Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Selección española: ¿amor, odio o todo lo contrario?

Selección española: ¿amor, odio o todo lo contrario?

Escrito por: Nanook The Eskimo10 julio, 2024
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

España es, para muchas cosas, el mejor país del mundo. Para otras muchas, es un país acomplejado, cainita y profundamente contradictorio. Nadie es perfecto, ni siquiera Dean Martin o Sophia Loren.

A la vista de esta introducción, creo haber dejado claro que el chauvinismo no se cuenta en mi nutrido repertorio de defectos. Todo ello viene a colación porque me está costando muchísimo tener una opinión sobre la Eurocopa y, de manera específica, sobre la selección española.

Me está costando muchísimo tener una opinión sobre la Eurocopa y, de manera específica, sobre la selección española

En 1994, quien esto escribe contaba 13 años, y sufrió como casi propia la fractura de nariz de Luis Enrique merced a un codazo propinado por Mauro Tasotti en cuartos de final del Mundial de Estados Unidos. En 2002, con 21 años, me vi invadido por la rabia y la impotencia ante el atracazo de Gamal Al-Ghandour en el partido contra Corea del Sur. Inocente de mí, pensé que jamás volvería a ver un escándalo arbitral de semejantes proporciones. Mi alma estaba limpia, venía de ver ganar a mi equipo tres Champions en cuatro años y esa eliminación, como la del 94, me molestó. A fuer de sincero, he de confesar que, aunque doloroso, ese disgusto era infinitamente menor que cuando era el Real Madrid el apeado de una competición.

Gamal Al-Ghandour, Hierro, Xavi, Luis Enrique. España-Corea 2002

Con la llegada de los años de vino y rosas de la selección, su forzada asimilación con el Barcelona y los aparentes concursos de cursiladas que parecían sucederse entre los cronistas deportivos para definir el juego de España y del Barça, vino también cierto recelo. Que está muy bien que la selección española gane, oiga, pero en España siempre ha habido mucha más cultura de club que de equipo nacional, no nos engañemos.

Está muy bien que la selección española gane, pero en España siempre ha habido mucha más cultura de club que de equipo nacional, no nos engañemos

Los voceros mediáticos, aprovechando la tendencia lanar del vulgo, refractario siempre al mínimo esfuerzo por formarse criterio propio y deseoso de comprar la mercancía averiada que le regurgiten sus medios de cabecera, alimentaron la dicotomía Madrid-Barcelona. El club blanco era el mal absoluto, un remedo de la dictadura dirigido por un empresario maligno y con un entrenador portugués que comandaba una banda de mercenarios. El Barcelona era puro preciosismo, un equipo de ensueño formado por buenos chicos que ya quisiera cualquiera como yernos y con un entrenador siempre brillante y encantador ante el que sólo cabía licuarse.

Con esos mimbres y otros sucesos acaecidos, mi desafección por la selección fue cayendo en picado hasta niveles negativos. Sí, quería que perdieran, y lo he mantenido hasta hace bien poco.

Del Bosque, Xavi Hernández, Iker Casillas, Jordi Alba y Sergio Busquets

En la actualidad, he abandonado esa actitud, que muy bien podría definirse como cainita y, por ello, eminentemente carpetovetónica, por una sana indiferencia. Ese distanciamiento me ha permitido ganar perspectiva y analizar las emociones que me provoca la selección española, como si de un cuadro impresionista se tratase. Lo que de cerca son brochazos sueltos confusos e indefinibles, se convierten, con la distancia, en un paisaje explicable.

Hasta hace bien poco, quería que la selección perdiese. En la actualidad, he abandonado esa actitud, que muy bien podría definirse como cainita y, por ello, eminentemente carpetovetónica, por una sana indiferencia

Me gusta España, por gusto, por lealtad y patriotismo, pero ello no me hace ciego a sus defectos. Extrapolado a la selección española de fútbol, hay cosas que detesto. Detesto la España paleta y acrítica como su prensa deportiva con según quién, corrupta como su Federación de Fútbol y sus periodistas colaboracionistas siempre dispuestos a lanzar la columna de humo que sea necesaria para distraer la atención de sus desmanes.

Detesto también una liga de fútbol profesional pésimamente gestionada salvo para el bolsillo de su presidente, un bocazas que permite que socios y avalistas de uno de sus equipos, casualmente el más corrupto de todos los que la integran, sean quienes suministran las imágenes del VAR.

Rocha y Tebas

Detesto un comité técnico de árbitros corrompido y opaco, formado por gente que estuvo no pocos años a las órdenes de un señor al que un equipo de la liga estuvo pagando durante dos décadas y que ahí siguen cobrando pingües estipendios.

Detesto una prensa deportiva que, salvo excepciones, cierra los ojos para lo importante porque es malo para su negocio, mientras que magnifica o miente por la mitad de la barba en aquello que les puede resultar beneficioso a ellos o a sus equipos favoritos, dando muestras de generosidad a la hora de la maledicencia, la cizaña, la carencia de rigor o, como se ha referido, la más directa falsedad. Tampoco deja de resultar digna de inquina su manera de intentar influir y apropiarse de equipos, ya sean clubes o la propia selección española. Odian al Real Madrid porque ya no les permite entrar en el estadio, por no hablar de opíparos gañotes en el Txistu de turno ni filtraciones de alineaciones, teniendo su única oportunidad de acercarse a sus jugadores en las concentraciones de la selección, en la que también intentan mangonear. Por todo lo anterior, también detesto al equipo de la prensa deportiva.

Hay cosas que me horrorizan de mi país, incluida una selección de fútbol sobre la que justo los menos dignos se arrogan derechos ilegítimos, pero eso nunca me impedirá gritar o responder a un VIVA ESPAÑA

Finalmente, detesto el ínfimo nivel en cuanto a expresión oral u escrita de quienes hacen de ella su herramienta de trabajo, debiendo por ello cuidarla al máximo, fracasando estrepitosamente en el intento y, en el mejor de los casos, resultando cursis hasta el extremo. El peor escenario en este aspecto lo tienen en cualquier periódico o tertulia deportiva de cualquier medio.

Por todo lo anterior, no puedo sino concluir que sí, hay cosas que me horrorizan de mi país, incluida una selección de fútbol sobre la que justo los menos dignos se arrogan derechos ilegítimos, pero que eso nunca me impedirá gritar o responder a un VIVA ESPAÑA.

 

Getty Images.

12 comentarios en: Selección española: ¿amor, odio o todo lo contrario?

  1. Yo ante todo soy del Madrid y luego de la selección, pero como son dos mundos que nunca llegan a enfrentarse pues se pueden sobrellevar aunque realmente me gustaría (aunque sé que es un imposible) que ningún jugador del Madrid fuese con su selección sea la que sea porque así no se desgasta ni corre el peligro de lesionarse etc.
    Luego pues según la época podré tener más simpatía o no, por ejemplo con el hijo de amunike de entrenador prefería muchas veces que no ganara con lo mal que me caía y ese estilo de juego del limpiaparabrisas tan aburrido, pero ésta selección es otra cosa, juega bien y acaba las jugadas etc.
    Con el Madrid por ejemplo Mourinho tampoco me caía bien pero ahí sí que quería que ganara siempre.

  2. Y otra vez… un millón de argumentos para justificar que no apoyas a la selección. Pero que tiene que ver Pedro Rocha o Negreira con que quieras que gane tu equipo? Que tienen que ver Carvajal o Yamine? Mira, a mi Lorenzo Sanz me parecía un pésimo presidente o por no entrar en polémicas Boluda o Fernando Martin que directamente me daban vergüenza ajena, pero eso no impedía que me alegrara de los goles de Raul o de quién fuera. España tiene problemas, por supuesto, ¿acaso no los tiene Inglaterra o Francia? pero esto va de sentimientos, y el equipo nacional debería estar al margen de todo eso. A mi también me da asco la federación pero ayer jugaba España y reconozcamos que es una de las pocas cosas que nos pone a todos de acuerdo. Ayer vieron el partido 17 millones de personas, un 70% de share. Poco más que decir. No mezclemos los temas porque da la sensación que solo estamos poniendo excusas.

