Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Biriukov: "Sabonis es el mejor pívot que ha existido"

Biriukov: "Sabonis es el mejor pívot que ha existido"

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon28 septiembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

 

¿Es Chechu Biriukov el exjugador de baloncesto más simpático que existe? Probablemente. ¿Es el exjugador de baloncesto que factura el mejor steak tartar en toda la Unión Europea (Biriukov Bistro, en Las Tablas, donde nos reunimos para la entrevista)? Casi seguro. De todos los baloncestistas que han jugado con las selecciones de la URSS (¡la URSS!) y España, ¿es quizá el más hospitalario, lenguaraz y socarrón de todos? Sin duda, aunque solo sea por ser el único. Nos acompaña en la comida, y en la entrevista, su amigo y excompañero José Luis Llorente, que encesta alguna pregunta también.

Cerveza, Gorbachov, Laso y democracia sobrevalorada.

Y steak tartar. 

 

P: Hemos venido aquí a hablar de ti.

R: Parece apropiado. Pensé que habíais venido a hablar de Dostoievski.

P: Pues también podría ser, porque hemos leído en una entrevista que te hizo JotDown que te gusta mucho.

R: Me encanta. Su genio es universalmente reconocido pero aún hay muchas obras suyas que están por descubrir. La gente se queda con Crimen y castigo y tal. Pero algunas de sus novelas menos célebres son acaso mejores. El jugador, por ejemplo.

P: En esa misma entrevista hablabas del gran nivel cultural que había en el Madrid de baloncesto de la época y de lo enriquecedor que era compartir concentración con Corbalán o con Joe Llorente.

R: Eran conversaciones muy intelectuales. La gente estudiaba. Joe y yo estudiábamos derecho, Juan medicina, Itu ingeniería... La gente iba al desplazamiento a la cancha que tocara con el libro debajo del brazo. Nos interesábamos por el cine. Íbamos al cine a ver las películas subtituladas, a los Alphaville en Plaza de España. Nos tragábamos películas polacas y su puta madre. Había charlas de política, cultura, de cosas que pasaban en el mundo... También salíamos a bailar.

P: Pero, ¿os hacía falta bailar para ligar?

R: Sí, sí. A todos menos a Fernando Martín. Ese llegaba, se sentaba en su sitio con su zumo de melocotón (el puto zumo de melocotón) y enseguida tenía a un par de chicas que se le acercaban para charlar. Ese no tenía que currárselo...

P: Y en esas charlas con tus compañeros tengo entendido que te preguntaban mucho por tus pretéritas vivencias en la URSS.

R: Claro. Eran (son) gente curiosa, con inquietudes. Les sorprendía mucho eso de que un tío de la Unión Soviética fichara por el Madrid, algo que nunca había pasado, así que yo era la atracción. Además ellos conocían el país (habían estado allí un mes disputando alguna competición) y por eso les interesaba más aún una opinión de primera mano. Y cuando volvieron a la URSS conmigo aprovecharon para empaparse más de la cultura local, ya que iban con alguien que la conocía bien. Les llevaba a comprar caviar a los sitios más perdidos del Moscú profundo. Lo pasaban bien.

P: Tu historia es conocida. Eres hijo de padre ruso y madre vasca, y naciste en Rusia como resultado de la operación de exilio que dio lugar a los llamados niños de Rusia o niños de la guerra. De jovencito empiezas a jugar al baloncesto hasta debutar con la selección de la URSS. El Madrid se fija en ti y te ficha.

R: El responsable de eso fue mi primo, Javier Aguirregabiria. Fue el promotor, el culpable de que yo llegara a Madrid. A mí me parecía una utopía ir a jugar a España, sobre todo al Madrid, la hostia. Había jugado un buen campeonato de Europa junior y también en la Copa Korac, así que mi primo promovió esto y contactó con el Madrid que por lo demás ya destacaba por hacer fichajes originales.

P: Y gracias a eso dejaste atrás la URSS, país sobre cuya historia en el siglo XX también te has posicionado, así como sobre algunas figuras de esa historia, como Gorbachov.

R: No sé por qué Gorbachov tiene esa fama mundial. Fue un desastre. Tengo un amigo que vivía en Caucasia del Norte donde hace muchos años el jefe del partido único era Gorbachov. Cuando fue a Moscú, mi amigo decía "¿Cómo le pueden mandar a Moscú si aquí nos ha arruinado a todos? A ver lo que hace en Moscú". Y se vio: arruinar a la Unión Soviética. Perestroika. Glasnost. Menuda patraña. La gente lo que quiere es pan, y él trajo pobreza. Muchas cosas que los rusos conquistaron con sangre en la 2ª Guerra Mundial se fueron al carajo por su culpa. Los rusos nos retiramos de la RDA sin ningún tipo de compensación. ¿Cómo puede ser que estuviéramos allí 30 años y dejáramos a Alemania todas esas infraestructuras sin recibir nada a cambio? Me parece muy bien que se uniera Alemania. Pero negocia, hombre, no puedes regalar esto. 30 millones de personas murieron en aquella guerra. Casi todas las familias tenían muertos a manos de Alemania. Fue intolerable. Qué mal lo haría Gorbachov para que en su lugar llegara Yeltsin.

P: ¿Qué recuerdo tienes de la URSS de Breznev, en la que creciste?

R: No se vivía mal. Tenías sanidad y educación gratuita, no en todas las universidades a lo mejor, pero podías ser ingeniero agrónomo o médico de forma gratuita. Ahora no es gratis y la educación es un desastre. He visto exámenes recientes de colegios de Moscú y el tema asusta. Hay niños que no tienen ni puta idea de dónde está Río de Janeiro. El nivel ha bajado muchísimo. Faltaban cosas y había que trapichear para conseguir algunos alimentos o útiles, pero eso era incluso divertido. Y todo el mundo tenía trabajo y no había drogas. Y los rusos siempre han bebido, pero el alcoholismo ha subido mucho desde que Gorbachov lo cambió todo.

P: ¿Y la democracia qué? A mucha gente no le va a gustar lo que dices, te advierto.

R: La democracia está sobrevalorada. (Risas). En serio, hay que conocer las costumbres de cada país. Hay que pensar cómo está estructurado cada país antes de empeñarse en introducir la democracia. Lo vemos con países musulmanes donde hemos tratado de meter nuestra democracia a hostias sin reparar en que son otras costumbres distintas a las nuestras, que son cristianas encima. ¿De qué cojones ha servido la Primavera Árabe? Sólo ha traído caos y daesh. Hay países que funcionan a base de clanes.

P: Hablando de clanes, en aquella selección de la URSS en la que llegaste a jugar había rusos, lituanos, georgianos... ¿Se formaban clanes?

R: Sin duda. Estaban los lituanos, que mandaban mucho. Luego estaban los rusos, los ucranianos...

P: ¿Y el tema político estaba muy presente? ¿Los lituanos te hablaban de sus aspiraciones a la independencia?

R: No hacía ni falta. Se sab