Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Cristiano Ronaldo, el título que nos faltaba

Cristiano Ronaldo, el título que nos faltaba

Escrito por: Miguel Cuesta14 julio, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Miguel Cuesta. Periodista y autor de La Clave Mendes.

Hace poco que enseñé a mi sobrina Paula -de dos años- como hacemos con las onomatopeyas de los animales, el grito de CR7: -“¿Cómo hace Cristiano? –“Siiiiuuuu”, responde ella. Ahora la miro y la envidio, porque en su inocencia desconoce que ese grito no volverá a escucharse en el Santiago Bernabéu.

Como muchos de vosotros sigo sin creérmelo. Ya han pasado varios días desde que se hizo público el secreto a voces y cada día me levanto con un recuerdo en la cabeza de nuestro Cristiano Ronaldo haciendo grande al Real Madrid. Es difícil despertar de la pesadilla y darse cuenta de que es real. Hay madridistas que dicen que no entienden por qué se antepone un jugador al club. Yo no entiendo cómo pueden ser tan fríos como para estar impasibles ante la salida del mejor jugador de la historia blanca o, para puritanos, del mejor jugador que han visto los ojos de la mayoría de madridistas.

Estoy cansado de sus argumentos: que si el Real Madrid existía antes de Cristiano, que seguirá existiendo después, que si continuará ganando, que vendrá otro jugador que nos ilusione. Sí, muy bien, todo eso puede ser verdad, pero déjenme vivir mi duelo. Esto es una gran pérdida en toda regla. Sin paños calientes y con muchos clínex. Somos un adolescente con el corazón roto por el abandono de su primer amor. No nos vamos a morir, claro que no, pero duele y hasta que no lo pasemos ni me dirijan la palabra.

Es verdad que, al igual que en la famosa serie de televisión, nos han dejado con una nota. Pero, como en la ficción, el personaje abandonado ha sido tan feliz al lado de su ser querido que le perdonamos cualquier cosa. Pasado el primer trago queda asimilarlo. Habrá algunos que entren en fase de negación y que lo paguen con el portugués: “ojalá no gane nada”, “que le vaya fatal en la Juventus”, “se ha equivocado”, etc. Pero después tendrán que enfrentarse al dolor de ver a nuestro CR7 vistiendo la camiseta de la Juventus y más tarde, quién sabe, enfrentarse a nosotros y sufrirle como ya lo hicimos en el Mundial. Habrá un vacío más grande aún, el que sintamos en el Santiago Bernabéu cuando suene la megafonía y ya no escuchemos más: “Con el 7 ¡Cristiano…Ronaldo!” y a todo el Bernabéu gritar al unísono su famoso: ¡Siuuuuu! Será entonces cuando nos demos cuenta de que se ha ido, entonces y cuando un partido se atasque y no haya goles. Cuando en una eliminatoria en la que nos juguemos todo nos falte su liderazgo, sus carreras peleando cada balón, sus caras de mala hostia porque no le salen las cosas (sí, esas también las necesitaremos).

Comprendo también que, desde la afición, su salida no se entienda. Algunos culpan al entorno pero, piensen bien, ¿creen que Cristiano es de esos que se deja influenciar por los demás? Sus asesores han hecho lo mejor para él una vez ya ha tomado la decisión de salir. Muchos de ustedes habrán tenido en su trabajo la necesidad de un cambio de aires, de abrir la ventana y emprender nuevas aventuras, de salir de la zona de confort. A esto hay que añadirle el desgaste con los compañeros, con los jefes y con las mismas caras de siempre. Eso también pasa en el fútbol. No son dioses, son personas. Ahora se recordará a todos aquellos que en los últimos años se han ido y no les ha ido bien: Özil, Di María, Morata… pero me parece injusto. Sus decisiones fueron acertadas o no, pero todo está magnificado por la gloriosa era del Real Madrid. Si la Juventus gana las dos próximas Champions, ¿se dirá que Cristiano Ronaldo acertó marchándose? También me parecería injusto.

Lo reconozco, me emocioné cuando vi el vídeo homenaje del club a Cristiano. Algunos no lo entenderán, pero se ha marchado un jugador diferente al resto. Ha sido casi una década donde no ha tenido ni un año malo, de goles que tenemos grabados a fuego y, sobre todo, de recuerdos. ¡Son casi diez años! Y Cristiano ha formado parte de mi vida, como de la vuestra en ese tiempo. Son muchos los recuerdos ligados a él personales y profesionales. El mismo día de su llegada, en el césped del Bernabéu, conocí a Jorge Mendes y ahí empezó la aventura de escribir su libro La Clave Mendes en el que Cristiano colaboró gustosamente escribiendo el prólogo, contando anécdotas y dejando que le acompañáramos en dos de sus Balones de Oro en Zúrich. Además, acudió amablemente a la presentación del libro en el Hotel Palace de Madrid. Siempre con una sonrisa, siempre amable y pensando en todos. En su presentación pronunció su “¡1,2,3 Hala Madrid!”, cuando volvió a repetir la misma frase durante la celebración de la 13 yo ya sabía que nos dejaba. Cristiano ha sido como un huracán a su paso por la capital de España: nos ha cambiado a todos. Yo ya no soy el mismo, tú que lees estas líneas tampoco, ni siquiera el Real Madrid al que llegó estando a la sombra del Barça y al que ahora deja en su momento de máximo esplendor siendo el mejor club del mundo… otra vez, porque A.C. (Antes de Cristiano) no lo éramos ya.

Por eso, aunque el Real Madrid no vaya a retirar su dorsal (eso no se estila aquí y muchos dirían y qué pasa con Raúl, Butragueño, Juanito que también lo llevaron), yo haré mi pequeño homenaje a este inigualable 7 y esta temporada mi camiseta no llevará ningún nombre a la espalda. Llevo años sin tener que pensar cual escoger, no hacía falta. Deme la camiseta del mejor: Cristiano Ronaldo.

Y, aunque digáis que soy un ‘moñas’, os entiendo a muchos de los que estáis dolidos con él. Es muy humano sentir lo que sentís. Pero cuando pase el tiempo todo se valorará en su justa medida. Al igual que ahora no damos la importancia que merece a nuestras últimas cuatro Champions. Dentro de varias décadas esta gesta será elogiada como algo absolutamente de ciencia ficción y con Cristiano pasará lo mismo. Ahora muchos hablan desde el dolor, pero en unos años estaremos orgullosos de que el mejor jugador de la historia del fútbol haya llevado puesta la camiseta blanca. Estoy convencido de que para él, el Real Madrid también será el equipo que le cambió la vida y al que llevará más pegado al corazón por mucho que ahora levante su sexta Champions con la Juve. Si pensáis en Michael Jordan, ¿qué camiseta lleva puesta? Pues lo mismo. Algún día tras la sala “Reyes de Europa”, estará la sala “Cristiano Ronaldo” en el museo madridista. Porque Cristiano Ronaldo es ya un título más en las vitrinas del Santiago Bernabéu, nos pertenece esté donde esté. Y yo hasta que llegue ese día no dejaré de preguntarle a Paula: “¿qué hace Cristiano?” Porque mi responsabilidad es enseñar a los más pequeños que hubo una vez que el mejor jugador del mundo visitó la camiseta del Real Madrid y yo lo pude presenciar. No tengan ninguna duda de que Paula me seguirá contestando: “Siuuuuuuu”.