Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Vinícius, factor diferencial

Vinícius, factor diferencial

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon12 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
De Vinícius Junior se ha reído demasiada gente. Aquel chaval que llegó con 18 años procedente de Brasil el mismo año que salía Cristiano Ronaldo era una tentación demasiado grande para el escarnio y la mofa. Se escrutaba cada partido con el Castilla hasta que Vinícius empezó a salirse en la categoría. Entonces se empezó a criticar que un jugador de su coste disputase partidos en Segunda B, era un abuso, decían, que justificaba los excesos de muchos defensas. Entonces empezó a jugar con un Madrid en ruinas y el chaval se convirtió en el principal motivo de alegría de una temporada que sólo dio motivos para la esperanza mientras las carreras alocadas de Vinícius eran el principal argumento ofensivo junto a la clase infinita de Benzema. Ya entonces fallaba mucho frente a la portería, pero les aseguro que el Ajax respiró tranquilo cuando cayó lesionado en la vuelta de Champions.
Esta temporada a Vinícius le costó arrancar. La llegada de Hazard para jugar en su posición predilecta suponía todo un reto. El intento de jugar en la derecha no fue precisamente exitoso porque el joven brasileño no es un extremo al uso de pisar la raya y centrar. Vinícius necesita libertad. Se trata de un jugador tan imaginativo y creativo que precisa partir de la izquierda para poder salir por todos los carriles. Su temporada está yendo claramente a más y en conformidad con esa evolución, también se está incrementando la confianza de Zidane. Y vaya sí la está aprovechando.
Su temporada está yendo claramente a más y en conformidad con esa evolución, también se está incrementando la confianza de Zidane.
Cuando el Madrid juega con Vinícius sabe que tiene un verso suelto capaz de recorrer todo el campo a una velocidad sideral. Por tanto, Vinícius resulta una certeza de poder llegar a la portería en cualquier contexto. Su ímpetu en ocasiones le juega malas pasadas al no saber leer ciertas situaciones, pero ahí también está evolucionando, cada vez más capaz de mezclar velocidades. Su presencia en el campo le ofrece metros automáticamente a Marcelo, puesto que le permite recibir de cara ya en campo contrario, y a Benzema, que se puede olvidar del engorro que supone trasladar el balón hasta arriba. El carioca nunca tendrá la capacidad combinativa de Hazard, cuyo juego involucra a más jugadores, pero sin duda es un jugador que ya aporta a otros compañeros.

De Vinícius se suele criticar con razón sus dificultades a la hora de dar el toque final. A veces resulta frustrante ver cómo grandes jugadas acaban en nada por esa dificultad al definir. Sin embargo su capacidad continua de percutir ya le permite estar produciendo goles de forma directa o indirecta. Para el lateral de su banda resulta un martirio afrontar un partido persiguiendo el brasileño que, además, se empeña de forma muy responsable en defensa. Si se fijan verán a muchos laterales haciendo continuamente estiramientos ante la exigencia física que supone el brasileño. Como decía, se suele destacar negativamente su capacidad al definir, resulta un pero que rara vez se obvia por parte de sus críticos. Sin embargo, resulta tremendamente injusto obviar las numerosas virtudes que adornan al brasileño. Sin duda la más diferencial es su capacidad para desbordar, que es, junto a la capacidad goleadora, la suerte más exclusiva del mundo fútbol. Esa capacidad de desborde le ofrecerá una gran carrera a Vinícius aunque no mejorase en la definición. Pero es que resulta muy corto de miras deducir que un chaval con esa capacidad de trabajo no mejorará en algo completamente entrenable. Basta revisar las cifras goleadoras de otros grandes jugadores en sus años juveniles como para vislumbrar como muy probable que Vinícius mejorará mucho también en eso.
Vinícius ha llegado al Real Madrid para triunfar. Su determinación en ese objetivo es otro de esos avales que le acompañarán en su desempeño. El brasileño siempre ha tenido la capacidad de no tomar nota de sus errores ni de la competencia en su puesto. Él siempre que coge el balón irá para arriba desde la seguridad de que esta vez tras driblar a dos rivales el gol entrará. Ya verán como lo conseguirá.
Artículo escrito el 24 de junio de 2020, republicado hoy con motivo del 20 cumpleaños de Vinícius.

 

Fotografías Getty Images.
Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM