Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Antonio Esteva: "Cristiano es enemigo de la autocomplacencia"

Antonio Esteva: "Cristiano es enemigo de la autocomplacencia"

Escrito por: Jesús Bengoechea10 marzo, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Porque son cosas distintas, y contar cosas tiene menos que ver con opinar sobre cosas de lo que a primera vista pueda pensarse, el (posiblemente) mejor narrador televisivo de fútbol de España no tendría por qué ser un gran entrevistado. Resulta que en Antonio Esteva se dan ambas facultades. No puede sorprenderle a quien además ha compartido con él tertulias en RMTV. Este señor domina el arte de la palabra como le da la gana, si se me permite la pedestre expresión, toda vez que conjuga la fluidez de su sintaxis con una desmedida pasión por lo que siente, que es la vida, el deporte y el fútbol yendo de lo general a lo particular, como recomendaba Descartes. Descartes y la sintaxis no están de moda ni falta que les hace. Sí lo está Antonio Esteva, que reúne además los arrestos suficientes como para plegarse, de inicio, a la encerrona de nuestro once histórico madridista. Ni Caparrós o Bilardo las preparaban así.

P: Empecemos por el portero.

R: Es complicado. El Madrid ha tenido una saga de inmejorables guardametas, pero por palmarés, por el hecho de ser canterano, me quedo con Iker Casillas. También por ser uno de los grandes porteros decisivos. Pocos entran en esa categoría. Se dice que los delanteros son los que marcan la diferencia pero también, excepcionalmente, lo hacen los guardametas. Iker es un buen ejemplo.

P: Ya sabes que aquí te encontrarás con sus odiadores, a quienes les parecerá mal que le pongas. Por sus últimas temporadas.

R: Eso no tiene nada que ver. Cada futbolista tiene sus momentos álgidos y sus momentos valle. Contarlos no debería ser un problema. Una cosa es el estado de forma y otra su trayectoria, su carrera. Si repasas la de Iker, y yo la conozco bien porque empecé a trabajar en RMTV a la par con su llegada al Primer Equipo, sólo puedes rendirte ante su poder decisivo. En cuanto a los defensas, voy a jugar con sólo tres.

P: Arriesgado…

R: Vamos al ataque. Pongo a Fernando Hierro como indiscutible referente en el centro de la zaga, por su visión de juego, anticipación de la jugada, juego aéreo, golpeo de balón, lanzamientos a balón parado, capacidad de liderazgo… Todavía recuerdo aquel año con Antic en que logró veintiún goles jugando de centrocampista. De lateral izquierdo pondría a quien ha sido el mejor en ese puesto en la historia del fútbol. No he visto nunca tanta capacidad física unida a tan exquisita técnica como vi en Roberto Carlos. Además tenía esa alegría tan suya de jugar y de vivir. Los que hemos narrado hasta sus entrenamientos en RMTV hemos comprobado cómo servía de elemento aglutinador de canteranos, extranjeros… Con él tenías uno más por línea: era un defensa, era un centrocampista y además un extremo goleador, tres en uno. En la derecha, Sergio Ramos. Me dejo a grandes referentes en la retaguardia, grandes futbolistas de carácter defensivo o de raza como Camacho o Pirri. Pero Sergio es otro jugador cuya evolución desde que fichó por el Madrid también he seguido muy de cerca. Me quedo con él porque entronca el pasado y el futuro de un defensa.

ESTEVA DESAFÍO

P: Me tienes en ascuas con el medio campo.

R: He decidido hacer una dupla de mediocentros muy creativa, dos fuera de serie para llevar la manija del equipo: D. Alfredo Di Stefano y Zinedine Zidane. Es verdad que ellos jugaban más arriba, pero realmente su área de producción empezaba ahí, sobre todo en el caso de D. Alfredo. Nadie mejor que él para representar la omnipresencia en el medio campo, aunque él jugaba por todas partes. Y a su lado el talento puro, la elegancia y la visión de la jugada de Zidane, el ahora entrenador del club.

P: ¿Y ahora qué vas a hacer? ¿Jugarás con extremos?

R: Desde luego. Por la izquierda ponemos al próximo Presidente de Honor del club D. Paco Gento. No le vi jugar pero hay nombres que en una cosa como esta no pueden quedar fuera. D. Paco fue una estrella que tuvo la humildad de dedicarse a ayudar a la estrella máxima del equipo, que era Di Stefano.

P: Yo siempre pienso que algo parecido, salvando las distancias temporales y de palmarés, puede decirse de Bale y Cristiano en la actualidad. Podríamos trazar ese paralelismo. Gareth Bale ha dicho siempre públicamente que el mejor es Cristiano. ¿No parece –salvando las distancias, insisto- como si esta sociedad de dos fuese un eco de aquella de antaño?

R: Me parece acertada la comparación. Es una especie de “Él es rey, yo soy el príncipe”. No se trata de jugar para un jugador, porque hay que jugar para todo el equipo, pero si tú tienes en tus filas (como tiene el equipo actualmente) al mejor goleador de la historia del club, sería absurdo darle sólo cinco pases cuando le puedes dar diez. Y Bale es muy consciente de esto. Hay otros ejemplos en otros clubes: jugadores que llegan con la vitola de estrellas pero que asumen con naturalidad que tienen por delante a alguien inalcanzable. Volviendo al once, y en la banda contraria a la de Gento, pondría al propio Cristiano, a quien el Bernabéu ha sabido reconocer su tremendo talento, su hambre y su nivel de auto exigencia, que es fuera de lo común, y que en combinación con una genética privilegiada le hace ya ocupar el lugar que tiene en la historia del fútbol. Quien haya leído o escuchado de primera mano historias sobre su infancia se hace a la idea de que estamos ante un luchador, un superviviente nato. Cristiano es un enemigo de la autocomplacencia. Va estar ahí hasta que su cuerpo diga basta.

P: Por lo que veo que vas escribiendo en el papel, el que viene ahora es otro que no se habría borrado jamás…

R: Exacto. Raúl González. Valdano me contó cómo Raúl se retorcía con convulsiones a causa del esfuerzo en el descanso de un partido europeo decisivo. El argentino intentó cambiarlo pero Raúl sacó fuerzas de flaqueza, agarró sus botas y se fue para el campo: no se dejó cambiar. El Madrid ha tenido grandes capitanes, pero ningún ha llevado más allá de sus propios límites sus ansias de victoria tanto como él. Quizá técnicamente no sea el más dotado de este once, pero esa no es la cuestión. Nadie iguala a Raúl en determinación. Una vez dije que era como Michael Jordan. La gente se me echó encima por las cualidades que atesoraba Jordan , sobre todo físicas ante sus iguales en la liga, pero lo que hacía de Jordan un ganador, a pesar de que tardó siete años en conquistar su primer anillo, fue su corazón. Raúl tenía la mirada desafiante de Michael Jordan. Era el deseo por encima de cualquier rival o adversidad. Contra su propio físico si hacía falta… Y ponemos también a Puskas, a quien ves en esas imágenes en blanco y negro y te preguntas cómo es posible que con ese cuerpo fuera capaz de superar de manera tan exultante a sus adversarios. En cuanto a Ronaldo Nazario, uno de los delanteros que yo pondría en este once histórico, qué decir. Máximo goleador de los mundiales y un hombre capaz de superar tres lesiones de la máxima gravedad sin perder su cualidad letal de cara a la portería contraria.

P: ¿Recuerdas su debut contra el Alavés? Es un recuerdo que ha marcado a mucha gente. Nada más salir al campo (empezó en el banquillo), en el primer balón que tocó, la mandó para dentro.

R: Lo recuerdo como si fuese ayer. La paró con el pecho, remató picado, el balón botó y se elevó lo suficiente para ser inalcanzable para el portero. Después marcó otro a pase de McManaman. Ahora, con frecuencia, se dice eso de “Este delantero no es para este equipo”. Pues bien. ¡Ronaldo era delantero para cualquier equipo! No he visto a nadie obtener tanto gozo parándose en el área, clavándose ahí donde todos ponen premura. Si acaso, en esa suerte se le acerca Emilio Butragueño, a quien he dejado en el banquillo de mi equipo hipotético. Cuando llegó Butragueño, asistimos al nacimiento de un modelo de delantero al que no estábamos acostumbrados, se admiraba entonces al ariete clásico, al típico tanque. El Buitre era fino y audaz. En el banquillo, junto a Butragueño, voy a poner a Juanito, Gordillo, Camacho, Hugo Sánchez, Santillana y Benzema.

ESTEVA ONCE

P: Cambiando de tercio, ¿cómo tratan los medios al Madrid?

R: El Madrid es el club más universal, el más seguido, pero por eso mismo es también el más odiado entre sus adversarios. Tengo ascendencia catalana y sé por tanto cómo funcionan determinadas cosas en algunos foros. Creo en la honestidad del periodismo. No así en la objetividad, porque en el momento en que eliges una n