales en España?” Pero no es lo mismo que lo de Piqué, porque este último se ha manifestado a favor de la celebración de un referéndum ilegal, cosa que no ha hecho el tenista. Nadal ha expresado el derecho a votar en un momento político convulso. No tiene nada que ver. No ha abogado por nada ilegal. Piqué, por el contrario, promociona la causa de la independencia de Cataluña.

P: Bueno, si estuviera aquí seguramente te respondería que él nunca se ha manifestado a favor de la independencia. Solo de la celebración del referéndum.

R: Aquí no somos tontos. ¿Quiénes alientan el referéndum? Los secesionistas. Quien no quiere la secesión no reclama el referéndum.

P: Bueno, el propio Gasol ha representado a (seguramente) muchos al indicar que él no es en absoluto independista pero quiere un referéndum.

R: Yo entiendo que Gasol se refiere a un referéndum legal. Te vas al congreso e inicias todos los trámites necesarios para encauzar esa iniciativa dentro de la legalidad. Piqué no ha apoyado eso. Ha apoyado un referéndum ilegal, porque para llegar a él se saltaron la constitución y el estatuto catalán. Pero a más a más, como dirían algunos: Piqué al día siguiente se va a la concentración de la selección española y desde allí empieza a lanzar tuits contra el Estado español, la policía, etc. Todo ello cuando ya está llevando la camiseta con el escudo de España. Es intolerable. También te digo una cosa: he sido crítico con Piqué pero siempre he defendido que no se le pite cuando juega con España.

P: ¿No es contradictorio? Alguien dirá: si no quieres que se le pite, no escribas o hables contra él.

R: No tiene nada que ver. Solo digo que no me gusta verle con España. Me parece más honesta la postura de un tipo como Oleguer Presas, que fue a una convivencia con la selección y, en una charla con Luis Aragonés, confesó que no se sentía representado por esos colores. Luis lo entendió y no le volvió a llamar. Fue todo muy civilizado y cordial. Y pasó algo similar con un lateral del Compostela, Nacho, que era independentista gallego. Lo que no entiendo es la doble moral. También es verdad que no hay un termómetro que mida el patriotismo.

P: De hecho, se ha usado como argumento la presencia en la selección de jugadores nacionalizados, como Senna o ahora el propio Costa. Seguramente no se sienten españoles y ahí están. ¿Por qué no puede hacer lo propio Piqué?, se arguye. 

R: Es un argumento a debatir. Pero ninguno de esos jugadores que mencionas atacó en redes sociales a España o a sus fuerzas de seguridad desde una concentración del equipo nacional.

P: De alguna forma, volviendo a mi pregunta, me da la sensación de que sí, de que tienes que hacer una abstracción de la presencia de Piqué para poder animar a España.

R: Hubo un debate en El Chiringuito un día en que Piqué marcó un gol con España. Es verdad que él siempre se ha comportado con profesionalidad en el campo, y entonces hubo gente que dijo: ¿y ahora qué? Yo le respondí, por ejemplo, a Carme Barceló: me he alegrado yo más del gol de Piqué que tú del gol de España. Con eso está todo dicho.

P: ¿Valdría la pena prescindir de Piqué en la selección? Como central es uno de los mejores del mundo.

R: Yo lo he pedido. He pedido que no vaya a la selección. Mira, Piqué llegó a decir que Mourinho se estaba cargando el fútbol español por aquellas broncas en la tormenta de Clásicos. Tenía razón: esas broncas afectaban. Pues yo digo ahora que Piqué es el nuevo Mourinho de la selección española. Ha provocado malestar. De hecho, cuando emitió esos tuits desde la concentración, hubo que hablar con Ramos para que no interviniera. Porque Ramos estaba que se lanzaba.

piqué es el nuevo mourinho de la selección española.

P: Es que además Piqué nunca se disculpó por aquello.

R: Bueno, hizo una rueda de prensa.

P: En la que no se disculpó.

R: Dijo que no era independentista. Y ahora parece que el chico está más tranquilo.

P: Sí, pero en la vida para hacer borrón y cuenta nueva primero te tienes que disculpar. Me da la sensación de que, en definitiva, para “ir” con España primero tienes que intentar olvidar que Piqué es parte del equipo. ¿No es eso lo que haces?

R: Hago un esfuerzo de abstracción. Es que ha dicho y hecho cosas muy fuertes. Él ha llegado a decir que si se pita el himno es porque hay algún motivo.

P: Guardiola ha dicho que él no lo pitaría nunca.

R: Bueno, pero es que Guardiola me parece aún más falso que Piqué. En fin, todas estas historias están provocando que muchos barcelonistas de otras zonas de España den ahora la espalda al Barça. Yo mismo tengo una posición respecto al Barça que antes no tenía. Lo dije también en El Chiringuito: si ahora mismo juega el Madrid contra el Barça, yo soy más blanco que D. Santiago Bernabéu. Antes de daba igual. En un partido del Barça contra un equipo extranjero, iba con el Barça, pero ya no.

P: ¿El día del Roma te alegraste?

R: Muchísimo. Me alegré tanto como en 2012, cuando el Madrid casi le remonta al Dortmund pero muere en la orilla. Claro, era el Madrid de Mourinho, un personaje que me produjo una desafección hacia el Madrid similar a la que ahora me produce el Barcelona por su politización.

Me alegré muchísimo de la eliminación del barcelona contra el roma.

P: Mencionas a Mou. Eres un conocido antimourinhista. Con el paso del tiempo, retrospectivamente, ¿le concedes algún mérito?

R: Sí. Siempre lo dije: gran entrenador, gran pisacharcos. No puedes negar que es uno de los grandes. Una de las mayores manifestaciones de su inteligencia tiene lugar en la Copa del Rey que gana en su primer año en el Madrid. Despreció la tradición de poner al portero suplente para la Copa y puso siempre a Casillas, que era el titular. Luego pasó lo que pasó, pero esa Copa entre otros la gana Casillas con varias intervenciones decisivas en aquella espléndida Final contra el Barça. Y en su segundo año desarrolló un contragolpe que es, tras el de Luis Aragonés, el mejor que yo he visto en mis cuarenta años de profesión periodística.

P: ¿Eleva entonces el nivel del Madrid?

R: Quién lo discutiría. El Madrid venía de cae