Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Víctor: "El Madrid es el más grande porque empodera al jugador"

Víctor: "El Madrid es el más grande porque empodera al jugador"

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon25 enero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

¿Cómo puede estar en este momento en el paro un entrenador como Víctor Sánchez del Amo? ¿Cómo pudo ser tan injustamente tratado por clubes como Deportivo y Betis cuando los llevó a superar con creces los objetivos marcados? Es un auténtico placer escucharle hablar de fútbol, explicarnos su acercamiento a este deporte que practicó con éxito como futbolista del Madrid (nos hablará de esa trayectoria) y del propio Dépor. Pero Víctor no espera sentado e inactivo la posibilidad de volver a entrenar, sino que no deja de permanecer inquieto y envuelto en nuevos proyectos, como la empresa Sported, de la que comienza hablándonos.

R: En el equipo Sported creemos en el deporte como el mejor vehículo para potenciar la educación y con ello el desarrollo de personas y comunidades. La cultura del deporte, sin duda alguna, es vivero de buenas personas, y esto es un activo de valor incalculable. Con esta creencia y convicción ha nacido Sported y hemos desarrollado programas de formación y educación donde compartimos nuestra experiencia de más de 25 años en el mundo del deporte. Programas inspirados en metodologías exitosas en gestión de deportes de equipo aplicadas a entornos de empresa y familia. En colaboración con la Singapore Management University en Singapur llevamos 6 ediciones de nuestro programa para ejecutivos “Diseñando un vestuario ganador”, donde compartimos nuestra herramienta de gestión de equipos, “el modelo de la bicicleta”, como guía de auto liderazgo y liderazgo de equipos, y nuestras claves para la generación de entornos de confianza y seguridad que nos lleven hacia el alto rendimiento. Tenemos la suerte de contar con un equipo de grandes expertos en la gestión emocional, cuestión que para Sported es imprescindible si queremos encontrar el equilibrio individual y colectivo de cualquier persona y equipo y permitir con ello su máxima productividad. Antes las emociones se autogestionaban, ahora podemos ayudar a las personas a hacerlo.

P: Muy loable, aunque si uno mira tu trayectoria como entrenador, y sobre todo como jugador, se diría que te has autogestionado bastante bien.

R: Eso es sólo porque tuve la suerte de nacer en un buen entorno. Mi familia. Mis amigos. El colegio de Escolapios y sus magníficos profesores a los que estoy muy agradecido. Y desde luego tuve también la fortuna de entrar en la cantera del Real Madrid, donde se hacía un gran aprendizaje en valores. No solo era el desarrollo deportivo. Los entrenadores estaban pendientes de las notas del colegio, daban mucha importancia a la educación y al comportamiento.

P: Has hablado en pasado. Ahora, en la cantera del Madrid, ¿ya no se hace tanto hincapié en la formación en valores?

R: No tengo tanta información como para responderte a eso. Desconozco las directrices de gestión en la ahora denominada “la fábrica”. Pero hay una cuestión clave. Todo método educativo debe tener muy presente el contexto social en que se aplica. Tendemos a replicar con nuestros hijos el método de enseñanza que para nosotros fue bien, pero éste es un mundo radicalmente distinto, ha cambiado el paradigma, necesitamos adecuar los métodos al contexto social. En las instituciones y escuelas deportivas de igual manera se necesita esa actualización, sin perder de vista los objetivos que deben ser los mismos de siempre: formar personas y deportistas, sobre todo lo primero, porque la probabilidad nos dice que muy pocos llegarán a deportistas profesionales. Sin embargo, todos seguirán siendo personas.

P: ¿Y se está haciendo o no?

R: Creo que siempre debemos aspirar a mejorar y este asunto es una prioridad. Estamos hablando por encima de todo de la educación de personas. No te hablo del Madrid porque ya te digo que no tengo información al respecto, pero sí en general. Somos máquinas inteligentes configuradas para ahorrar energía, lo que tiene un lado malo: los estados de comodidad y autocomplacencia. Estos estados frenan el crecimiento y nos llevan a zonas de confort y seguridad, a repetir lo ya aprendido, lo que dificulta las conductas innovadoras. Hay una frase que no me canso de repetir a mis hijos, a mi staff y mis jugadores: “La complacencia y la comodidad son los peores enemigos del rendimiento.”

