Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Hughes: "El casillismo fue la herencia del raulismo"

Hughes: "El casillismo fue la herencia del raulismo"

Escrito por: Francis Garcia Cedeño19 noviembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hace tiempo que sospechábamos que nuestra aspiración de confeccionar un once histórico del Real Madrid, con ayuda de nuestros ilustres entrevistados, es simplemente ridícula. Empezábamos a intuir que es una tarea absurdamente hercúlea por la sobreabundancia de opciones y posibles prismas de acercamiento. Se produce además el agravante de que nadie nos ha obligado a llevarla a cabo. Pero hemos tenido que entrevistar al mejor cronista (de fútbol, de sociedad, de lo que sea) de la actualidad periodística española para llegar a darnos cuenta de la magnitud de nuestro dislate. Hughes se bastará y sobrará con un gin-tonic y un folio cada vez más arrugado y mancillado para demostrar la magnitud de nuestro desatino en la primera parte de este encuentro. 

 

P: En una entrevista reciente avisabas de que tu madridismo es ya menos apasionado o vehemente. ¿Nos lo confirmas?

R: En general, en Twitter sobre todo, creo que la gente se lo toma muy en serio, demasiado. A mí con el tiempo se me ha ido quitando un poco el fervor. Pero la gente se lo toma en serio, y sufre y riñe a Relaño.

P: Veo que sigues al madridismo 2.0 ¿Entonces nos lees a nosotros también?

R: Sí. Sigo a mucha gente y a todo el madridismo cibernético. Y leo. Veo a mucha gente contra Relaño, contra la prensa. Yo comparto ese punto de vista del aficionado; pero también lo miro desde el punto de vista del neo-periodista, del tipo que está ahí… Entonces, según la visión que tengo del madridismo de internet, me parece a veces que es un poco amateur. No es que sea peor, pero sí amateur.

P: La primera cabronada que te vamos a hacer es lo del once ideal. Un once histórico del Madrid.

R: ¡Claro, eso es divertido! ¿Elegimos esquema, o cómo?

hughes

P: Puedes elegir la estrategia que quieras, con banquillo o sin banquillo, con entrenador o sin entrenador, 4-4-2 ó 4-3-3-…

R: Mi entrenador lo tengo clarísimo: Fabio Capello. Portero: Zamora.

P: Portero, Zamora. Lo dices porque le viste jugar, claro. (Risas).

R: Es un histórico y hay que ponerlo. También es por eludir ciertas opciones [risas de todos]. De segundo entrenador, que me ha faltado decirlo, Karanka. Y de tercero Vecchi, el de los porteros.

P: ¿Pero de portero suplente a quién pondrías?¿Iker por fin? Hay cientos de tíos leyendo esta entrevista que te van a odiar si lo pones, y otros cientos que te odiarán si no lo pones…

R: Sí, de suplente pongo a Casillas. Poner a Illgner sería demasiado. Ahora la defensa. El mejor defensa que yo he visto es Hierro. Desde mi punto de vista, eh. Yo nunca he sabido de defensas y de porteros, pero la capacidad que tenía este hombre para jugar, para lanzar el juego, los pases… Me parece el mejor. Y luego está Roberto Carlos, entendiendo que Marcelo no dista mucho, ¿eh? El Marcelo de ahora, el Marcelo tácticamente protegido por Benítez, es una pasada. Y me faltaría otro tío aquí [refiriéndose al lateral derecho]… Aunque no sea su sitio, yo pondría a Camacho.

P: ¿De lateral derecho?

R: Sí, no debería ser, pero a pierna cambiada… O a Ramos. Y aquí a Marcelo/Ramos.

P: A ver, se puede poner un banquillo de suplentes, pero no dos tíos por puesto [risas de todos]

R: ¡Ah, bien, bien! A mí siempre me han gustado mucho Redondo, Zidane. Cristiano Ronaldo lo metería de extremo derecho, como jugaba en el Manchester. Y cogería a Gento. Luego metería aquí a Puskas, a Di Stéfano. Y aquí deberíamos meter a Raúl, pero yo metería a Ronaldo Nazario; me parecía un jugador maravilloso. ¡Maravilloso! Luego pues sí, pondría [en el banquillo] a Raúl, a Amancio. A lo mejor a Kopa, a Pirri… No sé, ¿a quién me estoy dejando? La defensa, yo creo que Camacho y Roberto Carlos. Camacho por apostarle un poco, no sé, a los setenta.

P: No, no, señálame 11, porque aquí hay no sé cuántos. Es decir, serían:

R: Bueno, tampoco podemos exigir [risas]. Ricardo Zamora; Camacho, Hierro, Roberto Carlos en la defensa; Redondo, Gento, Cristiano Ronaldo, Zidane en el medio campo; Ronaldo Nazario, Di Stéfano, Puskas arriba. A ver, es un once de los que sale en los cromos. Si no te pondría a Makelele y a Diarra, que es el que me gustaba a mí.

P: ¿Lass o Mahamadou?

R: Mahamadou. Esos son los jugadores que a mí más me gustan: Hierro, Redondo y Zidane, a mí me han gustado muchísimo. Y a Gento y Puskas, hombre, los pongo por historia y por todo. A Di Stéfano por todo, no lo tengo que explicar. A Cristiano Ronaldo también hay que meterlo. Y a mí es que Ronaldo Nazario me parecía maravilloso.

P: Es que Hechi apostaba a que no ibas a poner como titulares ni a Raúl ni a Casillas. Y los has puesto de suplentes.

R: El problema que tengo yo con Raúl es que viví mucho su decadencia. Viví los últimos cinco años que no era un futbolista…

P: ¿Pero tú pones cinco años de decadencia de Raúl?

R: Más, quizás.

P: ¿Más, quizás? [Risas]. Entonces, esa corriente de opinión que vincula el raulismo con el casillismo, en ese sentido, la abrazas.

R: Es lo mismo.

P: ¿Lo ves igual?

R: Yo creo que sí. El casillismo es la herencia del raulismo.

P: ¿No crees que deban durar tanto tiempo los jugadores en un club?

R: Pasa lo mismo con Cristiano. Tú eres economista y conoces lo de la ley de los rendimientos decrecientes. Su rendimiento al final quizá mejora el de cualquier futbolista del montón, pero ya son rendimientos decrecientes.

P: ¿Y ahora en esta nueva posición?

R: Sí, es verdad que de nueve-nueve, quizá gana más, sí.

P: El otro día decía Mercutio: ese señor que ha sido tan bueno, después de haber sido Cristiano Ronaldo, no quiere ahora ser Hugo Sánchez.

R: Ser Hugo Sánchez no debe de ser fácil, ¿eh? Hugo Sánchez, para empezar, y por lo que yo recuerdo, huía de la jugada y llegaba para meter el gol. O sea, la inteligencia de este hombre era mucho mayor. Es verdad que ha cambiado muchísimo Cristiano Ronaldo, pero todavía acude al balón, demasiado; todavía va a protagonizar las jugadas. Si nos fijamos en la  BBC, Cristiano necesita más a los demás de lo que los demás necesitan a Cristiano. Sin Cristiano, el resto juega bien, meten goles. Sin los demás, Cristiano no es lo mismo. Me da la impresión.

P: Cuando has mencionado a Marcelo, has dicho como de pasada pero me gustaría que entraras en ello: “ahora protegido tácticamente por Benítez”. Abunda un poco. Y luego, cómo ves el Madrid de Benítez, ya que estamos.

R: Marcelo, con el esquema de Benítez, juega de 10. Juega de 10 porque detrás tiene a Kroos o a Kovacic (sic) haciendo diagonales para atrás para defender.

P: A Casemiro, más bien, ¿no?

R: No, no, eso es primero; luego a Casemiro. Es que son tres. O sea, tiene el primer interior, que le hace la cobertura cuando él sube. Y luego tiene a Casemiro, que cierra. Y es que te darás cuenta que el Madrid tiene tres líneas defendiendo. Es que Benítez lo tiene pensado. Y si esto lo ves en varias jugadas, dices: ¡hostias, siempre son tres tíos los que salen!

P: Dices que eso está trabajado.

R: Bueno, trabajado y mucho.

P: ¿No lo veías antes?

R: No. No, así no. Y de hecho, no tenéis más que ver el rendimiento de Marcelo. Marcelo normalmente aparecía en los partidos verbeneros. Cuando el partido se dislocaba, ya aparecía Marcelo con sus maracas [risas de todos]. Aquí son partidos en los que, desde el principio, ves que irrumpe como 10. Irrumpe, aparte, con el señorío del 10. O sea: “yo llevo el fútbol, yo lo llevo”. Que Ronaldo le deja la banda, y entonces el que lleva el ataque es éste [señala a Marcelo en el campo dibujado en el folio]. Y luego te vas fijando que luego responde por detrás, que están todos muy atentos. Y esto me hila con Benítez. Benítez, para mí, es un entrenadorazo. Un entrenadorazo. Benítez ha ganado dos ligas con el Valencia, y ya con eso está dicho todo. No hace falta ni siquiera irse a lo que hizo con el Liverpool.

P: Y era, precisamente, contra el Madrid de Zidane y Ronaldo Nazario.

R: Y los mismos que dicen que este Benítez no sirve eran los que se quejaban de que el Madrid era un conjunto de individualidades, que no tenía bloque. Ahora viene un entrenador que potencia el bloque y tampoco les gusta. ¡Ah, coño! Ahora resulta que al del bloque le dicen: “no, es que esto es aburrido”. Benítez es muy buen entrenador; a lo mejor no es un genio, es decir, Benítez no nos moviliza, no nos lleva… No es como Mourinho, que la gente se tatuaba lo de Mourinho. Pero Benítez es un muy buen entrenador.

<<Benítez ganó dos ligas con el Valencia. No te vayas ni a lo del Liverpool. Lo del Valencia lo dice todo. Un entrenadorazo>>.

P: Comparan un poco el Madrid de Benítez con el de Capello, a quien mencionabas como tu entrenador favorito. ¿Compartes?

R: Recuerdo lo de los cambios, la política de los cambios. Capello juega con Raúl, Šuker y Mijatović. Él iba ganando el partido e iba quitando. Bueno, a Raúl nunca lo quitaba. Quitaba a Šuker y a Mijatović.

P: Sacaba a Lasa. ¿Quién sería el otro, el que sustituía al segundo en salir? Víctor, probablemente.

R: ¡Víctor, sí! Y Amavisca también, que todavía estaba. Y esa política era la misma siempre.

P: Y se quejaban también. Šuker y Mijatović se quejaban cuando los cambiaba: “me está quitando un gol porque los últimos minutos son siempre buenos para los delanteros”.

R: De hecho, cuando ya se sabía que Capello no seguía, y estaba totalmente menoscabada su autoridad, se quejaron mucho. Ellos vieron ya el filón, cual tiburones, y salieron en la prensa Šuker y Mijatović diciendo que este entrenador les cambiaba y hacía muy mal en cambiarlos. La polémica era la misma que ahora, era muy parecida. Entonces, Capello ganaba el partido y luego entendía que tenía que preservar el equipo. Era muy similar. Yo creo que incluso este, el de Benítez, juega mejor.

P: ¿Este juega mejor que el de Capello? Tiene mejores jugadores.

R: Tiene mejores jugadores frente a peores equipos. Es decir, todavía el Madrid es mejor comparativamente de lo que era con Capello, y se nota.

P: Y no lo hemos visto todavía en todo su esplendor, con tantos lesionados.

R: Claro, claro, eso también ha mermado el juego. Quiero verlo cuando estén todos en forma.

P: Recuerdo un partido del primer Capello, el año de Šuker y Mijatović, jugándose la Liga en el Bernabéu contra el Sevilla. El Madrid iba perdiendo 0-2 en el minuto 25, o algo así. Y en el 30 quitó a Šuker -¡a Šuker!- y metió a Zé Roberto, y ganó 4-2 el Madrid. Ese es un entrenador-perdón-  con un par de pelotas, porque Šuker era una de las figuras del equipo.

R: Claro. Tú me dices a mí, en esto del once histórico: pon un entrenador, yo te he puesto a Capello, y a lo mejor alguno lo ve y dice: “oye, qué friki”. Pero es que con este entrenador yo gano la Liga seguro. Bueno, a lo mejor no gano la Copa de Europa, pero si pongo a este tío, yo sé que he ganado la Liga. ¡Porque es que gana la Liga en todos los sitios a los que ha ido! Y en el Madrid ganó la Liga en dos momentos diferentes, con dos plantillas distintas.

P: Cuando no se había fichado todavía a Benítez, se decía medio en broma que podía ser la tercera venida de Capello. Porque es cada 10 años: en el 96, en el 2006. Se decía que podía ser en 2016.

R: Ah, pues no lo sabía.

P: En tu once, incluyes también a Karanka. ¿Por qué?

R: Porque ha sido el mejor segundo. A ver, desde que yo recuerdo, el Madrid no ha tenido grandes segundos. Tuvimos a Toni Grande. ¿Qué otro segundo?

P: ¿Zidane no fue un buen segundo?

R: ¡Carcelén! Carcelén… Pero Carcelén ya queda un poco en el olvido. Pero Karanka fue un gran segundo, con todo lo que pasó: vilipendiado…

P: ¿Te gustaría que viniera al Madrid?

R: No creo que esté para eso ahora.

P: No ahora. En el futuro, imaginemos. Lo está haciendo bien.

R: No sé, tampoco lo sigo, no lo tengo localizado. ¿Dónde está?

P: Está entrenando en Inglaterra. Al Middlesbrough. Lo está manteniendo bastante bien. ¿Y Zidane?

R: ¿Zidane, de entrenador?

P: Estuvo de segundo, el segundo de la Décima. Y ahora en el Castilla.

R: Zidane, como entrenador, a mí no me dice gran cosa. Es decir, lo pongo en este once como futbolista, no como entrenador. No he visto un partido del Castilla, analizando… O sea, he visto algunos, pero no…

P: Sí, pero hay esta tendencia –ha pasado con Raúl, ahora que se retira– como para asegurar: “aquí tienes tu casa”.

R: No, no, eso es un error.

P: Dicen que Raúl tiene que ser el entrenador del Real Madrid, como se habla de Zidane también. ¿No te parece que estos señores han demostrado que han sido jugadores extraordinarios, pero nadie dice que eso implique que tengan que ser entrenadores extraordinarios?

R: Sí, eso es verdad. Es un poco lo de Míchel y tal.

P: “Suena Míchel”…

R: Suena Míchel. Míchel, por lo menos, se ha ido a entrenar a otros sitios.

P: Por cierto, me sorprende que no lo hayas puesto en el once, porque te creía muy forofo de Míchel.

R: Mucho, mucho. Pero, hombre, a ver… Cristiano Ronaldo ganó la Copa de Europa, Míchel nos dejó con las ganas. Hombre, si te hago un once con mis favoritos en vez de un once para los cromos… Este once lo he hecho un poco porque tiene que estar Di Stéfano, tiene que estar Puskás. Si tuviera que hacer un once con mis jugadores favoritos no sería este. Y Ronaldo tiene que estar, sobre todo Cristiano Ronaldo.

P: ¿Cuál sería el de tus favoritos?

R: A ver, mi favorito sería… Entonces tendría que centrarme en los que he visto jugar, claro. (Coge el papel y se pone a garabatear sobre el once de antes). Tendría que ser Illgner. A mí, Ramos de lateral derecho, me pareció un buen lateral derecho. (Repasa). Roberto Carlos. Hierro.

P: ¿Lo ves mejor de lateral derecho que de central? A Ramos.

R: No en particular, pero ese Ramos me gustaba mucho. Míchel… Es que cuando hago un once, tiendo a poner jugadores del Barcelona, es que tiene mejores futbolistas.

P: En un once histórico de los mejores futbolistas a los que has visto jugar, ¿te salen más del Barça?

R: El Barça tiene mejores futbolistas. Si tú te pones a hacer un once del Barça y del Madrid… EL once del Barça: Rivaldo, Ronaldinho, Ronaldo, no sé qué, no sé cuántos, te sale solo. (Vuelve a garabatear sobre el papel, entre risas). Y el once del Madrid en cambio: Redondo, Míchel, Zidane… Vale, un mediapunta, Juanito. Y el Raúl joven, me gustaba mucho. Y un central junto a Hierro: el Sanchís del 89.

P: ¿Sólo del 89? [Risas]

R: Sí. Exclusivamente el del 89. Ese sería el once de los que he visto jugar: Illgner, Ramos, Hierro, Sanchís del 89, Roberto Carlos; Redondo, Zidane, Míchel; Ronaldo, Juanito, Raúl.

P: Y cambia el sistema.

R: Sí. Ahora es un 4-3-3. Eso es divertido, lo de poner y quitar futbolistas. Seguro que me he olvidado alguno; pero esos son los que más me han gustado.

P: Oye, pasando a otro tema, eso del madridismo underground.

R: Puff… Pero es que eso del madridismo underground… ¿Qué es el madridismo underground?

P: Ni idea. Pero se habla de ti cuando se habla de ese rollo. Y de Gistau y de Jabois. ¿Te gusta el himno de Jabois, por cierto?

R: Sí, pero el himno es el de siempre, el de las mocitas.

P: Vale, pero trascendiendo si es himno o no es himno. Como canción, ¿te gusta?

R: Bueno, la gente lo canta en el estadio, es verdad. La gente lo canta, lo disfruta. Se desgañita cantando el himno: Hala Madriiiiid [risas de todos].

P: Es un poco bolchevique, ¿no?

R: Sí, pero lo mejor es al final, cuando abandona lo bolchevique. Al principio es muy: pom pom pooommm. Al final, ya crece. O sea, crece y es más cantado [se pone a cantar entre las risas de todos]. Se me olvidó decir algo de Zidane. Él tiene la ilusión de entrenar al Madrid. El otro día hizo unas declaraciones que eran muy políticas, muy madrileñas, muy de estar metido en este rollo.

P: ¿Qué dijo?

R: Algo tipo “quiero llegar, quiero estar”. Valorando lo de Benítez.

P: Valorando positivamente a Benítez.

R: Sí, pero era muy… Estaba ya políticamente correcto. Se parecía a un tertuliano. Parecía yo mismo hablando: sí, tal, no sé qué. Vendiendo la moto y eso.

P: Pero al margen de su peso como técnico, de que nos guste o no nos guste como opción para entrenar al Madrid. A mí me parece llamativo que haya dicho: voy a entrenar al Castilla. Porque este tío podría entrenar en Francia a quien le diera la gana.

R: No, hombre, pero el Castilla… Vamos a ver, macho, ¿te lo tengo que explicar? [Risas de todos]. Es el Madrid, si  entrenas al Castilla siendo Zidane, ya te has ganado la prensa, ya te has ganado a la gente que va al campo.

P: Pero es un riesgo, entrenar en Segunda División.

R: ¡Qué va! ¿Pero qué riesgo? ¿No recuerdas lo que hizo Míchel con el Castilla? Y se fue Mata y se fue el otro. Es decir, entrenas al Castilla y oye, lo que escuchas es: ese entrenador es de la casa. ¡Es de la casa! Quiere al club, no sé qué… Y está su hijo por ahí también. No, no ha hecho un sacrificio.

P: Tú no le das mérito al hecho de que esté entrenando al Castilla.

R: Ninguno, porque a él le gusta España, quería estar en España. Y entrenar al Castilla es como entrenar a tres clubes de primera. Es decir, el efecto publicitario de entrenar al Castilla es como entrenar en primera.

P: Oye, que se puede dar una hostia de mucho cuidado, que ha sido uno de los mejores jugadores de la Historia y entrena a jugadores muy chavalines.

R: No, hombre, el riesgo sería si hubiera entrenado al Avilés. Si se pone a entrenar al Avilés yo te diría que sí, que es un gran riesgo. Pero al Castilla, ¿qué hostia se puede pegar?

P: Pues que no consiga ascenderlo, que es lo que quieren de él.

R: No, eso da un poco igual. A él no le afecta. No asume ningún riesgo.

P: Me estás diciendo que no hay ninguna meritocracia, o sea, que él está ahí para hacer lo que le da la gana con el Castilla.

R: Él está dentro del club, y es lo importante para él. Ahora, también te digo: yo no creo que esté tan claro que vaya a entrenar al Madrid. Solamente si Florentino quiere.

P: Pero perdona que insista: tú dices que lo importante para él es que está entrenando al Castilla y lo único que cuenta para él es eso, estar en nómina, digamos, una cosa casi funcionarial.

R: Lo importante para él es estar en el club.

P: Y tampoco le ves a cargo del primer equipo.

R: Todavía no. En un futuro, a lo mejor. La gente quiere este retorno del gran jugador, el eterno retorno, aunque esta vez en la forma de entrenador.

P: Según parece, lo quiere el propio Florentino.

R: Esto es como lo de Cruyff, lo de volver otra vez. Lo de que vuelva el jugador para ser entrenador, y que nos devuelva la misma grandeza. Que es lo que la gente que espera de Raúl también: el segundo advenimiento de Raúl.

<<Zidane abraza el efecto publicitario de entrenar al Castilla sin ningún riesgo>>

P: Lo que hizo Pep Guardiola en el Barça.

R: Sí, pero eso sale en el Barcelona porque realmente esa gente ha creado una especie de estructura, un invernadero de tulipanes y tal [risas de todos], y les sale. Pero en el Madrid eso no está tan claro que salga. En el Madrid es más difícil. Yo esperaba que lo intentaran con Butragueño, yo siempre he sido muy del Buitre. (Coge el papel de nuevo). ¡Realmente, voy a quitar a Ronaldo y voy a poner a Butragueño!

P: ¿A qué Ronaldo quitas? ¿A Cristiano?

R: A Ronaldo. Os habéis fijado que no puse a Cristiano en mis favoritos.

P: Está quedando clarísimo tu once (Risas).

R: Este es otro. Este es el de los favoritos estéticamente. Incluso Ronaldo, tampoco. Míchel, Redondo, Zidane; Juanito, Ronaldo, Butragueño. (Sigue garabateando sobre el papel).

P: Este es el once del corazón, ¿no? ¿Cuántos llevamos ya?

R: (No responde y escruta preocupado el folio lleno de tachones). Ramos. Es que lateral derecho no tenemos… Chendo. Salgado. ¡Secretário!

 

(Fin de la primera parte).

 

Entrevista: Hechi, Jesús Bengoechea

Del norte del sur en el sur del norte. Sé cómo se vive el madridismo en ambos lados del charco. Era “pipera” y abrí los ojos la noche de los aspersores. Me dedico al social media, las redes sociales y al fútbol; y, en ocasiones, hago preguntas. Me llaman Hechi y en Twitter soy @DiosaMaracana.

5 comentarios en: Hughes: "El casillismo fue la herencia del raulismo"

  1. Buenas tardes magnificas y aclaratorias manifestaciones, que clarifican las cosas. Que a estas alturas
    tengamos que esta repitiendo cosas tan obvias, dice mucho del nivel intelectual de gran parte del madridismo.
    Que el casillismo es la herencia del raulismo es algo tan evidente, que otra explicación lógica no tiene. Gracias
    Hughes estos tiempos son tan miserables que hasta la verdad más sencilla, el ruido mediático la hace difícil de comprender. Por esto tus manifestaciones son tan importantes.
    Saludos blancos y comuneros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram