Las mejores firmas madridistas del planeta

Hablemos de Amancio

El Madrid siempre te da salida. Si llega la petardá, y llegó, ofrece argumentos para la distracción y esas cosas. Era el finde perfecto. Arranque en la asamblea, videos lacrimógenos, copas a mansalva, el estadio, la cosa de la Superliga…

En el primer toro, orejas y rabo. Y seguía. Un equipo volvía al Bernabéu y el otro, al Wizink. El  ambientillo era perfecto… y de pronto fue el Castilla y le metieron cuatro en Alcorcón —no es el primero, les suena, ¿eh?, en Alcorcón, cuatro— y luego Osasuna se llevó un punto del Bernabéu. Ya lo hizo el pasado curso. Hay equipos que se acostumbran. Recuerden que el Betis se presentó y la última vez que había perdido chez blanca jugaban Rogelio y Demetrio. El Madrid ganaba Champions como churros, pero no al Betis. Estaría bien que Osasuna puntuara nueve años seguidos y el Madrid ganara otras cinco orejonas, ¿verdad?

Amancio. Delantero integral. Extremo, interior. Creaba y definía. Pase o gol. Personalidad, talento, liderazgo. Pegamento entre el Madrid que se iba, el de Alfredo, y el que llegaba: el Ye-yé. Gol en La Sexta. Y en Antena 3 y La 1

Amancio hizo el saque de honor y fue aclamado, como por la mañana, para saludar su nombramiento, Presidente de Honor del Real Madrid. Cargo único en el mundo. Como único fue él, gallego y sabio. Créanme los jóvenes: se habla de que si el mejor futbolista español de siempre fue éste o aquél. Difícil consenso. Yo, y Guardiola, ¡jajaja!, decimos que Raúl. Los hay que Iniesta… Los más abuelos recuerdan a Luisito Suárez. Sí, créanme, con ellos está Amancio, ¡qué fenómeno!

Delantero integral. Extremo, interior. Creaba y definía. Pase o gol. Personalidad, talento, liderazgo. Pegamento entre el Madrid que se iba, el de Alfredo, y el que llegaba: el Ye-yé. Gol en La Sexta. Y en Antena 3 y La 1. Metió goles en todas partes, jugó siempre como los ángeles. Fue un mago y sigue siendo lo de siempre, buena gente. El Madrid ha tenido pues tres presidentes honorarios: Di Stéfano, Gento y Amancio ahora. Da pereza hablar del partido de Liga, ¿eh? Felicidades, genio.

Pero de lo de ayer algo habrá que decir, claro. Petardá de un Madrid espeso que malogró incluso un penalti. Sergio Herrera le paró dos Benzema en siete minutos el curso pasado y esta vez desvió la pelota al larguero con la mirada. Hay días que no estás y ayer no estuvo ni el gran Monsieur ni el Madrid. Estas cosas pasan.

Benzema fallo penalti Osasuna

No se me azoren con Haaland, porfa.

Total, que el baloncesto y las chicas, 0-3 en Bilbao, evitaron que octubre empezara de tal manera que obligara al Rey a pronunciar otro discurso en 3 de octubre llamando al orden, las buenas costumbres, todo eso.

Esta vez sí jugó mal el Madrid. Y no, no se me azoren con Haaland, porfa. Y es curioso. Una vez sí jugó mal y lo que leí y escuché fue que si el virus FIFA, que si la mala confianza, que si poco interés y fuego. No se dejen engañar: al fútbol se juega bien o mal y el Madrid, ayer, jugó mal. Y su rival, bien. Es fácil. A menudo sucede que, si juntas ambas cosas, empate y listo.

No se dejen engañar: al fútbol se juega bien o mal y el Madrid, ayer, jugó mal. Y su rival, bien. Es fácil. A menudo sucede que si juntas ambas cosas, empate y listo

No se me azoren con Haaland, porfa.

Sobre lo de Florentino y la Superliga, y puesto que firmo todo lo dicho en La Galerna, sólo un apuntito. Ha quedado como momento estelar lo de Nadal y Federer, las veces que se han enfrentado. Hojarasca. Lo fundamental ha pasado de puntillas. Florentino acierta cuando dice que el fútbol está malito. La realidad es la que es y los números, tozudos.

Florentino asamblea socios

Poca bola le han dado a esto, lo mollar. Para resumir: en España vamos a vivir diez meses —ya van tres— con una sola gran incógnita. Si la Liga la ganará el Madrid o el Barcelona. En Francia y Alemania es más sencillo. PSG y Bayern. Y si la pierden tras haber ganado ocho o diez, el próximo curso recuperarán el ritmo. Italia es una cosita. Sano aquí el torneo llamado Premier. Una Liga de verdad, en todos los aspectos, entre las cinco principales. Miau.

Sobre los torneos europeos, Cruyff lo dejó dicho: “los bueno empieza en cuartos”. ¿Ustedes saben cuándo se juega la Conference? ¿Se llenan los estadios en la Europa League? Lo último que recuerdo al respecto fue el Camp Nou la noche del Eintracht. De alemanes, digo.

Lo fundamental ha pasado de puntillas. Florentino acierta cuando dice que el fútbol está malito. La realidad es la que es y los números, tozudos

Que la cosa da para pensarlo es evidente. Tiene tela, por supuesto. Como todo gran cambio. Y además lo quiere el Madrid. Es una tara importante. Dios y el Tribunal de Luxemburgo dirán, pero no pueden discutirse la realidad y los números, tan tozudos. El fútbol no va bien. Ustedes verán…

¿Haaland? Un monstruo. Pero este no era el año para traerlo al Madrid. No se me azoren. Serenidad.

 

Getty Images.

28 de mayo. Pasen y asómbrense

 

Pasado mañana se cumplen cuatro meses. De la 14, digo. Buen momento para recordar cositas de aquel día. Entre pitos y flautas ha ido pasando el tiempo y la otra noche convinimos Bengoechea, Dumas y servidor que convenía participarles situaciones que sucedieron… y volverán a suceder. Las viví con un común denominador: se trata de merengues catalanes. Algunos con ochenta apellidos. Acompáñenme.

La primera llegó al cuarto de hora de partido, Courtois había aparecido un par de veces y recibí un mensaje de mi amigo el-más culé-del-mundo. Escribió: gana el Madrid. 1-0 gol de tu Vinicius. Inmediatamente desapareció hasta el mismo momento que el árbitro pitó el final. Estaba pitando Turpin y él ya escribía. Fue sucinto: ¿lo ves?

¿Qué has aprendido esta semana, Vinícius Junior?

Luego fue turno de un paisano que veranea en el Pirineo, muy madridista él. Acabando el primer tiempo, cuando el gol anulado a Benzema, se rindió. Agarró el teléfono, una linterna de mano, un gorra con luz incorporada, puso la radio y se echó a andar. No aguanta la transmisión entera casi nunca. Apaga y enchufa, enchufa y apaga. El caso es que al rato se perdió. Llegó a acollonarse, era noche cerrada. A las doce del día, hoy mismo, no se pierde. Seguro. Y si le pasa, a los cinco minutos se orienta. No aquel 28-M. Se sentó, fumó. Perdió la cobertura. No supo del gol ni de nada. Cuando por fin se orientó y recuperó la señal escuchó los gritos de alegría, dice que hablaba Ancelotti.

—Hemos vuelto a ganar.

En su casa no le echaban en falta. Le conocen. Tardará en volver. Regresó feliz, medio asustado todavía y dispuesto a incorporarse a esa legión de propios que repiten cada final del Madrid lo que hicieron la anterior. Hay quien se viste igual, sé de uno que con la ropa de cuando la Séptima. Camisa, pantalón y zapatos. Terna que guarda y no aparece hasta la siguiente. Ah, también una gorra de Nueva York, descolorida es poco. El perdido, imagínense: la próxima volverá a perderse, todo eso.

Hay una egión de propios que repiten cada final del Madrid lo que hicieron la anterior. Hay quien se viste igual, sé de uno que con la ropa de cuando la Séptima. Camisa, pantalón y zapatos. Terna que guarda y no aparece hasta la siguiente

El campeón del mundo, posiblemente, es uno que se sube en el coche la mañana del partido, muy pronto. Cruza la frontera de La Junquera y no para hasta que da con un hotel de pueblo siempre tras asegurarse de que no ponen el partido. En cierta ocasión llegó a Dinamarca, no les miento. En esta se refugió en un pueblecito suizo.

El final también tiene su costumbre. Llama a un amigo común. Si no le coge el teléfono es que ha ganado el Madrid. Reza y reza. ¡No lo cojas, no lo cojas! Aguanta hasta que se corta la comunicación y vuelve a llamar entre aullidos. No sabe nada, desde luego el marcador. Cuando el otro descuelga se abrazan en la distancia, profieren ciertos insultos aprendidos de niño y mejorados después. Cuando cuelgan, cosa de una hora después, el viajero pilla un cabreo enorme porque las más de las veces, en el hotel de pueblo por ahí, está cerrada hasta la yogurtera. La experiencia hace que haya comprado antes cualquier cosa comestible. Nada serio, pues si palmara el Madrid se le quitaría el hambre diez días. Al día siguiente, sí. Hubo una vez, en Portugal norte, allí llegó, desayunó una mariscada. Diría que fue cuando la Novena.

Gol del Madrid: Zidane en la Novena

Y la abuela, también de Barcelona, como el viajero, no permite que nadie, y eso incluye hijos y nietos, la visite el día de la final. Exige soledad. A su marido, un santo, le confina en el salón. El hombre es del Barça, lo cual explica la cosa. Ella se rodea de seis o siete vírgenes, dice y será verdad que algunas las tenía desde siempre y otras las ha ido incorporando después de la Séptima.

—Los demás —le incordio yo— seguro que también rezan.

—Pues seguro, pero yo lo hago mejor y más fuerte.

El campeón del mundo, posiblemente, es uno que se sube en el coche la mañana del partido, muy pronto. Cruza la frontera de La Junquera y no para hasta que da con un hotel de pueblo siempre tras asegurarse de que no ponen el partido. En cierta ocasión llegó a Dinamarca, no les miento

Vírgenes y demás. Otro tipo especial. Cuando aquella final Barça-Milán en Atenas (4-0 ganaron los italianos) me invitó a acompañarle en un recorrido muy especial por el barrio Gótico de Barcelona. Lo empieza en cuando rueda la bola.

—Vente, voy a rezar un Padrenuestro en siete iglesias. No puede ganar el Barça, se pondrán pesadísimos.

El recorrido: Santa Ana, Iglesia del Carmen, la del Pino, Catedral, San Severo, Santa María del Mar y Basílica de la Merced, patrona de Barcelona. Si alguna estaba cerrada, rezaba fuera.  Aquella final del 4-0 se jugó en mayo del 94. Cuatro después llegó la Séptima. El tío repitió recorrido eclesiástico. Y desde entonces, hasta la última. ¿Si va parando, si visita además bares o similares? No. Fuma un puro o dos. Es después. Después se destapa y en un par o seis de finales blancas llegó milagrosamente a casa.

Se preguntarán si no repitió cuando los azulgrana ganaron la copa. Pues no. Es un tipo respetuoso y creyente.

—Una vez pedí por el mal ajeno. Se me concedió con creces. Una y no más. Hay que pedir para bien. Que no me equivoqué lo confirma que han llegado ocho más al Bernabéu. Ocho.

El tipo tiene 67 años, Dice que a diez más llega.

 

Getty Images.

¿Serían titulares Mbappé y Haaland?

En el Madrid, pregunto. Veamos. Los lunes no me afectan especialmente. En realidad, tampoco los martes, miércoles y así. Ni se trata de enajenación semanal más o menos transitoria. Es simple pregunta visto lo visto. ¿Ustedes sentarían a Vinicius, Rodrygo, Valverde? Y falta Benzema y ya saben: sin Benzema, el Madrid se va a segunda. ¿Y?

Vale, vale. Entiendo a quien se los traería mañana, incluso esta tarde. Pero reflexionen y contesten. ¿Serían titulares Mbappé y Haaland en el Madrid? Y más: si lo fueran, ¿sería en ataque? ¿En defensa, mediocampo? Un día nos contaron que el cachondo de Florentino sugirió que Beckham jugara de lateral. Que sí, que son muy buenos Mbappé y Haaland. Buenísimos. ¿Pero y los que están? Pues eso: ¿serían o no titulares?

¿Ustedes sentarían a Vinicius, Rodrygo, Valverde? Y falta Benzema y ya saben: sin Benzema, el Madrid se va a segunda. ¿Y?

Mientras, imagino que van ustedes entendiendo que el Barça prepare una camiseta blanca. Es un salvoconducto textil. Lo blanco gana. Es la tradición, ríanse de las británicas. Ayer, primero fue blanco Berlín y después, Madrid. El 16 de octubre habrá clásico en el Bernabéu. Sería bonito que el Barça estrenara su nueva zamarra en tan magno escenario. Y que el Madrid le hiciera el pasillo. El Madrid podría jugar desnudo. El pueblo lo entendería y la Liga lo agradecería, la verdad es que estamos huérfanos de emociones.

Ayer, en lo del fútbol, lo más excitante, hay que ver, fue si a Vinicius, o sea al Madrid, le insultarían poco, mucho o todo lo contrario. Pronto salimos de dudas: una hora antes del partido la turba le llamó mono. La Liga no habla de estas cosas. Le encanta jugar al escondite. A la Liga la debería patrocinar Heidi y no el Santander. Dicen que pensando en el producto. Para la Liga no pasa nunca nada. Debe creer que con las líneas cuando los fuera de juego vamos servidos. Por ahí es otra cosa. El Daily Mail se puso las botas con el futbol español y el racismo. El Daily y otros. Pero nada, sigamos en el ridículo.

