Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
«¡Vamos, Rafa!» y la coma del vocativo

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

«¡Vamos, Rafa!» y la coma del vocativo

Escrito por: La Galerna11 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días, queridos amigos. ¿O deberíamos decir: «buenos días queridos amigos»? Las portadas de este domingo pre Fiesta Nacional se presentan tan carentes de contenido de interés que quizás lo más relevante esté en que, una vez más, la prensa deportiva patria se come la coma del vocativo en los titulares.

Portada Marca

Nos imaginamos ahora mismo al fundador de este medio, D. Jesús Bengoechea, desayunando plácidamente en su retiro galés y mojando unas magdalenas en el café, pero mucho nos tememos que las magdalenas se le habrán atragantado al leer ese «Bien chicos bien» del diario madrileño. Que Marca se coma una coma o se coma dos comas, no sé cómo cominos comérnoslo, mas como quiera que aquí defendemos la corrección del lenguaje empleado, nos ha parecido relevante la mención. Quizás el titular esté correctamente escrito y sea «Bien, chicos bien», haciendo mención a la bondad de los jóvenes de la selección española por un lado y, por otro, ocultando la coma bajo el puño izquierdo de Oyarzabal en onanista postura. Pero sabemos o creemos que la intención era felicitar a los nuestros por el triunfo: «Bien, chicos, bien». Desde este foro seguiremos defendiendo el uso correcto de la coma del vocativo con mayor fuerza si cabe que con la que apoyamos a la selección de Luis Enrique, Busquets, Kepa, De Gea y Sergi Roberto.

Como podrán comprobar los lectores, el parón de selecciones disminuye nuestras capacidades portanalistas y convierte este oficio en uno de los más complicados que existen junto al de sexador de pollos, el de oledor de axilas para perfumes o el de soldado de guardia en el palacio de Buckingham. Lo más destacable de la portada de Marca se encuentra en el faldón superior, en la mención acerca de la final entre nuestro Rafa Nadal y el serbio Novak Djokovic en busca del título 12+1 del manacorí sobre la arcilla parisina. Un número que le igualaría con Ángel Nieto en títulos mundiales y con el Real Madrid en trofeos de Champions. En caso de conseguirlo, lo de Rafa será una animalada más en su dilatada carrera de éxitos.

Portada As

No es descabellado afirmar que la selección española atrae pocas pasiones. Anoche se impuso por un gol a cero a Suiza en un partido disputado en el Alfredo Di Stéfano con tanto público en las gradas como telespectadores en sus casas. En otros tiempos, habría sido impensable que un partido de la selección no ocupara la foto central y la noticia principal de la portada, pero ocurre en el diario As y en el fondo (y en la superficie) no nos extraña. «La Tierra tiembla» al paso firme de Nadal. Lo que está consiguiendo Rafa Nadal desde su debut en el mundo del tenis es salvaje, único, descomunal, acojonante… se nos acaban los adjetivos. Se nos acaba el propio vocabulario para definir lo que ha logrado ya en su carrera y lo que todavía puede mejorar.

Una victoria hoy en París supondría alcanzar a Roger Federer en número de Grand Slam con su vigésimo título. ¡Veinte, 20! ¿Recuerdan cuando la marca a batir eran los 12 de Rod Laver? Parecía improbable que alguien superara ese número, pero llegó Pete Sampras y lo elevó hasta 14. Ahora todos esos récords han quedado lejos, empequeñecidos por el empuje del propio Rafa, de Roger Federer y de Novak Djokovic. Enfrente tendrá a Nole, un hueso durísimo de roer. La rivalidad Nadal-Nole es la mayor de la historia del tenis y una de las más grandes de la historia del deporte, junto a los Madrid-Barça, los Lakers-Celtics, los Oviedo-Sporting o la A contra la C en cierto colegio madrileño que el portanalista de guardia recuerda con cariño.

El serbio Novak Djokovic es un competidor implacable, puro talento, rocoso, con cabeza, un tipo duro que no duda en recurrir a todo (atención médica incluida) para cortar el ritmo de su rival. Ha logrado que cada vez que el fisio salta al campo para atenderle dudemos como con las caídas de Luis Suárez o Neymar en el área contraria. Deseamos a Nadal toda la suerte del mundo en su enfrentamiento, aunque lo suyo no ha sido jamás una cuestión de suerte, sino de tesón, talento y coraje. Y si la cosa se tuerce, rezaremos para que Nole le suelte un pelotazo a algún juez de pista.

Portada Mundo Deportivo

No entendemos bien el titular, pero es que en el fondo nos da un poco igual. «Saben sufrir», como quien sufre en silencio las hemorroides, o como quienes juegan en un estadio vacío sabiendo que ni sus familias les están siguiendo desde casa un sábado por la noche. Victoria por 1-0 gracias a un error del rival y… y nada más que contar.

Portada Sport

Ansu Fati da «un paso más». Suponemos que se refieren al objetivo marcado por cierta prensa sensacionalista de superar 14 récords-chorras de precocidad de Cristiano Ronaldo, o algún invento por el estilo. Y si no se refieren a eso nos importa más bien poco. Reiteramos nuestro apoyo a Rafa Nadal y esperamos que obtenga La Decimotercera Copa de Mosqueteros, que aquí en La Galerna somos muy de mosqueteros. Y de la coma del vocativo.

Que pasen un buen día.