Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Difícil de mejorar

Difícil de mejorar

Escrito por: Antonio Escohotado1 noviembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Atendiendo a los tres últimos partidos, diría que si algo resulta ocioso es gastar un segundo en lo que opinen o dejen de opinar terceros al respecto. Todos somos conscientes de que no faltan los incomodados por sus logros y satisfechos con sus tropiezos; pero la envidia honra siempre al envidiado, y los temperamentos movidos a esa obtusa forma de admirar bastante tienen con que se les vea el plumero antes o después. Si algo deja mancha no es ser objeto de resentimiento, sino confundir al adulador con el amigo, olvidando que tapar los defectos y exagerar las virtudes debilita en vez de fortalecer a quien recibe dicho trato, y nunca respetamos de verdad sin añadir franqueza y exigencia a la admiración.

Viene esto a cuento porque ni en sueños cabía esperar que los blancos encabezaran la Liga tras hacer partidos como ante el Cádiz o incluso el Betis, a despecho de ganar entonces, superando largos tramos de juego insufrible y el defecto nuclear en los puestos del ariete y el delantero desequilibrante. Pero todavía más a cuento viene por lo observado desde el Clásico, donde la pericia fue inseparable del coraje, seguida por más de lo mismo ante el Borussia de Mönchengladbach, hasta desembocar en la tranquila victoria de ayer. A despecho del trantrán exhibido durante la primera media hora, ayer no fue preciso tirar de la fibra heroica demostrada ante los alemanes, al hacer acto de presencia el delantero desequilibrante con un tiro imparable, poco antes de terminar el primer tiempo.

Luego Vinicius mostró haber entendido qué le toca, y saliendo por Hazard hizo un par de buenas arrancadas, concluida la segunda con un gran pase a Benzema. El francés, que lleva dos temporadas rayando a máximo nivel, hizo su primer doblete en la actual y Valverde el tercer tanto en otros tantos partidos, confirmando la bendición representada por un jugador que añade a sus pulmones y su finura el cañón de su diestra. En definitiva, han bastado diez días para que los nubarrones den paso a un cielo despejado, donde el Real aspira con fundamento a ganarlo todo, jugando cada vez mejor. Sus rivales de máximo nivel sufrirán la misma tasa frenética de partidos, y si la progresión de Hazard no se tuerce bien pueden atarse los machos, porque lo difícil era devolver a toda la plantilla unas ganas desmedidas de jugar que ya tienen.

A ZZ le tocaba sincronizar a maduros con bisoños, rotando lo preciso para mantenerles en forma, y las nueve jornadas transcurridas sugieren que no solo ha logrado eso sino una lealtad sin fisuras, de cada uno hacia el resto y de todos hacia él, en quien confían ilimitadamente.

 

Fotografías Getty Images

Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

11 comentarios en: Difícil de mejorar