Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El Sevilla cae ante el Real Madrid en la Supercopa

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El Sevilla cae ante el Real Madrid en la Supercopa

Escrito por: La Galerna25 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. El Sevilla cayó en la Final de la Supercopa, Luis Suárez se despidió del Barça y las primeras planas de hoy parecen una ceremonia de tributo a los caídos en la Segunda Guerra Mundial que tuviera lugar en el cementerio de Arlington. Hoy no es el último lunes de mayo (apenas el último jueves de septiembre), pero se diría que nos encontramos en pleno Memorial Day en el Memorial Amphitheater de acaso el cementerio más famoso del mundo, sito en Washington DC.

Honor a los héroes de Nervión y al héroe (?) charrúa, hermanos.

Portada AS Sevilla Bayern

Portada Marca Sevilla Bayern

No decimos que el Sevilla no merezca loas por su descomunal esfuerzo sin premio ante el Bayern de Múnich. Las merece sobradamente. Se enfrentó con un denuedo emocionante al que acaso sea el mejor equipo del mundo en la actualidad, un verdadero rodillo futbolístico, una apisonadora con individualidades de tanto peso como Lewandowski, Neuer, Muller o Goretzka. A ese grandioso equipo, el actual campeón de Europa, lo llevó el Sevilla de Lopetegui hasta la prórroga. Le obligó a emplearse el máximo para doblegarlo, y hasta tuvo sus ocasiones claras para haber ganado. Todo se fue al traste a partir de un córner tontamente cedido y un despeje bobalicón de un Bono que en esa jugada deleitó a los bávaros cantando un popurrí compuesto por Where the streets have no name, I will follow, Desire, Elevation y Pride (In the name of love).

Todo este luto nacional por el Sevilla nos parecería muy bien, francamente, si el chovinismo a partir del cual se supone que todos vamos con cualquier equipo español (porque somos españoles) alcanzase alguna vez al equipo español que más glorias ha brindado al fútbol patrio a millas de distancia del resto, y que no es otro que el Real Madrid C. de F.

No solo es hoy, en la honra tras la derrota. También ayer daban por hecho los rotativos que todos íbamos con el Sevilla por cuestión nacional, identitaria o como quiera llamarse. Y no es solo la prensa escrita. La retransmisión del partido fue un sonrojante ejercicio de forofismo sevillista, incluyendo el uso de un reportero a pie de campo directamente importado para la ocasión, a juzgar por su  respetabilísimo acento, de los alrededores del Guadalquivir. Todo denotaba, todo denota el apriorismo a partir del cual la audiencia iba por definición con el Sevilla. Tanto es así, tan desacomplejado era el partidismo, que en algún momento algún genial tuitero aventuró que, a juzgar por el sevillismo febril de los comentaristas, se diría que los de Nervión jugaban contra el Real Madrid.

No tenemos nada contra el patriotismo, aunque nos produzca siempre reparo el atribuir una querencia determinada a los televidentes, que pueden (o no) compartir los colores de quienes retransmiten. Nos gustaría, eso sí, que ese chovinismo desatado incluyera también, por pura coherencia, al Real Madrid cuando juega contra un equipo extranjero.

Algo nos dice, sin embargo, que estamos expresando un deseo inalcanzablemente ingenuo. ¿Podéis imaginar la ira de los medios (de los medios españoles, sí) en el caso de que el gol injustamente anulado al Bayern hubiera sido anulado al Bayern jugando no contra el Sevilla, sino contra el Real Madrid? Solo una eventual derrota blanca habría amortiguado hoy el escándalo. Sí el Sevilla hubiese terminado ganando ayer, ¿alguien cree de verdad que algún medio español se hubiese acordado de esa jugada, en la que los alemanes fueron manifiestamente tangados?

Portada Mundo Deportivo adiós Luis Suárez

Portada Sport adiós Luis Suárez

Los otros honores del día corresponden a Luisito Suárez, que se despidió de los suyos entre lágrimas. Tiene un corazón de oro.

Se plantó ante la prensa virtual, se quitó la mascarilla, amagó con introducirla dentro del pantalón a la altura de la entrepierna (conformándose al final con manosearla por dentro y por fuera) y comenzó a llorar. Nos unimos a este emotivo homenaje, si bien desde una prudencial distancia. También se unieron sus compañeros, quienes como veis se fotografiaron junto al jugador más sucio que han visto nuestros ojos con aparente afecto. Otra cosa no, pero Luisito siempre se ha hecho querer por todo el mundo, incluso por Jordi Alba, que en la foto manifiesta un enternecedor parecido con Paquirrín.

Pasad un buen día.