P: ¿Es esa idea un pilar básico de tu filosofía como entrenador?

R: Podríamos definirlo como contagiar nuestro espíritu de eternos aprendices a nuestros jugadores, y también a los diferentes equipos de trabajo en torno a ellos, y aplicarlo hacia el crecimiento tanto individual como colectivo. Nuestra primera pregunta siempre es: ¿en qué os podemos ayudar? Obviamente hay un proceso de estudio y análisis previo para desarrollar conocimiento y diseñar planes de acción pero sin el clima emocional adecuado el rendimiento será limitado. De ahí nuestra creencia en conectar con la persona desde el primer día para construir entornos de confianza. El trabajo de entrenador de fútbol es apasionante por muchos motivos, sin duda éste es uno de ellos. Además, la complejidad de los entornos y los momentos de los equipos añaden más dificultad a nuestra labor. Nuestra experiencia en el Dépor y en el Betis es un buen ejemplo. Nos ficharon con el objetivo de enderezar dinámicas muy negativas en entornos muy frágiles y volátiles por diferentes circunstancias. En ambos clubes logramos los objetivos para los que fuimos contratados, salvar a los equipos del descenso a segunda, y además conseguimos una revalorización de activos muy notable que generaron grandes beneficios económicos. Como casos de más repercusión podemos citar los de Lucas Pérez, Luis Alberto o Pedro Mosquera, jugadores que empezaron a ser considerados con estatus de selección nacional. En el Betis, el caso más sonado fue el de Ceballos. Hoy desde la lejanía es un orgullo ver cómo siguen creciendo.

P: Cuéntanos algún otro aspecto esencial de tu filosofía como técnico.

R: Tratamos de inculcar la filosofía de que el camino está lleno de picos altos y bajos, que son los momentos deportivos buenos y los malos. Entender con perspectiva que tienes que pasar por ambos es crucial, lo que te hace desterrar la complacencia en los picos altos y el catastrofismo en los bajos. Es necesario pasar por las estaciones de la derrota para mejorar. Todo tiene que ser enriquecedor. Esto nos lleva a buscar constantemente retar a los jugadores para que el aprendizaje y crecimiento sea continuo, y a nivel de equipo de igual manera. El primer objetivo es dominar el sistema de juego que mejor se adapte a nuestra plantilla, y a partir de ahí retar nuestro status quo para crecer también como equipo y con ello tener mas versatilidad y capacidad competitiva. Si de algo nos sentimos orgullosos es de haber sido valientes en la toma de decisiones como cuerpo técnico en situaciones que habitualmente llevan a ser conservador. Hablo de variaciones de sistemas tácticos, planteamientos innovadores que nos ayudaron a contrarrestar las diferencias económicas de nuestros rivales. Como ejemplo, recuerdo cómo nos criticaron en el tramo final de temporada el uso de un sistema con tres centrales en el Real Betis. Decisión que implementamos por el estudio que teníamos realizado de equipos de diferentes perfiles en ligas internacionales con un alto rendimiento con este sistema de juego. Añadido a la compatibilidad con la plantilla que nos encontramos y sin capacidad económica para rediseñar el equipo. Paradójicamente la siguiente temporada, y con un equipo ya diseñado con otro potencial económico, el Betis ha alcanzado el alto rendimiento con este sistema de juego de tres centrales que parece se ha vuelto a poner de moda. Me alegro enormemente de este éxito que tanto merecía disfrutar su impresionante afición así como el gran grupo humano que trabaja alrededor del equipo.

"La complacencia y la comodidad son los peores enemigos del rendimiento.”

P: Hablas de aprender de la derrota. Entiendo entonces que la derrota no es un fracaso. ¿Qué es el fracaso entonces?

R: Yo pienso que el fracaso es cuando dejas de tener ganas de aprender. Cuando estás peligrosamente instalado en ese ahorro energético del que hablaba.

