Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Así  Viví
Así viví la Novena: Roberto Carlos

Así viví la Novena: Roberto Carlos

Escrito por: Roberto Carlos15 mayo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Estábamos muy tranquilos antes de la Final. Recuerdo que era el año del Centenario, que ya habíamos perdido la Liga ante el Valencia y también la Copa ante el Deportivo en el Bernabéu. En la calle existía la percepción de que había que ganar algo porque el club cumplía cien años, pero nosotros no pensábamos en eso. Pensábamos en lo complicado que iba a ser el partido, eso sí, y de eso hablábamos en el autobús camino de Hampden Park. Y el choque fue en efecto difícil, pero todo se arregló gracias a mi pase perfecto a Zizou en su gol.

En serio, he bromeado mucho con esto. Pero tengo que decir que yo puse el balón exactamente donde quería ponerlo. Otra cosa es si yo sabía lo que Zizou iba a hacer. Por supuesto que no. No se me habría ocurrido. Pero yo, apremiado por el defensa del Bayer, hice lo que había que hacer.

 

 

También colaboré en el primer gol. Raúl aprovechó una jugada que habíamos ensayado muchas veces: mi saque de banda. Raúl sabía que yo lo hacía muy fuerte y que el balón botaba, lo que complicaba la situación para el defensa. Lo habíamos intentado muchas veces, pero si no recuerdo mal creo que es la única vez que he dado una asistencia con la mano, es decir, la única en que el saque de banda ha ido directo al remate del delantero y ha sido gol.

Sin embargo, no fue la única vez en que un saque de banda mío acaba en gol por vía indirecta, ni siquiera la única vez en una Final de Champions. En la Octava, ante el Valencia, el gol de McManaman viene también por un saque de banda que ejecuto yo. Lo rechaza la defensa del Valencia y el balón acaba en Macca, que lanza su famosa tijera.

El hecho es que estoy presente en los dos goles, pero quiero destacar la buena labor de mis dos compañeros para colocarse en el punto exacto para aprovechar mis pases. Y la genialidad de Zizou, claro.

Ya sé que se ha dicho que no jugamos bien, que si victoria vergonzante y tal. Hicimos lo que había que hacer para ganar. Yo a la gente que me habla de espectáculo les dijo que se vayan a un concierto o al circo. El Madrid se dedica a ganar, y aquella noche, una vez más, hicimos lo que se debía hacer para lograrlo. Sencillamente. Y para la historia queda el increíble gol de Zizou.

No sé si es el gol más bonito que se ha marcado en una Final de Champions. Estaría en dura competencia con el que marcó Bale en Kiev. Creo que el de Zidane es un poco más difícil técnicamente porque el balón le viene de muy alto. Pero el del Gareth es una maravilla, desde el centro de Marcelo con su pierna “mala” a la chilena enorme del galés.

 

 

Volviendo a la Novena, hay que destacar también el gran papel que hace Íker. Antes ya había hecho muchas cosas, pero la leyenda de Iker verdaderamente empieza ahí. Una pena que tuviera que ser a costa de la lesión de César en el segundo tiempo. César venía jugando muy bien. Pero Iker nos salvó en aquellos minutos finales con tres o cuatro intervenciones excelentes. Ese partido marcó completamente la trayectoria de Iker. El mundo le conoció allí.

De todos modos, para mí todos estuvieron muy bien. Míchel, Hierro, Claude, Solari, César... Aunque el número uno fue Zizou por lo que hizo y por lo que representaba para nosotros en aquel momento.

La celebración fue espectacular, aunque nada hay comparable a la de la Séptima, porque eso fue la locura. Pero también vino mucha gente a Cibeles y al estadio, donde habría 80.000 personas. Allí es donde a los madridistas nos gusta ir. Y para entonces se había creado ya una cierta rutina, de tanto como ganábamos.

La Novena es la primera Champions que gana Florentino como presidente, pero me consta que él también ha disfrutado muchísimo las anteriores. También las otras dos que gané yo. Creo que estuvo en ambas. Florentino forma parte de todas las Copas de Europa.

Hay que poner en valor el idilio del Madrid con la Champions. El otro día vimos una estupenda semifinal. Entre los dos semifinalistas contaban “sólo” diez Champions. El Madrid tiene trece, mientras estos dos clubes se afanan por ganar su sexta. La Champions será siempre la competición del Madrid. No es que la Liga y la Copa no importen, claro que importan. Pero todo el mundo sabe que hemos nacido para la Champions.

 

ÍNDICE, ASÍ VIVÍ

Así viví la Primera: Paco Gento

Así viví la Segunda: Andrés Amorós

Así viví la Tercera: José Emilio Santamaría

Así viví la Cuarta: José Emilio Santamaría

Así viví la Quinta: Canario

Así viví la Quinta: Luis Miguel Beneyto

Así viví la Sexta: “Pirri”

Así viví la Sexta: José Araquistain

Así viví la Séptima: Pedja Mijatovic

Así viví la Octava: Steve McManaman

Así viví la Novena: Roberto Carlos

Así viví la Novena: Luís Alberto de Cuenca

Así viví la Décima: Juanma Rodríguez

Así viví la Décima: Vicente Ruiz

Así viví la Undécima: Álvaro Arbeloa

Así viví la Duodécima: Antonio Esteva

Así viví la Decimotercera: Jesús Bengoechea

 

Roberto Carlos
Ganador de cuatro Campeonatos de Liga, tres Ligas de Campeones, dos Copas Intercontinentales y una Supercopa de Europa con el Real Madrid. Campeón del Mundo con la canarinha en 2002, así como de la Copa Confederaciones en 1997 y las Copas América de 1997 y 1999.