Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Carlos Mayoral: "Kubo puede dominar el fútbol del futuro"

Carlos Mayoral: "Kubo puede dominar el fútbol del futuro"

Escrito por: Mario De Las Heras11 octubre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Entrevista: Jesús Bengoechea, Mario de las Heras

Con Carlos Mayoral fuimos a hablar de su episodio nacional, de Galdós y del Madrid. Y luego nos hicimos un lío estupendo y acabamos hablando de los rusos del XIX. Como ir en barca por el río Two-Hearted entre los árboles y entre el sol y las sombras de La Fontana de Oro, en cuya ribera hubiésemos encontrado al final del camino, primero a Turguenev, en la orilla europea, y luego a Dostoievski, en la eslavófila. Recuerdo que lo que más disfruté una vez que fui a Disneyland París fue precisamente un viaje en barca que transcurría por un mundo maravilloso en el que quise quedarme a vivir para siempre. No es que queramos quedarnos a vivir en Carlos Mayoral, pero sí que su conversación es como ese río (elijan el que quieran, el de Disney o el Two-Hearted) sobre el que uno viaja plácidamente contemplando un Madrid romántico (elijan también el que quieran, la ciudad o el equipo, o ambos) donde el detalle es como el canto de los pájaros. Uno va avanzando, empujado por el brioso remar de Jesús Bengoechea, y observando en derredor el color de la naturaleza y escuchando ese sonido halagador, igual que el rumor del agua, y se aparece Carlos Mayoral como un duende en el bosque que en medio de toda esa literatura menciona a Van Nistelrooy igual que si fuera parte de ella. En medio de todos esos árboles vimos a Zidane, a Galdós o a Benzema (Miau, le gritaba antaño parte del Bernabéu, como si fuera Don Perfecto, al francés), y a Mourinho, la Pardo Bazán o Kubo. Hay toda una memoria en nuestro protagonista que registra todos esos detalles, todo ese canto de los pájaros. Todo ese Real Madrid que se nos presenta vivamente como otro Episodio Nacional.

Aunque tu novela “Un episodio nacional” (Espasa) salió hace 6 meses, 2020 es el año del centenario de Galdós, lo que hará que tenga una larga vida. Además, y si bien el libro trata de algo sin conexión con la actualidad, como es la figura de Galdós y su relación sentimental con Emília Pardo Bazán, me resulta muy moderno.

Gracias. Es una novela decimonónica en la que era necesario hacer alusión a fenómenos con impacto actual, como la fundación de UGT en el año 1888 o el peso que el PSOE empezaba a tener en esa sociedad finisecular. También hay temas como la infidelidad femenina, que da pie a algunas de las mejores obras del XIX, desde “La Regenta” a “Anna Karenina” pasando por la propia “Fortunata y Jacinta”. A todo eso había que darle un tono narrativo actual, y me alegra ver que lo he conseguido.

¿Qué te inspiró?

La clave fue precisamente leer las cartas de amor entre Galdós y Pardo Bazán. Esas cartas, editadas por Turner, desataron el proceso de escritura del libro.

Pero ahí solo salen las cartas de ella...

Correcto, lo cual constituía una invitación literaria más poderosa aún, porque yo tenía que llenar el hueco de Galdós. Lo cierto es que es siempre ella quien lleva la voz cantante en esa correspondencia. Ella es quien aporta el vigor de la relación. Emília era una fuerza de la naturaleza, mientras que él era más tímido y cohibido.

En el libro hay un asesinato también. Se diría que la llama de la inspiración te asaltó un poco al modo en que asaltó a Capote leyendo la página de sucesos en la prensa que le movió a escribir “A sangre fría”. Él vio un asesinato en un pueblo muy lejano y tú viste otro en un tiempo muy lejano...

Me sorprende tu apreciación por lo atinada que es. Te confieso que el juego de Capote me pasó mucho por la cabeza, porque realmente Galdós se implicó mucho en el desarrollo de esa trama, al modo en que Capote lo hizo para inaugurar con ese libro el género de la novela de no ficción. Hay muchas similitudes con ese caso canónico.

¿Es cierto que llegaste a leer el sumario de ese asesinato, que también cautivó el interés de Galdós?

Así es. Mil y pico páginas. Está en la biblioteca nacional. Yo tenía la horquilla temporal de finales de los 80 y principios de los 90, que es donde se fragua la relación amorosa, y cuando vi que coincidía con la horquilla temporal del crimen comprendí que el proceso de construcción de la novela estaba servido. En cuanto encajó esa pieza, todo se precipitó. El libro estuvo escrito en tres meses.

