Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Milla: "El Madrid necesita un goleador experto"

Milla: "El Madrid necesita un goleador experto"

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon23 mayo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

(Nos encontramos con Luis Milla en una concurrida cafetería de las afueras de Madrid. Le habíamos conocido pocos días antes, por lo que no nos sorprende su envidiable estado físico. Está para jugar. Se ríe y lo niega con modestia. La conversación no va a estar cerrada a ningún tema, aunque legítimamente él no quiera extenderse en algunos pormenores muy comentados. Es un hombre inmensamente afable y un gran conversador).

 

El Madrid ha firmado una temporada francamente aciaga. Tenemos pistas vagas de por dónde quiere ir Zidane en la reconstrucción. ¿Por dónde iría Luis Milla? 

Tras tres años haciéndolo muy bien, con tres Champions como consecuencia de ese buen hacer,  el pasado verano se tomaron unas decisiones que no creo que en lo deportivo fueran las correctas. Si tomas la decisión discutible de dejar ir a Cristiano, debes apostar por un jugador, o dos, que te den la seguridad de aportar un número de goles que permitan al equipo estar más arriba de lo que ha estado. Yo creo que se confundieron al esperar un rendimiento goleador de jugadores que no son especialistas.  Eso conduce a esos resultados, incluso con tres entrenadores distintos. A partir de ahí, llega la decisión de la vuelta de Zidane,  que yo no acabé de entender. Lo habría entendido de cara a la temporada que viene, iniciando desde ahí y no desgastándote.

Pero para mucha gente eso le honra, digamos. Que haya asumido esto tan incómodo.

Eso está muy bien. A él le honra y a su presidente le sacó del problema, pero para él es un desgaste. De haber empezado la temporada próxima desde cero, habría empezado al cien por cien, y con el desgaste que ha tenido hasta ahora igual empieza al 85- 80- 75 por ciento.

Se dice que la razón de fondo es que había auténtico pánico en la planta noble a quedarse sin Champions el año siguiente. ¿Crees que ese era un peligro real? ¿Crees que la dinámica era tan mala como para que ocurriera eso?

No creo que fuera un peligro real. Claro, tienes que saber lo que pasa en el vestuario, si el vestuario estaba descontrolado con Solari, y si los jugadores no  confiaban en Solari ya… Es verdad que la gente cree en Zidane, el madridismo confía en él, y creo que eso aplacó un poco el ruido que había alrededor y la negatividad que había en torno al equipo. Pero yo, en la piel de Zidane, no hubiera tomado esa decisión sino que habría analizado y habría esperado hasta la temporada que viene para coger al equipo.  Que se den o no se den los fichajes que Zidane recomiende a partir de ahora es algo que tendrá que ver con los que puedan salir. El verano será largo para jugadores que están en el equipo, para club, para jugadores que puedan venir…

Se hablaba de repartir los goles entre los que quedaban. ¿Por qué no ha funcionado esa receta? 

Porque el equipo tenía la misma identidad, jugaba de la misma forma, pero de repente se vio que la diferencia la creaba Cristiano. Y con esos goles de Cristiano el equipo era capaz de seguir, de confiar, incluso en los partidos más flojos. Y al contrario: mira el ejemplo del partido que pierde Julen en Vitoria. Pierde 2- 1, pierde a última hora. Posiblemente, con Cristiano, habría habido el 80- 90 por ciento de posibilidades de ganar ese choque jugando exactamente del mismo modo. Ese día el Madrid jugó bien, creó ocasiones. Cristiano las hubiera marcado y ahí ya tienes el resultado a favor. Eso es muy importante porque de nuevo afrontas una situación de estrés que desemboca en una rueda de desconfianza.

La sensación es esa, ¿no? Que lo primero que falla es el gol y a partir de ahí falla también el juego por efecto de la falta de confianza…

Correcto. Esa desconfianza se instala cuatro o cinco meses, suficiente para propiciar el cese de Julen. Yo creo que va una cosa detrás de la otra. Todo se origina en la falta de gol. Yo creo que tienen que firmar un jugador arriba que les garantice goles, un experto. No sé si traerán a Jovic.

Te iba a preguntar qué nombres se te ocurrirían.

Gente ya contrastada, del máximo nivel. Tienes que hablar de jugadores como Mbappé, como Lewandowski… Tenemos al mismo Griezmann… Creo que el Madrid no puede aspirar a otro tipo de jugador. Jovic es un proyecto de jugador importante que puede convertirse en un buen goleador, aunque yo opino que el equipo necesita un alto rendimiento goleador a corto plazo.

Has mencionado a Lewandowski. ¿A pesar de su edad?

Yo firmaría seguridad. Jugadores que te va a competir y que te van a garantizar 15, 20, 25 goles. Está muy bien la idea de repartir los goles pero haciéndola compatible con la presencia de un delantero de área consumado. Yo voy a una figura que pueda suplir la figura de Cristiano, que no es fácil, claro. Porque Hazard te va a garantizar 10, 12, una serie de goles, pero no es un goleador nato, un goleador que ya ha competido al máximo nivel, que tienen una serie de números. Un goleador ya asentado. Esa figura la tienes que traer.

 ¿Alguna otra incorporación, alguna demarcación que te parecería importante reforzar?

Tienes que traer lo suficiente para que exista competencia.

¿Qué te ha parecido la campaña de Kroos, que acaba de renovar? 

Ha demostrado que es un gran jugador, pero este último año no ha estado bien.

Hablando de centrocampistas. Pasemos a tu carrera. Es legendario el debate que había entre Milla y  Redondo, acerca de quién tenía que ser el que llevara la manija del Madrid. ¿Cómo recuerdas esa competencia, siempre envuelta en debate? 

La gente me lo  recuerda mucho. Yo creo que eso es positivo, porque significa que al final también dejaste la impronta de que fuiste capaz de pelear con un jugador del nivel de Redondo, que era un gran futbolista. Yo creo que nosotros éramos diferentes, creo que él era un jugador muy espectacular. Al final el debate fue si el equipo rendía más con Redondo o con Milla, no tanto sobre quién de los dos era mejor jugador.

Vosotros os lleváis muy bien, ¿no?

Sí, sí. Nos llevábamos muy bien. Él empezó de titular, pero como sufrió una serie de lesiones yo tuve mis opciones también. Y a partir de ahí el debate fue inevitable porque estaban los números, que eran objetivos. El equipo con Milla pues tenía mejores números, más victorias,  menos goles encajados… Éramos diferentes. Yo era más práctico, era mi función y más como jugaba aquel equipo. Mi misión era intentar darle máxima velocidad y criterio a las transiciones. Me dedicaba a jugar muy sencillo. Redondo era totalmente diferente. Era más individual, un jugador con mucha jerarquía, muy físico…

Tú eras un jugador ADN Barça, eras el típico medio centro de la Masía. Llegaste procedente del Barça en el año 90.

Correcto. Yo era puro Barça, lo que pasa que al final los jugadores de fútbol nos adaptamos. Me asimilé al Madrid como más tarde tendría que aclimatarme al juego del Valencia, con diferentes entrenadores. Pero yo tenía un ADN Barcelona muy claro, sobre todo porque al final ese estilo lo posiciona Cruyff. El jugador de la cantera que él coloca en esa posición soy yo.

Es curioso porque es una etapa en la que el Madrid parece tener una fijación con los mediocentros "made in Masía". Después de ti, vendría Celades. ¿En la época lo apreciaste así, como una aproximación del Madrid al estilo culé?

No sé, creo que conmigo ficharon simplemente un buen jugador para esa zona. Buscaban mis virtudes, alguien que pensaba rápido, que ejecutaba rápido, que veía el juego a gran velocidad y de un modo sencillo. Y eso le da dinamismo al juego. Luego vino Celades, sí que es verdad.

Y es verdad que Celades era un poco tu perfil, también muy ADN Barça, aunque luego jugó de lateral derecho también un tiempo.

 Sí, pero yo no he visto nunca esa intención del Madrid de intentar replicar lo hecho en Barcelona. Al Final el Barcelona tiene una forma de entender el fútbol y el Madrid otra. El camino del Madrid ha girado siempre en torno a fichar a los mejores jugadores,  mientras el del Barça ha estado más en formarlos. Conmigo quisieron fichar un buen jugador, no creo que haya más. Claro, yo tengo un recuerdo malo de mi inicio. Como me iba al eterno rival, en el Barça tomaron la determinación de dejarme sin jugar, ahí me pierdo ir a la Selección, esa es una. Me quedo sin ir al Mundial de Italia. Una vez en Madrid, a los 15 días de llegar, me rompo el cruzado. De inicio. Así que prácticamente me pierdo casi toda esa temporada, quitando los últimos siete partidos con Antic, que además fue una temporada mala porque cesaron a Toshack. Y al final puedo jugar los últimos siete partidos y luego iniciar la temporada siguiente. La verdad que no fue un inicio muy prometedor, pero luego tuve una experiencia muy buena. En lo personal, porque a raíz de eso me asiento en Madrid, donde nacen mis hijos. En lo deportivo, tuve la suerte de ganar dos Ligas y dos Supercopas, la segunda después de la Liga de Valdano.

La liga de Valdano. Es un año magnífico, precisamente la temporada donde se organiza todo el debate Milla- Redondo. Los dos participáis de una forma muy importante en esa Liga que es redonda, con un juego memorable. ¿Es tu mejor recuerdo esa temporada?.

Ese año de Valdano es un año muy bueno para mí. Es muy bueno para el  Madrid también, porque ganamos la Liga después de cuatro años donde el Barcelona lo había hecho muy bien.

Estás en el célebre 5-0 al Barça. Pero también estás en el 5-0 que el Barça le endosa al Madrid un año antes. 

Sí, correcto. En el primero, con Benito Floro de entrenador. Floro hace una temporada muy buena. Estamos a punto de ganar la Liga, aunque se escapa en Tenerife. Ganamos la Copa del Rey contra el Zaragoza jugando muy bien.  Fue una temporada muy digna.

Sin embargo, has mencionado lo de Tenerife, donde se perdieron dos ligas consecutivas en la última jornada. Ya sabes por qué tema te vamos a preguntar ahora....

Sí, me imagino.

El final de temporada ha vuelto a traer a colación el tema de los maletines y uno de los periodistas radiofónicos estrella ha recordado la historia según la cual, antes del primer Tenerife, recibiste la llamada de un excompañero del Barça proponiéndote un dinero a cambio de dejarte perder. 

Esa historia sale recurrentemente por estas fechas. La verdad es que no tengo un buen recuerdo de eso. Fue una situación muy desagradable.

Por lo tanto, eso ocurrió.

Bueno, sí, ocurrió. Pero bueno, ya está. Son cosas que pasan. Que lo mejor hubiera sido que no hubiera salido a la luz pública, posiblemente.

¿Rompiste relaciones con ese jugador que te ofreció eso?

Nada, eso ya está… Olvidado.

¿O mantienes relación con ese jugador? 

Mejor lo dejamos.

 

EXISTE la historia según la cual, antes del primer Tenerife, recibiste la llamada de un excompañero del Barça proponiéndote un dinero a cambio de dejarte perder. 

Esa historia sale recurrentemente por estas fechas. La verdad es que no tengo un buen recuerdo de eso. Fue una situación muy desagradable.

Por lo tanto, eso ocurrió.

Bueno, sí, ocurrió.

 

 

De acuerdo. También te anularon un gol que era absolutamente legal. 

Era legal, sí, sí. Me acuerdo muy bien. A Valdano, que entonces entrenaba al Tenerife, le gustaba achicar y sacar a la defensa. Yo entré desde atrás, rompiendo ese achique, y marqué. Veo que sale la defensa y yo en la zona del balcón del área intento romper de segunda línea. Míchel me mete un balón a la espalda. Se habría tratado de un gol clave porque era prácticamente el minuto 20 de la segunda parte y hubiera sido el 1-3. Ellos nunca hubieran remontado como sí hicieron al no darse validez a aquel gol. (Acabó perdiendo el Madrid 3-2).

Es muy difícil encontrar ese gol en internet, y mira que en Youtube está todo…

Yo alguna vez lo he visto por ahí.

Cuesta encontrarlo.

Ahora con el VAR  posiblemente corregirían esa situación, claro, y te darían gol y hubiera sido posiblemente clave porque era la sentencia. En ese partido el Buitre tiene dos mano a mano con ellos porque además era un poco como ellos jugaban, arriesgando.

Son todo adversidades. Antes de eso, se produce la famosa situación kafkiana en el avión. 

Íbamos en dos aviones chárter. A uno de los aviones se le estropeó la despresurización y al final no había aire acondicionado. Llevábamos una horita, nos tuvimos que volver. Todos sin las chaquetas, sin las camisetas, porque no se podía estar. En calzoncillos, prácticamente. Y yo me acuerdo de aquello como si fuera ahora. Recuerdo que fue Mario Conde quien nos puso su avión particular para que, finalmente, pudiéramos llegar a Tenerife.

Pero vamos, que llegasteis mucho más tarde a Tenerife de lo que teníais que haber llegado, reventados…

El avión aterrizó a eso de la 1 de la mañana. Tuvimos