P: Un gran ejemplo de esa filosofía, la de desterrar el ahorro energético y aprender siempre, lo das como entrenador en el Dépor durante aquel partido en el Nou Camp en tu segunda temporada. Rompes los esquemas al Barça dejando tres referencias ofensivas permanentemente arriba.

R: Cuando te enfrentas a un rival con un potencial humano superior, tu capacidad táctica y estratégica es tu mayor arma. Usar el factor sorpresa, las emboscadas, como en el arte de la guerra. Por eso en ese partido concreto buscamos intentar hacer algo diferente.

P: ¡Y tan diferente...!

R: Responde a una reflexión muy sencilla. ¿En qué es fuerte el Barça? Pues vamos a intentar que no lo haga. Con ese plan, no les impedíamos tener la posesión, porque no estaba a nuestro alcance, pero sí dirigirles a tener una posesión diferente y menos efectiva porque tenían que estar pendientes de nuestros tres delanteros. Y con ello convertir cada situación de éxito defensivo nuestro en una opción clara de contra para generar buenas ocasiones de gol. Las estadísticas del partido ratificaron el plan, más allá del resultado. El FCB estuvo por debajo de sus datos promedio de ataque en el Nou Camp y, por el contrario, nuestros datos de ataque mejoraron los principales promedios de equipos visitantes. Con ese espíritu analizamos a nuestros rivales, y esa estrategia de ese partido concreto surgió de ese estudio.

P: Tú entrenabas al Dépor en el debut de Zidane como entrenador del primer equipo del Madrid.

R: Así es. Nos metieron 5-0 pero nosotros también tuvimos nuestras ocasiones  para ponernos por delante y las cosas pudieron ser distintas. A pesar del lo abultado del resultado hicimos un buen partido. No hay que quedarse solo con el análisis pobre del marcador final. En todo caso yo, como entrenador, siempre digo que el Madrid es el rival más difícil al que te puedes enfrentar, precisamente por la virtud que pondero: su enorme flexibilidad. Porque así como te digo que estudiamos mucho al Barça, y que gracias a ese estudio conseguimos plantearles un sistema que se les atragantó, te digo que con el Madrid es muy difícil hacer lo mismo, porque no sigue un patrón claro de juego. El Madrid tiene una seña de identidad única y distintiva: el empoderamiento del jugador. Cuando tú te pones esa camiseta, sabes que si no das lo mejor de ti no serás digno de ella y pones en riesgo volver a ponértela. Eso te empodera enormemente. En mi opinión es lo que ha hecho del Madrid el club más grande de la Historia.

"el madrid es el equipo más difícil contra el que jugar por su flexibilidad: no tiene un esquema definido de juego".

 

P: Muchos escépticos y/o antimadridistas te dirán que el rasgo distintivo del Madrid es el dinero que tiene...

R: ¿No lo tiene el Barcelona? ¿No lo tiene el Manchester? En mi opinión, algo que distingue al Real Madrid del resto es que está la estrategia marcada por el entrenador, sí, pero nunca es algo 100% rígido y se fomenta el empoderamiento del futbolista. El jugador siente esta responsabilidad y esa autoridad, para lo bueno y a veces para lo malo. Lo bueno es ese extra de imprevisibilidad y capacidad competitiva que le ha llevado a conseguir hitos deportivos que ningún otro club ha logrado, y lo malo porque esa autoridad a veces conduce a estados de complacencia con pérdida de foco y hambre que alejan el alto rendimiento. El Real Madrid es el club del mundo que de manera más total lleva a la práctica aquello de Luis Aragonés, a quien tanto admiro: el fútbol es de los futbolistas.

P: Has hablado de pérdida de foco y hambre. ¿Le está sucediendo eso a Isco?

