Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Florentino y las bolas gélidas

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Florentino y las bolas gélidas

Escrito por: La Galerna2 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. ¿Recordáis cuando Florentino Pérez manipulaba los sorteos de Champions valiéndose de unas bolas más calientes que la oreja de un árbitro que acaba de pitarle al Barça? No, nosotros tampoco nos acordamos, y la razón es que nunca sucedió tal cosa. Pero lo escuchamos tantas veces (y de formas tan aventuradas, tranquilas y desgraciadamente impunes) que ahora echamos de menos esas difamaciones.

Tras el sorteo de Champions de ayer, no se ha producido ni una sola de esas acusaciones. De haberse dado, para tener alguna credibilidad, deberían haberse visto acompañadas de alguna explicación. Hay que ser muy torpe para manipular un azar en favor tuyo con resultados tan paupérrimos.

Porque vaya sorteo, amics. Las bolas no han podido estar menos calientes. Son bolas de helado servidas en lo alto de un barquillo envenenado.

Portada As superduelos
Portada Marca sorteo Champions

Pasemos rápidamente por encima de las anécdotas que no afectan directamente al Real Madrid (el Atleti ha caído en el grupo del Bayern y Messi se medirá a Cristiano) para admitir de inmediato que el grupo de los blancos -junto a Inter, Borussia Monchengladbag y Shakhtar- es de los que helaría la sangre en las venas a cualquier otro que no fuera el Real Madrid. Las bolas, amén de no estar calientes, ascienden inevitablemente hacia la tráquea. Esta fase de grupos cae como un jarro de agua helada (todo sigue estando casi bajo cero en este portanálisis) en un equipo que apenas empieza ahora a desperezarse tras la pretemporada más corta de la Historia por el Covid. Por primera vez tal vez desde nunca, el Real Madrid se enfrenta a una fase de grupos en la que la posibilidad de quedar fuera (o aún peor, de tener que jugar la -para el Madrid- denigrante Europa League) se antoja perfectamente factible. Esto es algo que otras veces ha estado relativamente cerca de suceder, pero nunca a priori ha resultado una hipótesis tan plausible. Zidane tendrá que sacar lo mejor de los suyos desde una altura muy precoz de la temporada.

Inter y Borussia Monchengladbag son nombres llenos de reminiscencias de enfrentamientos históricos caracterizados por su dificultad. Bien es cierto que también lo son de históricos resultados favorables a los vikingos. Aquellas remontadas... Sucede que el Inter en particular no es solo un grande de antaño, un histórico indiscutible. Es además una de las escuadras que mejor se han reforzado en las últimas temporadas. Nombres como Lautaro (un habitual de esta sección), Lukaku, Eriksen o el conspicuo malote Arturo Vidal son nombres desasosegantes. Si a ello unimos el traje mediático que le tienen ya preparado al Madrid si nos da un disgusto “nuestro” Achraf, la zozobra se acentúa.

Del Shakhtar sabemos que hay que ir muy lejos para jugar contra él, que hace mucho frío por esos lares y que tiene en nómina a trece o catorce brasileños quienes, por muy random que sean, seguro que tratan bien la pelota aunque hayan emigrado a un lugar del mundo tan disímil al suyo de origen.

El sonido del grupo del Madrid es por tanto manifiestamente mejorable. Grupo B , con B de bueno pero nada de bonito ni de barato. Abróchense los cinturones.

Portada Sport Fati mágico
Portada Mundo Deportivo Vendaval

Por lo demás, el Barça jugó ayer contra el Celta, y lamentamos no poder tampoco traer por esta vía noticias tranquilizadoras. Nos gustaría, como es costumbre en esta sección, mofarnos sanamente del triunfalismo azucarado de la prensa cataculé ante cualquier nimia victoria de los suyos, pero no nos parece que haciéndolo cumpliríamos con nuestra obligación.

La sensación es que, después de un verano en el cual el Barça se ha convertido en un meme enviado por burofax, las huestes culés tienen ahora razones para sentirse razonablemente aliviadas, al menos en lo estrictamente deportivo. Lo de Ansu Fati va en serio, Coutinho comienza a rendir y hasta Messi parece más implicado de lo que hubiéramos anticipado. Ayer, en Balaídos, apuntó a equipo con buenas trazas, alegre, vertical y resolutivo. La doble conclusión de hoy es que, si la Champions este año se antoja harto difícil, resulta que también hay un rival muy serio en la Liga, y que es el de siempre.

Esperamos que Zidane haya tomado nota de todo, incluido este portanálisis esencialmente incómodo pero básicamente honesto, para poner cuanto antes a su gente a tono.

Va a ser bonito.

Pasad un buen día.