Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El Real Madrid de Zidane 2019/2020

El Real Madrid de Zidane 2019/2020

Escrito por: Carlos Lumbreras17 agosto, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La temporada del coronavirus: luces, sombras y vacunas

 

Hemos esperado a que pasaran unos días de la derrota de Manchester para hacer un balance de la temporada del Real Madrid de Zidane en el año del “maldito virus”. Tras una derrota dolorosa, más por cómo se produjo que por una eliminación que estaba cantada desde el penalti de Carvajal en el Bernabéu, es inevitable que salga el madridista doliente que llevamos dentro y se pierda la perspectiva.

Vamos a los hechos de lo que, en realidad, era la primera temporada del Madrid post-Cristiano (la anterior no fue una temporada de transición, fue directamente un shock traumático). La mejor noticia: prácticamente, con la misma plantilla con la que el año pasado hizo una temporada nefasta, el Madrid ha conseguido ganar la Liga y la Supercopa. Un título mayor, la Liga, y sobre todo, una alegría inesperada tras cerrar en agosto una plantilla claramente desequilibrada (4 centrocampistas frente a 10 delanteros/media-punta y sin relevo en el lateral derecho), tirarte toda la temporada con tu fichaje estrella lesionado y terminar el mes de Febrero, con una derrota ridícula en el campo del Betis justo antes del confinamiento.

Esta temporada esconde, por un lado, el fiasco (con matices, pero fiasco) de la inversión de más de 200 millones de euros realizada el pasado verano, y el mérito de plantilla y entrenador para volver a ser un equipo competitivo con la aportación significativa de solo uno de los fichajes del verano (Mendy).

Mendy contra el Barça

No es nada fácil para un equipo lleno de jugadores que “lo han ganado todo”, reciclarse para volver a competir y ganar títulos y, además, hacerlo desde la solidez defensiva en un equipo acostumbrado a ganar metiendo más goles que el contrario. No creo que nadie, salvo Zidane, hubiera sido capaz de convencer a este grupo de jugadores para que se identificaran tanto con esta reconversión que les permitió, tras el confinamiento, ganar 10 partidos seguidos jugando cada dos días y medio, Tebas y Roures mediante.

En este trayecto hemos recuperado a un portero de primer nivel que se había perdido, hemos asistido al crecimiento, irregular como corresponde a un jugador joven, pero consistente de un canterano que va ser titular muchos años en el Madrid (Valverde), hemos visto la mejor versión de Karim Benzema desde que fichó por el Madrid, y el cuarteto Casemiro-Ramos-Varane-Kroos han vuelto a demostrar que son jugadores de primerísimo nivel mundial tras un año en el que hasta los más fieles dudamos. El juego del equipo no ha sido brillante, ha tenido poco gol, ha pasado por crisis evidentes en septiembre y febrero, pero ha sido sólido y ha hecho un sprint final muy meritorio. Hasta aquí las buenas noticias de la temporada del virus, que no son pocas.

Karim Benzema saluda al Bernabéu

Vamos con noticias menos buenas. Dos de las peores han sido las lesiones prolongadas de Hazard y Asensio. Sus respectivas temporadas no pueden ser juzgadas por lo que han hecho en el campo, pero en el caso del belga, en lo poquísimo que se le ha podido ver a su nivel en Madrid, hemos podido intuir que el Madrid 19-20 hubiera sido bastante mejor equipo con el belga jugando 45 partidos de titular. Hazard es, para mí, un jugador extraordinario, en su mejor nivel solo por debajo de Cristiano, Messi y Neymar, y esa lesión ¿crónica? de tobillo es mi principal preocupación pensando en la temporada 20-21.

La peor noticia del año es, sin duda, la constatación palpable de que este sólido Madrid que ha ganado la Liga española no es competitivo en “su” competición. La realidad es que, por segunda vez hemos sido eliminados en octavos de final tras una primera fase mediocre y en los dos únicos enfrentamientos con equipos de nivel Champions (PSG y Manchester City) hemos sido claramente inferiores. Esto es lo que hay y negarlo sería absurdo.

Volver a ser competitivos en Europa debe ser el objetivo ineludible del club desde la próxima temporada y eso pasa por contar con una plantilla mejor que la actual con la particularidad de que, por edad, de esa plantilla van a ir desapareciendo jugadores históricos muy difíciles de sustituir. No creo que Florentino, JAS o Zidane sean ajenos a esta necesidad de mejorar el nivel de la plantilla si queremos volver a ganar una Champions.

Florentino y Zidane con mascarillas

Antes de la pandemia, la aparición de los clubes-estado, (lo siento amigos, el fair-play financiero eran los padres) y los mega-contratos televisivos de la Liga inglesa, habían llevado al club a apostar por fichar jugadores jóvenes y prometedores, antes de que explotaran y fueran inalcanzables. Es un plan razonable, pero arriesgado si lo que se pretende es ganar títulos todos los años, a no ser que se tenga un alto porcentaje de acierto (cosa complicada con jugadores tan jóvenes) y se complemente con algún/nos fichajes de figuras consolidadas.

En todo caso, los planes de futuro del Real Madrid se han visto obligados a incluir una variable inesperada surgida en China que nos ha cambiado la vida a todos. En el Madrid, que vive solo de los recursos que es capaz de generar, la crisis del coronavirus está poniendo en riesgo la salud financiera del club sin la que es imposible luchar de manera mantenida por los grandes títulos. De esta manera, el futuro inmediato del Real Madrid pasa por el crecimiento, para mi este año menor de lo deseable, de Rodrygo, Vinicius o Militao, de que Jovic, milagrosamente, mute en un delantero de nivel, o de que Kubo vuelva lo antes posible de Villareal con un pasaporte español en la boca.

Pero, no nos engañemos, lo verdaderamente importante para que los planes del club puedan cumplirse es que la vacuna frente al maldito virus aparezca lo antes posible y funcione. Sin vacuna, no hay noches en el Bernabéu, explotación comercial del nuevo estadio, no hay Mbappé ni Haaland y, difícilmente, habrá nuevas Champions. Mientras tanto, usemos mascarillas y no nos comportemos como estúpidos. El fútbol es lo más importante de las cosas que no son importantes, pero es imprescindible estar vivo para disfrutarlo.

 

En las siguientes líneas nuestro particular “UnoxUno” del Madrid de la Liga del Coronavirus

 

Thibaut Courtois:

(3090 min)

El mejor portero de la Liga durante 2020. Tras una primera temporada en la que dejó dudas, el belga se ha consagrado como una de las bases de este nuevo Madrid.

Alphonse Areola:

(360 min)

El francés vino a cubrir el puesto de segundo portero y casi no ha jugado. Poca sensación de seguridad y algunos errores “groseros”, pero excelente profesional.

Dani Carvajal:

(2740 min)

Una primera parte de la temporada algo dubitativo. Tras el confinamiento pudimos ver a un Carvajal más incisivo y seguro en defensa. Sigue lejos del nivel de hace 3 años.

Lucas Vázquez:

(841 min)

Lleva dos años muy flojos. ZZ lo ha intentado acoplar al lateral con poco éxito. Lastrado por las lesiones, ha aportado poco a