R: El caso de Isco, en mi opinión, y visto desde fuera, se puede explicar con esta teoría. Ha pasado en poco más de un año de jugador titular indiscutible, tanto en el Madrid como en la selección, a volver a un rol de jugador suplente. Esto en cuanto a roles. Si analizamos el rendimiento producto de su comportamiento en el campo, pues también es muy sencillo el análisis. La calidad y el talento es una constante y es el aval que le llevó hasta el Bernabéu. ¿Cómo se ganó Isco al Bernabéu y a su entrenador para hacerse merecedor del estatus de titular? Con dosis a partes iguales de calidad y entrega. Dosis que a día de hoy son mucho más bajas y por tanto, con la competencia en el equipo, ha perdido el sitio. Le vendría bien repasar alguno de esos partidos en los que el Bernabéu, no hace tanto, le ovacionaba por su lucha y sacrificio. Creo que le ayudaría a ver la realidad y a poner remedio.

"a isco Le vendría bien repasar alguno de esos partidos en los que el Bernabéu, no hace tanto, le ovacionaba por su lucha y sacrificio".

P: Antes hablabas del empoderamiento intrínseco al jugador del Madrid. Hay gente que opina que Sergio Ramos, en su grandeza, lanza más faltas de las debidas, más penaltis de los debidos... ¿Hay un empoderamiento excesivo (si es que existe tal cosa) del capitán?

R: A mí me parece fantástico porque creo en el empoderamiento de los futbolistas y de las personas. Si hay un clima de confianza que genera eso, por qué no. El empoderamiento nunca es excesivo si va de la mano del desarrollo de la responsabilidad. El problema es si se ejerce con irresponsabilidad.

P: ¿Lo ejerce con responsabilidad Sergio?

R: Uno de los problemas es que tendemos a hacer análisis con una información mínima. ¿Sabemos el día a día de Sergio en los entrenamientos? Nos generamos opiniones con lo que nos cuentan por ahí. El otro día un amigo me manifestó su sorpresa positiva, después de haber conocido, y tratado después de una larga conversación, a Sergio Ramos. "No es como pensaba", me decía. Es lo que pasa. Creemos en estereotipos sin conocer a las personas. Sólo quienes viven el día a día conocen la auténtica realidad.

P: ¿Qué opinas de Vinicius?

 R: Es un tipo de jugador muy necesario en este contexto en que la mayoría de equipos ofrecen muy pocos espacios al defender con repliegues intensivos frente el Madrid. Tiene desborde y abre huecos allá donde hay acumulación de jugadores. Le viene fenomenal al Madrid y su juventud le otorga un gran margen de crecimiento. Se le ve además muy suelto, asumiendo responsabilidades en un momento de mucha exigencia. Su explosividad le provoca pérdida de precisión por precipitación en algunas jugadas, pero esto se corregirá con su madurez.

P: Hablemos del pasado. Aunque ya habías debutado con Arsenio, tú, como jugador procedente del filial, llegas a un Madrid de Capello rodeado de estrellas: Suker, Mijatovic, Raúl, Roberto Carlos, Seedorf... ¿Cómo te empoderas ahí?

R: El empoderamiento en el primer equipo me lo da Capello, pero yo ya lo había sentido en la cantera gracias a todos los entrenadores que me habían formado. Te inculcan desde el principio lo que representa la camiseta. Así que ese empoderamiento es en realidad un proceso natural, escalonado. Luego ya entra en juego la suerte, el momento. Tú no eliges el momento sino que el momento te elige a ti. Capello contó con cinco canteranos para la pretemporada y quedó muy satisfecho con mi juego y mi actitud. Es mi padre futbolístico. Depositó en mí su confianza y le estoy muy agradecido. Además tuvo éxito en sus dos temporadas en el equipo, separadas en el tiempo pero coronadas por sendas ligas. Antes hablábamos de lo de mano blanda, mano dura. Es un buen ejemplo de lo que la gente entiende por mano dura, y sin embargo no deja de ser un cliché. Es un entrenador muy exigente, pero eso no generaba ninguna animadversión en el vestuario.

P: Bueno, Suker y Mijatovic se apostaban en la emisora de García para quejarse todas las noches porque les cambiaba...

R: Todo jugador que disfruta de menos minutos de los que cree merecer se va a quejar siempre, sobre todo si están en un estado de ánimo negativo. Todos tenemos estados positivos, negativos o neutros. La salud de un grupo depende de estos estados y es necesario desarrollar estrategias de gestión.