Daily Mail Vinicius racismo

En algo vamos avanzando y es justo reconocerlo. Periódicos y radios de Barcelona recogieron en sus webs la recepción a Vinicius. Nada dijeron cuando se escuchó lo mismo en el Camp Nou. ¿Y? El mensaje es que en Madrid pasan estas cosas y en Barcelona, no. Episodio, el de los insultos a Vinicius entonces, sabrán que se ha archivado. No han encontrado al insultador. Como le leí a un paisano, el día que me dé por atracar un banco que me persigan los mossos encargados de aquella investigación. Igual pruebo mañana.

España campeona Eurobasket

En la pinturera tarde, lo blanco volvió a ganar y sin sufrimiento conejil. Una vez, los franceses se pusieron a tres, pero en un minuto estaban otra vez muchos abajo. El tío Rudy, los Hernángomez, el panocha, Lorenzo y tal. Scariolo, italiano como Carletto. Estos tíos tienen algo. Algo gordo, sí. Y luego, en cuanto embocó Valverde, pues bueno: si el árbitro pita el final el Atleti se habría ahorrado una hora larga de luz, una pasta gansa con tanto foco, las neveras, todo eso. Luz y gas que seguro los hay frioleros, entre los muchachos digo, y alguno pidió que enchufaran el termo. Estas cosas también debería estudiarlas Tebas. Lo que se pueda ahorrar, bienvenido.

El 16 de octubre habrá clásico en el Bernabéu. Sería bonito que el Barça estrenara su nueva zamarra en tan magno escenario. Y que el Madrid le hiciera el pasillo. El Madrid podría jugar desnudo. El pueblo lo entendería y la Liga lo agradecería, la verdad es que estamos huérfanos de emociones

No recuerdo un derbi que el Madrid lo ganara jugando una parte a no cansarse. Hubo un tiempo, 14 años juraría, que no perdió uno, ni en Liga ni en Copa. Se puso de moda que al minuto había gol blanco. Lo de ayer lo recordó. Pim-pam. 0-2. Descanso y a ver, troncos, que esto va a ser muy largo. Pelotita p’acá, pelotilla p’allá… Como fue la cosa que el árbitro alargó sólo cuatro minutos cuando últimamente se sienten cómodos y meten seis, ocho, a veces diez.

Se aburría el trencilla y también Courtois: hay una toma antes del córner en que se le ve bostezando. Aburrido como estaba midió mal y encajó un gol histórico: el primero con la espalda en un derbi. No sé. Mientras Kroos, Modric, Tchouaméni y cía se la van pasando que salga Lunin y le tire balonazos a Courtois, activación pura. Ya verán como entonces sale y la agarra. En fin.

He citado a ‘Tchou’. El fichaje de la Liga, les dije. Este sí sería, es, titular en el Madrid.

Tchouaméni Atleti

Getty Images.

Isabel de Inglaterra, la reina madridista

 

Realeza. Isabel y dos reales, el Madrid y el Mallorqueta, al que dedico las primeras líneas porque tela… Ayer disputó su segundo partido consecutivo a las dos de la tarde. Hace una semana, en Palma, jugó a 32 grados y 70% de humedad. Ayer pasó al clima seco de Madrid, será para que lo pruebe todo. El sábado le espera el tercero, esta vez con el Almería. Es una broma. Aguirre y sus jugadores se lamentaron después de perder en el Bernabéu. Nuestra Liga tiene mucho de chiste.

Rodrygo gol Mallorca

Otro. Barcelona, Atlético, Sevilla, Milán, Inter, Nápoles, Bayern, Eintracht, Dortmund, Leverkusen, Leipzig, Benfica, Sporting, Oporto, PSG y Marsella jugaron sus partidos de Liga en sábado pues todos tienen Champions a la vista. La Premier paró por el fallecimiento de la reina Isabel, con la que vamos ahora. En las grandes ligas, sólo Real y Juventus lo hicieron ayer. ¿Que juegan el miércoles? Ya. Y Milán, Nápoles, Benfica, PSG, Dortmund y Leipzig. Quizá les falta historia. Al Madrid y a la Juve digo. Pues bueno…

La reina. Isabel tenía mucha simpatía por el Madrid. Me lo contó sir Bobby Charlton, otro gran admirador del Real. Como toda persona honesta, vamos. Fue en la Eurocopa de Inglaterra de 1996. Días de gran excitación periodística personal aquellos, pues hoy hablaba con Charlton, mañana con Eusebio, pasado aparecía Beckenbauer y así. Además, camino de muchos partidos compartí coche con Valdano, Bielsa y Minguella. Conduciendo yo y por la izquierda. Un magnífico despelote todo.

Isabel II de Inglaterra tenía mucha simpatía por el Madrid. Me lo contó sir Bobby Charlton, otro gran admirador del Real. Como toda persona honesta, vamos

Lo que les contaba. Por lo visto, a Su Majestad, y también a su esposo Felipe, Duque de Edimburgo, les impresionó el 7-3 del Madrid al Eintracht de Frankfurt en Glasgow, cuando la Quinta. Alfredo, Puskas, Gento y todos los demás. No sé si eran grandes entusiastas del fútbol, pero sí les maravilló la manera de jugar a aquel deporte del mejor equipo de todos los tiempos. Pues yo sigo en lo mío: en clubes, aquel Madrid. En selecciones, el Brasil de Pelé.

Alfredo Di Stéfano gol quinta Copa de Europa Real Madrid Quinta Copa de Europa

Supieron también los reyes lo bien que se portó Bernabéu, o sea el Madrid, con el Manchester United después de la tragedia de Múnich colaborando en la reconstrucción del club. La fatalidad en forma de accidente de avión que acabó con el que iba a ser el gran rival madridista de los 50. Un equipazo al mando del extraordinario Duncan Edwards que se presentó en el Bernabéu en 1957 con una media de edad de 21 años para disputar la semifinal del torneo. Ganó el Madrid (3-1) y también la eliminatoria.

Un año después, el desastre. La vida… El apoyo de Bernabéu en aquellos tremendos momentos se explica por Old Trafford de generación en generación. La reina lo supo y cuenta Charlton que lo valoró siempre. El Madrid es muy querido en el Manchester histórico, el del United.

El apoyo de Bernabéu al Manchester en aquellos tremendos momentos se explica por Old Trafford de generación en generación. La reina lo supo y cuenta Charlton que lo valoró siempre

Isabel II descubrió al Madrid aquella tarde legendaria y bajo su mandato —¿talismán?— el equipo lo bordó, pues ganó todas las finales que disputó en suelo británico. La Quinta, la Novena, también en Glasgow, y otra exhibición, el 4-1 a la Juventus en Cardiff. La Nosecuántas. Finales maravillosas además. Los cuatro goles de Puskas y tres de Di Stéfano, la volea de Zidane y las manos de Casillas, la apoteosis coral en el País de Gales… La reina los dejó bendecidos de generación en generación.

Cardiff 2017

El Madrid ganó su última batalla europea al Liverpool y frente al United libró la primera y, ya que estamos, se enfrentó en todas las competiciones europeas también a City, Chelsea, Cardiff, Leeds, Derby County —una de las grandes remontadas aquel 4-1 en Chamartín — Ipswich Town, Arsenal, Celtic, Rangers, Kilmarnock y Aberdeen, súbditos todos de la desaparecida soberana.

Peló a la mayoría y para la historia queda que Chelsea y Aberdeen le ganaron dos finales de la Recopa. Y el Liverpool, la orejona del 80. Atenas, Gotemburgo y París. Ninguna en suelo británico. Al Aberdeen lo dirigía otro sir, Alex Ferguson, que poco después llegaría al United y echó casi tantas raíces como Isabel en su trono. El Ipswich eliminó al Madrid de la Copa UEFA en 1973. La relación del Real con lo británico se cierra con una eliminatoria mítica, la que enfrentó al Castilla con el West Ham en la Recopa del 81. El filial, en su condición de subcampeón de Copa, pues había jugado la final con el Madrid, lo nunca visto.

Está alumbrando otra Quinta. De la el Buitre a la del Pajarito: Valverde. Él, Camavinga, Tchouaméni, Vinicius, Rodrygo, Ceballos pide su lugar, lo mucho que se espera de Iker Bravo y otros jóvenes del filial y alrededores

Isabell II murió siendo el Madrid campeón de Europa. Vivió las 14. Así debía ser.

En fin. Semana interesante la que empezamos. El miércoles, el Leipzig en Chamartín y el domingo, derby. Con una sensación: está alumbrando otra Quinta. De la el Buitre a la del Pajarito: Valverde. Él, Camavinga, Tchouaméni, Vinicius, Rodrygo, Ceballos pide su lugar, lo mucho que se espera de Iker Bravo y otros jóvenes del filial y alrededores. Y algo curioso: no hay manera de que el equipo mantenga su puerta a cero. Sólo en la final de la Supercopa. Cosas.

 

Getty Images.  

El Madrid está jugando bien. Eso dicen…

 

Me confieso. No vi el Sevilla-Barcelona. Asuntos propios de mi sexo lo impidieron. No había mucho misterio. El Sevilla está como está y el Barça es muy superior. No se escapaban Lopetegui y cía por más que empezaron bien y pudieron adelantarse incluso. Pero un partido, como la Liga, es muy largo. Y la diferencia entre ambos equipos ahora, abismal. Por cierto. Los puristas del estilo culé lamentan, cito textual, que el Barça “gane a lo Madrid”. Más pegada que juego, dicen. Y el colmo, más cita textual, “el Madrid está jugando bien”, claman. ¡Jaaaaaja, intolerable! Es para comérselos.

Cuatro jornadas y el Madrid está el primero y el Barça, el segundo. Así acabó la última Liga y muchas otras. Mis pedradas van encajando. Una que si el Barça de hace un año acabó subcampeón, este esa plaza la repite seguro. ¿Algo más? Dios dirá. Veo superior el Madrid y me parecerá normal que repita título. Veremos, claro.

El fichaje de este curso y de muchos es Tchouaméni. Estamos ante un futbolista descomunal que se presentó en el Bernabéu como lo hicieron en su día Amancio, Raúl, el Buitre, Ronaldo, Puskas, Cristiano, todos esos y alguno más

Más madera. Comenté que el fichaje resultón de este mercado fue el de Lewandowski. 34 años no mienten. Montones de goles. Jerarquía. Una delicia de delantero. Cuando llegó y nos recordaron sus éxitos me extrañó descubrir que sólo ha ganado una vez la Champions y eso que pasó media vida en el Bayern. Y antes, en el mejor Dortmund. Tiene las mismas que Camavinga, o sea. No es cachondeo, es verdad. Será que ganar ese torneo no es fácil.

Añadí que el fichaje de este curso y de muchos es Tchouaméni. Estamos ante un futbolista descomunal que se presentó en el Bernabéu como lo hicieron en su día Amancio, Raúl, el Buitre, Ronaldo, Puskas, Cristiano, todos esos y alguno más. ¿Dónde me pongo? ¿Ahí? Pues hala, venga, vamos.

Debutar ante los tuyos, en ese escenario con todas las miradas puestas en ti, pisando el terreno que huele todavía, y por siempre, a Casemiro y ante un equipo que te va a buscar, a ti y a todos los demás, confirma que ha llegado un tipo cosa seria. En el papel de 5, de 77 y hasta de 9: aquel cabezazo que exigió el paradón de Rui Silva. Felicidades, portero.

Cabezado de Tchouaméni contra el Betis

Más pedradas: Rodrygo. Tchouaméni fue el MVP y Vinicius, el mejor. Pero este va a ser también el año de Rodrygo. La apuesta por dos críos calificados de carísimos en su día le está saliendo el Madrid ‘bordao’. No les voy a cansar sobre las excelencias de Mendy, Valverde y otros. O que Benzema, que fue el último en incorporarse allá en julio, va piano-piano en pos de su puesta a punto ideal. Pero sigue siendo el aceite del Madrid. Entre todos le ganaron a un buen Betis que perdió por la mínima de la misma manera que pudo caer goleado, 4-1 o cosa así.

Rodrygo Betis

Y bueno, me han mandado ciertos audios sobre los sonidos del partido en el Bernabéu, lo que se dice mientras juegan los blancos. Ustedes comprenderán que servidor pone la COPE, luego lo que se comenta por ahí me pilla lejos. Vamos, que no me entero. Pero sí, los cortes recibidos, hay gente con tiempo ‘pa to’, evidencian lo mal que lo pasa mucho comunicante cuando juegan los blancos.

El bruto de mi amigo Jorge grita, ¡mira, oye cómo maman! Mirar y oír a un tiempo no me resulta sencillo, pero me pongo. El resumen es este: si un día Barça TV da los partidos del Madrid, la mayoría de comentarios serán más respetuosos.

El Madrid desquicia, ridiculiza. Los hay que lo traen de origen. No les queda ‘na’ que mamar, sí

Se salpimienta la cosa con la última boutade: el Balón de Oro lo merece Lewandowski y no Benzema. ¿Cosa de la prensa polaca, del Bild alemán, algún tabloide inglés, el diario Clarín de Buenos Aires, un columnista de Nueva Zelanda? No. La idea es de un tipo que gritaba hijoputa a los jugadores del Madrid desde el palco de prensa del Camp Nou. En el que un día se sentaron Juan José Castillo, Julián Mir, Alfredo Rueda, Andrés Astruells, Juan Antonio Casanova…  ¡Ave María Purísima! Del  repugnante episodio hay video. Y audio.

Nada de eso se dijo, ni pío, mientras el ariete polaco jugó en el Bayern. Si hubiera continuado en Alemania, la ocurrencia no se habría producido. Si su lugar en el Camp Nou lo hubiese ocupado el primer deseado, Morata, habrían pedido el premio para él. Tras cuatro partidos, cuatro, de azulgrana... El Madrid desquicia, ridiculiza. Los hay que lo traen de origen. No les queda ‘na’ que mamar, sí.

 

Getty Images.

Camavinga es Red Rum

 

Lo primero. No me gustó la celebración del tercer gol en Cornellá. Cerraba un partido que se le complicó al Madrid, vivir para ver pensando cómo arrancó, pero vamos... La liberación fue el 1-2, que la cosa se puso en un tris de acabar en empate. Lo otro sobró. El 1-2, qué bueno es Rodrygo. Muchachos: el portero rival era uno de sus defensas, déjense de coñas. Eso se entiende si bajo palos está De Bruynne, el sufridor Salah, ni te cuento si Mbappé. Pero tratándose de Cabrera, tercer partido de Liga… En fin.

Son las cosas del fútbol que estos días han sido muchas. Lo de Monchi en Almería tuvo su qué. Reguilón, al Atleti. Les supongo atentos a la pelea por el joven Cavani entre la Real y el Valencia. Y el Barça, ¡sensacional!  Su goleada al Valladolid agotó los calificativos. Magia en el Spoty leí. Más que una maravilla escuché.

Es muy cierto que el Barça jugó muy bien. 200 millones en fichajes después cabe considerarlo un milagro

Es una gran atracción, un día sí y al otro más: me encanta. Es una lástima que debamos esperar hasta el sábado para verle de nuevo en acción. Existe una reñida pelea por ver quién ofrece la definición más impactante sobre las bondades de su juego, su planificación, sus palancas. Estamos a un paso que la Liga regale pañales a los comentaristas de sus partidos. Cualquier día se nos mea uno, o una, y vaya imagen… Es un magnífico babeo. Y me ha contagiado: no sé yo cómo voy a superar lo que queda de semana y hasta el momento en verle saltar al Pizjuán y meterle otros cuatro al Sevilla.

Jordi Alba y Piqué banquillo

Nada comparado con la reacción de Xavi tras el sorteo de la Champions. El grupo más potente de los últimos diez o veinte años, dijo. Se quedó corto: como antes no había grupos, admitámoslo, estamos ante el reto compartido más difícil de la historia.

Están Viktoria Plzen, Inter y Bayern. Un equipo que atiende por Viktoria, ojo que no engaña. El Barça debutará contra ellos en el Camp Nou: peligro. Yo me concentraría nada más acabar el partido de Liga anterior al desafío. El Inter lleva sin superar los octavos de final desde que se retiraron Luisito Suárez y el gran Corso. El Madrid lo tiene como hijo, por cierto. Pero es la bicha. Y muy parecido al propio Barça, además. Fue campeón, el Inter, en 2010: juraría que no ha vuelto a jugar no ya una final sino superar una eliminatoria desde entonces. El Barça fue campeón un año después, 2011, y volvió una sola vez, 2015, a disputar el título. Almas casi gemelas.

El Madrid cabalgó a lomos de sus jóvenes. Camavinga fue una cosa tremenda. La recta final recordó al Grand National, una serie de tíos/caballos a galope tendido buscando romper el empate al mando de Eduardito

Entiendo la preocupación por el Bayern pues si el Madrid tiene al Inter como hijo, eso es el Barça para los bávaros. Pero cualquier persona normal entiende que ese Grupo de la Muerte presenta sólo una duda: si será primero de grupo el Bayern o el Barcelona. Sí, claro. No te despistes. Ya lo dijo Carletto: a nosotros nos ganó el Sheriff. No te despistes en este grupo y en todos. El más fuerte de los últimos tropecientos años. Le toca a Xavi, ya en cruces, primero el PSG, luego Chelsea y City y lo perdemos. Sería bonito que sucediera. No por perder a Xavi, Dios me libre, larga vida para él. Por lo que nos iba a contar.

Dicho lo cual es muy cierto que el Barça jugó muy bien. 200 millones en fichajes después cabe considerarlo un milagro.

El Madrid ganó a un buen Espanyol que estuvo lo que se dice amenazante. El Madrid espabila contrarios. Si mis queridos pericos hubieran jugado ante el Rayo, y en Vigo, como ayer, tendrían entre cuatro y seis puntos. Cosas. Ah, la tele enfocó a RDT, otro protagonista del verano. Anda lesionado. En cuanto le traspasen se cura: al tiempo.

Camavinga Espanyol

El Madrid cabalgó a lomos de sus jóvenes. Camavinga fue una cosa tremenda. La recta final recordó al Grand National, una serie de tíos/caballos a galope tendido buscando romper el empate al mando de Eduardito. Desde aquel tremendo Red Rum (1965-1995) no se ha visto cosa igual. ¿Red Rum? El mejor purasangre de la historia de la prueba y de todas, dicen los entendidos. Antepasado de Camavinga, sospecho por potencia y calidad. Dice Hughes en ABC que quizá vimos las transiciones más rápidas de la historia del Madrid: puede. Tchouaméni, por supuesto Valverde, lo que da Ceballos... La cosa del centro del campo madridista también nos va a tener entretenidos.

Y Vinicius, que mientras vuelve el mejor Benzema, y éste metió dos goles, se ha echado al equipo a la espalda y cuando vio aparecer a Rodrygo le dio un ataque de risa. Yo sigo en lo mío. Calendario apretado, mucha exigencia, pero mi Mendy contra el Betis. Buenos días.

 

Getty Images.

Se buscan 110 puntos y un notario brasileño

Esta semana arranca la Liga. Pronto jugaremos a los favoritos. Ahora mismito, tras cascarle seis al Pumas, la ‘pole’ es azulgrana. El multicampeón Real pues estará, imagino. Además de lo mal que jugará, eso seguro, está la amenaza de la panza llena. El Madrid, nos cuentan, no tendrá el afán de hace unos meses: ganar es malo, distrae, atonta. Ahora mismo, ojito con la plaza de Champions. Vía Liga digo, que estos recuperan el apetito y te ganan la 15 en tres meses.

Muy cerca andará el Atleti por una simple ecuación lógica: si le ha metido cuatro a la Juve, a la que el súper Barça solo empató, bien que en América donde nada es lo mismo, horario, alimentación, latitudes y tal, pues eso. 0-4 y tres de Morata.

Esta semana arranca la Liga. Pronto jugaremos a los favoritos. Ahora mismito, tras cascarle seis al Pumas, la ‘pole’ es azulgrana

Lo del Barça también tiene que ver con lo razonable. Si con lo que compitió el curso pasado —nada— acabó segundo, bien que a mil puntos del líder todo el año, 200 millones de inversión después, habrá más, a poco que se esmere le veo muy en condiciones de repetir éxito. Pero ojo que no le vale ser segundo: peligro. Luego me explico.

Sí, claro. Es agosto y todo está por confirmar. El Atleti era el favorito hace un año, la Europa League tendría final española en Sevilla, el Madrid iba a abandonar la Champions en marzo, a la vuelta de su viaje a París Saint Germain, octavos de final del torneo, y así. Pero las sensaciones ahora son las que son: el Barça es el rival a batir.

Por cierto y puesto que se me coló París. Ha dicho Pochettino que aquella noche de vuelta en el Bernabéu, Benzema le hizo falta a Donnarumma. En el primer gol, imagino. Neymar opina diferente. Se sigue cagando en las muelas del portero italiano con el mismo énfasis que lo hizo la noche de autos sobre el verde madridista. Le subleva, y a servidor, que un portero de casi dos metros y 90 kilos se caiga como una maleta ante el acoso de un rival. ¡Qué papelón!

Donnarumma y Benzema

Donnarumma, por cierto, se tomó la revancha con Neymar cuando perdió primero la pelota y luego la persecución a Modric en la primorosa acción que dio lugar al 2-1. Le abroncó en el campo y sigue bramando convencido de que si el brasileño hubiese ido a por Luka I de Croacia y V Champions, y ganado la pelea, su error no hubiera tenido la trascendencia que tuvo. Total: el PSG sigue siendo lo que es, una chufla.

¡Ah! Florentino será llamado a declarar en el caso Neymar. Investigan lo que sucedió para que el jugador, fichado como estaba por el Madrid, acabara en el Barça de Rosell. Bueno: si cierto notario brasileño de manos mágicas sigue vivo, ojalá que sí, el juicio durará lo que el alargue de aquel Madrid-PSG. Cinco, seis minutos. Del resto de implicados espero sólo amnesia. Será divertido seguirlo.

Investigan lo que sucedió para que Neymar, fichado como estaba por el Madrid, acabara en el Barça de Rosell. Bueno: si cierto notario brasileño de manos mágicas sigue vivo, ojalá que sí, el juicio durará lo que el alargue de aquel Madrid-PSG. Cinco, seis minutos

Volvamos a la Liga. Tengo la sospecha de que se necesitarán 110 puntos para quitársela al Barça. ¿110, una exageración? Vemos. Del Barça cuentan que tiene un equipazo luego se va a hinchar a ganar partidos. Que es lo que necesita como el comer: ganar, oigan (*). Su palanquismo está necesitado de éxitos, el que más la Champions donde regresará como uno de los máximos aspirantes si no el que más. La Liga no te saca el vientre de penas en plan cataplasma a la ruina, pero ayuda. Intuyo que el teléfono de Rubiales empezará a sonar acabada la tercera jornada. O antes.

—Rubi, soy Geri.

—Dime bro.

Y a continuación, ese árbitro, ese VAR, ese linier, ese horario… Uff. Y lo entenderé, ¿eh? Se juega mucho. Su apuesta ha sido la que es y necesita entre otras cosas éxitos deportivos, últimamente escasos allí. “Ganar, ganar y volver a ganar” que diría el gran Luis Aragonés.

No fue la mano de Dios

Piénsenlo. De un equipo que le ganará los seis puntos al Madrid, que eso nadie lo discute, no vamos a esperar que se deje muchos por ahí. Algunos será inevitable, pero muchos... La Liga tiene 38 jornadas, 38 x 3 = 114 puntos. De ahí mi cavilación: pueden ser necesarios 110 para arrebatar la Liga al equipo de Xavi que va a ser un rodillo y también por si los telefonazos, errores humanos y tal. 110… y no te aseguraría nada. Sí, uff, uff. Recontrauff. Lo que hay diría Koeman.

(*) Estas líneas las escribí el sábado pasado y rematé anoche tras el apoteósico 6-0 del Camp Nou. Horas antes, El Periódico publicó un magnífico y muy recomendable artículo de mi amigo Emilio Pérez de Rozas —¿Será, de verdad, otro círculo virtuoso?— en el que dice entre otras cosas: “Respecto a los ingresos futuros nadie piensa ni verbaliza que el club está vendiendo algo a 25 años y se lo está gastando ahora. Es decir, el Barça se gestionará los próximos años con un 25% menos o se verá obligado a ingresar un 25% más que ahora, cosa sólo posible si se ganan títulos grandes”. ¡Ojo!

También esto: “Estas mismas fuentes, las favorables (a lo hecho por Laporta) y las críticas con esta actitud de riesgo enorme, creen que al nuevo Barça sólo le queda una solución al reto lanzado por Laporta, Yuste, Alemany, Cruyff y Xavi, que ha estado detrás de la inversión, de momento, de 200 millones de euros, cuando el club estaba en quiebra: ganar, ganar y ganar. (Aclaración mía: los 200 millones incluyen los 55 por Ferran Torres el pasado enero).  De lo contrario, la ilusión (57.300 aficionados acudieron el viernes a la presentación de Lewandowski) la esperanza y motivación que se ha generado (dicen que se han agotado las existencias en la tienda del Camp Nou) no será suficiente para evitar el desastre total si no se conquista, al menos, la Liga y se pelea hasta el final por la Champions, metas que el míster de Terrassa sí cree ahora posibles”.

La Champions, pues seguramente. Los 110 puntos aquí, lo que yo les diga…

 

Getty Images.

Y dieron patadas

 

No, no vi el partido. En directo, digo. A las cinco de la mañana te puede levantar una de Rocco Siffredi, primera etapa puestos a elegir. Pero no un partido en Las Vegas, Nevada. Jo. Ellos en Nevada y nosotros aquí, a 40 grados. El cachondeo químicamente puro.

Lo vi después y sí, también ganó el Barça por 0-1. Como la última vez fue 0-4 cabe considerar que el Madrid mejoró: ojo. Me llamaron la atención dos cosas. Una, las patadas que dieron los artistas de Xavi. Otra, lo rápidos y frescos que salieron.

En materia de trompadas, Alba y Busquets se pusieron al mando nada menos que contra Vinicius y Modric. Hombre, pegarle a Modric en un partido de pretemporada es de muy mal gusto. El Liverpool, grande de Europa, no le pegó ni en París, final de la Champions. Se diga lo que se diga, hay clases. Tampoco recuerdo que lo hicieran Inter, PSG, Chelsea o City. Ni  Bayern y Juve en su día. Tampoco el Atleti.

Del Barça me llamaron la atención dos cosas. Una, las patadas que dieron los artistas de Xavi. Otra, lo rápidos y frescos que salieron

Vinicius también fue sacudido a conciencia. Debía pagar su osadía aquella que fue meter el gol del triunfo de la 14. Sería eso, sí. Fue tremendo. No sé, pasa el tiempo y las imágenes se difuminan, pero no recuerdo partido oficial en el que le atizaran así.

Llamó la atención tratándose del momento que era, pero ya se sabe que el estilo tiene estas cosas. La diferencia con el Madrid fue abismal. Militao vio desmarcado a un paisano, Raphinha, y le dio el mejor pase del Barça en el partido que el tío aprovechó para meter un golazo. Le dio un pase, no una patada. En fin.

Capitanes desde tiempos inmemoriales de la nave culé que son, Alba y Busquets decidieron explicar personalmente a los nuevos, y a los que vendrán y quizá estaban viendo la cosa por la tele, que al Madrid hay que zumbarle también en verano. Sí, sí. Que se tomaron la cosa en serio lo confirmó después que jóvenes tipo Nico fingieron como si el partido fuera a vida o muerte. Son como niños.

Patada Alba a Vinícius

También me sorprendió, decía, lo mucho que corrió el Barça, lo rápido de piernas que estuvo mucha primera parte. Luego, entre cambios y demás, ya sabemos que la cosa se embolica. Fue un Barça mandón y decidido. El hambre, la ganas de enterrar su reciente pasado ayudan.

¿Mejor que el de hace un año? Lógico: empeorarlo era imposible. Ha fichado como un millonario además. Le tiene que lucir, carallo. Pero sí, salió tipo mes de octubre, imagino que la gran carga de trabajo física la iniciará esta semana una vez logró lo importante: ganarle al Madrid. Que sabía, el Barça y el mundo, que se presentaría así, a su aire: los campeones tienen estas cosas, van a lo suyo. No fue el azulgrana un equipo de finales de julio, fue ‘sospendente’ que diría Núñez.

Sí vi el Madrid que esperaba y espero ver en los amistosos que le restan hasta el estreno oficial en Helsinki frente al Eintracht. Un equipo para un 24 de julio. No más

Sí vi el Madrid que esperaba y espero ver en los amistosos que le restan hasta el estreno oficial en Helsinki frente al Eintracht. Pesado de piernas, luego de ideas. Dando pasitos. En pleno esfuerzo tras las vacaciones, en línea de lo que había explicado el gran Pintus. Un equipo para un 24 de julio. No más.

Y lo que vi me gustó. No entro en que faltaba Benzema, y Carvajal, y asuntos como la posición de Rüdiger y tal que sepultan la realidad: el Madrid disputó un partido de pretemporada, el primero por más señas. Vi una tropa con un tremendo potencial que cumplió la primera cita del calendario.

En Nevada y frente al Barça. De haber vuelto a Cabeza de Manzaneda, los viejos tiempos, y de rival los veteranos de mi Ferreira de Pantón, su plan de partido habría sido el mismo. Medio Madrid. O menos. Y acabó sin lesionados. Visto lo visto, una suerte. Sigamos.

 

Getty Images. 

El Barça, un catalán atípico. Y Lewy, un fenómeno

 

Como el Madrid da poco más que los buenos días, a lo sumo la foto de Tchouaméni y Rüdiger —¡oh, qué hombres! — la cosa informativa la acapara el Barça. Bueno, el Madrid también ha dejado otra foto, Hazard chutando con depurado estilo y pose potente. Anda que como…

Hazard verano 2022

De la movida barcelonista me sorprenden dos cosas: el club quiere cumplir la Ley y lo bien relacionado que está Laporta en el mundillo futbolero. En otros es el rey, en este la verdad es que también domina. Veamos.

Leo y escucho a mucha gente escandalizarse con los fichajes culés, los realizados y los que vendrán: Koundé, Marcos Alonso, Azpilicueta y Bernardo Silva. Una deuda tremenda, unas pérdidas lo mismo y mira, cada día fichan algo. Choca incluso a los propios. El muchacho De Jong puede cavilar: “o sea, os traéis a Raphinha y Lewandowski por más/menos 130 kilos y sus respectivas nóminas… ¿y el que tiene que salvar al club soy yo?”.

El lío que han montado provoca situaciones confusas a las que obliga la Ley, la de nuestro fútbol digo. Porque si fichan todo eso, y pueden hacerlo si cumplen con lo establecido y en ello están, deberán buscar otro De Jong al que pasaportar para inscribir a los nuevos. Que a eso están obligados.

Una deuda tremenda, unas pérdidas lo mismo y mira, cada día fichan algo. Choca incluso a los propios. El muchacho De Jong puede cavilar: “o sea, os traéis a Raphinha y Lewandowski por más/menos 130 kilos y sus respectivas nóminas… ¿y el que tiene que salvar al club soy yo?”

No quiero pensar que supusiera vender a uno de los jóvenes llamados a dejar en pañales a Messi, Iniesta e incluso Ladislao Kubala. Habría desmayos e incluso, me temo, defunciones. Puede que finalmente alguien pague, no sé, 50 kilos por Umtiti y/o Braithwaite y la cosa se suavice. Eso u otro invento. Veremos.

Las famosas palancas son legales. Y un mecanismo que permite reflotarte cumpliendo la Ley. Lo cual es noticia en Cataluña y no veo que se destaque por ahí. No, no es frecuente que entidades, instituciones, montajes varios del lugar se ajusten a algo tan conveniente, como a menudo engorroso, que es cumplir con el Estado de Derecho. Lo normal, si atendemos a la costumbre del poder catalán, y el Barça lo es, sería ciscarse en todos los juegos limpios, controles, recomendaciones, sentencias y más fruslerías y fichar lo que le apeteciera sin despeinarse. El Barça es eso, un catalán atípico.

Laporta y Raphinha

Choca, sí, sí. Pero es que la ley le permite hacer lo que está haciendo: vender patrimonio para seguir viviendo. Primero debió arruinarse, lo cual tiene mucho mérito. Lo consiguió y tratar de emerger se lo permitirá lo que en su día aprobó nuestro fútbol y rige para todos. Cuadre usted sus cuentas, que son impresentables, y éste es el camino.

Decidió vivir al día y autoponerse zancadillas, algunas por 25 años. Gastar y endeudarse (más). Objetivo: volver a pintar algo aquí y en Europa, tratar de recuperar ingresos perdidos vía patrocinadores, encontrar nuevos… Ganar. En el fondo es lo de siempre: quiere ser el Madrid.

¿Apuesta discutible? Sí, claro. Estas situaciones límite —o casi, pues siempre les quedará convertirse en SAD— generan discusiones mil. Pero lo que intenta hacer es legal, acertado habrá que verlo. Ya, ya: lo de tratar a De Jong como apestado choca con los ‘valors’, pero las milongas ya se sabe que un día explotan.

Decidió vivir al día y autoponerse zancadillas, algunas por 25 años. Gastar y endeudarse (más). Objetivo: volver a pintar algo aquí y en Europa. Ganar. En el fondo es lo de siempre: quiere ser el Madrid

No caigan en la trampa sobre que esto no se le permitiría a otro club y que el Barça tiene el viento a favor. No aquí. Y tampoco está Franco para dar su OK a cinco recalificaciones y construir otro Camp Nou, por ejemplo. El truco de ahora está en que las joyas de su abuela valen mucho dinero. Más que las de otros clubes, de buenísimas familias pero de menos posibles: la vida.

El Barça se ha ido al Monte de Piedad 8.0, esos grupos de inversión y similares, Sixth Street y tal, que siempre ganan. En el caso particular de los derechos de la tele, cada año y durante un cuarto de siglo. Entonces, el año de gracia de 2047, Ansu Fati tendrá 44 tacos. Y Piqué, 60. Pues eso.

Que el Barça acepte cumplir la Ley es un gran golpe. Y otro, lo bien relacionado que está. El agente de Lewandowski, de nombre Pini, es un gran amigo del presidente Laporta, tanto que fueron socios se cuenta por ahí. Veinte millones dice que se lleva el hombre, Pini, no Laporta, por comisionar en la llegada del polaco.

Pini Zahavi agente Lewandowski

Y Deco, buen pelotero en su día, lleva los asuntos de Raphinha y es muy amigo del propio Laporta y de su excuñado. Con relaciones así no hay fichaje que se escape. Vamos, suerte tiene el Madrid de que el entorno de Vinicius, Modric o Courtois no pertenezca al círculo de amistades laportianas. Florentino debería recuperar a Bale, Jovic y Pepe Pirri para juntar once la noche de la Supercopa con el Eintracht.

Lo de Lewandowski, Lewy para los íntimos, es extraordinario. El Bayern cobrará 50 millones más 10 por objetivos nada difíciles de alcanzar como que el Barça dispute la Champions estos próximos años. Si con su temporadita pasada acabó subcampeón… 60 kilos, o sea. Su agente se lleva 20. Y él un contrato por cuatro años, hay quien dice que el cuarto será opcional, a razón de 23 millones brutos anuales. Con 34 años el próximo 21 de agosto. Sí, Lewy es un fenómeno. Y Pini y Laporta y el Bayern, más.

 

Getty Images.

El Real Madrid, Creu de Sant Jordi

Pasado el verano, La Galerna debería incluir un resumen de frases célebres no futboleras. Estoy ‘descollonao’ todavía con el ¡Visca Mahrez, visca Argelia! que soltó feliz y saltarina la emisora RAC1 cuando al jugador del City se le ocurrió despertar del todo a La Bestia aquella noche.

Tenía una pierna fuera de la cama, La Bestia, y aquello fue como un latigazo: saltó cual tigre y ¡qué terrible! Fue eso, el salto del tigre químicamente puro. El rival empotrado sin remisión, corrido el rímel hasta los pies, ojos en blanco, alaridos: una cosa mala.

Digo esto porque acabo de leer que el presidente catalán Aragonés ha dicho que los catalanes, aquí uno, tenemos muchos vínculos con la sociedad española, los familiares especialmente. Uno es el Madrid, ya les contaré. Otro, su apellido. Es probable que el hombre hubiese preferido llamarse Sabadell, así es la vida. En fin…

Estas cosas, como el ¡Viva Marhez, viva Argelia! deben recogerse. Es menester que las generaciones futuras tengan un rápido acceso a estos pensamientos tan profundos y sentidos que les ayudarán a desarrollar plena y felizmente su coco. No sólo de grandes frases deportivas vive el hombre.

Vínculo familiar puede ser un primo, la suegra, la parienta o el pariente, y también un equipo y/o un partido de fútbol. Hoy se cumplen doce años de la victoria de España en el Mundial surafricano. Aquello fue un vínculo gordo entre españoles, desde Cataluña a la isla del Hierro. Todos recordamos fotos de abuelos, padres e hijos abrazados como si no hubiese un mañana. Muy familiar, sí. Con las inevitables excepciones (mi más sentido pésame sobre todo en día como hoy), celebramos algo tan impensable como que habíamos ganado un Mundial. ¡De fútbol, digo!

Habíamos vividos cosas gordas como que un tío de Sant Boi de Llobregat fuera crack de la NBA. Que un guaje ganara otro mundial imposible, el de la Fórmula 1. Que un tipo de Manacor empatara al Madrid en la conquista de 14 cosas. Que una chavala de Huelva nos deslizara por el mundo del badminton. Gasol, que además tiene un hermano que también ganó un anillo, Alonso, Nadal, Marín… Me paro o no acabo.

Pues eso. Que hace hoy 12 años Iniesta marcó aquel gol, Xabi Alonso casi se dejó el pecho en el intento, Casillas le paró a Robben aquel remate que me llevó a decir entonces y repito ahora que España ganó por 2-0, goles de Iniesta y Casillas. Y así, todos. La verdad es que fue la leche.

El Madrid también excita vínculos familiares. En todo el mundo y en Cataluña, tierra en la que pasan cosas extrañas. La última que la presidenta del parlamento está acusada de falsedad documental, fraude, prevaricación y malversación de caudales públicos… y ha presidido una reunión sobre corrupción. Eso es arte y no lo de Joaquín.

Me sé de un campeón del mundo en Suráfrica que cortó calles de su pueblo -catalán- cuando la Séptima envuelto en una bandera del Madrid y acompañado de varios familiares

El Madrid como vínculo. Los catalanes no somos excepción. Unos muchísimos se ‘vinculean’ en la felicidad vía lo blanco. Me sé de un campeón del mundo en Suráfrica que cortó calles de su pueblo -catalán- cuando la Séptima envuelto en una bandera del Madrid y acompañado de varios familiares. También leí por ahí que después de cada remontada, y por supuesto la final de París, el guasap y los sms batieron récords. El pueblo se lanzaba a comunicarse con los suyos, también los amigos, esos familiares que uno elige y no le llegan impuestos, para gritarse lo que acababan de vivir. Lo hacían en castellano, catalán, inglés, árabe… Un despelote.

La mayoría, desde la felicidad más pura. Pero también los hubo, y habrá, que necesitaban vincularse con los suyos para maldecir legítimamente que el Madrid no sólo superaba eliminatorias sino que barruntaban lo peor. Tuve acceso a una conversación guasapera entre dos ciudadanos de Cataluña. Son amigos, míos y entre ellos. Llevan sufriendo desde los 10 años y caminan hacia los 70. Los quiero mucho.

- Nen. Tienen un culo como el Camp Nou de grande.

- Estos van a acabar campeones, Jordi.

Está fechado después de superar el Real la eliminatoria con el Chelsea, cuartos de final.

Sería imposible una Cataluña plena sin el Madrid. Si hubiera sentido el humor, el Madrid recibiría la Creu de Sant Jordi. No hay nada que vincule y entretenga más al personal que el Madrid

El Madrid vincula, sí. Entre catalanes, murcianos, ceutíes… Vincula mucho. Acompaña mucho. Ahora tenemos gente muy perdida. Llega el finde, los días europeos, y el Madrid no aparece. Es el vacío. Ese Tchouaméni no se adaptará. No han tenido paciencia con Jovic. Es imposible que Benzema repita temporada igual, tampoco el equipo. Y así, un montón de cosas. Y del otro lado, risas. Disfrutad del verano, ya lo dice el señor de la UGT. Que lo que os va a venir… Sería imposible una Cataluña plena sin el Madrid.

Si hubiera sentido el humor, el Madrid recibiría la Creu de Sant Jordi. Oigan, que la tiene Messi. Y Ronaldinho no porque se fugó a Italia. No hay nada que vincule y entretenga más al personal que el Madrid. Nada ni nadie. Y que la recogieran Vinicius y Fabián Causeur. Porque esa es otra: se acabó el fútbol y llegó el baloncesto. Vinculación. Tela. Y eso, ¡viva Argelia!

Y más si suelta el gas.

spotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram