La Galerna

Florentino Pérez en el paseo de la fama

Regreso a O'Donnell: Capítulo 12

 

Madrid, año 2020

 

—¡Houston, tenemos un problemo!

—Mira que eres escandaloso, McManaman —le reprende con tranquilidad el Buitre— qué exagerado eres siempre, hijo mío.

Me no exagerar, Butraguenio, he cruzado océanos de tiempo para encontrarte y enseñarte esto— Steve desenfunda su teléfono móvil y muestra a Emilio una de las únicas tres fotografías que guarda en su galería:

Al Buitre se le sale el zumo de kiwi por la nariz. Limpia los restos frutícolas de las mesa del despacho, pero permanece en el ambiente el olor a zumo.

—¡¿Pero qué diantres sucede?! —clama Emilio.

—¿Recuerdas la afición de Florentino de utilizar el portal espacio-temporal para aparecer en films very famousos? —comienza McManaman—. OK, pues un friki del Barça lo ha descubrido en una escena de Star Wars, ha informado a Messi y los enemigos del club se han unido y han viajado p’atrás en el time pa chantajearlo con hacerlo público si se presenta a las elecciones a la prisidencia del Real Madrid en el anio 2000.

En ese momento, Arbeloa entra en el despacho ajeno a lo que está ocurriendo en el presente y en el pasado.

—Ummm, me encanta el olor a kiwi por la mañana —bromea Álvaro—. Anda, si está aquí Steve. Alégrame el día, anda, qué nuevas nos traes.

Al ver el semblante desencajado del inglés, Arbeloa comienza a preocuparse.

—Tito Floren está en pelirrojo, perdón, en peligro. Mucho peligro, Álvaro —sentencia McManaman.

Todo empezó como un juego, la organización sabe que Florentino utiliza de vez en cuando la portería para viajar en el tiempo y aparecer como extra en alguna película, como en aquella secuencia al inicio de Casablanca en la que debutó como actor de incógnito.

Pero, según informa Steve, la afición se le ha ido de las manos. Tal vez el estrés producido por el confinamiento le obligó a evadirse por otras épocas.

Padrós, Puskas y Doncic llegan ipso facto a la oficina de O’Donnell 43 y son informados.

—Me llegan nuevas noticias —anuncia McManaman—, es más grave de lo que parece. Emilio, Álvaro, si os parece OK yo voy con chicos por pasado y les voy enseñando los problemas.

El Buitre saca del archivador el expediente de Florentino y lo estudian todos a fondo. Los tres viajeros habituales de O’Donnell 43 y Steve descienden hasta la sala de la portería, saludan a Herrerín y viajan al pasado acompañados de Zamora para proteger el arco espacio-temporal.

 

Manhattan, año 1972

McManaman dirige a sus compañeros hasta un cine en el que se estrena El Padrino. Los cuatro se sientan en sus butacas ubicadas en la parte superior de la sala y observan con incredulidad a Florentino en el papel de don Vito Corleone. Pero el problema no queda ahí, el consigliere ya no es Robert Duvall, sino José Ángel Sánchez y ha cambiado también en guion: Florentino aparece escribiendo en una servilleta «Le voy a hacer una oferta que no podrá rechazar»

—¡Qué disparate, es peor de lo que hubiera imaginado nunca! —exclama Padrós.

—Esto es una debacle, todos somos contingentes, pero Floren es necesario —se lamenta Doncic.

Puskas entra en shock, comienza a bajar las escaleras del cine caminando hacia atrás a gatas, pero boca arriba, mientras blasfema y expulsa fluidos verdes por la boca. Sus compañeros se ven obligados a viajar en el tiempo un año hacia adelante para buscar al padre Karras, que en 1972 aún no existe, y llevarlo con ellos para que exorcizara a Pancho.

Una vez repuestos del susto, viajan de nuevo a la oficina de O’Donnell 43.

 

Madrid, año 2020

—Es peor de lo que imagináis —informa Padrós.

—Hay que llamar a Mou —sentencia el Buitre.

Llaman por teléfono a José Mourinho, que en ese instante se encuentra en su despacho dando una charla motivadora a un jugador del Tottenham con la fotografía a sus espaldas de las celebraciones de la Copa del Rey ganada con el Real Madrid en 2011.

—Teléfono —Mou se disculpa ante su pupilo cuando suena el aparato—. Mi casa —informa a su jugador para indicarle que le llama el Real Madrid.

El portugués toma un taxi y vuela hacia Madrid en el momento. El aparato aterriza como puede en el aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez. Al llegar, Butragueño y Arbeloa le informan de lo sucedido. Mou tuerce el gesto y afirma que la única manera de solucionarlo es viajar hasta el origen de todo, el rodaje de Casablanca, y convencer al jefe de que no siga por ese camino. El técnico cree que será más eficaz que luchar contra organizaciones enemigas.

 

Estudios de la Warner Bros, California, año 1942

Mourinho aparece en el rodaje de Casablanca, de inmediato busca al capitán Louis Renault que se dirige al rodaje en un Mercedes-Benz. Lo inmoviliza (a Renault, no al Mercedes) y le quita su atuendo que procede a ponerse él. Al actor Claude Rains lo viste con la tercera equipación del Real Madrid de la temporada 2020-2021 y lo guarda en el maletero.

El entrenador portugués conduce a toda velocidad por los distintos escenarios del rodaje hasta que encuentra a Florentino Pérez. El presidente madridista deambula boquiabierto sobre el decorado construido para rodar la escena en la que Bogart y Bergman se despiden en el aeropuerto. «Siempre nos quedará París», piensa Floren en ese momento y rememora la final de la Primera y de la Octava, entre otros recuerdos. Mou le arranca del sueño.

—Presi, soy José —se presenta Mou—. Usted es listo, no hace falta que le diga nada más.

—Cierto, José. Si estás aquí y ahora, algo estoy haciendo mal. Te prometo que aquí comienza y termina mi carrera cinematográfica —comprende Florentino Pérez.

Mourinho y Florentino se alejan caminando entre la niebla y el presidente le confiesa a Mou:

—Creo que este es el principio de una hermosa amistad.

Continuará...

"Regreso a O'Donnell", todos los viernes en La Galerna.

 

ÍNDICE de Regreso a O'Donnell:

Capítulo 1: El reclutamiento

Capítulo 2: El Real Madrid al fondo de un bazar chino

Capítulo 3: Fernando Hierro ficha por el Atlético de Madrid

Capítulo 4: Kubala no debe fichar por el Real Madrid

Capítulo 5: Alfredo Di Stéfano en peligro

Capítulo 6: Ante Tomic renueva con el Real Madrid

Capítulo 7: La resistencia frente a los alemanes

Capítulo 8: Nicolas Cage o el efecto mariposa

Capítulo 9: Xavi Hernández y el cortacésped monstruoso

Capítulo 10: Cristiano Ronaldo envía un burofax al Real Madrid

Capítulo 11: Bartomeu, agente infiltrado

 

Salir de la versión móvil