Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Históricos
Rafael Verdú, el decano

Rafael Verdú, el decano

Escrito por: Alberto Cosín17 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El decano de los jugadores del Real Madrid

El pasado mes de septiembre de 2019 falleció a los 97 años de edad Joaquín García Aracil, exjugador del Real Madrid en la temporada 1945-1946. El futbolista guardamarenco no llegó a disputar ningún encuentro oficial con los blancos sino que su participación se limitó a varios amistosos en Chamartín o a domicilio frente al Ávila, el Mallorca, el Salamanca o el Córdoba, entre otros. Hasta el momento de su deceso era el decano de los jugadores del Real Madrid.

Tras una intensa búsqueda apareció el nombre de Juan Rodríguez Gallardo, un canario que firmó por el Real Madrid en noviembre de 1946. En ningún registro aparecía su situación actual o su fecha de fallecimiento. Alguna información procedente de Tarragona (jugó varios años en el Nàstic) decía que continuaba con vida, mientras que en el club la UD Las Palmas, otro de sus equipos, no tenían constancia de su deceso pero tampoco una información que confirmase que seguía con vida. Finalmente, a través de las redes sociales nos llegó la noticia por parte del hijo de un vecino suyo que residía en la playa de Las Canteras, quién confirmó su fallecimiento "hace años”.

Rafael Verdú.

De este modo, se pudo llegar a la conclusión de que Rafael Verdú Fernández, nacido el 23 de diciembre de 1927 en Madrid y que actualmente reside en Jerez de la Frontera, es el decano de los jugadores del Real Madrid al debutar hace más de 70 años. El madrileño es toda una institución de la ciudad andaluza donde es Hijo Adoptivo y además Presidente de Honor del Xerez CD.

"El fútbol siempre ha sido mi pasión, desde chico. Recuerdo como con nueve años iba con mis amigos al antiguo Chamartín por si podíamos colarnos porque no teníamos dinero para pagar la entrada (risas). Nos subíamos en un terraplén que había en los laterales y veíamos la banda derecha del campo. Estábamos pendiente de cuando salieran los balones a la calle para tener la suerte de poder entrar a devolverlo y pisar el estadio. He visto jugar a futbolistas de la talla de Zamora o Miguel Muñoz y después acabé defendiendo la misma camiseta; nunca llegué a imaginármelo", declaró a XCD News en una entrevista el pasado año.

A finales de 1949, el club blanco decidió hacerle ficha profesional con un sueldo de 50.000 pesetas el resto de la campaña 1949-1950

Sus inicios en el fútbol tienen lugar en los Salesianos y en la temporada 1945-1946 firmó por el Cuatro Caminos de Primera Regional donde comenzó a destacar como un extremo derecho con buena técnica, precisión en los centros para asistir y enorme pundonor. De allí pasó al Plus Ultra, el segundo equipo del Real Madrid desde 1947 cuando ambas entidades firmaron un acuerdo de colaboración. Rafa ha declarado en alguna ocasión que “habitualmente jugaba todos los jueves contra el primer equipo y los técnicos me conocían”. El hecho que precipitó su ascenso con los mayores fue la lesión del puntero diestro barcelonés Macala. A finales de 1949 el club blanco decidió hacerle ficha profesional con un sueldo de 50.000 pesetas el resto de la campaña 1949-1950 para ayudar en la banda diestra del equipo.

Rafael Verdú.

Sus primeros partidos fueron dos encuentros amistosos ante los equipos argentinos de Racing y San Lorenzo de Almagro que se encontraban de gira por España. Frente al equipo avellanedense, el campeón de su país, los merengues se reforzaron con los colchoneros Riera y Carlsson y el valencianista Seguí. Así Rafa integró una delantera excelente con el sueco atlético de interior derecho, Pahiño de punta, Molowny en la zona izquierda y Seguí como extremo zurdo. El cuadro argentino entrenado por Guillermo Stábile rindió por debajo de lo esperado y se llevó una goleada por 5-1 con un Rafa que según indicaba La Hoja Oficial del lunes pecó de “indecisiones lógicas de un muchacho que figura en la Segunda División pero tuvo momentos de lucimiento”.

Contra el San Lorenzo de Ángel Zubieta o Héctor Rial los blancos vencieron por la mínima con un gol de Olmedo y con un Rafa que, según ABC: “Reiteró, con su valentía, las grandes esperanzas de un jugador de mérito”.

Su estreno oficial con la camiseta blanca se produjo el 15 de enero de 1950 en la jornada 16 de Liga y nada menos que en Les Corts y contra el F.C. Barcelona

Su estreno oficial con la camiseta blanca se produjo el 15 de enero de 1950 en la jornada 16 de Liga y nada menos que en Les Corts y contra el F.C. Barcelona. Aquel día Rafa formó en la delantera con Olmedo, Pahiño, Molowny y Cabrera. El cuadro merengue dirigido por Mr. Keeping completó un partido magnífico en la segunda mitad y se llevó la victoria por 2-3 tras remontar un 1-0 adverso al descanso. Rafa asistió en el empate a Pahiño con un centro medido y el extremo recuerda de aquel día que “nos dieron una prima a cada jugador de tres mil pesetas”.

El extremo madrileño se consolidó en la titularidad las siguientes cinco semanas aunque los resultados no fueron lo positivos que se podía esperar. Dos empates en casa frente a la Real Sociedad o Valencia y dos derrotas fuera a manos del Oviedo y el Atlético de Madrid en el Metropolitano antes de volver a la senda del triunfo contra el CD Málaga. La vuelta de Macala y la inclusión de Olmedo en el carril diestro alejaron del once al madrileño, que disputó su último partido oficial como blanco en la penúltima jornada de Liga. El Madrid apabulló en casa al Nàstic de Tarragona por 5-1 con cuatro dianas de Pahiño y con Rafa que “se lució a ratos”, según la crónica de La Hoja Oficial del lunes.

Rafael Verdú.

La campaña terminó y “me volvieron a ceder al Plus Ultra”, afirmaba Rafa en una entrevista en Diario de Jerez en 2009. Disputó la temporada 1950-1951 marcando seis dianas en Segunda en un equipo donde tuvo como compañeros al arquero Adauto o al gran José María Zárraga, y a continuación se fue al Córdoba donde tuvo mala suerte con las lesiones. En la ciudad andaluza pasó un curso en la categoría de plata antes de regresar de nuevo al Plus Ultra en la temporada 1952-1953, en la que el conjunto madrileño bajó a Tercera pese a contar con el extremo, con Juan Vázquez o con el futuro ganador de cinco Copas de Europa Enrique Mateos.

Jerez de la Frontera se cruzó en la vida de Rafa a partir de 1953, momento en el que fichó por cuatro temporadas por el club azulino cuando estaba en Segunda. Tras dos cursos con el Levante en la categoría de plata volvió a un Xerez CD que militaba en Tercera hasta que en 1962 colgó las botas a los 34 años debido a una grave lesión de tibia y peroné producida en un encuentro contra el Ayamonte. El madrileño, considerado el Di Stéfano del Xerez, continuó ligado a la entidad andaluza como entrenador del primer equipo y del conjunto juvenil. Además, en los años 90 fue consejero del club y desde entonces ha permanecido ligado al Xerez de una manera o de otra. Su hijo Rafa también fue futbolista tanto en la casa blanca en su cuadro juvenil y el Castilla, como en el Xerez en el primer equipo. Además fue internacional español en categorías inferiores, coincidiendo con Juanito o Camacho.

“Dos años después llegó Di Stéfano y siempre me he preguntado qué hubiera pasado si me hubiera quedado, porque el que estaba a su lado acababa siendo bueno..."

A Rafa siempre le queda la espina de no haber podido coincidir con “La Saeta Rubia” en el Real Madrid. Y es que en una entrevista en As hace más de