Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Clamando al cielo azul (y grana)

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Clamando al cielo azul (y grana)

Escrito por: La Galerna1 noviembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El histrionismo se ha instalado en Can Barça, amics. Cuando allí pasan cosas, lo más habitual es que no se diga qué cosas son las que están pasando, salvo las nubes de algodón, las estaciones en armonioso ciclo cósmico o alguna brizna de césped que traslada la brisa, siempre amable, desde La Masía al Camp Nou. Pero a veces, solo a veces, pasan tantas cosas juntas que resulta difícil seguir contemplando el cielo azul (y grana) mientras se fuma en pipa al atardecer.

Envía hoy chuzos de punta ese cielo, y no parece encontrar más remedio la parroquia culé que clamar, patalear, implorar y gesticular con exceso, invocando a los dioses huidos del tiki-taka y a las musas del videoarbitraje en evidente actitud sobreactuada.

Portada Mundo Deportivo Messi

Portada Sport Piqué Injusticia

Si en la portada de Sport, Piqué no quiere mirar lo que está pasando, genuflexo y abatido, en la de Mundo Deportivo, Messi parece optar por los modos interpretativos de un Jacques Brel o de un Raphael para explicitar su drama, su tragedia, su vindicación a los cielos. ¡Injusticia!, clama con Leo la prensa culé. Tanto asedio a la portería del Alavés, que jugaba con diez, no puede haber quedado sin recompensa. ¡Injusticia!, clamamos también nosotros ante la flagrante expulsión (y posterior sanción en forma de algunos partidos sin jugar) que le fue perdonada precisamente a (escándalo, es un escándalo) Messi por lanzar el balón con contundencia al paso del árbitro sin el menor sonrojo y, sobre todo, sin la menor muestra de arrepentimiento posterior.

Dos puntos de los últimos doce posibles en Liga es lo que ha conseguido el Barcelona de Koeman, pero -ay, mísero de mí, ay, infelice- Leo parece entonar el monólogo de Segismundo desde la portada de Mundo Deportivo porque el VAR y tal, el merecimiento y cual, la abuela fuma y todo lo que sea necesario para estirar hasta la risa y el absurdo el chicle de la vida es sueño, porque los sueños culés son los sueños de los niños del mundo, de los jardineros y últimamente se comenta que también de los acreedores.

Portada Marca HazardPortada As ocho puntos

Una vez más, el contraste está en el Real Madrid, donde la fuerza de la costumbre dictamina -incluso dentro del propio madridismo- que todo se mueve entre lo malo y lo peor, si bien con minúsculos interludios de elogios y celebración que, estamos convencidos, quedarán atrás lo antes posible.

Hoy Hazard es quien fichó por el Real Madrid tras años espléndidos en el Chelsea. Hoy hay que celebrar el liderato con ocho puntos de ventaja sobre el Barcelona. Hoy hay gol, incluso en Benzema. Hoy Vini no tiene ningún problema con el delantero francés y, sobre todo, el delantero francés no tiene ningún problema con Vini. Hoy hasta Lucas V ha vuelto de su ostracismo para recordarnos que entrega y rigor resultan armas idóneas cuando armas más lustrosas no parecen en estado de revista. Hoy hasta las sombras de Marcelo y Militao parecen menos alargadas. Hoy, hoy y hoy.

No es que no seamos partícipes de la celebración y del elogio. No es que no estemos contentos por todo lo referido en el párrafo anterior. Es más bien que participamos tanto de lo celebratorio que nos rebelamos contra la usualmente súbita fecha de caducidad de la celebración cuando nuestra prensa deportiva elogia algo relacionado con el Real Madrid.

Nos conocemos de sobra como para entregarnos al desigual juego del palo (y el palo y el palo y el palo...) y la zanahoria. Guardamos como oro en paño nuestra firme intención de seguir disfrutando con y del Real Madrid, no sin crítica, no sin momentos de preocupación, pero sobre todo con vocación de eternidad.