Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Los siete magníficos de Florentino

Los siete magníficos de Florentino

Escrito por: Carlos Garcia de Sola25 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Una de las películas favoritas de mi infancia es Los Siete Magníficos, con actores míticos como Yul Brynner, Charles Bronson o Steve McQueen como protagonistas. En el film, cada cazarecompensas tiene una habilidad determinada que en grupo los hace temibles, aunque todos son individualmente letales.

Florentino Pérez debió empezar a diseñar en 2014 su propio grupo de siete magníficos cuando ese diciembre fichó a Marco Asensio. Fue hace tanto como seis años atrás cuando el presidente blanco empezó a diseñar una estrategia encaminada a cambiar para siempre la política de fichajes del club.

Asensio y Valverde.

En vez de fichar a jugadores consagrados, a cracks mundiales, pagando precios de cláusulas desorbitantes y sueldos imposibles de mantener, se ficharían a las mejores jóvenes promesas mundiales, con la esperanza de que alguno llegase al primer equipo y destacase.

Su estrategia, lejos de ser oculta, la hizo pública en unas declaraciones que años después han demostrado ser todo un ejemplo visionario. Un adelantado a su tiempo que supo entender que la presencia de jeques y grandes magnates, más el dinero inglés, haría casi imposible competir con esos clubes sin poner en cuestión el futuro económico del club.

Cristiano y Odegaard.

Y así emprendió una estrategia que le llevaría en enero de ese año a fichar al joven noruego de 15 años, Odegaard. Al año siguiente, en 2016, se fichó a Federico Valverde, cumplida la mayoría de edad. Y en los siguientes años se ficharon a los brasileños Vinícius Junior, Rodrygo, Reinier Jesus y al japonés Kubo.

Siete jugadores llamados a marcar el futuro blanco, con edades comprendidas entre los 24 y los 18 y que tienen en común el carisma, la calidad y la juventud. Son fruto de una estrategia que ha incluido otros fichajes como los de Ceballos, Brahim o Lunin, además de algunos otros fallidos como Sergio Díaz.

Vinícius Jr. y Rodrygo.

Los siete magníficos de Florentino Pérez están llamados a marcar una nueva etapa en el Real Madrid si sus carreras siguen progresando adecuadamente. Por sus características y particularidades, el club ha seguido con cada uno de ellos distintas estrategias, dirigidas siempre a proteger a jugadores que son muy jóvenes y que con demasiada presión podrían perderse. En algunos casos mediante cesiones largas enfocadas a ganar minutos y confianza como ha sido el caso de Odegaard, y en otros con cesiones más cortas como con Asensio o Valverde; un perfil bajo, como con los brasileños Rodrygo y Vinícius, que aunque juegan con el primer equipo se han mantenido como jugadores complementarios más que como titulares indiscutibles. En última instancia, hay carreras por definir como las de Kubo o Reinier, los más jóvenes de los siete.

Reinier Jesús.

Tengo pocas dudas de que todos ellos tienen nivel Champions, y muchos ya nivel Real Madrid. Incluso que varios pueden marcar una época en el club a medida que maduren y formen parte de un proyecto. Pero ya hoy, su coste de adquisición, un total de 128 millones por todos ellos, es incluso menor que Dembelé, que le costó al Barcelona 138 millones, mientras que su valor conjunto de mercado es de 280 millones de euros.

En cambio, el valor de Dembelé, fichado precisamente en plena burbuja futbolística, casi como estrella mundial y con 20 años, ha descendido hoy drásticamente a 56 millones.

Andriy Lunin.

Florentino pareció no conformarse con crear la clásica quinta, y decidió echar el resto y buscar el más difícil todavía con siete. Quien sabe si habrá que añadir un octavo y un noveno magnífico, aunque ya no sería lo mismo. Porque en el fondo mi anhelo es ver a los siete en el nuevo Bernabéu con un gorro de vaquero y cada uno con su arma (futbolística) predilecta. Eso sí sería marketing del bueno.

 

Fotografías Getty Images.