Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Florentino atrapa a Bartomeu

Florentino atrapa a Bartomeu

Escrito por: Francisco Javier Sánchez Palomares25 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Regreso a O'Donnell: Capítulo 13

 

Madrid, año 2020

 

McManaman está ojeando la prensa en la oficina de O’Donnell 43. Pone especial atención a la carta enviada por Florentino Pérez al Stade de Reims en su vuelta a las competiciones europeas. También se deleita con los esperpentos de Bartomeu. Ríe. Desea que Nobita nunca abandone la presidencia del Barça. En ese momento, suena el timbre con insistencia.

—¡Ya va, ya va! —bocea el inglés mientras se acerca a abrir la puerta.

—Buenos días, señora, vengo a pasarle la ITV a su aparato.

Un operario con una envidiable mata de pelo y un uniforme laboral de la empresa Revisiones Hesperia se presenta de este modo en la oficina de O’Donnell 43, ante un Steve McManaman perplejo y molesto. Le acompaña un ayudante de mandíbula prominente, pecho palomo y cierto aire neandertalesco que mantiene la boca cerrada.

—Disculpe, cabaliero, ni soy siñora ni sé a qué aparato se refiere —responde McManaman indignado—. Además, ¿qué es ITV?

—Tranquila, tranquila, la he visto con el pelo largo y una camiseta rosa y cómo iba a saber yo que no era usted una señora —se defiende el operario—. La ITV es una inspección del aparato que tiene usted ahí dentro.

McManaman sorpresa

—¡Oiga, un respeto! Mi aparato no necesita ningún inspección de usted. Soy un siñor inglés, no una siñora, pero tengo pelaso y visto la segunda equipación del Real Madrid de la temporada 2020-2021, por eso voy de rosa —precisa Steve reforzando su orgullo con un movimiento asertivo de mandíbula.

—A ver, señora o señor inglés o lo que sea, no me se enfade. Todos los años hay que pasar una inspección a la máquina del tiempo de su propiedad y a eso vengo yo. Si no doy el visto bueno, la Dirección General de Tráfico les precinta el cacharro y se acabaron los paseítos por el tiempo, además de la consiguiente multa, que no es baladí. ¿Entiende? —explica el trabajador.

McManaman duda, está solo de guardia en O’Donnell 43 y no tiene claro cómo proceder. El resto de miembros de la organización está de vacaciones y le dejaron claro antes de irse que no les molestara si no era una hecatombe mundial. Steve les solicita a ambos un carnet que acredite su identidad y la documentación pertinente que corrobore el objeto de su visita. Lo revisa todo con calma, lo gira entre los dedos mientras lo observa. Piensa. Según lleva a cabo esta labor de comprobación, al tipo que lleva la voz cantante se le cae el lápiz de la oreja y su ayudante se apresura a recogerlo del suelo. Al agacharse, McManaman observa la hucha que se le forma al señor donde la espalda pierde su nombre, entre el final de una corta camiseta y el principio de unos pantalones caídos en exceso. Este detalle convence al inglés de que se encuentra frente a un par de auténticos profesionales, deja de verificar los papeles y decide permitirles pasar.

—Acompáñenme por aquí, please —indica McManaman.

—Con permiso —responde el encargado —. Parece que los días ya son más cortos, ¿eh?, dentro de nada, estamos en Navidad —prosigue el trabajador con intención de entablar una conversación vacía y yerma con la que rellenar el incómodo silencio, pero Steve le ignora con displicencia y dignidad.

McManaman les conduce hasta la portería espacio-temporal y se queda supervisando a los individuos, que proceden a abrir su caja de herramientas. Sacan un destornillador de estrella, un buscapolos y unos alicates.

—¡¿Pero quién le ha hecho esta chapuza, señora!? —exclama el inspector mientras su ayudante hace aspavientos de desaprobación.

—¡Que no soy siñora! —se enfurece Steve.

—Está bien, guiri, no se ponga así —intenta calmar el tipo—, el que le haya hecho el mantenimiento del aparato no tiene ni idea, menuda chapuza. ¡Aquí hay que sanear!

—¿Pero usted está seguro, qué le ocurre a la máquina? —inquiere preocupado McManaman.

Boquerón Esteban

—Voy a explicarle. Para empezar, la bujía hace perla, la tapa del delco está húmeda y están sulfatados los bornes de la batería. ¿A ustedes les arrancaba bien el cacharro este?

Oh, yes, estimado operario.

—También se le ha ido el servofreno. ¿No notaban que cuando viajaban en el tiempo la portería no se detenía a tiempo? Valga la redundancia. Disculpe, mi expresión oral no es óptima. La de mi compañero es aún peor, por eso no le permito hablar delante de los clientes importantes —se excusa el trabajador de Revisiones Hesperia.

—Pues no tengo constancia de ello, Mr. currante. ¿Y tan grave es el asunto?

—Puff, gravísimo. En este estado, la portería no llega ni a la Puerta de Alcalá, así que olvídense de viajar en el tiempo, este trasto no es capaz ni de regresar al último Telediario.

McManaman comienza a preocuparse, la portería es esencial para que O’Donnell 43 pueda desempeñar su función. No contaba con este contratiempo. Si cuando vuelva el resto del equipo no está resuelto, le caerá una buena bronca.

—Perdone, inglés, ¿no tendrá por ahí un poco de anís? —solicita el hombre—. Es que llevamos toda la mañana currando y no hemos parado ni para comer el bocata. Es para quitarnos las telarañas, ya sabe usted.

Steve no se extraña, Inglaterra es tierra de bebedores y está acostumbrado. De modo que acude al mueble bar de la oficina para prepararles una copita de Castellana a cada uno. Cuando vuelve con la bebida espirituosa, sorprende al inspector quitando con rapidez un aparato lleno de lucecitas que tenía enchufado a la portería y a su ayudante escondiéndolo con torpeza en la caja de herramientas. McManaman sospecha, pero disimula y les da el lingotazo de anís. Acto seguido, se aleja unos metros para llamar por teléfono.

Good morning, jefe —saluda el inglés cuando su interlocutor descuelga el teléfono—. Tengo tremendo problemo y estoy solo, están todos de vacaciones.

—Buenos días, Steve, me alegro de hablar contigo —responde el Florentino—. Les doy demasiadas vacaciones a los chicos, se me van a malcriar, como los Galácticos. Pero cuéntame, ¿en qué te puedo ayudar?

McManaman le explica la situación y Florentino en seguida tuerce el gesto. Había oído rumores, pero no les había dado crédito. Sin embargo, parece que son reales. Le da instrucciones concretas al inglés: ha de conseguir un gato y acercarlo al operario que habla. Después, tiene que informarle de cómo reacciona el felino. El inglés sube al segundo piso del edificio donde vive una pareja de Liverpool con los que en ocasiones toma cerveza y escucha a los Beatles. Les pide que le dejen uno los cuatro gatos que poseen. Lo introduce en un trasportín y regresa a la oficina. Coloca al animal junto al técnico que está revisando la portería y observa.

—Presi, ya he acercado el gato al operario.

—¿Y cuál ha sido su reacción? La del gato, no la del señor.

—Se lo quería comer.

—¡Bien, lo tenemos, es Boquerón Esteban! —Exclama Florentino.

—¿Quién es Boquierón Estefan? —Pregunta McManaman.

Motín Hesperia

—Un antiguo jugador del F. C. Barcelona. Había escuchado un disparato rumor que no quería creer, pero ahora compruebo que es verdad. Todos sabemos que el Barça tiene menos dinero que uno que se está bañando. Pues bien, para