Tal vez la pregunta sea un anticlimax pero no hay que olvidar que en La Galerna hablamos de madridismo, otra de tus pasiones. ¿Galdós habría sido vikingo?

Esperaba la pregunta, claro. Ha habido otros canarios importantes en la Historia del Madrid, como Molowny, u otros más recientes y marginales como Jesé o Sandro, pero este canario llamado Benito Pérez Galdós yo creo que habría sido del Atleti.

No fastidies.

Sí, hombre, ten en cuenta que él se movía mucho por la zona del antiguo Metropolitano, donde transcurren algunas de sus novelas. Además su familia estaba ligada al estamento militar, al igual que lo estuvo durante un tiempo el Atleti.

Pardo Bazán en cambio sí que era una madridista total, ¿no?

Esta sí que sí. La veo con la camiseta. Le quedaría apretada. Era madridista por su ambición pero también porque era tremendamente innovadora, tal y como lo ha sido siempre el Madrid. Era más innovadora que el propio Galdós. Creyó en el naturalismo cuando aquí no se podía ni ver. Se divorcia de su marido cuando ninguna mujer lo hacía, gracias a su independencia económica, con lo que se adelanta a su tiempo en términos de feminismo. Y yo veo que el Madrid, en su terreno, es muy innovador también, y me parece que no se le reconoce suficientemente.

Galdós era del Atleti, Pardo Bazán madridista

¿En qué sentido?

La Copa de Europa la funda Bernabéu. El concepto de los jugadores como productos de mercadotecnia generadores de ingresos masivos lo inventa Florentino, marcando el camino. El concepto de clubes muy ligados a nombres de futbolistas concretos llega con el actual presidente del Madrid. Antes, me lo dice siempre mi padre, en los ochenta, en la época de la Quinta, el club era el escudo, algo más colectivo. Ahora eso ha cambiado a causa de la innovación madridista. El Madrid de Cristiano Ronaldo. El Madrid de Zidane. La marca del club solo tiene sentido si hay jugadores o entrenadores muy mediáticos que la respaldan y potencian. Todo esto lo ve Florentino con diez o quince años de antelación.

En tu novela hay un momento donde Melquíades alaba el “instinto indagador” de Galdós. ¿Está Florentino haciendo gala de ese instinto ahora, cuando el paradigma ha cambiado y se trata de indagar en busca de jóvenes promesas en lugar de jugadores consagrados?

Así es. Con la irrupción en el mercado de los grandes capitales árabes o chinos, con este nuevo escenario de clubes-estado, el Madrid ya no puede competir en la captación de las grandes figuras y se centra en la búsqueda de las grandes figuras del futuro. Hay que adelantarse al resto. Nuevamente, se trata de ir por delante de todos.

¿Qué te parecen estos jóvenes que estamos fichando?

Mi favorito es Kubo, a pesar de que algo me dice que puede ser el que tenga más problemas por el tema del físico. Los brasileños vienen con fuerza por naturaleza. Ødegaard parece que ya se ha curtido físicamente. Kubo es en ese sentido una incógnita, pero en términos de talento es el más esperanzador de todos. Si alcanza ese esplendor físico, será espectacular.

Hace poco escribiste en The Objective, a cuenta del estreno de la última película de Amenábar, un precioso artículo sobre Unamuno. ¿Era (o habría sido) D. Miguel madridista?

Bueno, en ese artículo subrayo que Unamuno creía ciegamente en muy pocas cosas, era el antidogma, y está claro que el Real Madrid es también muy poco dogmático. El Real Madrid es eminentemente práctico. Es el pragmatismo hecho fútbol.

¿Tú eres pragmático, futbolísticamente hablando?

Tengo un lado romántico muy marcado. Por eso, en mi madridismo, he admirado siempre a jugadores como Guti o Benzema. Soy de los que pensaba que en un simple control de Zidane valía el precio de la entrada. Kubo va a ir por ahí.

Hay una corriente de pensamiento que trata de emparentar su juego con el de Messi...

Messi, cuando empezó, no tenía la arrancada que fue logrando con el paso de los años. Si Kubo llega a eso, será imparable.

Messi no tenía esa arrancada al principio, y ahora seguramente tampoco la tiene ya.

Claro, aunque sigue siendo un jugador deslumbrante gracias a otras facetas técnicas que ahora explota más, además de su inteligencia. Ve pases donde no los ve nadie. Mueve al Barça. Kubo tiene todo eso. A ver si logra además esa arrancada. Si es así, el Madrid tiene jugador para dominar el fútbol durante lustros. Los otros jóvenes son muy buenos, pero no sé si tienen ese factor tan diferencial, el que han tenido Messi y Cristiano.