Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Adiós, Achraf. Hola, madurez 

Adiós, Achraf. Hola, madurez 

Escrito por: Jesús Bengoechea2 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Se ha confirmado que Achraf se va al Inter de Milán. El Madrid renuncia a un jugador que era suyo y que encajaba a la vista de las dos últimas temporadas de Carvajal, dos temporadas que mueven a pensar que, en el mejor de los casos, al que quizá sea el lateral derecho más importante de la Historia del Real Madrid le vendría muy bien una competencia real para el puesto. Tras haber hecho ambos la “mili” en Alemania, han experimentado suertes dispares en lo tocante a la vuelta a la disciplina del Madrid. Carvajal, para adentro. Achraf, salvo por la improbable opción de que el Madrid imponga un derecho de tanteo en una hipotética venta futura del Inter, ha dicho en cambio adiós para siempre. Su futuro queda a largo plazo atado al Inter. 

Achraf Hakimi celebrando un gol con el Borussia Dortmund

Achraf Hakimi con el Borussia Dortmund en un partido de la Bundesliga

No se entiende y se entiende perfectamente. Depende de los ojos con los que quiera verse. Solemos acercarnos al fútbol con los ojos de un niño, y alguien dijo que lo que realmente distingue a los niños de los adultos es su incapacidad para la resignación. El adulto madridista es así más niño que nadie, porque su falta de resignación se ha visto ratificada muchas veces por la realidad. El madridista nacido en los setenta no se resignó a morir sin ver a su equipo ganar una mísera Copa de Europa y ganó de momento siete, una más de las que se había perdido. El Real Madrid permite a sus fieles no resignarse en mucha mayor medida que cualquier otro equipo, lo que sitúa al madridismo en una infancia perpetua. 

De este modo, el madridismo no se resigna a perder un futbolista de gran potencial, y que ya era suyo, porque el niño no atiende a las restricciones del sistema de ecuaciones en que consiste la realidad. La realidad -esa cosa insoportablemente adulta que a base de humillarnos nos hace madurar- dice que el postCovid comporta semejante trauma financiero para todos los clubes que 40 millones por un lateral derecho, por bueno que sea y por mucho que su concurso se precise, es ahora mismo una oferta poco menos que irrechazable. La realidad dicta asimismo que hay (entre cedidos y actuales) un exceso manifiesto de jugadores en la plantilla, siendo pocos aquellos cuya marcha pueda suponer con certeza ingresos de ese monto o similar. Por último, la realidad desmonta nuestra ingenuidad con la evidencia de que los profesionales son a su vez más realistas que los aficionados (chocantemente realistas o acaso egoístas, pues hay conexiones entre ambos conceptos), y que frente al sueño inenarrable de jugar en el Madrid el propio Achraf ha preferido una garita fija en la banda derecha de una ciudad transalpina con tres guardas jurados custodiando permanentemente sus espaldas. A veces la realidad es una confabulación de circunstancias que nos hacen creer que tenemos el mundo en contra sencillamente porque lo tenemos.

Nunca es triste la verdad, cantaba Serrat, lo que no tiene es remedio, aunque el futbolero, cuando ejerce como tal, prefiere integrarse entre esos locos bajitos, por seguir con la discografía del bardo catalán. Niño, deja ya de joder con la pelota. 

Nadie hay más niño y más maduro que Zidane. Niño porque sueña a nuestro lado, pero maduro en su condición de hombre de club. Lo ha explicado ejemplarmente ante la prensa. En lo de Achraf, ha dicho, entran en juego dos aspectos: el futbolístico (que es el pueril, en el sentido más etimológico del término) y el económico (que es el del padre que se sienta ante las cuentas de la casa y reduce el presupuesto de galletas y quita el Netflix). 

Personalmente, estoy algo triste con esta noticia. Ya se me pasará. La madurez es eso. Que se te pase, aunque la rebeldía propia del mozalbete engreído que aún somos nos haga desdeñar ahora, incluso, las mieles de ese lenitivo que es el tiempo. Nuevas ilusiones han de venir. 

Editor de La Galerna (@lagalerna_). @jesusbengoechea

26 comentarios en: Adiós, Achraf. Hola, madurez 

  1. La causa no es la rebeldía engreída de un mozalbete. Las causas son dos:
    La primera los 40 millones, pero la segunda es la principal . Zidane que es el que manda en cuestión de compras y ventas de jugadores es el que ha decidido que se vaya. Vamos que no lo quiere , como no ha querido a Llorente, el a los que quiere son a su vieja guardia. Vamos tipo Marcelo.
    Que hara cuando se lesione Carvajal o no solo cuando tenga un contratiempo físico sino cuando entre en su declive ya muy próximo. Posiblemente como no hay otro con garantías en ese puesto, quizás tire de Chendo.
    Lo vuelvo a repetir en este foro como mínimo le echaremos de menos.