Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Masía somos todos

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Masía somos todos

Escrito por: La Galerna14 julio, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Marca Portada Neymar 14.07.18As Portada Karembeu 14.07.18Qué pasará, qué misterio habrá, puede ser mi gran summeriana. O no. Qué sabemos. Lo que sí va quedando claro desde los anales (con perdón) de la historia del periodismo deportivo es que las portadas veraniegas se repiten más que esos gazpachos con exceso de ajo y pepino. Neymar es el hombre del verano, la ensalada de la casa, la sopa boba. Tanto es así, que el Madrid ha vuelto a publicar un comunicado oficial desmintiendo y tal y cual, cosa que no quita que más tarde, con la posible variación de alguna de las condiciones actuales, el cual se convierta en el tal y entonces el comunicado ya pueda ser de otro tipo. Últimamente la política de fichajes de un gran club es precisamente eso, política, con todo lo que ello implica de juego de tronos, de táctica y estrategia, de mano izquierda, requiebro y tino, de control de tiempos y tempos, de maduraciones y cálculos. Es algo así como un indefinido mientras que nos tiene a unos en vilo, a otros bostezando, y a nosotros en el difuso término medio entre ambos estados.

Aparece Kylian en escena y reconocemos que capta nuestra atención bastante más que el citado Neymar. Hay algo epocal en ese chico. Hay entronque con el pasado por la vía de Ronaldo Nazario y hay un arma cargada de futuro (gracias Gabriel Celaya) por la vía de sus ni siquiera veinte años, que ya sabemos con Gardel que no son nada cuando son postreros, así que imaginen lo aún menos que son cuando son precisamente lo que dejó dicho de la poesía el citado Celaya. Hay lanza, baile y sueño, que podría decir Javier Marías.

Mundo Deportivo Portada Conexión francesa 14.07.18Sport Portada Yerry Mina 14.07.18

Si en el Madrid todo parece estar a la espera de lo que tenga que pasar, y más tras la marcha de Cristiano, acontecimiento que presagia un punto de inflexión, un giro, un antes y un después... Si en el Madrid, decimos, la cosa está por ver qué pasa con los Neymar, Mbappé, Hazard, Kane, Rodrigo, Courtois, James, la Bernarda y la Aurora, no ocurre lo mismo en Barcelona, donde la planificación deportiva continúa dando muestras de una buena salud a prueba de agresiones de Suárez.

Ahora, por ejemplo, le toca salir al defensa colombiano Yerry Mina, fichado antes de ayer por la mañana y ya subastado, en lo que ha sido la enésima prueba de la impecable labor de scounting del club azulgrana. Paulinho, André Gomes o Paco Alcácer confirman la virtuosa tendencia, convenientemente ensalzada como se merece por la objetiva prensa del lugar, siempre atenta a las obligaciones que marca la profesión.

De lo anterior informa Mundo Deportivo con su habitual espíritu crítico, mientras que Sport prefiere centrarse en la selección francesa, no crean que porque haya llegado a la final del Mundial, qué va, en absoluto. Esto es información pura y dura y nada más, cero especulación, cero "mete a todos en el saco y ya tal". El Barcelona puede fichar a Nzonzi, Pogba o Rabiot, pero en su defecto también podría fichar a Pavard, Lloris y Kanté, o por qué no a Lucas Hernández, Matuidi y Tolisso. En definitiva, puede que el Barcelona fiche a todos los integrantes de la selección francesa menos a Griezmann, aunque solo sea porque en ese caso habría que consultar a Piqué. Por lo demás, es cierto que dichos integrantes no han sido criados directamente en la Masía, pero sí bien cerca, esto es, bajo los efectos purificadores de su halo, de su irradiación, de su aura... de su bostezo.