Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Azpitarte-Puertas: "Modric es un ejemplo de superación "

Azpitarte-Puertas: "Modric es un ejemplo de superación "

Escrito por: Mario De Las Heras16 junio, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

A las nueve de la mañana de un sábado, y qué sábado, sólo estamos despiertos en Madrid Jesús Bengoechea y yo. Es el día de la final de la Copa de Europa y la gente duerme hasta el mediodía como los camellos de las bandas del Bronx.

-Oye, qué horas tan raras, ¿no? -dice Jesús.

Yo resoplo y casi ensayo un latinajo porque parecemos dos soñolientos legionarios romanos de los de Astérix vigilando una frontera. El horario es capaz de todo. Al pie del edificio de la sede de Esradio yo tengo la voz ronca y no es por haber salido de juerga la noche anterior sino por no haberlo hecho . No me salen los habituales trinos de la mañana. A estas horas y en planta no se puede ser miembro de una banda del Bronx, ni siquiera de una del Parque de Roma.

Vicente Azpitarte y José Manuel Puertas, autores de un libro emocionante -'Luka Modric, el hijo de la guerra' (Al Poste)-, no son banda o no lo parecen, pero quizá tengan una, o la tuvieron o la tendrán. Una banda del desfiladero como Butch Cassidy y The Sundance Kid. Sundance era rápido con el revólver y Butch era el simpático, pero si Vicente y José Manuel son simpáticos a lo mejor es porque ambos también saben disparar.

libro luka 3

Estamos sentados a la mesa, casi enfrente, y yo creo que ellos creen que llevo póker. Ellos lo llevan seguro. Vigilo esas manos ocultas bajo el tablero. Temo que desenfunden. Pero se les adelanta Jesús cuyo verbo siempre es providencial. Casi santo, como de apóstol del madridismo. Yo, en todo caso, soy su discípulo. Recuerdo el día que nos trajo a Paco Gento, el mayor campeón de la historia del fútbol, a la cena de aniversario de La Galerna. Era una mesa cuadrada, grande, y Gento estaba allí presidiéndolo todo como Kali en el templo maldito. Los galernautas no hacíamos más que reverencias (íntimas, por supuesto: ¡Kali-ma, Kali-ma...!, luchaba yo por no pronunciar y también por no ponerme la servilleta de turbante) absolutamente avergonzados, superados, intimidados como niños de internado dickensiano, y Jesús habló para darnos paz, casi vida para poder levantar la vista del plato.

Vicente al fin desenfunda porque yo amago con coger el revólver que no llevo. Sólo le he preguntado cómo surgió la idea del libro y él aprieta el gatillo con rítmica parsimonia. Su voz fluye, radiofónica, tanto como para ponerse uno a pecho descubierto delante de las balas:

-Fue hace unos dos años, a finales de 2014. Me llaman de la editorial (Al poste) porque se habían dado cuenta de que me había convertido en un defensor en los medios de comunicación de alguien a quien mediaticamente se destrozaba. Como yo no sé hacer nada sin José Manuel Puertas, les dije que me esperaran a ver qué me respondía, pero enseguida me dijo que sí. No hizo falta ni explicarle el proyecto.

Se escucha el click de las fotografías. Trato de concentrarme y al mismo tiempo trato de meter barriga y papada, de atusarme el pelo, colocarme la camisa. Estoy a punto de decir: "Un momento Santori", como el protagonista de Lost in Traslation.

-"Cuarenta y un millones para tapar verguenzas", creo que fue la portada de SPORT, algo que podría pasar a la historia de la infamia- dice Jesús- ¿En qué se basaba vuestra defensa de Modric en aquellos momentos en que era tan vilipendiado?

-Yo que vengo de una generación que crece con Campeones, Oliver y Benji -dice Vicente-, a mi Luka me parece un jugador que encajaría en la cultura japonesa. Alguien que trasciende de la imagen de un futbolista normal. Ya cuando jugaba en el Tottenham me llamaba mucho la atención. Era un jugador que generaba magia en la mediapunta. Cuando él recibía el balón sabías que algo iba a pasar. A mí me tenía encandilado y cuando llega al Madrid me pareció un fichaje magnífico, de estos que te generan ilusión. Me gustaba que jugara y me parecía que lo estaba haciendo mucho mejor de lo que decían. Me parecía que el problema era el equipo y las sensaciones que generaba el equipo, y no la figura de Luka Modric.

Modric generaba magia en la media punta.

-Yo creo que también es eso que siempre se dice-indica José Manuel-, lo que le pasó a Bale al año siguiente, que no había tenido pretemporada. Le cuesta arrancar un poco. Ese debate de si venía por Özil, de si tenía que jugar más retrasado... Al final ha terminado jugando más atrás. Es verdad que le costó un poco... Pero se veía algo, ¿no?

-Venía a sustituir a Özil y a alguien de quien casi ya no nos acordamos, que es Kaká -recuerda Vicente-. Porque todavía estaba en el equipo en aquel momento y por lo tanto había un overbooking de mediapuntas con calidad.

Jesús cree que el ensañamiento mediático no era tanto contra Luka sino contra Mourinho.

-Mourinho y Florentino -dice José Manuel-. Hay otra portada, no sé si llega a ser portada, que hacía una comparativa con Song. Habla del "crack Song" y de Modric no sé lo que decía (Risas)... Hay que ver con la perspectiva del tiempo lo que ha sido Song y lo que ha sido Modric...

Las mesas están volcadas. El barman ha puesto el espejo a buen recaudo y empiezan a estallar la primeras botellas. Vicente es rápido con el seis-tiros:

-A mi Song me parece un paradigma de las aberraciones del independentismo catalán. Un camerunés que en su presentación dice "Visca Cataluña" (además del silbido de las balas, se escuchan las carcajadas) y "Visca Barcelona", no sé... Si un camerunés ficha por el Cáceres y dice "Viva Extremadura" y "Viva Cáceres" pues nos hubiéramos partido de risa. Que sí ,que está muy bien, pero si lo dice además en catalán, pues bueno... No se puede ser más cateto y más hortera de lo que estos son en aquel momento. Pero ya sabemos que el independentismo es una forma de vida y la independencia no. Así que en este caso que hagan lo que les dé la gana.

Vicente parece que evoca tiempos mejores mientras recarga el tambor apoyado en el dorso de la mesa redonda volcada. En realidad está sentado cómodamente en una silla con el sombrero a la espalda, colgando del cuello:

-A propósito de aquello de Mourinho y Florentino que decíais. Hace poco alguien me recordaba que a Cristiano lo deja atado Calderón antes de marcharse, por lo tanto a Cristiano no se le puede meter dentro de la era Florentino  como fichaje, aunque haya sido el gran símbolo  de Florentino y del Real Madrid durante todos estos años. Pero esto me sirve a mí para decir que Luka Modric es el mejor fichaje de Florentino Pérez por lo que ha costado y por lo que le ha dado al Real Madrid con todos los fichajes que ha hecho Florentino Pérez, galácticos y no galácticos. Porque han llegado al Real Madrid jugadores magníficos: Benzema, Gareth Bale... Pero el caso de Luka Modric a mí me parece paradigmático. Un jugador estrella fichado a un precio que no era tampoco desorbitado.

-Últimamente Gistau vino a decir que si no fuera por Mourinho..., vamos, que Florentino no lo quería fichar- recuerda Jesús.

-Yo creo que Mourinho fue el gran valedor del fichaje - interviene José Manuel. Las puertas de la sala se balancean. Un tumbleweed rueda ahí afuera, pero la ciudad empieza a coger algo de ritmo-. Luego le ha pasado como a Ancelotti, que siempre ha querido tenerlo donde ha estado. Mourinho quiso llevárselo al Chelsea y Ancelotti, si pudiera, seguro que se lo llevaría al Bayern. Lo que pasa es que Luka Modric hoy no puede salir del Real Madrid. Fue cosa de Mourinho. De hecho hay un momento en que intermedia en la negociación. Florentino Pérez es el que desenquista finalmente la situación con Levy, pero hay un momento en que Mourinho llama a Levy. Mourinho fue el gran valedor de Luka Modric. Y a pesar de que salieron cortinas de humo sobre otros jugadores como Javi Martínez, Mourinho a quien quería era a Modric, lo tenía muy claro.

Mourinho fue el gran valedor del fichaje de Luka.

Hemos soltado los revólveres, hemos dado la vuelta a una mesa y nos hemos sentado en torno a ella. El barman ha vuelto y empieza a barrer el suelo. Tiene la mirada torva, no se fía. Vicente, mientras tanto, piensa que Luka es un jugador con el que el entrenador se debe de encontrar muy cómodo. Cree que es un futbolista inteligente que conoce todos los parámetros del fútbol y eso le permite una conexión diferente con el entrenador. Habla de la magia, aquello de "inventa Lukita" que un día alguien pronunció tras verle sacarse una jugada de la chistera.


libro luka 2

Nos cuenta José Manuel lo llamativo de que todo el mundo con el que han hablado, desde los que lo entrenaban en infantiles hasta los que han terminado entrenándole ahora, coincide en que es el jugador al que h