Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Neymar revisited

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Neymar revisited

Escrito por: La Galerna17 agosto, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. ¿Vive el FC Barcelona los días de máxima zozobra, tensión y depresión institucional de toda su historia? Es posible. El desaguisado motivado por los odiosos ocho tarantinianos goles que le metió al equipo el Bayern, dibujando un marcador para la posteridad, tiene a la institución al borde del abismo más siniestro que nunca se haya abierto bajo sus pies. Los presidenciables frecuentan las emisoras de radio, los más emblemáticos tertulianos gimen en los platós y el verano trae consigo el fétido aroma de la basura puesta al sol.

Basura recalentada que alcanza también las portadas del día, en especial la de Sport, que en la tesitura de optar entre el realismo informativo y la venta de motos usadas que permitan la huida hacia adelante se decanta por lo segundo, y trata de colocar a su público un mensaje de esperanza risible, tragicómico, en la forma del fichaje que va y viene mientras presenta en el juzgado querellas sin tino contra el mismo club que le tuvo y que, inopinadamente, parece querer volver a tenerlo.

Portada Sport el Barça y Neymar

¿Qué hacemos con esta portada, amigos? Decídnoslo vosotros. ¿Llorar de risa sobre el suelo, girando sobre nuestro propio eje, como Donald O’Connor en Cantando bajo la lluvia? ¿Exhalar un simple golpe de risa seco y compasivo? ¿Tratar, con toda seriedad, de ponernos en el pellejo del soci del Barça que siente cómo el entorno mediático del club intenta volver a tomarle el pelo, distrayéndole con la posibilidad de un fichaje que el propio Bartomeu calificaba como “imposible” hace muy pocas fechas? Imaginamos que el soci culé, o el simple aficionado, se indignará ante el torpe intento de venta de la misma mula renqueante de siempre, aunque por lo menos, en el frontispicio de este intento de primera plana, aparece con todas las letras el adiós (sin gracias) de Setién que sí servirá de magro alivio, suponemos. Setién es tal vez el técnico más desastroso que ha pasado por el Barça en toda su historia. Es el Queiroz del Barça, con la diferencia de que el mozambiqueño nunca habló mal de nadie ni dio lección tras lección de arrogancia y fatuidad.

Portada Mundo Deportivo Koeman

El hombre designado para sustituir a Setién, tras un garbeo por opciones tan estimulantes para el culé como el rabiosamente espanyolista, madridista y mourinhista Pochettino, parece ser Ronald Koeman, el hombre a cuya potencia en el lanzamiento de faltas debe el Barça la primera Copa de Europa de su historial. El apelar al peso de las leyendas blaugranas se antoja un intento de zidanismo light similar al que la Juve está llevando a cabo con Pirlo. Vamos a ver si se concreta y si les sale bien. Su labor como seleccionador holandés ha estado bien. Como futbolista, fue precursor del saludo Covid usando los codos para saludar por encima de sus posibilidades, lo que sin duda puede dar un apunte de su visión de futuro.

Portada Marca Sevilla finalista

Marca, por su parte, celebra la clasificación del Sevilla para la Final de la Europa League tras derrotar al Manchester. “Orgullo español”, titulan enfáticamente los de Gallardo. La Galerna no aspira a ser el equipo de todas las aficiones de España ni hace ostentación de suficiente españolismo como para abrazar el paso adelante de una institución manifiestamente hostil al Real Madrid como es la sevillista. Sin falsos entusiasmos, con todo, deseamos toda la suerte a los de Lopetegui.

Lo que sí nos concierne es precisamente aquello a lo que Marca no otorga demasiada importancia, es decir, a las sorprendentes (una vez más) declaraciones de James Rodríguez a los medios colombianos. “Tengo condiciones, pero no me dejan demostrarlas”, ha dicho, como si fuera un juvenil en lugar de un jugador ya muy hecho en el que recae la responsabilidad de dar lo mejor de sí. “Me quise ir porque Zidane tenía su base de equipo, pero el club no me dejó”. Se conoce que esa es razón suficiente para borrarse del tramo final del campeonato, solicitando desaparecer de las convocatorias ante su no titularidad.

A veces no vendría mal un mínimo de madurez.

Os dejamos con la portada de As, que también querréis verla porque sois así.

Pasad un buen día.

 

Portada Diario AS Sevilla sexta final