Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Cómo odiar a Gareth Bale

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Cómo odiar a Gareth Bale

Escrito por: La Galerna17 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Aún no hay nada cerrado, pero todo hace indicar que Gareth Bale podría poner fin a su carrera en el Real Madrid en los próximos días o hasta horas. Las negociaciones con el Tottenham están avanzadas, aunque falta por estipularse qué porcentaje de la ficha (si es que hay alguno) correrá a cargo del club blanco, la fórmula específica (cesión o venta) y la posible renta que podría ingresar el Real Madrid por objetivos logrados por el galés en su nueva andadura en Londres.

Gareth Bale ha ganado con el Real Madrid 4 Champions Leagues, 2 Ligas, 1 Copa del Rey, 4 Mundiales de clubes, 3 Supercopas de Europa y 1 Supercopa de España. Es decir, lo ha ganado absolutamente todo, y ni el más acérrimo detractor puede negarle un papel decisivo en muchos de esos títulos porque estaría negando la evidencia que las fotos y los vídeos dejan para la posteridad con contumacia.

Pues bien. ¿Queréis ver la foto y las palabras que ha escogido el diario As para semidespedir al hombre que ostenta ese palmarés? No sabemos si estaréis preparados, aunque sí cabe adelantar que está en consonancia con la macabra cacería que este diario, así como otros muchos medios en el sector, ha ejercido sobre este futbolista desde el día mismo de su llegada.

No hablamos de admiración ni de gratitud. Hablamos de respeto. Este es el respeto que el diario As muestra, en el que prácticamente es el día de su adiós, a un futbolista que ha protagonizado más momentos de felicidad al madridismo (y más redondos) que otros que tienen bien justificada su vitola de leyendas del club.

Portada AS Bye Bale

Con esta cara de estulto, por no decir de lunático desahogado, o de patán inmaduro, ensaya el rotativo también conocido como Ouija Daily su adiós a Bale . El titular (“Bye Bale”) ignora la coma del vocativo que debería llevar, pero a eso ya nos tiene acostumbrados la prensa deportiva patria, como subrayamos recientemente. Con serlo, no es la de la coma del vocativo la ausencia más notable y grave en esta primera plana. La del decoro, por ejemplo, llama aún más la atención. A todos nos han sacado alguna vez con cara de tonto en una foto. Sorprender a cualquiera de nosotros, en un instante infinitesimal, con un gesto de completo atorrante es más fácil que captar una información de As sobre Bale que esté enfocada con cierta ecuanimidad y buen gusto.

Portada Marca Zidane gana

Nos gustaría no tener que felicitarles por esto, pero la portada de Marca, en cambio, lo clava. “Zidane se sale con la suya” es una buena forma de resumir la situación, aunque pueda sonar algo agresiva contra el entrenador francés. Mucho nos tememos que nunca se sabrán los motivos de la manifiesta tirria (deportiva, personal, quién sabe) existente entre ambos. Es muy posible que Gareth haya puesto poco de su parte en los últimos tiempos, como lo es que la determinación que Zidane ha puesto en recuperar la mejor versión de jugadores como Marcelo e Isco -saldada con un éxito moderado- no parece haber encontrado equivalente en el caso del galés. Por razones que desconocemos, no se ha registrado una determinación ni remotamente igual en el caso del otrora llamado Expreso de Cardiff.

Portada Sport saludo Messi y Koeman Portada Mundo Deportivo saludo Messi y Koeman

Y entramos, sin calentamiento previo y a saco Paco, en el proceloso mundo del culerío. Lo sabemos: estas cosas necesitan una preparación, pero hemos pensado que el efecto de hacer caer sobre vuestras cabezas la foto repetida por Sport y Mundo Deportivo en sendas primeras planas del día de hoy era francamente inigualable. Si querían demostrarnos que todo es amor y armonía entre Messi y Koeman, no parece que hayan optado por el mejor daguerrotipo. El argentino y el holandés se dan la mano en el cambio del primero, pero lo hacen de aquella manera, como diría nuestro añorado Relaño, evitando que se crucen sus miradas y con cara de preferir estar haciendo lo propio con la enfermera de Alguien voló sobre el nido del cuco. Bonita prueba de la sobrevenida devoción reinante entre Messi y el hombre que tan a regañadientes dijo contar con él si se quedaba, el mismo que infructuosamente ha tratado de poner a su mejor amigo, Luisito, en los dominios de los Agnelli.

Cabe recordar que, a día de hoy, y por rocambolesco y sonrojante que resulte, el entrenador del FC Barcelona no es otro que Quique Setién, que de acuerdo a lo oficial es quien debería estar dando la mano a Leo. El Barça no ha podido pagar su finiquito porque no tiene un euro, de suerte que no ha podido todavía inscribir a Koeman como el nuevo técnico. Molt fort, amics.

“¡Bravo, Leo!”, se extasía Sport ante el doblete del rosarino frente al todopoderoso Girona. Es que Leo es así. Se reserva para las grandes ocasiones, como el amistoso de anoche. Partidos intrascendentes (como los de Champions ante Juve, Roma, Liverpool, Bayern) se los toma en cambio con cierta filosofía. Los astros son así, ellos saben cuándo han de dar lo mejor de sí mismos, y quiénes somos los vulgares mortales para enturbiar su estrategia con nuestra obtusa visión de las cosas.

De todas maneras, el titular estrella de la jornada es el juego de palabras de Mundo Deportivo, que de cuando en cuando nos alegra la mañana con sus paladeables ocurrencias. “Koemienza lo bueno” es otro hito, uno más, en el despendole del calambur mundodeportivesco.

Ni D. Francisco de Quevedo, queridos galernautas.

Pasad un buen día.