Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Congo: "Mariano puede ser el killer del Madrid"

Congo: "Mariano puede ser el killer del Madrid"

Escrito por: Athos Dumas12 febrero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

A finales de los 90, Lorenzo Sanz fichó un delantero centro colombiano sin saber que estaba además adquiriendo los servicios de un gran comunicador y un madridista ejemplar. Es sabido que Edwin Congo no tuvo suerte en su carrera en el Madrid, como también es cada día más del dominio público (gracias en gran medida a El Chiringuito de Josep Pedrerol) que nos hallamos ante un opinador que constituye un paradigma de sensatez y amor a nuestros colores. Qué mejor lugar para encontrarnos con Edwin que Biriukov Bistro, ese templo culinario en la zona madrileña de Las Tablas donde tan bien se conjugan, bajo la alquimia de su dueño (el gran Chechu Biriukov), steak tartar, vodka y madridismo. 

P: Aunque apenas jugaste allí mientras fuiste jugador, nunca has dejado de alabar al Madrid, y juegas regularmente con el equipo de veteranos. ¿Qué encontraste que te conquistó para siempre?

R: Encontré una cultura asentada en unos valores firmes. Hablo de valores asociados al querer ganar, al intentar siempre estar por encima de las adversidades. En el Madrid te enseñan a ser persona por encima de todo.

P: Llegaste muy joven.

R: Así es. Y había que luchar muchísimo para llegar a tener alguna opción. Por eso a mí me da mucha risa cuando algunos que no juegan ahora, pero tienen opciones serias de jugar, se quejan y las desaprovechan.

P: ¿Por quién lo dices?

R: Por nadie en concreto. Lo digo en general. Aquellos jugadores que encontré yo eran lo máximo. Aunque yo no jugara, sólo el ir a entrenar con ellos era una experiencia maravillosa. Era más que una gloria. Jugar ya era más complicado, no había apenas opción, y eso que yo venía con la internacionalidad de mi país, donde yo era de lo mejor. Pero aquí había tantísima calidad que era casi imposible. El no tener opción no es algo, sin embargo, que me haya hecho ver mi experiencia en el Madrid con amargura.

P: ¿No le guardas rencor a nadie?

R: Absolutamente a nadie. Las cosas pasan porque tienen que pasar. También te digo que ahora no se necesita tanta calidad para jugar al fútbol en la élite. En mi época se necesitaba demasiada. Tenías que tener muchísimo talento. Ahora hay jugadores de primera que, en mis tiempos, nunca habrían llegado ni a segunda división. En mi época no cesaban de llegar jugadores extranjeros que engrandecían el fútbol español, y te mencionaré algunos que no jugaron en el Madrid, para que no se diga: Mostovoi, Karpin, Djalminha... Ahora no hay esa calidad técnica, o no hace tanta falta. Sólo se les pide que sean fuertes y tácticamente disciplinados. Prima lo físico.

P: No eras conocido en España y tu fichaje se recibió con algunos recelos...

R: Pues no será porque el Madrid no se pensara mi fichaje. Estuvieron todo un año detrás de mí, observándome. Que si informes, que si tal. Viendo mi evolución. Mi fichaje no fue un pronto que le diera a Sanz. Al año siguiente, por otra parte, hay elecciones y Lorenzo pierde. Eso me deja en el aire porque era Lorenzo quien me había traído y quien conocía mi fútbol. Fue un giro desafortunado de los acontecimientos... para mí. Para el club fue positivo por la llegada de Florentino, pero a mí no me vino bien. Las personas que entraron en el área técnica no me conocían. No importa: tuve la posibilidad de vivenciar cosas increíbles junto a los mejores jugadores del mundo.

P: De todos esos con los que entrenabas a diario, ¿con cuál te quedas?

R: Con Zidane. Es el mejor jugador que he visto en la vida. Porque no era sólo cómo jugaba, sino cómo entrenaba también. Zidane, antes de que le llegara la pelota, ya sabía lo que iba a hacer. Eso lo aprecias más todavía cuando lo ves más de cerca, en el día a día. Pero todos eran especiales. Raúl. Seedorf. Anelka. Roberto. Figo. Savio Bortolini, que no jugaba mucho pese a que tenía una zurda espectacular. ¡Sanchís, qué clase tenía! Vi la evolución de Salgado que se convirtió en algo más grande aún cuando pasó del Celta al Madrid. Yo he entrenado con esos genios.

P: Hablabas de cómo el hecho de que llegara Florentino a ti personalmente te perjudicó, pero no pareces tenerle manía a Pérez. ¿Te definirías como florentinista?

R: Sí. Ha posicionado el club, organizativamente, entre los mejores del mundo. La organización actual no la teníamos cuando yo llegué. Dimos un salto grande con su llegada. La cosecha deportiva es también impresionante, aunque justo es decir que Lorenzo ya había conquistado dos Champions en menos de 3 temporadas. Eso posicionó al Madrid en un lugar deportivo superior que sirvió a Florentino para afianzar su salto de calidad.

zidane fue el mejor. lo veías no sólo cuando jugaba, sino también cuando entrenaba.

P: ¿Qué percepción del Madrid tenías allá en Colombia, antes de venir para acá?

R: La del mejor club del mundo. La excelencia futbolística. Eso ha sido siempre el Madrid para cualquier colombiano.

P: Sin embargo por edad, en tu adolescencia, tú seguiste a un Madrid que no reinaba en Europa.

R: Daba lo mismo. La magnitud del Madrid en Colombia es incomparable. Aquí en España no hay consciencia de cómo se ve al Madrid en el exterior. Es normal: vas por la Castellana y ves el estadio. Pero aquel que no lo tiene cerca lo considera un mito. ¿Cuánto darían muchos niños no solo colombianos, sino de cualquier lugar del mundo, no ya por asistir a un partido en el Bernabéu, sino por verlo desde fuera? En cambio, parece que el madridista madrileño, el que vive aquí, a veces no aprecia lo que tiene. Cuando yo conté en Colombia que el Madrid estaba interesado en mí, la gente se mofaba. "¿Tú, al Madrid?" Y es que el club es una leyenda en mi país.

en españa no hay consciencia de lo que significa el real madrid fuera de estas fronteras.

P: ¿Qué recuerdas especialmente de tu fichaje?

R: A mí el Madrid me sigue durante la Copa América de 1999, donde me fue muy bien. La Juve también se interesó por mí. La Juve de Zidane, Del Piero... Un equipazo. Por eso el Madrid se adelantó para cerrarme cuanto antes. Lo que más recuerdo es la tensión de pasar el reconocimiento médico en Bogotá. "Mira que si tengo algo y pierdo el contrato de mi vida..." Afortunadamente no fue así. Son muchas cosas las que recuerdo de mi llegada. Lo que te puedo decir es que ni en mis mejores sueños pensé que iba a encontrar algo semejante. En Lyon, en la concentración de verano, aparecía gente con fotos mías para que se las firmara. Impensable. Precioso.

P: Centrémonos en la actualidad. ¿Qué opinas de la gestión de Solari hasta la fecha?

R: Lo está haciendo muy bien. Ha tomado decisiones puntuales que han ayudado al equipo.

P: ¿Ha sido valiente?

R: Bueno, simplemente se ha limitado a no ir contra la corriente. Sabe qué necesita el equipo y lo implementa.

P: ¿No hay valentía en no poner a Isco, por ejemplo, un jugador con buena prensa?

R: El error reside en considerar que un jugador que no esté en forma tenga que jugar, por impresionante que sea su palmarés o su pasado. A Isco lo queremos todos y queremos que juegue. Pero, si no está en condiciones, no puede generar un pulso con el entrenador.

P: Algunos dicen que Marcelo tampoco está en condiciones, y en cambio sí juega más.

R: Bien, pero tú como profesional no puedes generar ese pulso del que hablo, que además no es un pulso interno sino que tiene su cara externa. Isco no ha enfrentado su problema de un modo excesivamente inteligente. Cuanta más importancia le demos a este tema, además, más problemas tiene Isco. Cuando el entrenador recibe en rueda de prensa decenas de preguntas sobre Isco, se pone una coraza. Eso dificulta la comunicación entre el entrenador y el jugador.

Cuanta más importancia le demos al tema isco, más problemas tendrá el jugador. Cuando el entrenador recibe en rueda de prensa decenas de preguntas sobre Isco, se pone una coraza. Eso dificulta la comunicación entre ambos.

P: Vayamos con una miscelánea de temas. Hablemos de James, a quien conoces bien. ¿Quiere volver?

R: Claro. Quién no. Hasta yo quiero volver (Risas). Pero cada vez está más difícil.

P: El Chiringuito. ¿Estás feliz allí? ¿Crees que la gente te ha descubierto en tu faceta de comu