Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Butragueño: "La Fundación ha superado el millón de beneficiarios"

Butragueño: "La Fundación ha superado el millón de beneficiarios"

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon25 mayo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Por encima de los vaivenes deportivos, el Real Madrid siempre ofrece razones para el orgullo. Uno de los más sólidos es la labor llevada a cabo por su Fundación, que anda todavía en la celebración de su XX cumpleaños sin dejar de crecer y de prestar servicios a comunidades poco favorecidas en los cinco continentes. 

Para hablar de ella nos recibe en el Santiago Bernabéu Emilio Butragueño. Es la primera vez que tenemos la oportunidad de charlar un rato con él y, además de hacer gala de una amabilidad que ya conocíamos, pues forma parte de su persona pública, nos sorprende con un grado de espontaneidad que no augurábamos tan alto. Una leyenda, un dirigente y un hombre que comparte con Florentino Pérez su obsesión por el lado solidario del fútbol.

  

P: En la última Memoria Anual de la Fundación, el Presidente Florentino Pérez dice: "Nuestro desafío más allá de lo deportivo es seguir siendo líderes en solidaridad". Y da algunas cifras: "En los últimos 20 años la Fundación del Real Madrid se ha convertido en la principal entidad sin ánimo de lucro de educación en valores a través del deporte en todo el mundo, con proyectos benéficos que han llegado a más de 900.000 beneficiarios en más de 80 países". ¿Cuáles son los pilares sobre los que se sustenta este liderazgo?

R: Lo primero que habría que preguntarse es por qué el Real Madrid tiene una fundación. La razón es clara: porque el Real Madrid es lo que es gracias a los cientos de millones de personas que en el mundo sienten pasión por el club. El club es lo que es gracias a su público. El Madrid tenía que mostrar su gratitud a la sociedad por ello, tenía que dar las gracias por tanta pasión. En segundo lugar, había que preguntarse qué puede el club hacer por devolver a la sociedad parte de cuanto le ofrece. A los aficionados se lo intentamos devolver con felicidad, a través de triunfos del equipo, acrecentando el sentido de pertenencia y el orgullo. Sin embargo, también están aquellos que viven en condiciones muy desfavorables, y es ahí donde el Real Madrid puede hacer una muy buena labor a través de nuestras dos actividades principales: el baloncesto y el fútbol.

P: ¿Cómo se acerca el club a esos segmentos más desfavorecidos?

R: Todos hemos jugado al fútbol en la calle, al menos los de mi generación. Jugábamos con una bolsa de patatas, dándole con un hilo una forma más o menos esférica. Eso sigue siendo así: en cualquier zona de chabolas se puede jugar al fútbol. La idea era pues acercarnos a esos niños (que son el grupo fundamental de beneficiarios aunque hay otros, como enfermos o reclusos) y usar el fútbol como herramienta educativa y de transmisión de valores. A partir de ahí empiezas tu expansión geográfica, comenzando por aquellos países donde está estudiado que el Real Madrid tiene una mayor implantación en el corazón de la gente, y continuando por todos aquellos donde más se nos puede necesitar. Estamos aún celebrando el vigésimo aniversario de la Fundación, y lo cierto es que el planeta ha cambiado mucho desde que se creó. El mundo está conectado de una manera diferente, más directa, más profunda. Eso también nos ha ayudado. Porque en el año 98, cuando empezamos, nos comunicabamos de modo más complejo, mientras que ahora llegamos al último rincón continuamente a través de redes sociales, la web del club, RMTV... Así hemos potenciado la marca en el mundo, pero también la labor de la Fundación, que tiene muchos más canales abiertos para llegar a quienes lo necesitan.

P: Hablábamos de 900.000 beneficiarios hasta 2018, pero creo que ahora rozamos el millón gracias  la subida de los últimos ejercicios.

R: Así es, porque hemos alcanzado 105.000 beneficiarios más. El crecimiento es impresionante. En el año 2006 Florentino sale del club y vuelve en 2009. En ese año estábamos en 9 países. Ahora en 80. La gran explosión de la actividad benéfica del Real Madrid llega en estos últimos 9 años. Son cifras espectaculares.

P: Florentino Pérez siempre ha señalado que, de todo lo logrado, lo que le produce más orgullo es la labor de la Fundación...

R: Es normal. Este club, lo sabéis perfectamente, está sometido a un nivel de exigencia tremendo en lo deportivo. La presión es enorme, y es lógico porque somos el Real Madrid y el objetivo es siempre la excelencia. Cuando llega la ocasión de ir a cualquier parte del mundo a ver el fruto de la labor de la Fundación, es como si te purificaras. Vienes de una tensión muy grande, y llegas a un lugar donde la conexión al corazón de la gente es muy directa. Es enormemente reconfortante. Piensas: "Formo parte de una organización que saca de la droga a miles y miles de niños en todo el mundo. Les saca de la delincuencia. De la prostitución". Piensas: "Formo parte de una entidad que ayuda a estructurar familias desestructuradas por todos los confines del globo". Siempre cuento un caso. Estuve visitando un proyecto precioso de la Fundación en Oaxaca (México). Es un proyecto desarrollado en una zona de edificios de chabolas que nosotros llevamos a cabo junto a un partner local, CESAL, una ONG de la zona: es así en muchas ocasiones porque ellos, estos socios locales, conocen el terreno de cerca . Hay habilitada una gran casa donde se desarrolla el día a día. Por las mañanas dan a los niños de desayunar tras recogerlos en sus casas. Les lavan los dientes. En una estantería tienen vasos con cepillos. En cada vaso pone el nombre del niño, ¡había más de cuarenta cuando yo estuve allí! De allí les llevan al colegio. Al acabar el horario docente, vuelven. Meriendan. Y allí Microsoft, otro partner importante, ha habilitado una gran habitación llena de ordenadores para que aprendan informática, o computación como dicen ellos. Si bien, cuando yo fui a verlo, llevaban dos meses,mi presencia allí se debía al acto de presentación del proyecto. Cuando cuento esto siempre me emociono. Se me acerca una niña de trece años, con un uniforme del colegio, y me pide que le haga un favor. Me dice: "Mire, ¿le puede decir a Florentino Pérez que gracias a este proyecto de la Fundación yo no voy a ser prostituta?" Porque, gracias a aquella iniciativa que en aquella fecha se presentaba, aquella niña podía soñar con aprender informática y estudiar una carrera, y con sacar a su familia del barrio y de las maras que lo dominan.