Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Rubalcaba: "Parece que hay que disculparse por la Undécima"

Rubalcaba: "Parece que hay que disculparse por la Undécima"

Escrito por: Francis Garcia Cedeño10 mayo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Que uno de los pesos pesados más rotundos de la política española de los últimos treinta años necesite recurrir a un "banquillo sentimental" para elaborar su once histórico de jugadores del Madrid demuestra que los políticos, después de todo, tienen su corazoncito. Alfredo Pérez Rubalcaba: un hombre asombrado ante la nula mella que el transcurrir del tiempo hace en su forofismo madridista.

P: Vamos con el once.

R: He puesto en el once a los que considero más convenientes, y luego he hecho un banquillo con mis predilecciones personales, un banquillo sentimental. Quiero decir que me gustaría que Santillana hubiera sido mejor que Di Stéfano, pero no lo es.

P: Perfecto. Adelante.

R: No tiene nada de original. En la portería, Casillas. De lateral derecho voy a poner a Sergio Ramos. No es su puesto favorito, pero eso me permite poner aquí (en el puesto de central) a Hierro, y junto a Hierro pongo a Redondo, también para abrir hueco a otros (ya veréis quiénes) en el centro del campo. Roberto Carlos de lateral izquierdo.

rubalcaba once

P: En este último coincide con todos nuestros entrevistados. Vamos con ese mediocampo entonces.

R: Pues aquí tienes que poner a Pirri. A Zidane, claro está. A la derecha pongo a Míchel. ¿Es el mejor 8? Pues no, pero es el mío. Aquí pones a Raúl, a quien por trayectoria no puedes dejar de alinear; aquí a Di Stéfano; y aquí naturalmente a Cristiano.

P: Un 4-3-3.

R: Correcto. Aunque, bueno, a Redondo obviamente lo puedes poner en el centro de la cancha. Y ahora voy a poner ese banquillo sentimental que os contaba. Los que me habría gustado poner de titulares pero no puedo. El primero es Santillana. Fue mi delantero centro preferido. Lo tenía todo: valiente, de Santander y con un solo riñón. (Risas). El segundo es Gento, que está aquí por dos cosas: correr mucho (como yo, que como sabéis fui atleta) y ser también cántabro como Santillana y como yo. El tercero es Juanito. El siguiente es Velázquez, que era un genio, pero cómo ponerlo de titular cuando para jugar de 10 tengo a Zidane. Y en el banquillo pongo asimismo a Laudrup, que es como Velázquez pero en danés. De portero suplente pongo a García Remón, y añado al banquillo las incorporaciones sentimentales de Sanchís -tengo pocos defensas- y Butragueño. ¿Qué os parece?

once

P: ¿Y de entrenador?

R: (Duda). ¿Miguel Muñoz? Podría ser, pero por la cosa sentimental creo que me inclino por Del Bosque.

P: ¿Y de capitán?

R: Di Stéfano, claro. Le vi poco por cuestión de edad, pero cómo no otorgarle el brazalete. Creo que me queda un once apañado. Pero siempre te dejas gente fuera. Imagínate. Mijatovic, por ejemplo. Stielike. Seedorf. Netzer. O Hugo Sánchez, que era un gran rematador.

P: No le caía ni le cae bien a casi nadie, parece. Nunca entendí por qué.

R: A mí me cae muy bien. Y siempre defiende al Madrid. En la final de Milán dijo abiertamente que iba con el Madrid, cuando podía haber dicho lo contrario porque él, por supuesto, jugó también en el Atleti. Pero esto del once es bien difícil porque... ¿y Gordillo?

P: Le acusaban de tener una sola jugada, irse por la banda y centrar.

R: Ya pero cuando un futbolista es tan predecible y sin embargo le sale bien 9 de cada 10 veces, sólo puede ser por ser muy bueno.

P: Usted es muy forofo.

R: Mucho.

P: ¿Usted comprende a los que dicen que son del Madrid pero no pierden el sueño por ello? ¿Cómo se puede ser "un poco" del Madrid?

R: Es gente que se equivoca. Con los años, mi forofismo ha ido a más en lugar de ir a menos. A veces lo comento con otro gran madridista amigo, Jaime Lissavetzky. "Alfredo", me dice, "creo que deberíamos moderarnos un poquito". He intentado analizar por qué soy madridista y de dónde viene tanta pasión. Me hice del Madrid con seis o siete años. ¿Por qué? No lo sé. ¿Mi padre era madridista? Sí, pero con mesura. ¿Y por qué luego me hice tan madridista? ¿Por qué cada día lo soy más, cuando todas las pasiones tienden a decrecer con el paso del tiempo? No es de recibo tanta pasión por algo a esta edad. Morir de un infarto a mis años por un partido de fútbol no es digno. Y si te mueres a la hora del partido delante de la tele, es imposible negar las causas de la muerte, que pasarán a la posteridad.

P: Ha hablado de la final de Milán, a la que sin embargo, e increíblemente, vemos que sobrevivió. ¿Cómo lo sobrevivió y, sobre todo, cómo lo vivió?

R: Como todos los madridistas, supongo. Viví 25 minutos iniciales de tranquilidad por el buen juego con un resto del primer tiempo francamente mosqueado. El segundo tiempo lo pasé con gran nerviosismo. La prórroga, histérico. Y los penaltis, de pie.

P: Y éxtasis final.

R: Éxtasis terrible al final, sí.

P: ¿Más nervios que en Lisboa?

R: Sí. Porque yo en Lisboa, la verdad, lo vi perdido. Y como lo vi perdido lo viví como una alegría inesperada. Pero es que en Milán podíamos ganar, y lo veías. De hecho el Madrid jugó mejor que el Atleti en la prórroga. Esto nadie lo ha escrito, pero es así. Sin embargo, una vez en los penaltis, es una lotería. Sí, sabes que Keylor para en general más penaltis que Oblak, pero olvídate: sigue siendo una cosa sobre la que influye mucho la suerte. Y por eso me pongo tan nervioso con los lanzamientos. Pero esta vez aguanté, los vi todos, lo cual me pone muy orgulloso. De pie, pero aguanté. Me gustó la tesis que le oí a Zubizarreta en la retransmisión. Juanfran aguantó mucho a Keylor, y cuando por fin lanzó tuvo que ajustar mucho al palo porque vio que Keylor había intuido por dónde iba. Tanto ajustó al palo que fue al palo. Lo sé porque lo he visto diez o quince veces. (Risas algo tímidas).

rubalcaba1

P: Hay una ola de revisionismo sobre este partido, a pesar de que acabamos de verlo todos. ¿El Madrid mereció ganar?

R: Sí, claro. Parece que el madridismo haya encajado este título con algún complejo. Dado además que el Atleti tiene esta épica de perderlo todo en el último minuto, parece que la historia se ha escrito de forma distinta a como yo la vi. Es como si el Madrid no hubiera merecido ganar. Parece que se dice "sí, el Madrid ganó pero quien puso el sacrifico y el mérito fue el Atleti" y tal. No, oiga. El Atleti mereció perder. Mereció perder porque tuvo dos ocasiones y el Madrid cinco. Es verdad que en el segundo tiempo dominó, pero solo creó dos oportunidades: el gol y el penalti que falla Griezmann, que entre tú y yo es un penalti dudoso.

P: ¿Eso piensa? No mucha gente lo dice. Yo solo se lo h