Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Jaime de Jaraíz: “Queremos plantar 47 millones de árboles al año”

Jaime de Jaraíz: “Queremos plantar 47 millones de árboles al año”

Escrito por: Jesús Bengoechea21 marzo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Madridistas hay de muchos tipos, y no cabe duda de que Jaime de Jaraíz representa una categoría en sí mismo. Presidente en España y Portugal de LG Electronics (socio tecnológico de algunos de los recintos deportivos más importantes del mundo), es uno de los ejecutivos más destacados del país y un hombre consecuente hasta el extremo con sus preocupaciones ecológicas, algo que forma parte de la cultura de su empresa pero que él trae consigo de forma muy especial. Nada de lo humano es ajeno a La Galerna, y menos aún la suerte del planeta, de manera que para hablar de ecologismo nos recibe Jaime en su despacho de la sede de LG en Las Rozas. Bueno, de ecologismo y un poco también, claro, de otra de sus grandes pasiones: el Real Madrid. 

-LG está presente en 118 países del mundo. Tiene por tanto 118 jefes regionales. De todos ellos, tú eres el único que no es coreano. Se trata de una anomalía que seguramente dice mucho en tu favor...

Nada hubiera sido posible sin mi equipo. He tenido la suerte de trabajar siempre con gente muy valiosa, que me ha acompañado desde el principio y también ahora. Los resultados de la firma en España iban muy bien cuando yo era vicepresidente, y eso me permitió ser nombrado Presidente de LG Canadá. Fueron dos años muy importantes en mi carrera, después de los cuales volví a España ya como Presidente.

-Suena a excesiva modestia. Repito: el único jefe regional no coreano en 118 países eres tú. ¿Cómo se gana uno la confianza de quienes mandan en una empresa donde para los puestos directivos se confía casi exclusivamente en los compatriotas?

-(Risas). En broma me dicen que tengo hardware español pero software coreano. La realidad es que, aunque parezca increíble, hay multitud de afinidades culturales entre coreanos y españoles; se les conoce como los latinos de Asia.

-Ah, ¿sí?

-Claro. Existe una gran afinidad cultural entre España y Corea, que en parte puede explicar lo que indicabas. Por ejemplo, los españoles y los coreanos somos flexibles y toleramos bien la frustración, a diferencia quizá de culturas como la japonesa o la alemana. Esa buena sintonía se traduce en excelentes resultados.

-Háblanos de la iniciativa Smart Green que impulsa LG.

El Reto Smart Green es un movimiento que puso en marcha en 2017 la sede española de LG con ambición global; ya tiene implantación europea y pronto será mundial. Responde por supuesto a los principios corporativos de la empresa, los mismos que nos han llevado a invertir más de 16.000 millones de dólares en I+D Green.

Smart Green representa el impulso responsable de LG por un sistema económico y un consumo más sostenible, respetuoso con el medioambiente y con el bienestar de las personas. Que es compatible. Con este movimiento demostramos que es posible reducir el impacto del hombre en el entorno y paliar los grandes problemas que afectan al medioambiente. Sin ir más lejos, en 2018 hemos reducido en 55.000 toneladas las emisiones de CO2 en España, y en agua hemos ahorrado el equivalente a doce piscinas olímpicas. Con la llegada el 1 de enero de 2019 de nuestro negocio de energía fotovoltaica –que ofrece paneles solares y baterías para entornos domésticos y de empresa, el Reto Smart Green se consolida como nuestra estrategia de compromiso corporativo.

-¿Y cómo logra todo esto una empresa tecnológica?

-A través de la eficiencia, que es nuestro sello de identidad. LG trabaja desde hace años para conseguir los productos más eficientes, ligeros y duraderos del mercado. Un ejemplo sencillo son nuestras lavadoras, que ahorran tanta agua al año como la que necesita para beber una familia de cuatro miembros en ese mismo período de tiempo.

-Tengo entendido que pasaste por un mal trago en el mar que te hizo implicarte personalmente de forma aún más clara en la lucha medioambiental.

-Así fue. Una gota fría en pleno verano, totalmente inesperada, puso en peligro mi vida y la de mi familia. Fue una tormenta terrible: varios barcos volcaron a nuestro alrededor. Esa experiencia, junto a la multitud de artículos que había devorado anteriormente y estudiado con preocupación, me hizo reflexionar sobre el cambio climático. Pude comprobar que la situación es mucho más grave de lo que nos cuentan. A la vuelta de ese verano, movilicé a mi gente en LG para hacer algo. “Pero nosotros ¿qué vamos a hacer? ¿No es el papel de los gobiernos?”, me decían. Pero yo ya estaba harto de traspasar responsabilidades, y les dije: “No. Seremos nosotros quienes hagamos cuanto esté en nuestra mano”.

-¿Y entonces?

-Decidimos que el primer paso es sensibilizar y movilizar al consumidor, informarle con total detalle de qué productos tecnológicos son más cuidadosos con el planeta y que, por ejemplo, contribuyen a disminuir emisiones de CO2. Estamos seguros de que, si el consumidor lo sabe, a similares características de calidad y precio, consumirá aquel producto que mejor trate el medio ambiente. Esto empezamos a comunicarlo y nos dimos cuenta de que la gente respondía positivamente.

Otro punto a tener en cuenta es la durabilidad de los dispositivos. LG siempre se ha manifestado en contra de la obsolescencia programada, y la razón es muy lógica: Sí tú cambias de electrodoméstico a los dos años, estás generando residuos. Los electrodomésticos de LG están diseñados para durar, y ello es en aras tanto de la comodidad del usuario como del respeto al medio ambiente. Nuestras lavadoras y frigoríficos están preparados para un uso intensivo de más de 22 años.

-Pero no os quedáis ahí. Háblanos de ese ejercito de drones que está ya embarcado en la tarea de plantar un millón y medio de árboles en medio de la meseta.

-El movimiento Smart Green nos ha llevado también a tomar medidas en parajes naturales asolados por los incendios. En una convención, conmovidos por los terribles incendios que ocurrieron en 2017 cerca de Oporto, toda la empresa se movió a Portugal a plantar 4.000 nuevos árboles. Y sin embargo, somos conscientes de que no son suficientes.

Movidos por esa convicción, hemos buscado formas más eficientes de reforestar estas zonas incendiadas, y fue así como descubrimos una empresa que se dedica a la reforestación por medio de drones. Establecimos una alianza tecnológica: sus drones llevan incorporados nuestros móviles, que llevan a su vez incorporado un software de Inteligencia Artificial avanzado que confiere precisión. Ambas empresas hemos decidido implicarnos en la tarea de reforestar la zona de Guadalajara que fue víctima de los terribles incendios de 2008 y 2012.

-¿Pero un millón y medio de árboles no es un objetivo muy ambicioso?

-Es que debe serlo. En LG tenemos una filosofía de máximos, y creemos que “crecer un 5% es imposible, pero crecer un 30% es perfectamente posible”. Con esta tecnología, lo vamos a conseguir. Y sin embargo, el objetivo último del movimiento Smart Green no se conforma con eso, sino que queremos concienciar a los españoles para plantar 47 millones de árboles cada año.

-¿Pero eso es posible? 

-Es imposible, pero qué tal si lo vemos así: un árbol por persona al año. ¿No suena eso absolutamente posible?

-La primera pregunta, quizá muy básica, es si hay espacio para ello. 

-Lo hay de sobra. Ya estamos hablando con muchos ayuntamientos, que está