Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Una temporada para la eternidad

Una temporada para la eternidad

Escrito por: Daniel Vila García10 julio, 2024
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Soy un consumidor voraz de documentales deportivos. Me gusta conocer especialmente a aquellos deportistas que por edad no he podido disfrutar en directo o acercarme a disciplinas deportivas que me resultan ajenas. Supongo que este interés nació en mi más tierna infancia, cuando consumía algunas películas que solía producir Hollywood cada tanto en las que siempre un exjugador con problemas se reconvierte en entrenador y dirige a un equipo de instituto que, a pesar de ser unos mantas, acaba resultando competitivo y todos comprenden el verdadero significado de la amistad. Existen numerosos ejemplos muy recomendables, desde la entrañable Somos los mejores hasta Entrenador Carter o El camino de regreso.

Al calorcillo del ya mítico documental The Last Dance, han proliferado otros tantos con más o menos suerte. El dirigido por Jason Hehir fue un éxito de crítica y público de tal calibre que gustó hasta al insobornable Carlos Boyero. La docuserie de Netflix giraba en torno a los Chicago Bulls de Michael Jordan. La premisa era clara, asistíamos como privilegiados voyeurs a la que sería la última temporada de aquella dinastía plagada de jugadores talentosos con Scottie Pippen, Dennis Rodman, Toni Kukoc o Steve Kerr y entrenada por Phil Jackson.

Acertadamente, el director tomaba la inteligente idea de bucear en el material público y privado de años anteriores para mostrar en paralelo el nacimiento, desarrollo y plenitud tanto de la carrera de Jordan como de la creación de la dinastía de los Bulls. Y, como no podría ser de otro modo, se entrevistaba a los implicados para que relataran desde el presente los aspectos del pasado. Ni que decir tiene que Jordan era el eje central del documental, pero sus compañeros y entrenadores eran más que figurantes.

Pues bien, la semana pasada me crucé en el catálogo de Amazon Prime con 99, documental de tan solo tres capítulos sobre la histórica temporada 98/99 del Manchester United.  Dirigida por John Battsek y Sam Collins, la docuserie retrata la icónica temporada del triplete (Premier League, FA Cup y UEFA Champions League).  Dicho triplete sería el primero de la historia del fútbol inglés.

A diferencia de The Last Dance, los directores optan por no elevar a ninguna figura de aquel vestuario sobre otra. Todos los compañeros tienen su peso específico y brillan atendiendo a las circunstancias donde el foco de los hechos los ilumina. Es decir, a pesar de contar con la megaestrella David Beckham, este no opaca al resto. Dicho lo cual, no se pueden poner puertas al campo. Cada vez que sale Gary Neville sube el pan. Pero para bien. Digamos que el bueno de Gary por momentos sabe robarse el show para él solito. Destacan también grandes jugadores como la pareja atacante Dwight Yorke y Andy Cole, el portero Schmeichel, el defensa Denis Irwin y el centrocampista Jesper Blomqvist. Y, por supuesto,  los héroes de la final de Barcelona, los delanteros suplentes Teddy Sheringham y Solskjær.

Gunnar Solskjaer

Tras un año en blanco, y con la reciente pérdida de su estrella Eric Cantona, el vestuario se encuentra algo huérfano. Para más inri,  Beckham empezaría la pretemporada siendo el villano para media Inglaterra tras su archifamosa patada a Simeone que le supondría la expulsión y serviría en bandeja a los tabloides un chivo expiatorio ideal. En mitad de la incertidumbre, un hombre emerge entre las tinieblas: Sir Alex Ferguson.

La figura de Ferguson sobresale a lo largo del metraje. Se le retrata como un hombre de gran temperamento que, gracias a su olfato, supo construir un equipo legendario desde cero. Merece la pena pararse a ver cómo cada jugador se refiere a él con respeto, llegando a decir que amaban dar todo por su entrenador y que bajo ningún concepto querían decepcionarle. Para los canteranos, Ferguson llegaba a ser una figura paternal.

Alex Ferguson

A lo largo de tres capítulos, asistimos al ascenso y posterior consagración de los Fergie Boys, la generación de canteranos formada por Butt, Giggs, Scholes, los hermanos Neville y Beckham. Desde el principio, vemos cómo fue una apuesta personal de Ferguson. Fueron la última generación dorada nacida de la cantera capaz de conquistar los corazones de la afición de Old Trafford.

Sin embargo, tanto esta excelente generación de canteranos como su entrenador parecen en todo momento abrumados por la historia del gran Manchester United de Matt Busby y sus Busby Babes. Busby fue algo más que un técnico para el United. Hasta entonces era el único manager que había sido capaz de conquistar la Copa de Europa. Dicha conquista tenía una épica especial, pues el United la lograría al recomponer su equipo a lo largo de una década tras la del desastre aéreo de Múnich que le costó la vida a ocho de sus jugadores.

Manchester United en 1968

Este escocés de origen humilde tenía la política de hacer debutar a temprana edad a los canteranos. Con una edad media de 22 años, el United fue el primer equipo inglés en competir en la Copa de Europa. Por entonces, el mundo del fútbol consideraba que aquel conjunto era el único capaz de batir al todopoderoso Real Madrid. De hecho, cuando la tragedia asoló al club, Santiago Bernabéu se ofreció a ayudar al Manchester en todo lo que hiciera falta, partidos amistosos incluidos en los que el montante económico de la taquilla iba a reparar las arcas del equipo inglés. En su ánimo deportivo, Bernabéu llegó a ofrecer la cesión de Di Stéfano.

La Copa de Europa fue el mayor quebradero de cabeza para el Manchester de los años noventa. Durante el metraje todos coinciden que un único éxito le era esquivo. Un éxito que al no conseguirlo les degradaba como profesionales. No haber sido capaces de ganar la Copa de Europa les suponía un gran pesar como institución. Pues a pesar de dominar el fútbol británico durante la década de los 90, el United aún no había alcanzado la gloria europea. Este hecho parecía pesar especialmente en Ferguson. Tanto que llegó traumatizar al vestuario. Cabe remarcar que desde 1968 el Manchester United no se coronaba en Europa.

Manchester United en 1999

Cuando acaba el documental, me pregunto si veremos alguna producción así con el Real Madrid como protagonista. Obviamente tenemos las recientes temporadas de Carlo Ancelotti donde conquistamos Liga y Champions más alguna Copa o Supercopa. Sin embargo, para ser un trabajo verdaderamente homólogo necesitamos el beneficio del paso del tiempo. Entonces, ¿sería la temporada 2016/2017 la más apropiada? Con Zidane al mando, conquistamos Liga y Champions mostrando un gran nivel. Y, además, ya han pasado suficientes años para disfrutar del maridaje perfecto.  ¿Imaginan el desfile de protagonistas? Vamos sobrados de calidad y épica. Existen los ingredientes necesarios. Hágase pues.

Zidane con la Champions de 2017

 

Getty Images.

Un comentario en: Una temporada para la eternidad

  1. Intentaré ver el documental del united, club que desde que se fué Ferguson no ha levantado cabeza y no por no cuestión económica precisamente a diferencia de otro grande como el Milan que es verdad que no ha podido gastar como los grandes clubes europeos.
    Recuerdo esa final de Champions con remontada en el descuento al Bayern, ¡Al más puro estilo Madrid!
    Del resto un inciso, para mí Boyero más que insobornable es insoportable, un tipo que no tiene ni idea de cine y que en sus "críticas" solo dice que le ha aburrido soberanamente o le ha divertido etc, vamos, como haría cualquier persona que hubiese visto la peli sin dedicarse profesionalmente a la profesión de crítico cinematográfico. Aunque bien mirado muchos periolistos deportivos hacen lo mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

🎂Cumple 33 años el hombre que le enseñó a Bellingham lo que significaba «chilena», el hombre tranquilo que no flaqueará jamás ante un penalti decisivo, el gran @Lucasvazquez91

¡Felicidades!

Lamine Yamal es muy joven.

Enormemente joven.

¿Y?

#portanálisis

👉👉👉 https://www.lagalerna.com/lamine-yamal-es-muy-joven-y/

En el hecho de que @AthosDumasE llame a la que muchos llaman "Selección Nacional" la "selección de la @rfef" encontraréis pistas de por qué no la apoya.

La explicación completa, aquí

👇👇👇

Tal día como hoy, pero de 1962, Amancio rubricaba su contrato como jugador del Real Madrid.

@albertocosin no estaba allí, pero te va a hacer sentir que tú sí estabas.

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram