Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Baloncesto
Análisis de la temporada del Real Madrid de baloncesto

Análisis de la temporada del Real Madrid de baloncesto

Escrito por: Ramón Bobillo2 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El Real Madrid de baloncesto no cumplió con las expectativas y ni siquiera logró pasar de la fase de grupos de la Fase Final de la ACB tras perder ante el San Pablo Burgos y el Morabanc Andorra, equipos que cuentan con plantillas claramente inferiores pero que compitieron mucho mejor en Valencia.

El torneo del Madrid fue, simple y llanamente, para olvidar. Y aunque se tratara de un formato novedoso y que no otorgara ningún beneficio a los equipos mejor clasificados (a diferencia del factor pista habitual de los playoffs), creo que no se deben obviar un par de aspectos:

Primero, en él se decidía el campeón de la ACB. Podemos poner todos los asteriscos y las pegas que queramos, pero el título de la ACB figurará en el palmarés del Baskonia (¡enhorabuena!), tal y como sucedería cualquier otro año.

Segundo, todos los equipos llegaban en las mismas condiciones adversas. De hecho, hubo varios equipos que llegaron con más bajas e imprevistos que el Real Madrid y, aun así, lucharon más y mejor.

Real Madrid eliminado de ACB

No hablaría de fracaso rotundo, porque las circunstancias han sido muy excepcionales, pero que el Madrid no se haya clasificado entre los dos primeros del grupo es una clara decepción. A un partido se puede perder ante cualquier rival en la élite. Todos habríamos entendido que el Madrid perdiese en semifinales ante un equipo como el Burgos o como el Andorra (no digamos ante un Barcelona, un Baskonia, un Unicaja, un Valencia…). Pero, siendo sinceros, caer en la fase de grupos no entraba en los planes de nadie.

Dicho todo esto, toca contextualizar. Hablamos de un equipo mítico, plagado de jugadores extraordinarios y dirigido por uno de los mejores entrenadores de la historia de la Sección. Un equipo que lo ha ganado todo y que nos ha enganchado al baloncesto como nunca desde hace casi una década. Y tampoco hace falta remontarse a un pasado remoto. Hace poco más de 3 meses el equipo había ganado la Copa del Rey con una brillantez impresionante y ocupaba la segunda posición en las Ligas Regulares de la Euroliga y la ACB. Cuando se suspendió la temporada, el Madrid acumulaba 12 partidos sin perder en todas las competiciones.

¿Qué quiero decir? Que el Real Madrid no es en realidad el equipo que hemos visto en Valencia. El conjunto madridista sigue siendo uno de los mejores equipos de Europa y no necesita ninguna revolución. Sí necesita (más bien, necesitaba, pasara lo que pasara en este torneo), varios retoques.

Real Madrid campeón de Supercopa

No voy a hablar de todo lo que falló en Valencia porque sinceramente no lo sé. ¿Falta de preparación? ¿De mentalidad? ¿Problemas físicos? Nunca lo sabremos. Lo que sí me gustaría analizar son los aspectos negativos que se han visto en Valencia y que ya se habían podido apreciar anteriormente, desde septiembre a marzo o incluso en temporadas anteriores. El Madrid estaba haciendo una muy buena temporada, pero no era en absoluto un equipo perfecto. ¿Qué falló tanto en Valencia como durante la competición “precovid-19”?

1) El Madrid cuenta con una plantilla excesivamente envejecida. Ya lo sabíamos, pero ha quedado más patente que nunca en esta Fase Final. Felipe Reyes (40 años), Jaycee Carroll (37), Rudy Fernández (35), Sergio Llull (cumplirá 33 en noviembre, desgraciadamente aún guardamos en la retina su grave lesión de rodilla y cada vez son más recurrentes sus problemas físicos). Cuatro jugadores legendarios (tres de ellos, cupos, por cierto) que han formado la columna vertebral del Madrid de Laso desde 2012 y que aún hoy siguen desempeñando un papel relevante, con la excepción de Felipe.

Es necesario introducir en el equipo piernas jóvenes, energía, savia nueva que asegure la continuidad del proyecto para cuando los antiguos referentes ya no estén. Suena fácil, pero no lo es. Carlos Alocén es un muy buen comienzo, pero no es suficiente. ¿Alberto Abalde? Si fuera el Madrid trataría de fichar al exterior del Valencia Basket. 24 años (con el potencial que conlleva y mejorando año a año), piernas excepcionales (tanto para defender como para romper a sus defensores), capacidad para anotar y para ayudar en la creación, y encima cupo. Poco más se puede pedir. Eso sí, habría que pasar por caja (tiene cláusula).

Jaycee Carroll y Rudy Fernández

2) Existe una excesiva dependencia de Facundo Campazzo y Edy Tavares en ambos lados de la pista.

Campazzo es el jugador que hace que funcione el ataque del Madrid. Él es quien genera el 90% de las ventajas en ataque, gracias a su endiablada velocidad, fabuloso bote de balón y excepcional lectura y visión de juego. Además, cada día lanza mejor. Cuando no está bien, el Madrid sufre. Basta con ver su mal partido ante el Burgos (llegó tocado) o su mala racha en octubre en la que el Madrid perdió varios partidos consecutivos. Tras el encuentro ante el Burgos fue el mejor jugador del equipo con claridad, pero no estuvo bien arropado por muchos de sus compañeros.

Los otros generadores exteriores del equipo (o bases, como os guste llamarlos), Sergio Llull y Nico Laprovittola, no poseen la brillantez ni la explosividad y velocidad del Facu, y tampoco su confianza. Sergio o Nico pueden hacer un gran partido de vez en cuando si están acertados en el tiro (ambos estuvieron estupendos en el primer partido ante el Gran Canaria, por ejemplo, especialmente Llull), pero no son jugadores consistentes ni capaces de generar ventajas para sus compa