P: ¿Por qué se marcha Capello del Madrid al término de ese año triunfal? ¿Es por el supuesto conflicto de nepotismo de Lorenzo Sanz con su hijo Fernando, o simplemente porque el Milan le llama de nuevo?

R: Eso habría que preguntárselo a él porque yo lo desconozco.

P: ¿Y tú? Porque eso sí que hay que preguntártelo a ti. Ganas la Liga, ganas la Champions el año siguiente con Heynckes y resulta que, incomprensiblemente para muchos, te vas al Rácing. ¿Por qué?

R: Por las mismas razones por las que a nosotros en el Dépor y en el Betis, como técnicos, nos pasó algo parecido. A pesar del éxito deportivo, nos vimos afectados por situaciones de crisis institucionales. Deudas que atender. Procesos de elecciones. Se buscan otras caras para unificar a la gente en torno a un proyecto deportivo nuevo, sin importar que lo anterior cumpliera los objetivos. Pero te digo una cosa: tanto a nivel individual como de cuerpo técnico, nos vino bien. Porque en esas situaciones tan complejas es donde más aprendes.

P: Muy interesante pero ¿tiene esto relación con tu salida del Madrid como jugador, que era mi pregunta? ¿Fue también una salida por una cuestión institucional?

R: Bueno, como imaginarás yo estaba feliz en el Madrid. Había ganado la Liga y explotado futbolísticamente con Capello y al año siguiente, aunque no era titular indiscutible, ganamos la champions con Heynckes, la Séptima nada menos, campeón además de Europa con la selección sub21… ¿Qué sucede entonces? Nunca antes lo había contado. En medios, para mi sorpresa, comienzan a especular con la idea de que tengo negociaciones con el Celta y que me quiero ir. A pesar de que yo lo desmiento, porque era absolutamente falso, se sigue trabajando mediáticamente en esa hipótesis. Me resultaba increíble. ¿Dónde me iba a ir yo si estaba en el mejor sitio posible?

P: ¿Y entonces?

R: Llega Camacho y me reúno con él. Me pregunta si era verdad que yo me quería ir. Le dije que por supuesto que no. Me dice que a él se lo han asegurado. Algo pasaba. Camacho me dice que él cuenta conmigo y yo me quedo tranquilo tras esa conversación. El hecho es que Camacho no llega a empezar la temporada y aterriza Hiddink. Con él hago una buena pretemporada, con mucha participación. El feedback del míster siempre fue muy positivo. Pero un día sucede algo difícil de entender para mí.

P: ¿Qué?

P: Cuando al técnico le llega la hora de confeccionar la lista de la Liga de Campeones, me quedo fuera. Hiddink me llama a su despacho y me da una explicación a esa decisión, la cual me deja perplejo y me obliga a replantearme mi futuro. Fue muy duro para mí, en ese momento tan dulce, jugando con asiduidad en el club de mi vida, tener que afrontar esa situación.

P: Pero ¿qué te dice Hiddink?

R: Los detalles de la explicación, por respeto a la privacidad de la conversación, prefiero guardármelos.

P: Lo que estaba pasando, déjame que lo diga yo, es que te querían traspasar para sacar dinero.

R: Esa era la sensación, sí.

P: Porque económicamente el club no iba muy bien...

R: Yo no llevaba las cuentas del club.

P: Es una hipótesis que cuadra porque un tiempo después Sanz traspasa a Seedorf para poder pagar las nóminas.

R: Pues entonces no sería descabellado pensar que a mí me vendieron para poder pagar algunas del año anterior, pero tampoco creo que diese para muchas.

no es descabellado pensar que a mí, como a seedorf, me vendieron para pagar las nóminas.

P: Dice mucho sobre ti, me parece, el que al marcharte no pegaras la gran rajada. Habría sido fácil...

R: Preferí no decir nada públicamente. El único comentario que hice es que mi salida no se debía a causas deportivas.

P: ¿Sólo eso dijiste?

R: Sólo eso. ¿Para qué entrar en polémicas?

P: Te callaste por amor al Madrid.

R: Claro, y por respeto, no tenía sentido enredar ni crear mal ambiente. Era momento de aceptar y enfocar hacia nuevos retos. El hecho es que tuve que replantearme mi futuro. Acababa de firmar mi contrato profesional (antes era del filial) gracias a Capello, pero ahora, al verme fuera de la Champions, y aunque pudiera disputar partidos de Liga, opté por una opción que me aportara mayores posibilidades de desarrollo personal. Para llegar a lo más alto de mi potencial, necesitaba tener opciones de jugar. Aparece la opción del Rácing -que no del Celta, como se había especulado- y no lo dudo.

P: Muchos madridistas lo sentimos mucho, pero lo cierto es que no te fue nada mal.

R: Fue una decisión muy dura, pero sin ella no habrían sucedido todas las cosas buenas que pasaron después y de las que me siento muy orgulloso. Empecé por lo más alto, lo más grande que existe, que es jugar en el Real Madrid. Pero luego tuve la suerte de conocer un fútbol más humilde. Conocí la dignidad de luchar para salvar la categoría. En el Rácing fui pichichi del equipo y fue un año de fantástico aprendizaje en un fútbol nuevo para mí. Eso me permitiría después incorporarme a un proyecto que cuajó en algo tan espectacular como aquel Superdépor que ganó la Liga y compitió la Champions llegando a semifinales. También ganamos la Copa contra el propio Madrid de los galácticos. Y llegué a la Selección absoluta. Mi experiencia posterior en el fútbol griego fue también muy enriquecedora, yo ahora no paro de recomendar a los futbolistas que vivan experiencias profesionales fuera de nuestras fronteras.

P: La pregunta es obligada. ¿Entrenar al Madrid está en tu horizonte?

R: En el contexto al que nos referimos, que es el de atesorar una ambición que no te permita caer en la autocomplacencia para poder aspirar siempre a lo máximo, entrenar al mejor equipo del mundo tiene que estar en mis metas. Ojalá. Es un sueño que tiene que cumplirse como consecuencia de un proceso de aprendizaje y mejora continua.

 

Entrevista: Ramón Álvarez de Mon, Jesús Bengoechea, Emil Sorel

Ramón Álvarez de Mon
Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM

18 comentarios en: Víctor: "El Madrid es el más grande porque empodera al jugador"

    1. Víctor sería un perfil bastante interesante. Michel más allá de su estadía en Getafe no ha demostrado gran cosa, además de un pésimo desempeño en su segunda temporada en el Málaga CF.
      Saludos.

  1. Uf, no aguanto esa cháchara vacía de startup con palabras como "empoderamiento". Aunque lo compensa contando cosas interesantes de su salida del Maddid. Sin duda el club jugó sucio con él, si querían que se fuera debieron hablarlo con el jugador y no ir haciéndole el vacío. Se ve que estas costumbres son preflorentinianas.

    Como jugador me agradaba, era una especie de Lucas Vázquez. Recuerdo que luego siempre hacía sus mejores partidos contra el RM, un clásico.

    1. A mí se me hace difícil, la verdad. Y raro. Lo que se espera de un jugador o ex jugador de fútbol es que hable directo y con llaneza. Parece Lillo o Valdano.

  2. Grande Víctor, yo personalmente le guardo más cariño por lo que hizo con nuestro Dépor, en el cual fue un jugador referencial. Uno de los mejores jugadores de la historia blanquizaul, y como entrenador no se le trató nada bien, hicimos la mejor primera vuelta en año, coqueteando con puestos europeos, luego no sé que pasó que el equipo empezó a bajar y bajar, y hubo malos rollos con jugadores, con el resultado que ya todos sabemos, el equipo en segunda.

  3. Muy interesante la entrevista....además siempre me cayó bien Víctor y después de la entrevista confirmo las buenas impresiones que siempre me transmitió...

    Por cierto, me ha gustado eso de que el Madrid no sigue un patrón claro de juego....es decir, lo que los tontos llaman, "no se sabe a qué juega el Madrid" jaajajajaja....pues claro...so simples... so cuadriculados...somos versátiles...flexibles y además empoderamos a los jugadores...tal cual...

    Saludos y enhorabuena por esta buenísima y enriquecedora entrevista...

  4. No voy a ir a rebuscar, pero me suena que en una ocasión se dio una prima por ganar (creo que era por ganar...) a muchos jugadores del Castilla por parte de un tercero, y creo recordar que uno de los pocos que no la aceptó fue precisamente Víctor Sánchez del Amo, alguien lo recuerda?

    Por otra parte, grandísima entrevista, Víctor siempre me gustó mucho como jugador, y creo que tiene mucho potencial como entrenador, mucha suerte!

  5. Pues aunque sea después de tantos años se agradece que confirme los verdaderos motivos por los que se fue del Madrid, porque la interesada prensa nos vendió la moto de que se marcó un "Morata", y esas deslealtades yo no las perdono nunca, así que reconozco mi error por haberle aborrecido un poco por ese motivo. Pero claro, ahora los mismos que mintieron entonces nos quieren vender que antes de Florentino el Madrid era poco menos que un club modélico y me parece que es ahora cuando realmente no toca buscar dinero debajo de las piedras.

  6. Yo estoy mayor ya para empoderamientos, pero la entrevista es muy interesante.
    Víctor siempre me pareció un gran futbolista. Y me gustaba su juego.
    Ahora, pasado mucho tiempo, entiendo la razón por la que salió del Madrid: pagar las nóminas de los que se quedaban. Igual que Seedorf.
    Ahora, la maniobra esa de empezar a soltar globos sonda a través de los medios (fulanito se quiere ir al Racing, al Celta o a la Sampdoria...) para poner al jugador en contra de la afición e ir justificando su salida, muestra la connivencia dañina que se producía entre ciertas directivas y los medios amigos.
    Espero que esto no pase en la actualidad. Más que nada, porque el club, hoy por hoy, tiene pocos amiguetes en los medios.
    Saludos.

    1. Precisamente lo llamativo es que sigue ocurriendo. Cada vez que se marcha alguien nos venden que se quería ir, y eso, salvo casos muy concretos (no jugar nunca, mala relación con el entrenador, etc), me parece extraño, porque lo normal es que un jugador nunca se quiera ir del Madrid.

  7. No puedo dejar de comentarlo según lo he leído: tal y como Víctor sugiere, la cantera nunca ha sido denominada "La fábrica" hasta muy recientemente. Creo que lo confunden con una expresión que Di Stefano solía decir a su mujer al salir de casa para ir a jugar los partidos al Bernabéu: "me voy a la fábrica".

    El lo decía con el sentido de "me voy a trabajar", o "me voy a mi lugar de trabajo"; o lo que es lo mismo, "me voy a mi fábrica", que en su caso es un estadio de fútbol. En realidad con esta expresión mostraba que por encima de todo fue siempre un profesional que sentía que ser futbolista era, después de todo, un trabajo.

    Luego alguien pensó que la expresión tenía que ver con fabricar futbolistas, o así. En fin.

    Puede parecer una chorrada, pero a mí me molesta que acuñen estos términos sin sentido. Como lo del "espíritu de Juanito", que es una chorrada mayúscula para ignorantes de la historia del Madrid. Bueno, me tenía que desahogar. Siga cada uno con lo suyo 😉

    Saludos.

  8. Interesante entrevista, dice mucho de él que aún estando sin trabajo en su campo no se haya "vendido" a los medios para ser columnista o comentarista en TV o radio,cómo por ejemplo Morientes o el inclito y eterno aspirante a candidato presidencial Sánchis.

    Cómo apunte ,dice mucho de la tétrica situación del Madrid en aquellos años que hubiera que vender a la perla de la cantera al Racing!!! para poder pagar nóminas...

    Veníamos mal de Mendoza y con Sanz se empeoró si cabe a pesar de ganar 1 Liga y 2 champions. Para esos "ejjpertos" que en Twitter hacen mofa con "escala salarial" , suerte que no depende de ellos los pagos.

  9. Ramón, no sé si lo habéis visto, pero el diario de la ouija os ha fusilado la entrevista...y han aprovechado para poner de titular a Isco, cómo no!

Responder a Toni Madriles Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram