Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Tomás Guasch
Mira, chato (CXXI)

Mira, chato (CXXI)

Escrito por: Tomás Guasch22 abril, 2024
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Lucas: marinero, no hay camino, se hace camino al nadar

 

Jo. En la jornada 32 pitaron penalti contra el Barcelona. El primero. Una lástima. Iban lanzados a batir su récord superhistórico: 78 jornadas sin vivir eso, ¡qué arte! Lo protestaron, claro. Sin mala intención: les extraña. Si un tío propio mete la pierna y el rival se cae, pues será que tropezó, se tiró. Estornudó quizá. O las tres cosas a la vez. Es muy normal.

Lo del gol-no-gol de Lamine fue otra. Que la pelota no entró lo han demostrado en Francia, busquen imágenes, fotitos. Bueno, aquí también: si entra un poquito, la puntita nada más, hubieran dado gol entre abrazos del realizador, uno del VAR y su señora tía. Cosa de un dedo, una lástima.

No gol del Barça

Total, que ganaron los blancos. Casualmente. Entre los elegidos para imaginar resultados, servidor está entre los que más aciertan. Sobre todo si juega el Madrid. Le pongo que gana y acierto un 90 y pico por ciento de veces. Basta con fijarse, oigan. En lo que va de curso ha perdido un partido y otro, en la prórroga. ¿Cómo perdió? ¡Jaaaaja! No tiene gran mérito lo mío. Más lo tienen quienes no le ven favorito nunca o casi. Los tíos insisten, se la pegan y vuelta a empezar.

Ayer predije 3-1, en serio. Hay testigos. Fue 3-2. Fallé un gol, pero no lo mollar: ganó el Madrid. Guardando jugadores, entrando mal al partido, piernas y cabeza molidillas. Iba a ser un partido incómodo, no importaba el rival. El Bayern en todas las cabezas, por supuesto. Un engorro.

Ayer predije que el Madrid ganaba. En lo que va de curso ha perdido un partido y otro, en la prórroga. No tiene gran mérito lo mío. Más lo tienen quienes no le ven favorito nunca o casi. Los tíos insisten, se la pegan y vuelta a empezar

Y ante un Barça la verdad es que meritorio. Al máximo nivel, su mayor aspiración ahora mismo. Le iba la Liga, es un decir, y estuvo ‘honrao’. Llamarle eso me parece el mejor piropo. Primera derrota aquí de Xavi desde que anunció su adiós. ¿Contra? El Madrid. La bicha. Normal. Es mejor.

El 0-1 fue lógico y esperable, lo intuí nada más salir la pelota a córner. Después de haber defendido hasta a las gaviotas de Manchester, podría pasar y pasó que el primer pelotazo aéreo se lo tragara. No van a estar impenetrables Lunin y su tropa toda la vida. Raphinha la mandó al segundo palo, el portero saltó mal y a Kroos le dio pereza. Con pegarse al rematador bastaba. No se me ocurriría criticarle, tampoco al portero. Ni en el segundo gol. El 3-1 que vi empezaba 0-1. Me fui a por unas hierbas. Licor de, ¿eh?

Lucas y Jude celebran un gol

Luego fue apareciendo el colosal Lucas Vázquez que fue 3 en 1, como mi resultado: lateral, volante de apoyo y rematador. En los tres goles estuvo el tío. No le dieron el MVP que fue para el magnífico Lamine. Cosas. Siempre que juega Lucas me alegro. Lo conocí en el Espanyol y recuerdo un día de San Jorge, en la paradita que el club había montado en la Rambla. Hará años mañana de eso y se hablaba de su vuelta al Madrid. La cosa fue así:

—Te vuelves, Lucas.

—No sé nada.

—Gallego…

—Que no, que no.

—Te irás y triunfarás. Has nacido para jugar en el Madrid. Tendrás una competencia feroz, pero te los comerás a todos.

—Dame un abrazo.

Nos lo dimos. Y se fue. Y ha ganado todo lo que un futbolista puede ganar vestido de blanco. Y lo que le queda. Ayer jugó uno de los mejores partidos de su vida, su clásico top. Junto a los mejores propios y ajenos. Metió un gol clave, el que igualaba a ventaja azulgrana con el reloj cabalgando hacia el final.

Ayer Lucas Vázquez jugó uno de los mejores partidos de su vida, su clásico top

Un gallego, un tipo de Curtis: la universalidad del Madrid otra vez. Curtis, 4.000 habitantes. La universalidad estuvo también en sus goles: brasileño, gallego e inglés. Ya he visto videos de madridistas por el mundo festejando el triunfo. El del equipo y el de Lucas. Ma-ra-vi-llo-so.

Total, que si el Madrid es capaz de sumar siete puntos de los dieciocho que quedan será campeón haga el resto lo que prefiera. Eso es ganar dos y empatar uno de seis. Si lo logra habrá sido contra la peor plaga de lesiones que se le recuerda, las faenas arbitrales de costumbre, lo feísimo que ha tenido que vivir las más de las veces que ha jugado fuera del Bernabéu. Todo eso. Y más.

El Real Madrid celebra la victoria frente al Barça

Se trata de un equipo-familia, sin eso hubiese sido imposible este éxito que el madridismo celebra como revancha. Le han puesto mil piedras en el camino, incluidas sustracciones de imágenes y retoques de actas arbitrales. Es extraordinario.

Como dicen los modernos, a mamar. Dos veces en cuatro días. Semana Grande, esta y la de San Sebastián. Donde juega el Madrid el viernes. Si hubiera sentido del humor, la Real le hacía el pasillo. Ah. Y el Girona acababa segundo. Y jugaba la Supercopa. Han sido los dos mejores. Vamos a ver. Y el árbitro: un tío que no hizo cosas raras. ¿Es tan difícil? Sin cosas raras el Madrid acostumbra a ganar. Marinero, no hay camino, se hace camino al nadar. Va por ti, Lucas.

 

Getty Images.

Tomás Guasch
Tomás Guasch. Periodista.

Tweets La Galerna

"El VAR es irreversible y se defiende solo. Cancelarlo sería como eliminar Internet argumentando que ha desnaturalizado a la sociedad."

Tremendo artículo de calidad. Muy de acuerdo con casa letra del mismo.

Justicia y tecnología son esenciales tanto para la sociedad como para el fútbol. Una cámara de seguridad puede incomodar a algunas personas, pero sólo disgusta profundamente al ladrón.
En defensa de un VAR mejor.
Lujazo volver a escribir en @lagalerna_

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram