Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Paco Buyo: "Piqué vive feliz en el fango"

Paco Buyo: "Piqué vive feliz en el fango"

Escrito por: Jesús Bengoechea20 octubre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

 

Gonzalo Gómez, colaborador de esta publicación, creció adorando a Paco Buyo por encima de todas las cosas. Amaba el fútbol y el Madrid, pero su obsesión era el Tigre de Betanzos. Una madre de su amiga, a la sazón profesora en la Facultad de Magisterio, se ofreció para conseguirle un autógrafo del jugador del Rayo Vallecano Argenta, alumno suyo en la universidad. "Vale, pero pídele que ponga Paco Buyo", respondió Gonzalo sin titubear. 

Le cuento la anécdota a Buyo (sin llegar a esos niveles de fanatismo, fue también uno de mis ídolos de adolescencia) y se ríe con un mohín de discreto orgullo. Polémico y polemista, es capaz de responder a la gallega cuando quiere o eso indica la primera impresión, porque enseguida se hace evidente que jamás se esconde. Acaba de jugar con los veteranos en Valdebebas. "Se te ve en una forma estupenda". "No sé si estoy en forma. Pero estoy".

Y tanto.

P: ¿Cómo juzgas este inicio de temporada?

R: El equipo, como es lógico, se focalizó mucho en las dos Supercopas (de Europa y de España), a lo que siguió una involuntaria relajación, quizá inevitable. Las Supercopas las ganó brillantemente y convenció del todo. Pero de esa relajación vivieron esos malos resultados del Bernabéu. El Valencia es un grande, venido a menos pero grande al fin, por lo que ese empate podía esperarse, pero no los otros dos resultados ante Levante y Betis. (Nota: la entrevista ha tenido lugar antes del empate ante el Tottenham).

P: ¿Sólo eso? Hay un madridismo que habla de mala planificación de la temporada, de bajas importantes que no se han cubierto en la plantilla.

R: La política de fichar talento joven está siendo un éxito. Mira a Asensio. Ahora se han unido jugadores como Ceballos o Theo, de enorme potencial ambos. También Llorente, que tiene un futuro envidiable. Pero sí me parece que el equipo se ha debilitado en la delantera. Recibimos una cantidad muy importante por Morata, pero la pérdida deportiva ha sido grande porque sus características no la tiene ningún otro jugador de la plantilla: es buen rematador, cae bien a las bandas, juega bien de espaldas, tiene movilidad y gol. Vamos a echar de menos a Morata en algún momento. De hecho, ya le hemos añorado durante la sanción de Cristiano. Con todo, sigo pensando que tenemos la mejor plantilla de Europa.

P: Se habla mucho del tema arbitral en estos primeros compases del campeonato. Al Madrid le han expulsado el mismo número de jugadores que al Barça en dos años. ¿Están los colegiados perjudicando al Madrid?

R: Los árbitros están muy sensibles contra el Madrid. Son de silbato ligero contra nosotros, pero más remisos contra otros como el Barça. No quiero pensar mal de los árbitros, pero la expulsión de Cristiano Ronaldo ante el propio Barça en la Supercopa, que le costó cinco partidos de sanción, fue completamente absurda, porque puedes discutir si era o no penalti pero es evidente que no lo fingió, no se tiró. Y luego están los comités, que no le quitaron al menos la tarjeta correspondiente al falso piscinazo. En fin, el Madrid tiene que luchar siempre contra los elementos, y siempre se rehace.

Echaremos de menos a morata

P: Está bien pelear contra los elementos, por ejemplo luchar contra un gran rival y hacer proezas como remontarle en un campo impracticable, pero ¿contra estos elementos de los que hablas también hay que luchar?

R: Parece que sí. (Risas).

P: Hay quien relaciona todo esto con las escuchas de la operación Soule y todo lo que se está descubriendo a raíz de las mismas.

R: Creo que los árbitros deberían estar organizados en un órgano independiente de la Federación, lo que les restaría presiones. Pero los colegiados, como pasa con los jugadores, salen al campo a hacerlo lo mejor posible. A impartir justicia.

P: Aun saliendo dispuestos a impartir justicia, ¿no podrían estar mentalmente predispuestos en algún sentido, si atendemos a lo revelado en esas escuchas?

R: Bueno, en algún momento el subconsciente les puede recordar alguna cosa, como aquella situación del Madrid en las elecciones de la Federación, pero en esencia son imparciales. También creo que el Madrid debe fijarse poco en los árbitros.

P: Y en general se fija poco, al menos públicamente. No suele pronunciarse. Zidane muy raramente lo hace, por no decir nunca. ¿Qué opinas de Zidane, por cierto? 7 títulos (entre ellos una Liga y dos Champions) en menos de dos años. ¿Cuál es su clave?

R: La principal es que tiene grandes jugadores. Y luego tiene un gran entendimiento del club y de esta plantilla. Su manejo del vestuario es esencial. Ha logrado un gran ambiente.

P: Conseguiste 13 títulos oficiales como jugador, entre ellos 6 Ligas. ¿Deberían haber sido 8?

R: (Risas). Por lo menos.

P: Tenerife...

R: Tenerife, sí.

P: ¿Estás harto de hablar de ello?

R: No. Otra vez los elementos. Ya conté aquella terrible experiencia en el avión hacia allá, no recuerdo si en el primer o en el segundo tenerife, con aquella despresurización en la cabina que nos hizo acabar medio desnudos y sudando. Todos perdimos varios kilos, y con eso tuvimos que salir a jugar. Y luego sobre el campo el resto de factores, claro.

P: Lo dices de un modo muy elegante...

R: Bueno, es que fueron un cúmulo de variables. En el primer Tenerife Puentes Leira, que entonces era linier, nos pitó un fuera de juego inexistente de Milla. Ese gol nos habría dado la Liga.

P: ¿Por qué no se dio nunca importancia a esa jugada, que costó una Liga? Ni siquiera a posteriori. Es una jugada que es como si nunca hubiera existido. Desapareció del debate.

R: Correcto.

P: Pasaron muchas más cosas raras. Los famosos maletines del Barça a los futbolistas del Tenerife.

R: Por ganar, sí. Entonces no eran ilegales, pero que no me cuenten, como me decía Pier en El Chiringuito hace algún tiempo, que no los hubo. El propio capitán del Tenerife, Toño, lo admitió.

P: Se habló de cosas más feas que maletines por ganar. El propio Milla contó en privado que un jugador del Barça le había ofrecido dinero, pero en este caso por perder.

R: De eso no sé nada.

P: ¿Nada?

R: Nada. No lo sé.

P: ¿Por qué casi nadie protestó después de aquel primer tenerife? (Sí se protestó más en el segundo, recuerdo a Zamorano especialmente iracundo).

R: Nah, no se podía protestar. Nos habrían dicho que era el recurso del perdedor. Pero todo el mundo vio lo que pasó: el gol mal anulado a Milla, una expulsión injusta en nuestra contra... El segundo arbitraje, de Gracia Redondo, fue por el estilo, con dos penaltis muy claros escamoteados a Zamorano, que en efecto se quejó. Gracia Redondo nos pidió perdón bastantes veces después, por aquella actuación suya. Y Zamorano se quejó ante los medios, sí, es que era muy evidente.

P: Un famosísimo locutor radiofónico dijo en antena un día que él sabía de buena tinta que uno de esos dos árbitros fue comprado. Su compañero en ese momento le impidió seguir hablando, pero aquello fue dicho.

R: Nah, yo no creo que pasara algo así. Los árbitros pueden equivocarse. Pueden tener un día caprichoso en que lo ven todo en contra del mismo equipo. Pero creo en su honradez.

P: ¿También ahora?

R: Sí. Decíamos antes que el club no se queja. Si el club no se queja, ¿por qué nos vamos a quejar nosotros?

P: Quizá precisamente por eso. Porque el club no se queja y alguien debe hacerlo. Pero cambiemos de tercio. ¿De qué entrenador guardas mejor recuerdo?

R: De la mayoría, pero tengo una debilidad por Leo Beenhakker. Junto a Cruyff, le dio otro aire al fútbol español. Siemp