Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Mirar de otro modo hacia Valdebebas

Mirar de otro modo hacia Valdebebas

Escrito por: Carlos Agrasar2 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Florentino Pérez y la estrategia del Real Madrid

He leído con verdadero deleite el artículo titulado Los siete magníficos de Florentino que publicó La Galerna el pasado día 25, con la firma de Carlos García de Sola . El título del artículo, inspirado en el de una película del género western que bien recuerdo de mi juventud, hizo su papel de motor de atracción… y el resultado final lo consiguió el autor con un texto que me parece imaginativo y brillante. Supongo que todos hemos leído ese texto pero, por si acaso, explico que García de Sola trata de profundizar en él sobre la estrategia de Florentino Pérez relativa a fichar talento joven como estrategia de defensa en un mundo donde parece que todo se consigue única y exclusivamente con dinero… mucho dinero.

la estrategia de Florentino Pérez relativa a fichar talento joven como estrategia de defensa en un mundo donde parece que todo se consigue única y exclusivamente con dinero… mucho dinero

Supongo en que coincidimos en que el Real Madrid no podrá soportar esta situación hasta el infinito porque es un club deportivo propiedad de sus socios y solo vive de ingresos inherentes al fútbol y su industria, sin acceso a otros dineros espurios. Esa es su grandeza, sí, pero también en eso radica su debilidad ¿Hasta cuándo podrá aguantar el Real Madrid ese pulso con los petrodólares, los fondos soberanos, las grandes corporaciones chinas o las múltiples financiaciones irregulares o 'triquimañas' de algunos clubes competidores que se pasan por el forro los mandamientos básicos del fair play financiero? Tengo claro que mientras FIFA y UEFA no pongan remedio habrá competencia desleal. La pelea será muy desigual e injusta.

Considera el autor que ‘sus siete magníficos’ son esos otros tantos jugadores jóvenes que el Real Madrid está ‘cocinando’ a fuego lento para convertirlos en auténticos jugadorazos y evitar, de ese modo, que otros tantos fichajes pudieran llegar a comprometer el futuro económico del Club. “Florentino Pérez debió empezar a diseñar en 2014 su propio grupo de siete magníficos cuando ese diciembre fichó a Marco Asensio, apunta el autor. “Fue hace tanto como seis años atrás cuando el presidente blanco empezó a diseñar una estrategia encaminada a cambiar para siempre la política de fichajes del Club”.

Asensio Supercopa Barcelona

Efectivamente, Florentino es un visionario y puedo dar fe de ello, pues hará ya unos diez años (es decir, bastante antes de 2014) que tuve la ocasión de hablar personalmente sobre este asunto con él, en presencia de una tercera persona que no me dejaría mentir. Se trataba de una visita privada y por ello no citaré su nombre. El tema surgió a raíz de unas declaraciones de José Antonio Camacho, nuestro legendario capitán y ex seleccionador nacional, quien pocos días antes había aseverado que “El Real Madrid está obligado a crear sus propias estrellas”.

Florentino Pérez asintió al respecto, pero nos recordó que ya por aquel entonces cualquiera de esas jóvenes promesas internacionales costaba “entre 6 y 8 millones de euros” y que apostar por una estrategia así representaba “un gran riesgo financiero” para cualquier club, pues la mayoría de esos jóvenes destacados se malogran por el camino o terminan no dando la talla... (la historia reciente está llena de muchos e ilustrativos ejemplos). Creo que la prudencia en el gasto siempre ha adornado al presidente y, en este aspecto, no podía ser diferente.

“Y así emprendió una estrategia que le llevaría en enero de ese año [2014] a fichar al joven noruego de 15 años, Odegaard. Al año siguiente, en 2016, se fichó a Federico Valverde, cumplida la mayoría de edad. Y en los siguientes años se ficharon a los brasileños Vinícius Junior, Rodrygo, Reinier Jesús y al japonés Kubo, nos recuerda Carlos García de Sola. “Siete jugadores llamados a marcar el futuro blanco, con edades comprendidas entre los 24 y los 18 y que tienen en común el carisma, la calidad y la juventud. Son fruto de una estrategia que ha incluido otros fichajes como los de Ceballos, Brahim o Lunin, además de algunos otros fallidos como Sergio Díaz”.

El tema surgió a raíz de unas declaraciones de José Antonio Camacho, nuestro legendario capitán y ex seleccionador nacional, quien pocos días antes había aseverado que “El Real Madrid está obligado a crear sus propias estrellas

Como se está comprobando, llegar y triunfar en el primer equipo del Real está cada día más caro y al alcance de muy pocos. Además, el mercado se ha inflacionado de tal manera que hoy, diez años después, aquellos precios que relataba el presidente nos parecen irrisorios.

