Las mejores firmas madridistas del planeta

Carletto se cachondea

 

Oigan: lo primero. Que si el Madrid corre mucho. Que si el contragolpe y tal.  Como venga Kylian habrá que repartir sales.

Empecemos. Sí: el Madrid mediante, hay que reírse. Carletto se ha puesto manos a la obra. Puede que su próxima aparición la haga espantasuegras en mano. No hay triunfo del Madrid convincente y más si supone un título. Siempre un pero. Como era inevitable, el Madrid volvió a tomar Arabia, pero… ¡Hmmm!

Sí, pero…

Que si el Madrid corre mucho. Que si el contragolpe y tal.  Como venga Kylian habrá que repartir sales

Carletto lo borda.  Ha dejado dos lances inolvidables tras ganar su equipo semifinal y final. Ayer, eso de que habían abusado de la posesión fue digno de Gila. De un Moranco a otro. De Eugenio, saben aquel que diu… Eché en falta esta pregunta del colega a pie de campo.

—Mucha posesión, lamenta usted. ¿Multará por ello a sus jugadores?

Y Carletto desatado.

—Kroos y Modric se quedarán sin postre en el vuelo de vuelta.

Carletto retranca

Hay dos caminos, claro. Enfadarte, no procede, o pitorrearte: mejor. Siempre desparramando cierta pedagogía, confirmado que como dijo una vez Clemente, las vacas de Ibarrondo ven fútbol todos los días, pero no aprenden nada. Pedagogía y cachondeo. Para el ignaro y para el listo. El que insiste, y lleva así mucho tiempo, que sólo se puede jugar al fútbol de una manera. Que debe ser cojonuda, con perdón. Pero en once años, una final de Champions. Con esa manera. O parecida.

El que insiste, y lleva así mucho tiempo, que sólo se puede jugar al fútbol de una manera. Que debe ser cojonuda, con perdón. Pero en once años, una final de Champions. Con esa manera. O parecida

Igual tiene que ver con los futbolistas que tienes. Quizá. Pues ya dije: como aterrice Mbappé habrá que repartir sales. ¿Qué pedirán? ¿Acortar el campo, hacerlo de 50x30 m?

Total. El Madrid ganó un partido malamente esto es, al contragolpe, y otro porque el Athletic no fue el de otras veces. No, sus ojos de usted, y los de sus hijos, nietos y demás, no verán un triunfo del Madrid sin pega y más si es importante como el de esta ocasión.

No, sus ojos de usted, y los de sus hijos, nietos y demás, no verán un triunfo del Madrid sin pega y más si es importante como el de esta ocasión

Hay que reírse, claro. No queda otra. ¡El Madrid solo sabe ganar! ‘Quícir’: sabe cómo llegar el primero a la meta, pero si hablásemos no sé, de ciclismo por ejemplo, su pedaleo sería torpe, irregular, a tirones. Elegante tipo Felice Gimondi, y puesto que de un gran paisano de Carletto hablamos, ni hablar. Además, el culotte le viene grande.

Real Madrid campeón Supercopa

Sólo sabe ganar. Y por no hacérselo largo, el equipo de Kopa, Rial, Di Stéfano, Puskas y Gento. Y de la Quinta del Buitre. El de las cuatro Champions en cinco años, 4-1 a la Juventus en la final de Cardiff. ¿Una exhibición? Me lo preció. Pero también supimos que Buffon estaba mayor, que el remate de Casemiro para el 2-1 tropezó en Khedira, que Higuaín mediante miau, ¡que los centrales Bonucci y Chiellini no eran ya lo que fueron, Bonucci y Chiellini en 2017!  Todo eso. Entonces, le preguntaré a Carletto, los jugadores del mismo apellido que nos echaron de la Eurocopa, a España, digo, ¿eran los hijos de Bonucci y Chiellini o Bonucci y Chiellini resucitados?

En fin, que habrá que ver cómo vuelve el Madrid a los partidos en España, dos veces ya y en nada contra el Elche. Si reforzado o debilitado. Me temo que más lo segundo, deben ser cosas mías.

Lo de Sevilla

Mientras la Supercopa, aquí vivíamos un número casi olvidado: el bochorno del Villamarín. Una pena, sobre todo porque las aguas bajaban allí tranquilas y de pronto, el caos. Suturen la herida. Pura responsabilidad social.

Betis Sevilla

El Rayo, en cuartos

Sigue el show de Iraola y su tropa. En Girona subieron y se clasificaron ahora para los cuartos. Una delicia. El viernes, sorteo. Una bolita buena y los vemos en semifinales. No, nadie quiere al Rayo y más a un partido.

Rayo Girona

Courtois, el número 8

De los porteros del mundo según prensa y afines especializados. Es probable que el año que viene pierda un par de posiciones y no tendrá mayor importancia: ¿a quién no le gustaría estar considerado entre los diez mejores en lo suyo? Pues eso.

Courtois para penalti Supercopa

La foto: el joven Carletto

El hombre del día cuando era un crío. Cara de pillo. Entrenador casi desde entonces. Carletto. Siga usted así. Los entrenadores del Madrid deben tener esa categoría, ese saber y esa retranca. Felicidades.

Tomás Guasch y el joven Carletto

El Madrid ficha en la Guardia Civil: normal

 

Sí, el Madrid acaba de fichar a un coronel de la Guardia Civil para el delicado puesto de jefe de seguridad. Se ha jubilado don Julio Cendal, un clásico, buenísima gente, y le sustituye don José Antonio Mellado Valverde. Profesional de gran currículo, multicondecorado, dirigía —ojo al acierto— la división contra el Crimen Organizado en el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y eso, el Crimen Organizado: la CITCO decimos los que entendemos de esto. La Guardia Civil entra en el Madrid y se queda. En otros clubes entra, se lleva ordenadores, archivos, practica incluso detenciones… y se va. Otra diferencia.

Una gran elección en la lucha contra el ceferinismo y sus satélites, y tras la bronca por un penalti, uno, ponerse en manos de un gran experto es una estupenda decisión. No. Decir que no fue penalti no es un crimen, pero que existe Organización es indiscutible también. Y es normal que el Madrid refuerce también esta zona. He preguntado y sí, en lo suyo don José Antonio es Vinícius y Benzema en una sola pieza. Mucha suerte.

La Guardia Civil entra en el Madrid y se queda. En otros clubes entra, se lleva ordenadores, archivos, practica incluso detenciones… y se va. Otra diferencia

Dicho lo cual, vivimos un lío inevitable. Es comprensible que si pitan penalti a favor del Madrid reine la confusión. Lo infrecuente. Por ejemplo: a mí me gustaría saber qué se siente si te toca la lotería. No digo El Gordo, un quinto premio, cosa así. Un amigo muy merengón me guasapeó desde el Bernabéu nada más señalarse.

—Benzema lo falla. No está acostumbrado.

Le contesté: ¿Qué quieres, que le pongan barrera?

No falló. Bueno, ya lo vieron.

Benzema penalti Valencia

¿Y qué hacemos, vamos a suponer, si el miércoles en Arabia uno del Barça despeja de puños una pelota que malvadamente impulsada por un blanco se cuela sin remisión? ¿O si por un mal cálculo, sin querer, eso seguro, zancadillean a uno del Madrid dentro del área y el tío se cae? Es complicado. Pitar un penalti y provocar un tumulto… Un compromiso.

Es comprensible que si pitan penalti a favor del Madrid reine la confusión. Lo infrecuente. Por ejemplo: a mí me gustaría saber qué se siente si te toca la lotería

No sé. En el VAR hay mucha gente. Y está el cuarto árbitro. Uno debería tener un teléfono a mano y preguntar al ‘comunitimánager’, al del Barça y ya puestos al del Valencia, qué opina. O consultar al juez Antonio Kelly, el más popular ahora entre los de su especie. El australiano que ha echado más guindas al pavo Djokovic: un tipo presuntamente neutral. Digo lo de presuntamente porque vete a saber si Kelly es madridista, la globalización blanca y tal. Kelly. Los Violentos de Kelly. Quizá, el tío hasta es calvo.

Yo haría algo. No es fácil, pero el asunto está muy acotado. El problema a resolver está sólo en un área: la que ataca el Madrid. La que defiende, ‘no problem’. ¿Cuánto mide un campo de fútbol, 100x68 m? El área grande, leo por ahí, 16,5x40,3 m. Un pequeño problema, pues. Imaginemos que el área midiera 90x35 m… Además, es incluso pedagógica esa zona. La otra noche confirmamos que agarrar a un tío allí es penalti y lo del eje Damián-Marcelo-Getafe, un error humano. OK. Yo celebré mucho que se sancionara la acción del gran Mendy al que entendí: vio un tío por delante y con posibilidad de remate y lo agarró. Se lo leí al momento.

—Arbitro, sí. Le he agarrado. Pero no es penalti. Llame al del VAR.  O a Vodafone.

Esta vez no se comentó la fuerza del agarrón, no influyó. Afortunadamente la manga del jugador Marcos André, y no digo su magnífico brazo, sufrieron daño alguno. Tampoco el brazo de otro jugador valencianista, el llamado Piccini, en el que tropezó un centro de Mendy. Bueno, parece. No hubo repetición alguna, luego es posible que viviéramos una ilusión óptica y no hubiera ni centro de Mendy. Vinícius más tarde metió un gol digno de Pelé y otro de los que metía yo en el colegio, lo cual confirma que es un delantero total. En fin: no debe ser tan difícil resolver un problema en una zona tan pequeña y bien pintada como el área donde ataca el Madrid. Veremos.

Mano del Valencia no pitada

Y bueno, en nada la Supercopa. Favorito el Madrid, aúllan por ahí. No para mí. Hernández ha cambiado al Barça. Juega muchísimo mejor. Con Koeman, era 7-0 merengue, pero ahora… Sí. Juega mejor el Barça. Ha vuelto. Es más versátil: incluso mete balones a la olla buscando al 9 y nadie se confiesa al final del partido que sepamos. O al día siguiente. Ni el que centra, el que remata, el entrenador, el médico… A Luuk de Jong le llaman Alexanco los colegas. ¿Alexanco? Sí. Es un clásico culé. Cuando Cruyff iba perdiendo metía al defensa vasco de ariete buscando el remate salvador. Alguna vez cantó bingo.

Pues eso. Ojo con este Barça recuperado. Ha vuelto Alves, volverá Fati, se ha librado de Coutinho… Y los últimos resultados no son malos, al contrario. Ganó en Mallorca, remontó en Linares y no ganó en Granada de milagro. Firme y decidido, recibió el gol en el minuto 89: mala suerte. No sé… No digo que me extrañaré si gana el Madrid. En realidad no recuerdo la última vez que perdió un clásico. Pero que el Barça está mucho mejor, muchísimo, me parece evidente. Un enemigo muy serio. Para mí, 50-50.

 

Ganó el Levante

Y fue el resultado de la jornada. 27 partidos de Liga llevaba sin hacerlo y pudo con el Mallorca. ¿Será capaz de salvarse? Con esas cifras, nadie lo ha conseguido. Pero ves su plantilla y lo raro es cómo está. ¿Se habrá desbloqueado? En esto de ganar, a veces sólo es empezar.

Levante Mallorca

El Sevilla, muy molesto

Para el madridismo, digo. Ahí sigue, la estela del líder. Muy convencido de lo que hace. Gana, gana y gana. Ayer, con un solo remate a puerta: un golazo de Rafa Mir. Es el rival del Madrid. Sí, queda mucho. Otros podrían apuntarse. Si el Madrid falla, claro. El que tampoco lo hace es el Sevilla. Chapeau.

Sevilla Getafe Rafa Mir

La foto: un guiño al barcelonismo

Camino de la Supercopa. Que el fútbol somos todos. Y arranca un año muy importante: suerte para tirios, troyanos y mediopensionistas. Un regalo de la Penya Blaugrana de Sant Boi de Lluçanés, buenísima gente. Lo tengo en un lugar de honor de mi casa. Vuelve el Clásico. Preparen tila.

Guasch

Atlético-Athletic, la otra semifinal

Y de la que apenas se habla. Por fin los árabes verán enfrentarse a Madrid y Barça en su casa. Hubo que poner el partido a dedo: buscamos regalarles la final con ellos y no hubo manera. El Athletic es el vigente campeón. Otro clásico de nuestro fútbol. Porque luego quedará la final…

Atleti Athletic

Mucho tolili y un agarrón

 

Igual es cosa de médicos. Lo mío, digo. Dudo sobre el especialista. En el ginecólogo no me veo. Para el pediatra me pasó el tiempo. Trauma, seguramente. Pero no trauma de los huesos… Sospecho tiene que ver más con trauma sección cabeza. Mis húmeros, cúbitos, radios y tal están divinamente a Dios gracias.

Me pasa que me pongo a ver los partidos del Madrid —a veces me sucede con otros equipos— y estoy más atento al árbitro que a Benzema. Sí, sí: muy normal no es. Pero como el 9 blanco es casi siempre el mismo mientras que el pitero cambia cada semana... Creo que es eso. Mira, hoy Pepito, a ver… Les une algo mágico: pitar penalti a favor del Madrid les supone el parto de King Kong, expresión que nos regaló aquel Miguel Ángel Brindisi, magnifico pelotero, en sus tiempos al frente del Espanyol. Parto de King Kong: largo, difícil. Da calambre imaginarlo.

Sí. Me molesta cuando desaparece de la imagen. El árbitro, no Benzema. Me levanto, me amorro literalmente a la tele. ¿Dónde está que no le veo? Grito: ¡el árbitro, dónde está el árbitro! Cuando por fin aparece aplaudo y me relajo. Si es el Madrid el que ataca he llegado a sufrir convulsiones. ¡Es tremendo! ¿Qué hará, qué no hará?

A los árbitros les une algo mágico: pitar penalti a favor del Madrid les supone el parto de King Kong

En el área rival normalmente no hace nada. Si cobrara por lo que pita allí nos salía el trío arbitral por 200 pesetas partido. Y el VAR, gratis. Ayer... Cómo me vería mi mujer, esa santa, que apareció y apagó la tele.

—Oye, para ya que te va a dar algo.

Mezclaba carcajadas con toses, estornudos, grititos guturales. Espasmos.

Ella: ¡Ni que fuera la final de la Champions!

Yo: Vale.

Me di una vuelta y volví.

Benzema Getafe

La cosa acabó como acabó, con fiesta en O Sur, buenas  gentes: felicidades. El Madrid ha tenido la grandeza de perder dos partidos en lo que va de Liga con el Espanyol y con el Geta. Gente necesitada en su momento. Está bien. Siempre será mejor perder en Cornellá que en Barcelona; en Getafe que en el Wanda. El Madrid hizo el tolili las dos veces y lo pagó. Silbando no le ganas a nadie y los muchachos se presentaron pensando que la cosa iba a ser como robarle el bolso a una borracha, borracho o borrache.

Y no. Ganó el Getafe y sobre todo, perdió el Madrid. Magnifica ‘petardá’. Hizo todo lo posible para autoliquidar su enorme racha. Palmó y se encuentra ahora en la obligación de volver a ganar no sea que la oposición entienda que cambió el año y es posible meterle mano, cosa que hasta las dos de la tarde del primer domingo del año parecía imposible. Alcoyano y Valencia esta semana, ‘quícir’.

Y sobre el agarrón, dos apuntitos. De haberse producido quince, veinte metros más allá, dirección Courtois, se hubiera señalado la infracción. Segurísimo. ¿Por qué falta en el centro del campo sí y no en el área? La teoría más extendida sobre el particular es que el agarrón no fue suficiente. Insisto: sí en el centro del campo, no veinte metros más allá. También que Marcelo debió tirarse. Medidor de intensidad en el agarre no tenemos de momento. Pero si se tira, tarjeta al canto.

No, no perdamos el tiempo: durante 2021, a favor del Madrid en Liga se pitaron dos penaltis, dos. ¿Le iban a pitar en 2022 el primero dos días después de arrancar el año? ¡Jaaaaaaja! No. Ya lo dijo el torero: lo que no puede ser, no puede ser. Y además es imposible.

Durante 2021, a favor del Madrid en Liga se pitaron dos penaltis. ¿Le iban a pitar en 2022 el primero dos días después de arrancar el año? ¡Jaaaaaaja! No. Ya lo dijo el torero: lo que no puede ser, no puede ser. Y además es imposible

Bueno, es lunes. Laborable. Esta tarde busco médico. Pienso llamar al de familia. Mire usted, me pasa esto: ¿me lo arregla o me deriva?

 

Isak, otro que tal

También me vi el Alavés-Real Sociedad. Al pobre sueco de la Real le empujaron que no acabó en la grada tres de la general de milagro. Como en Getafe, uno contra uno. Defensa que empuja y delantero que no puede culminar la jugada. Jugada gris, dijeron. Falso: otra de uno contra uno, nítida. Una broma.

Isak penalti birlado

Marcó de Jong, Luuk

Y ganó el Barcelona en Palma. Cuentan que lo van a mandar al Cádiz. A De Jong, no al Barça entero. Lo que ha tenido que aguantar este futbolista es tremendo, una falta de respeto continua desde que llegó… porque le llamaron. No pasó por delante del Camp Nou y se hizo fuerte allí. Estilo Vinícius tanto desaire, sí.

Luuk de Jong

La foto: Alfredo, don Ricardo y Kubala

Partido homenaje al Divino Ricardo en el viejo Sarriá. Una noche inolvidable. Alfredo, que acabó allí su carrera, y Laszi, que fue su entrenador. Zamora: el primer futbolista español universal. Sobre sus acompañantes… “No hase falta desir nada más”.

Tomás Guasch, Kubala, Zamora y Di Stéfano

Y esta noche, el Sevilla

En Cádiz. 38 puntos y dos partidos menos que el Madrid que se quedó en los 46.  Si gana los dos quedaría eso, a dos puntos de la cabeza. Bajas por ambos lados y un partido de los de picar piedra para Lopetegui y los suyos. El Cádiz, recuerden, empató en el Bernabéu. La Liga y sus cosas.

 

Fotografías Imago.

CSKA y San Mamés: dos asombros navideños

 

Lo veía solo, al amor de la lumbre. En estas, un guasap, un amigo.

—¿Y ese chico, quién es?

Se refería a Klavzar. Le orienté.

—Klavzar, Urban. Urbano, imagino. Debuta en el Madrid.

Ah, fue toda su respuesta. Un cuarto de hora después o así, insistió.

Él:  ¿Será posible?

Yo: Estuvieron cinco arriba y no se han ido...

Y no se fueron. Y ganó el Madrid. Al CSKA. Hablamos luego…

Benzema gol Athletic

La noche antes, 22-M, el guasap del mismo tipo había ardido. Fue tras el primer gol de Benzema. Confieso: no lo vi en directo, estaba recibiendo un regalo tardío. Conociendo al personaje imaginé cualquier cosa: ha marcado de espuela, de cabeza desde el centro del campo, quizá una rabona. Regalos… El Madrid regaló una semana de Navidad insuperable. Una noche Bilbao aclamó a Benzema y la siguiente el pueblo descubrió que Garuba hay más que uno y que Eslovenia también nos ha dado a Klavzar. Roglic, Pogacar, Dragic, las esquiadoras Maze y Majdic, Jan Oblak, por supuesto Luka Doncic... ¿Qué comen los eslovenos, una población de poco más de 2 millones?

Una noche Bilbao aclamó a Benzema y la siguiente el pueblo descubrió que Garuba hay más que uno y que Eslovenia también nos ha dado a Klavzar

Ganar con seis seniors —uno de ellos Vukcevic, hay que tener valor para llamarle senior— en la Euroliga… Eso, el Madrid. Pero hay más y ya les adelanté: ganó al CSKA de Moscú. Pasa en el baloncesto como en el fútbol, una cosa es la Copa de Europa y otra la Euroliga/Champions. No son lo mismo. La Copa de Europa la siguen jugando los grandes, los que trazaron el camino, y siguen, y permitieron que la gran competición incorporara equipos cuyo horizonte eran la Recopa, Copa de la UEFA, Copa Korac, esas cosas.

Por concretar: sólo unos pocos juegan la Copa de Europa. Así, Real Madrid-PSG es una eliminatoria de Champions, no de Copa de Europa. Lo fue aquel Real Madrid-Liverpool. Y cuando aparece el Bayern, sobre todo él. United, Ajax, Juventus, el Benfica que pudo ser y no fue, cuando vuelva el Milán... Copa de Europa.

En baloncesto, Madrid, CSKA y Maccabi Tel Aviv están por encima de todos. No hay partidos con más pedigrí que los que les enfrentan. ¡Ah, el CSKA! TSSKA cuando servidor era un crío y enloquecía con los Belov, Alachachan, Andreev y compañía. El Madrid-CSKA fue un partido de Copa de Europa. Por eso su presentación, nudo y desenlace está en la historia de la competición y del baloncesto. A la emoción del momentazo se añadió la inmensa categoría del rival. Partido eterno. Por las bajas blancas, por los niños y por el rival.

Real Madrid CSKA

Tavares gritando, Llull abrazando al final al gran Spanoulis que acudió junto a papá Vukcevic, ese inmenso Rudy, Williams-Goss es uno pero parecen dos, Taylor le hizo más de un traje a los rusos, los chavales, la grada fue un poema... Hubo mil caras y una especial: la del técnico griego Itoudis tras el primer triple de Klavzar. Faltaba todo, pero en ese momento supo que palmaban: el asombro del CSKA.

Gracias, en fin, a la Euroliga por no aplazar el partido, que hubiese sido lo razonable. Lo que la ACB hizo con el Joventut-Real Madrid. Nos hubiéramos quedado sin el partido de este y mil años. Jamás una coña salió tan bien.

Gracias a la Euroliga por no aplazar el partido, que hubiese sido lo razonable. Nos hubiéramos quedado sin el partido de este y mil años. Jamás una coña salió tan bien

La víspera habíamos visto a Benzema salir aclamado de San Mamés: el otro asombro navideño. El Madrid había ganado en el Bocho el partido de las veinte bajas entre covid, lesiones y partidos de sanción. Fue un partidazo. Y como el Madrid mediante la generalidad de la población tiende a ser generosa —con el rival mayormente— se comentó que el resultado justo hubiese sido un empate. Pasa a menudo, ya digo. El autobús del Cádiz hubiese levantado ampollas en escenarios que no son el Bernabéu, pero aquella noche lo elevamos a la categoría de arte. Está bien: es el Madrid. Además, no se escuchó que el árbitro le había favorecido en el Bocho, gran precedente. Hubo un estornudo de Militao en el área, pero al ‘refri’ no le pareció penalti. En fin…

Yo disentí, claro. Me pareció un triunfo legítimo, ganado a pulso y para nada afortunado. Pudo empatar el Athletic: claro. También pasa que el adversario no se rinde y el partido se agiganta. Lo buscó, le echó ganas, fe y buen juego. Fueron leones, sí. No es fácil afrontar un partido dos goles abajo a los siete minutos y lo hizo. Le dio para un gol. ¿Pudo hacer otro? Sí. Y el Madrid otros dos. O tres. Al Athletic le pasó como el Atlético en Granada, del que también se dijo mereció más. Y el Barcelona en Sevilla, lo mismo. Multiplicando: 90 minutos más los alargues por tres partidos, casi 300 minutos y sólo ganó… el Madrid. Y el Granada, obvio. ¡Viva la Navidad!

 

Los 300 de Ter Stegen

Me sorprendió saber que Ter Stegen había jugado ya 300 partidos en el Barça y encajado 300 goles. ¿Muchos? Conviene un matiz: si descontamos, como con la inflación, los partidos con el Bayern, a ojo más de 20, el balance del meta alemán se apaña y mucho.

El sueño de una noche de diciembre

 

O Gran Mendy

Poca bola se le da a Mendy, ese imprescindible. Fue volver él y el equipo ganar en todo. Atrás, lo fundamental pues se trata de un defensa, y arriba. Ahí no es Marcelo ni Roberto Carlos. Pero pasará a la historia del Madrid como uno de sus mejores laterales zurdos de siempre. Que no se constipe.

Mendy

 

La foto: ¡Viva Croacia!

Ahí me ven, señalando la camiseta de Davor Suker, goleador de goleadores y presidente de la federación de su país. Va por él y por Luka Modric, que cuentan ya venció el Covid.

Tomás Guasch Suker

Ese Rayo Champions

Se comió el turrón y se zampará las uvas en la cuarta plaza. Es fantástico. Volverá a la Liga en el Wanda y jugará mejor que el Atleti… que probablemente ganará. Un buen rato ya pasó en Chamartín: el Rayo jugó mejor y perdió. Es una delicia ver a su equipo, señor Iraola.

 

Fotografías Imago.

Modric, a la cumbre de presidentes

Galérnicos: Ja soc aquí! Sí, me siento el presidente Tarradellas, aquel político catalán sensato y de verdad. Y culto. Y educado. Y tal. Que algunos tuvimos y volveremos a tener, suspiro. O no. ¡Quién sabe! Le conocí en tiempos de bronca gorda Barça-Madrid. Como sería la cosa que mandó llamar a los presidentes Núñez y De Carlos al Palau de la Generalitat: oigan, vamos a parar ¿eh?, y acabaron dándose un abrazo. En un aparte me comentó Tarradellas: ¡mira que les va la marcha! Pues eso. Que ya estoy aquí. ¿Por qué?

Galérnicos: Ja soc aquí!

La cosa viene de cuando Jesús Bengoechea me hizo saber que me mandaba su libro, La Forja de la Gloria. El que comparte con don Antonio Escohotado que en gloria estuvo y sigue. Poco después le hice saber que el video que mando los viernes a la Cope y replica Marca lo abriría recomendando su obra. Lo hago siempre: un libro da paso a lo que viene después. Y es que pasan los ministros de Educación y yo sigo pensando que leer es bueno.

La forja de la gloria

Jesús me dio las gracias. Yo se las había dado antes, cuando recibí lo suyo y es más: corrí a comprar un ejemplar. Los libros se compran. Y más si te los regalan. Fue gracioso. El señor librero es del Barça y se lo recomendé.

—Escohotado y Bengoechea, oiga.

—Del Madrid.

—Y mucho arte. ¿Me permite regalárselo?

—Si se empeña…

La cosa fue más o menos así y tuvo prórroga. Días después me llamó Bengoechea: ¿Tú escribirías en La Galerna? Recordé al librero: si se empeña…

—Hablaré con tu representante.

—Esta misma tarde te llamará Mendes.

A la mañana siguiente, Bengoechea me volvió a llamar: “Todo arreglado”. Ramón Álvarez de Mon confirmó que el límite salarial de La Galerna lo permite y que a un servidor no le perseguirá Hacienda. Una tranquilidad…

Pues eso: empiezo hoy.

Y me hace ilusión, oiga. Yo soy galernista, claro. Por algo fundamental: aquí escriben bien. Muy bien. Y escribir bien debería ser una asignatura de obligado cumplimiento. En La Galerna se escribe bien y te ríes. Un estilo de vida.

Yo soy galernista, claro. Por algo fundamental: aquí escriben bien. Muy bien. Y escribir bien debería ser una asignatura de obligado cumplimiento. En La Galerna se escribe bien y te ríes. Un estilo de vida

Hablaremos del Madrid y de todos. Veamos. El monclovita Sánchez ha convocado para el miércoles conferencia de presidentes autonómicos, una buena idea sería invitar a Modric. Una gran cabeza. El señor Solución. Lo veo: ¿Y usted, don Luka, cómo lo ve, qué haría? Y todos tomando apuntes. Yo estaría más tranquilo si me presidente fuera Modric. Autonómico, de mi escalera, de cualquier cosa presidenciable. Conocida su ausencia acabé de convencerme de que el Cádiz puntuaba en el Bernabéu. Como hace un año tomó Valdebebas hay que considerar que el de ayer fue un puntazo blanco.

Modric the best

Y es que hay situaciones que la edad te permite adivinar. Este lunes iba a ser el de mi debut aquí, el Madrid llevaba diez partidos seguidos ganando. No tenía ninguna duda de que se rompería la racha. Y no fue peor porque el gran Álvaro Negredo chutó fuera la única pero gran ocasión de gol de su equipo.

¿Que el Madrid tuvo más? ¡Claro! Pero no embocó una.  A los blancos les faltaba el único ser vivo capaz de encontrar la solución, una rendija entre la tropa amarilla para darle un pase-gol a cualquiera de los muchos blancos que se pasaron el partido merodeando el área de Ledesma. O soltar un chutazo. Esos mapas de calor que nos ponen en la tele, el lugar que pisa éste o aquél futbolista, no mienten: hubo cinco, seis jugadores del Madrid que no pisaron terreno propio en todo el partido. Hay partidos así y ya lo dijo Boskov, el añorado Vujadín: fúmbol es fúmbol.

Yo estaría más tranquilo si me presidente fuera Modric. Autonómico, de mi escalera, de cualquier cosa presidenciable. Conocida su ausencia acabé de convencerme de que el Cádiz puntuaba en el Bernabéu

El Madrid, que había tumbado a Sevilla, Athletic, Real Sociedad y Atlético más el Inter (9-1 global), no ganó y el Cádiz confirmó que defender también es un arte. Que al fútbol se juega bien o mal me enseñó un día Menotti. De mil maneras, pero bien o mal. Al argentino lo de jugar bien y el Cádiz no le liga. Entiende, a lo sumo, que juega bien medio partido: el defensivo. Bueno… un entrenador tiene sus armas, las pone sobre la mesa y se aplica a ellas. Y, además, sus futbolistas le creen. No íbamos a esperar la defensa de Cervera en el centro del campo, ¿eh? Se puso a siete metros de su portero y siguen jugando ahora y el 0-0 no habría quien lo moviera. Al Madrid le faltó duende arriba. Sabía lo que le esperaba y no lo superó. Lo admitió Lucas Vázquez nada más acabar.

Faltó Modric y la Liga nos recordó que jamás se ganó en diciembre. Ni cuando Kopa, Rial, Di Stéfano, Puskas y Gento. Relájense, pues. Es la Liga. Como dicen por ahí, lo que hay. Algo tan peculiar que los hay que mañana irán con el Barça en Nervión. Madridistas, digo. ¡Sapristi!

El Barça, en Champions

El año que viene, digo. Estará. No es mejor ni peor que ciertos aspirantes a una de esas plazas y, fundamental: ¿ustedes recuerdan una decisión arbitral, sindical o tal en contra de sus intereses? En su caso, el Derecho: in dubio pro reo. En la duda… Pues eso. Estará.

Barça-Elche

 

Joao Félix, el sospechoso

Se confirma lo conocido: el bueno es siempre sospechoso. Es el mejor futbolista del Atleti libra a libra, luego se le discute. No a Kondogbia, por poner un ejemplo. Jugador honesto, honrado y trabajador como aquel Ángel Villar. A Joao, sí. El fútbol.

Joao Félix

 

El Sevilla, sombrero de Finidi

Por la ciudad un sombrero hizo fortuna: el de Finidi. No son ganas de molestar, ¿eh? Mil bajas, bien lo pagó en Europa, pero plantando cara en la Liga. Ganando cuando lo merece y cuando no. Como todos. El Sevilla, un ejemplo.

Finidi sombrero

 

Fotografías Imago

spotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram