Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Amavisca: "La plantilla echa en falta otro central"

Amavisca: "La plantilla echa en falta otro central"

Escrito por: Jesús Bengoechea14 septiembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

No solo no ha engordado un gramo -al menos no a simple vista- y sigue luciendo las mismas guedejas que le hicieron célebre formando aquel inolvidable dúo de ataque con Zamorano. A sus 47 años, además, y aunque el tiempo no perdone, Amavisca sigue mostrando sobre el campo la esencia de su juego eminentemente "de izquierdas", como tengo ocasión de comprobar (el que tuvo retuvo) en el partido de leyendas madridistas contra leyendas del Arsenal que tuvo lugar en Londres y al que tuve el gusto de asistir en el Emirates Stadium. La entrevista, no obstante, tiene lugar en el hotel donde se hospedan los veteranos un par de horas antes del choque de ilustres. "Lo importante es que no nos rompamos nada", dice José Emilio Amavisca antes de que nos sentemos ante la grabadora. Es aún más natural, simpático e incisivo en sus opiniones de lo que cabía esperar por su imagen pública. 

P: El Madrid ha vivido un verano turbulento, muy movido. Ha habido...

R: Bueno (me interrumpe), muy movido en cuanto a salidas. En cuanto a llegadas, muy poquitas.

P: ¿Te parece que se ha fichado insuficientemente? ¿Te preocupa?

R: Al equipo le falta un central. Le faltaba además un delantero hasta que ha venido Mariano, quien espero y creo que tendrá minutos. La temporada será larguísima y tendrá ocasiones de demostrar su valía. Pero lo del central es una realidad. Es verdad que tienes a Nacho, que es un tapa-agujeros impresionante con un mérito increíble. Sin embargo, pienso que se necesita o bien un central, o bien (después de la salida de Theo a la Real) un lateral izquierdo.

P: Tenemos a Reguilón, un chaval en quien hay depositada mucha confianza. ¿Tú se la tienes también?

R: Ojalá salga bien la apuesta. Si Reguilón funciona, no hablaremos de fichajes hasta el final de temporada. Pero es una incógnita. Jugar a ese nivel no es nada fácil. A ver si se afianza a base de jugar partidos donde pueda estar un poco tranquilo.

P: En cuanto al central que dices que falta, ¿te habría gustado o te gustaría alguien en concreto?

R: No te diré ningún nombre. Te diré la cualidad que necesitaría ese fichaje: la rapidez. En el Madrid los centrales han de ser sobre todo rápidos. Es la cualidad esencial. El Madrid está habituado a atacar y lo fundamental es tener un central que pueda parar las contras con las que muchas veces nos matan. Necesitamos alguien que llegue bien al cruce. Lo demás es menos importante.

P: Lopetegui tiene la tarea casi sobrehumana de ponerse en los zapatos de Zidane. ¿Cómo le ves en estos primeros compases de la temporada?

R: Han tenido un buen arranque. Se ven cosas que me han gustado y que no se veían el año pasado. El ritmo de circulación de balón que tenemos ahora no lo habíamos visto hacía tiempo. En las segundas partes están machacando a los rivales, y eso es porque los adversarios se agotan al correr detrás del balón a esa velocidad. Eso te mata.

P: Se ve la mano táctica del entrenador, una característica no muy habitual en el Madrid, tradicionalmente hablando. ¿Es un Madrid de autor?

R: Creo que todo viene muy condicionado por la ausencia de Cristiano. Ahora todo es más colectivo, eso es lo que sucede. Antes llegaba Benzema al área y se la pasaba al portugués. Ahora Benzema llega y tira. Estamos viendo el Benzema goleador que yo mismo he reclamado tantas veces. Se está destapando como goleador al haber perdido la presencia intimidatoria de Cristiano. Siempre hemos destacado la calidad técnica de Benzema, pero nos faltaba que diese ese paso adelante. Yo ya he dicho en mis comentarios en Radio Nacional que el Madrid va a jugar mejor que el año pasado. Lo que no sé es si va a ganar tanto como ha ganado en el pasado. En el fútbol moderno, nada tiene que ver el jugar bien con el ganar títulos.

P: ¿Nada tiene que ver? ¿Nada? ¿Hasta ese punto lo llevarías?

R: Ahora mismo nada. Se pueden ganar títulos jugando bien y jugando mal. El Madrid, con jugadores tan determinantes, se puede permitir el lujo de jugar mal y ganar. Jugaremos mejor que el año pasado. ¿Hasta dónde vamos a llegar? Eso ya no lo sé.

Este madrid va a jugar mejor que el del año pasado. ¿si va a ganar tanto? eso no lo sé.

P: ¿Está este nuevo Madrid, como se dice por ahí, más diseñado para ganar la Liga que la Champions?

R: No. Es lo que se lleva un tiempo vendiendo. Hace mucho que no ganamos la Liga, vayamos a por ella y tal. Pero este equipo siempre va a tener la Champions como su objetivo prioritario. Siempre tiene el ojo puesto ahí. La Liga no va a ser una distracción si se pone a tiro la Champions.

P: Decías que Benzema está mejorando al haber desaparecido la larga sombra de Cristiano. ¿Se puede decir lo mismo de Bale? ¿Puede ser el estandarte?

R: Totalmente. Va a dar un paso adelante. Es el hombre franquicia después de Cristiano. Ha empezado a muy buen nivel. Lo de las lesiones ha podido ser un poco psicológico también. Si se olvida de las lesiones, ello contribuirá a que no las tenga. Ha soportado mucha presión. Ahora le veo convencido de que puede ser la gran estrella.

P: ¿Qué te pareció la salida de Cristiano?

R: Me parece que el club fue generosísimo con él. Infinitamente generoso. Dejarle ir por cien millones, tal y como están los precios en el mercado, puede considerarse un regalo. Lo que me ha extrañado ha sido la actitud de Cristiano. El que nada más salir de aquí haya hecho declaraciones en el sentido de que la Juve es una familia, que allí se siente como en casa...

P: Claro, porque parece que lo dice por oposición al Madrid.

R: Exacto. Aquí ha estado nueve años y ha tenido cinco renovaciones de contrato. Yo creo que no se puede quejar.

P: Bueno, Messi ha tenido nueve. Probablemente él ha establecido esa comparación y no se he sentido bien tratado.

R: Es que el problema para Cristiano ha sido siempre, precisamente, el establecer esa comparación. Él no tiene por qué compararse con nadie. Es uno de los más grandes que han existido. El eterno paralelismo con Messi no tiene ninguna lógica.

el club ha sido infinitamente generoso con cristiano en su salida.

P: Antes hablabas de tus apariciones en Radio Nacional como comentarista del Madrid. Muchos aficionados madridistas se quejan de que algunos ex jugadores, tú incluido, sois muy duros con el equipo cuando os toca opinar sobre él...

R: Yo soy madridista. No solo porque jugué en el Madrid, sino que lo soy desde pequeño. Yo no soy como ellos, pero comprendo a los compañeros de Radio Nacional cuando son críticos con el Madrid porque es su trabajo. Los que hemos jugado ahí somos los primeros en aceptar el extremo nivel de exigencia. Cuando el Madrid gana, se exige que además juegue bien. Por mi parte, precisamente porque he jugado ahí, y por el amor que le tengo al club, soy partícipe de esa exigencia. Así, se me puede escapar una crítica. Pero, en mi caso, es por el cariño que le tengo al Madrid. Lo más grande que he vivido en el fútbol (y eso que he sido, por ejemplo, campeón olímpico en Barcelona) ha sido jugar en el Bernabéu con esa camiseta.

P: ¿Qué imagen de ti crees que hay en el madridismo?

R: No sé. Yo soy una parte muy muy muy pequeña de la historia del club.

P: Muy pequeña, de acuerdo. Pero hay un momento de dicha historia, en particular gracias a la sociedad que formas con Zamorano, en que eres casi lo más importante que le está sucediendo al equipo.

R: Bueno, también estaban Laudrup, Redondo, la irrupción de Raúl... Pero me siento querido y recordado. La gente me dice cosas cuando voy por Madrid, bueno, por cualquier parte del mundo. Tampoco he cambiado mucho, con la melena ésta.

P: Aquella sociedad con Zamorano llegó por sorpresa. Valdano, en la pretemporada, no contaba con vosotros...

R: Cierto. Íbamos los dos fuera. A Zamorano le dijo Valdano que allá él si se quedaba, que era el quinto extranjero. A mí me querían ceder, pero no al equipo al que yo quería ir, así que al final me quedé y no me salió mal.

P: ¿Cuál era el equipo al que tú querías ir cedido y que al club no le parecía bien?

R: El Zaragoza. Pero ellos decían que igual tampoco jugaba mucho allí, ese era su temor. Me querían en un equipo de menor nivel donde jugara más. Pero no hubo acuerdo y al final me hice un sitio en el Madrid. Siempre estaré agradecido a Valdano. Con su poder, podía haber dicho “pues éste y éste, aunque se queden, no van a jugar”. Pero no. Vio nuestros méritos en la pretemporada y nos puso a jugar. Rectificó. Eso le honra siendo además quien era: un campeón del mundo con Argentina, ex jugador del Madrid que además acababa de llegar al máximo honor como entrenador que es llevar las riendas del mejor equipo del mundo. Tener la humildad de decir “me he equivocado y estos dos tienen que jugar” es propio de sabios.