Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
¿Por qué se han arruinado Barcelona y Atlético?

¿Por qué se han arruinado Barcelona y Atlético?

Escrito por: Antonio Vázquez30 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Sabemos que Barcelona y Atlético de Madrid tienen deudas muy importantes, pero ¿qué los ha llevado hasta ahí? ¿Por qué se han arruinado?

Han sido años y años advirtiendo de que había cosas que no encajaban, en una suerte de predicación en el desierto. Atendiendo a la aritmética simple, no puedes gastar eternamente mucho más de lo que ingresas. Y esta sencilla regla, vigente para cada persona, unidad familiar o empresa, parecía no aplicarse en el caso del F.C. Barcelona. Frecuentes han sido las burlas de los aficionados culés por el interés ante su situación económica que mostrábamos los madridistas. Preferían apelar a las más peregrinas razones para no atender al problema que, con el silencio cómplice de los medios, crecía y crecía en la trastienda, sin generar revuelo alguno. El dinero en el fútbol es infinito, si los directivos lo hacen es porque todo está bien o la Generalitat no dejaría caer al Barça... No parecen ninguno de estos grandes argumentos para contraponer al peligro que supone una deuda que es difícil de calcular hasta para los expertos, pero que podría rondar o superar los mil millones de euros. La crisis del coronavirus también ha impactado, pero los problemas no llegaron con la pandemia en 2020. De hecho, las consecuencias del Covid han sido otro fabuloso e inesperado parapeto para aquellos que tienen que explicar cómo se han podido alcanzar índices de endeudamiento tan importantes.

Simeone Messi

Periodísticamente hablando, hemos presenciado tímidos intentos de algún gran medio por arrojar luz acerca del verdadero estado de salud económico del Barcelona. En el caso del Atlético de Madrid, ni siquiera eso. Nuestro rival local, tan bien representado en las redacciones de los medios de comunicación, no suele generar ruido negativo en ningún escenario. Y en este caso no ha sido menos. Un vistazo al balance oficial del club indica que su situación es tan terrible o más que la del equipo blaugrana, pero aquí las referencias periodísticas al respecto son prácticamente inexistentes.

He consultado a amigos y conocidos con conocimientos profundos de economía si los números de ambas entidades son tan terribles como le parecen a un profano en la materia como yo, y la respuesta siempre ha sido la misma; el futuro de los dos equipos es muy sombrío y si se tratase de empresas normales, en ambos casos ya se habrían tenido que tomar decisiones verdaderamente drásticas. No dispongo de las nociones suficientes como para ilustraros acerca de conceptos como la deuda neta, el ebitda o el activo circulante. Eso ya se ha hecho muy bien en La Galerna en varias ocasiones. El objeto de estas líneas es encontrar las razones por las que Barcelona y Atlético de Madrid han acumulado tal cantidad de números rojos. Para empezar, entiendo que no se trata de una contumaz incapacidad de sus dirigentes para endeudarse más y más sin ningún cometido final. Es decir, que esa inversión desbocada sin retorno tenía un objetivo.

el futuro de los dos equipos es muy sombrío y si se tratase de empresas normales, en ambos casos ya se habrían tenido que tomar decisiones verdaderamente drásticas

Lo más frecuente es que nos contaran que ambos equipos gastaban y gastaban para contentar a los pilares de sus respectivos proyectos, a los argentinos Messi y Simeone. Es este un simplismo de los que enamoran al periodista que no quiere ir más allá, que prefiere un tópico a tener que escarbar y encontrar las raíces de lo que acontece. Lo que sí es cierto es que los salarios de estas dos personas físicas tienen mucho que ver en los apuros financieros que amenazan a los dos clubes que tradicionalmente han sido los máximos antagonistas del Real Madrid.

Mi teoría tampoco es especialmente elaborada; si Barcelona y Atlético se han metido en ese profundo pozo de deuda ha sido únicamente por la increíble concatenación de éxitos del Real Madrid, en especial por su incomparable racha de 4 Champions Leagues conquistadas en 5 años. Lo que ambos pretendían no era otra cosa que ocupar el trono de su rival por antonomasia y no supieron encontrar mejor manera de hacerlo que gastar a manos llenas para tratar de derrocarlo, aunque eso supusiera desfondarse económicamente. Si este texto lo llega a leer un aficionado de estos equipos, dirá que estamos obsesionados con el impacto que tenemos en sus entidades. Pero a poco que se conoce a rojiblancos y culés es más que evidente su enfermiza fijación con lo que pasa en el Real Madrid, además de su incapacidad para digerir los éxitos del 13 veces campeón de Europa.

Ramos gol décima

Es curioso, porque mientras los altavoces mediáticos de ambos equipos nos repetían una y mil veces que la Copa de Europa carecía del valor preponderante que le otorgábamos, y que lo verdaderamente crucial era la regularidad en la Liga, unos y otros se endeudaban más y más en busca de acabar con el dominio madridista, de competir, de igualar sus logros. Si lo importante era el día a día liguero, ¿por qué se lapidó a Ernesto Valverde, que había ganado 2 de 2 entorchados nacionales y tenía primero de la tabla a su equipo? En realidad fue cesado por las heridas de sus sangrantes eliminaciones en Champions y porque, además, su rival había encadenado tres títulos continentales seguidos hacía muy poco tiempo. Aunque repetían incesantemente que esas uvas estaban muy verdes, no paraban de salivar cuando las miraban inalcanzables en manos de su enemigo, relucientes en sus vitrinas.

En el caso del Atlético, la explicación es que el proyecto de Simeone, que rozó el cielo dos veces, sigue obcecado con lograr lo que el Madrid le arrebató en aquellas dos ocasiones consecutivas, y que generó un profundo trauma, negado con insistencia pero sin convicción real. Reiteran que no quieren ser como el Madrid, pero en el fondo no hay nada que deseen más que haber sentido lo que los aficionados madridistas han experimentado 13 veces a lo largo de los años. Es por ello que, a pesar de que su deuda lleva mucho tiempo siendo muy grande (sobre todo en relación a sus ingresos), la misma ha seguido creciendo en los últimos años.

si Barcelona y Atlético se han metido en ese profundo pozo de deuda ha sido únicamente por la increíble concatenación de éxitos del Real Madrid, en especial por su incomparable racha de 4 Champions Leagues conquistadas en 5 años

Con esto también quiero dejar otra reflexión que quizás pueda ser dolorosa para los madridistas, siempre obsesionados con el éxito. Las etapas de bonanza a nivel de grandes títulos no son eternas. Y ante una situación de falta de protagonismo en la elite se puede tomar el camino del gasto alocado para recobrar fortaleza deportiva, con todos los riesgos que ello conlleva, o trabajar y confiar en que este esfuerzo dé resultados. Nuestros grandes rivales nacionales tienen un panorama a corto y medio plazo muy desalentador tras haber apostado por hacer lo que fuera necesario para eclipsarnos (sin éxito, por cierto), dilapidando dinero sin freno. No deberíamos cometer el error de exigir un comportamiento similar, aunque pasáramos un tiempo (que espero que no ocurra, pero puede ocurrir) sin levantar el trofeo de los trofeos; la Copa de Europa. Si hay que asomarse para algo a la casa de nuestros vecinos es precisamente para saber aquello que no hay que hacer en pos de la supervivencia del Real Madrid.

 

Fotografías Getty Images.