Por si ello fuera poco, en las últimas temporadas, además, esos clubes competidores siguen la clara estrategia de tratar de desactivar al Real Madrid, ‘atacando’ a los jóvenes futbolistas que más destacan y en cuanto se los relaciona con el Club. Y a menudo se los acaban llevando por el simple argumento de la pasta. Es una estrategia fácil de copiar si se dispone de mucho dinero y se invierte en nutrir a equipos filiales o a su despensa de jugadores del Plan B; esto sucede ya con los equipos de la Premier (United y City, Liverpool, Chelsea, Tottenham, etc.), algunos de la liga francesa (especialmente el PSG) y los clubes de la Bundesliga.

Odegaard presentación Butragueño

En esa estrategia no debería sorprendernos que, en poco tiempo, 'ataquen' también a nuestros propios ‘mirlos’, que serán vulnerables en cuanto presientan que lo van a tener difícil para triunfar en casa, que el entrenador no les da la bola que necesitan o que sus representantes y familiares les coman la oreja para cambiar de aires. Porque en la actual coyuntura esos clubes cuentan con la aquiescencia y complicidad de representantes y entornos próximos a los chavales (a ellos les dará igual si el Real es el mejor proyecto deportivo de futuro para sus pupilos, pues viven de las operaciones que firman…).

Lo tiene difícil a medio/largo plazo Florentino, a quien no le quedará más remedio que mirar con más sensibilidad hacia Valdebebas, o sea a nuestra propia cantera. Si lo analizamos, los siete magníficos de Carlos García de Sola han venido todos de fuera y algunos han madurado muy poco tiempo en la cantera...

En esa estrategia no debería sorprendernos que, en poco tiempo, 'ataquen' también a nuestros propios ‘mirlos’, que serán vulnerables en cuanto presientan que lo van a tener difícil para triunfar en casa

Insisto en que no puedo estar más de acuerdo con García de Sola, pero me atrevo a llegar un poco más lejos en su bien acertado enfoque. Por un lado, porque de los siete magníficos de su lista algunos están ya incorporados a la primera plantilla de forma estable (Asensio, Valverde, Vinicius, Rodrygo, Odegaard y Lunin); otros jóvenes, como Ceballos, Reinier, Reguilón, Achraf, Óscar Rodríguez y Brahim están cedidos (o vendidos con opción de recompra) en otros clubes para completar su formación. Y otros —a mi modo de ver los más olvidados y perjudicados— serían los canteranos puros, los de toda la vida, que protagonizarían sin duda las incorporaciones más rentables, por muchas razones: los tienes en casa, los conoces perfectamente (se minimizan los riesgos y ‘sorpresas’) y su coste es tendente a cero; conocen perfectamente el Club y sus esencias, tanto deportivas como corporativas, de modo que sus procesos y periodos de adaptación al llegar a la cima son mucho más rápidos… y, su integración, en suma, mejor. En la primera plantilla actual, encontraríamos —en mayor o menor medida— los casos de Carvajal, Nacho, Casemiro, Lucas Vázquez, Odegaard o Mayoral, que han llegado. Y, por supuesto, los chavales del Castilla o del juvenil que entrenan y juegan partidos con el primer equipo, como Altube (tercer portero), Miguel Gutiérrez, Arribas, Marvin y un pequeño etcétera.

Nacho y Lucas Vázquez

Sabemos que hoy se forman en Valdebebas más de 250 niños y jóvenes de todas las categorías. En todos los equipos podemos intuir figuras en ciernes… No hay más que ver los partidos en el canal del Club durante los fines de semana. Ello demuestra que se sabe captar talento patrio, que se desarrolla de forma adecuada y que ves crecer a los infantes hasta llegar al Castilla, con un progreso futbolístico y un comportamiento personal envidiables y ejemplares. Entonces, volviendo al artículo de referencia, me pregunto ¿por qué muchos de estos chavales no acaban llegando a lo más alto? ¿Y por qué siguen prevaleciendo en el Real Madrid los multimillonarios fichajes de relumbrón que les relegan a ellos a un segundo plano cuando no siempre son mejores jugadores? Como parece, nuestros cuatro objetivos para el año próximo (llevamos dos cursos sin fichajes de peso) parece que son Mbappé, Camavinga, Haaland y Upamecano. Sin duda, todos ellos grandes jugadores. Pero, que yo sepa, ninguno es español, ni procede de la cantera. Sus fichajes supondrán un monto tan elevado que, mucho me temo, quizá no podrán llevarse a cabo por culpa de la tan nefasta coyuntura que vivimos. Son otros tiempos y no precisamente como aquellos de los galácticos...

Creo que el camino seguido por el club es el adecuado, y tal vez