  3. Mi distanciamiento de la selección es similar y se produce sobre todo en época de Mourinho. Es verdad que ahora me muevo más entre la neutralidad y la indiferencia, pero que si pierden no sólo no me provocará tristeza, si no que se me escaparán algunas sonrisas. No puedo hablar por nadie más y sólo por mí, pero a mí nunca me van a recuperar para la "floja" todo lo que la rodea es antimadridista, casposo, paleto y da cierta vergüenza ajena, aunque reconozco que han jugado bien, pero episodios como los de no sólo no convocar a Brahim Díaz, si no que además mandar a toda la tropa de periodistas a sueldo a atizarle me hacen imposible volver, y más cuando para cualquier jugador de la Masia es extremadamente fácil llegar a ser internacional.
    Mi único equipo y mi seleción es el Real Madrid

    1. Totalmente de acuerdo contigo en todo lo expuesto. Veo a la selección con indiferencia, si pierde no me disgusto y si gana, la alegría es mínima, aunque esto no me impide ver que es el mejor equipo con diferencia de la Eurocopa. Mi distanciamiento viene ya desde Lopetegui, Luis Enrique, luego el "affaire" Rubiales, el aplaudidor De la Fuente (y Vilda), el nuevo presidente Rocha, la reaparición del marqués de Del Bosque (¿a santo de qué?) y ya para terminar, el mojigato Morata que cada vez que abre la boca sube el pan. Sigue siendo el niño enfadica de doce años.
      Así que todo eso es lo que hace que vea al equipo nacional desde un prisma casi neutral, aunque me alegraré si gana a Inglaterra pues al fin y al cabo mi corazoncito es español.

  4. Y otra cosa más, si el Madrid fuese el del caso Negreira seguiría siendo del Madrid, lo criticaría, no sé si pediría retirada de títulos etc como pido de sanción al Barcelona aunque me imagino que sería más indulgente pero sin defender lo indefendible como muchos culerdos hacen.
    Y la inmensa mayoría de madridistas seguirían siendo del Madrid aunque quiero pensar que habría más crítica interna que la que se hace en sobornalandia.
    Igual con lo de sentirme español pese a detestar éste gobierno que tenemos, quién quiere buscar excusas para no sentirse algo las encuentra, pero serán solo excusas.

  5. Repetid conmigo: Lamin tiene 16 años, Lamin tiene 16 años, Lamin tiene 16 años.
    Además de culé el entorno mediático de la selección es muy repetitivo. Nadie duda de que Lamin no sea bueno, pero es así cuando es el mejor como ayer y cuando no lo es. Hay partidos por ejemplo que Nico Williams ha sido el mejor y no se ha llevado ni un poquito de protagonismo, pero hasta que no vendan Barça estudios por vigésima vez y le fichen la propaganda culé de la selección no le dará nada.
    No me sorprende que haya madridistas como yo que no apoyen a la selección, me sorprende que aún queden madridistas que la apoyen

  6. Eso de que siempre ha habido más cultura de clubs que de selección " no nos engañemos" ¿Es una teoría suya o tiene alguna prueba? ¿Es de esas cosas que se repiten por que coviene a alguien? ¿Es eso de repetir una mentira (sin duda insconcientemente) mil veces hasta que se convierte en verdad según decía el ministro de propaganda nazi? Seguro que hay un investigador serio que investigue en las hemerotecas y éste vera que el gol de Zarra ha sido el más mencionado de la historia de España durante años . Verá que el cuatro a cero en Colombes tuvo más repercusión en España que cualquier partido de club de la época. ¿Hay alguien que desconozca que "iniesta de mi vida" que dijo Camacho, marcó en la final de un campeonato del mundo.? Pero tambien se puede seguir propagando estas voutades que repetidas de boca en boca por generaciones de necios se perpetuaran como verdades ¿irrefutables? por un mayoritario grupo de ignorantes.

  7. Buenos dias, coincido plenamente con ste artículo, el cúal permite transmitir todo lo q siento como si lo hubiera escrito yo.
    He tenido problemas com compañeros madridistas, hoy tambien de la selección, mientra personalmente me encuentro como se escribe, por ello lo agradezco infinito.
    Gracias.

  8. Es que el escritor del artículo se ha creado una imagen del Madrid que, poco más o menos, vendría a ser así: Hay que escribir bien y no pertenecer al vulgo para pertenecer al club, por supuesto nunca jamas s reconocer ningún déficit en la gestión o mal comportamiento en el campo. Ser del Madrid es pertenecer a otra condición, ser de otra categoría… lo demás es vulgo, plebe, masa inculta de carácter lanar. A la selección, como ha ofendido nuestro débil ego no reconociendo nuestra supremacía prácticamente genética, no le perdonamos ni una (qué decir del Barcelona o del Atlético de Madrid) Somos simplemente perfectos y, por tanto, inmunes a la crítica. Ahí afuera sólo hay enemigos, seres inferiores que, por alguna extraña razón, no reconocen nuestra grandeza. Y claro, en ese sentido es perfectamente lógico odiar a la camiseta que representa a tu país y a todos tus compatriotas.
    ¿Cómo hemos llegado a esto?

  9. Yo dejé de beber los vientos por la selección española en el época de Mou.Esto de que los"progres" y los del Barcelona se hayan apropiado de la seleccion del pais que quieren destrozar me tiene frita.Nada me alegraría más que nuestro Jude los mandará a pastar con un gol en el descuento.Adn Real Madrid.Y ese deseo no me hace menos española.

    1. Claro, claro, te hace parecer super española, no como esos progres que son antisistema y nos hunden todo.

      Esto es como si yo digo que la bandera de España no me representa porque se la adueñan esos fachuzos en sus manifestaciones para agreder al resto y no para unir. La bandera es tan mía como del resto de españoles, y nadie puede hacer que deje de serlo.

      Aducir a razones de niño pequeño para justificar las fobias no deja de ser eso: actitud de niño pequeño.

      Yo soy español sea quien sea presidente del gobierno, y me guste o me deje de gustar; y me importa un pimiento la federación de fútbol, los tejemanejes de la prensa, y como actúan todos. Cuando el Madrid lo presidían incompetentes del tipo Mendoza o Calderón, a mi nunca me hizo desmerecer los títulos del equipo, mostrarme impasible por perder, o desear que nos eliminiran.

      Querer que gane el país más pirata, asesino y lamentable que existe en la historia mundial, pues que quieres que te diga....es lamentable a más no poder. Y pensarás que eres muy estupenda por eso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

🎂Cumple 33 años el hombre que le enseñó a Bellingham lo que significaba «chilena», el hombre tranquilo que no flaqueará jamás ante un penalti decisivo, el gran @Lucasvazquez91

¡Felicidades!

Lamine Yamal es muy joven.

Enormemente joven.

¿Y?

#portanálisis

👉👉👉 https://www.lagalerna.com/lamine-yamal-es-muy-joven-y/

En el hecho de que @AthosDumasE llame a la que muchos llaman "Selección Nacional" la "selección de la @rfef" encontraréis pistas de por qué no la apoya.

La explicación completa, aquí

👇👇👇

Tal día como hoy, pero de 1962, Amancio rubricaba su contrato como jugador del Real Madrid.

@albertocosin no estaba allí, pero te va a hacer sentir que tú sí estabas.

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram