Las mejores firmas madridistas del planeta

Hay hombres abonados a la controversia con y sin talento, con y sin brillantez. Federico Jiménez Losantos pertenece de manera muy clara a una de estas dos categorías. Uno lo sabe, pero las distancias cortas refuerzan de manera abrumadora la impresión. Nos recibe al término de su programa matinal en esRadio. Algunas frases no conforman un titular, pero son escasas. He aquí la primera parte de nuestra charla con una de las grandes estrellas de la radio en España.

 

Tú has dicho lo siguiente: "Los argumentos de los globalifóbicos contra la propiedad y el mercado se repiten contra el Real Madrid”.

Es que hay una coincidencia: los enemigos de España son enemigos del Madrid. Cuidado porque eso no significa siempre que los amigos del Madrid sean amigos de España, que hay mucho advenedizo. Por otro lado, es que el triunfo del Madrid galáctico de Florentino, en su primera etapa, se parece mucho al éxito de la globalización. Y se metían mucho con el Madrid, porque decía que era el dinero, el capital. Es evidente que Florentino es cronológicamente el primero que entiende el fútbol como un mercado global pero sin trucos, sin las trampas que hay ahora con los países árabes o con China, que lo que hacen es estafar. No es lo mismo tener dinero que tener propiedades. Pero una sociedad deportiva, que es propietaria, que es una empresa privada de los socios, puede entender el mercado y el Madrid lo entendió. Y Florentino lo entendió. Y vivimos otra vez otra etapa como la de Bernabéu que es el primero que entiende también que el fútbol es un espectáculo. Tiene que pedir prestado el crédito para todo, pero para todo, engañando al Barça con Di Stéfano y tal, pero entiende que la proyección exige cada año contratar a un galáctico, y si hay que contratar a Raymond Kopa, del Stade de Reims, que era nuestro rival, se contrata a Raymond Kopa porque era el que había quedado bien en el Bernabéu. Florentino replica eso y gana.

¿Cómo recuerdas ese primer gran triunfo galáctico, la Final de Glasgow?

Yo estuve en Glasgow, sentado en la grada detrás de gente de los juveniles del Madrid y del Castilla. Entonces estaba Portillo como gran figura del filial. Y me tocó justo detrás de Portillo. Cuando marca el gol Zidane, que es un gol extraordinario y balsámico porque los alemanes nos estaban masacrando en términos de juego, todos estallamos en un alarido de felicidad increíble. Todos menos Portillo, que estaba delante, y que se puso así (gesticula en ademán arrogante), como diciendo “Bueno, Zidane y yo sabemos cuál es el momento apropiado para hacer estas cosas”. Era el momento de apoteosis del culto idolátrico al que llamaban Portigol, porque salía y tiraba cuando había catorce centros, y de los catorce, dos entraban; pero es que había catorce centros, claro.

 

Tú también has escrito lo siguiente: "En una España enferma de indeterminación, abonada a la duda, huésped de la desgana, el Real Madrid ofreció una verdadera exhibición de lo que tanto echamos en falta en las instituciones, los partidos y la propia ciudadanía española: determinación". Lo escribiste el 4 de junio de 2017, tras la Final de la Duodécima en Cardiff, pero seguramente se puede hacer una lectura más general. Se dice que el Madrid representa a España pero tú aquí estableces, precisamente, un contraste entre el Madrid y España.

No, no, no, no. Hay una España, digamos la nación, que sí, que es el Madrid. Así como la clase dirigente nunca ha respetado la nación, la nación sí se respeta a sí misma y tiene unas ganas de vivir y de ganar tremendas, y le gusta el Madrid porque el Madrid se dedica a eso: a ganar. Que es lo que a cualquiera le gusta de su país y de su pueblo: que gane. El Madrid gana compulsivamente gracias a ese espíritu del Madrid que parece autodestructivo pero no lo es, porque es como es el capitalismo, es la destrucción constructora. En el Madrid no se perdona una, y hasta cuando todo sale bien también hay que buscar lo que sale mal porque la gente del Madrid la única que nunca está satisfecha. Y eso es lo mejor del Madrid.

 

el espíritu del Madrid parece autodestructivo pero no lo es, porque es como el capitalismo: la destrucción constructora.

 

¿Esa hiperexigencia de su público es lo mejor del Madrid?

Totalmente. El Bernabéu es igual que Las Ventas. Es una cosa absolutamente democrática, profundamente arbitraria, pero que al final, al final siempre premia el esfuerzo en primer lugar, y luego el talento.

Tú coincides con Luis Herrero en eso entonces. Le entrevistamos y nos dijo que el público del Bernabéu es exigente y muy justo.

Pero Luis es un señorito, porque claro, yo me he criado en un pueblo de Teruel. Yo he visto jugar al Teruel en un campo que no tenía hierba. En noviembre, Teruel- Numancia. Es la primera vez que yo veo una entrada de fútbol de verdad, y oigo cómo suena el futbolista del Numancia cuando cae al suelo. Sonaban cuando caían. Y dices tú “Pero bueno, la Virgen, ¿esto qué es? Esto son los Gladiadores”. Pues lo más parecido. Teníamos un defensa central, Juanín, que era tremendo. Y se había tenido que retirar Goyito, que era relojero, porque un árbitro les había anulado injustamente un gol y directamente él se había ido en plancha a por el árbitro, le había dado en el plexo solar. Luego empecé a ir a la Romareda con Labordeta. Lo de Teruel era una broma al lado del frío, el cierzo y la humedad de Zaragoza. Luis fue al Bernabéu desde joven, él no ha vivido cosas así.

¿Qué otros estadios conoces? Lo digo por comparar a su público con el de Concha Espina, ya que hablas tan bien de él.

Fui al Calderón a ver un caso tremendo, que es cuando Schuster se ha recuperado de la pierna, pero va con una pierna gorda y otra flaca, mediante un acto de voluntad asombroso. Es un Barça- Atlético, con Schuster aún de azulgrana, y la gente empieza a gritar a Tomás Reñones algo que yo no entendía: “abe abás, abe abás”. Y digo “¿Qué dicen?”. “Dale, Tomás”. Eso es lo que decían. Y entonces veo que efectivamente a eso del minuto 11 ó 12 caza Tomás a Schuster y no lo saca del campo, lo saca del césped. Yo me he criado viendo fútbol trágico. Trágico.

¿Y cuándo vas por primera vez al Bermabéu?  ¿Cuándo te haces madridista?

A mí el Madrid siempre me ha gustado, pero la primera vez que voy al campo el día del Anderlecht, el del 6-1.

 ¿Ese es tu primer partido en el Bernabéu?

Ese es el primer partido que veo yo en el Bernabéu.

¡Como para no hacerse super madridista!

Y además escribo entonces una cosa en Diario 16 que es “La plegaria al santo Buitre”. En ese partido hace Butragueño cosas que... Es que pudieron meter nueve, pero sólo en un rato porque fue al final, típico del Madrid en Europa. Yo recuerdo que en ese partido estaban todos los de los dos equipos, excepto el portero del Madrid, en el área del Anderlecht. Pero que es que ya se salían por el córner, tal era el empuje del Madrid. Eso sólo lo ves en el Madrid, o sea nadie hace eso, estaban los defensas atacando, estaban allí empujando. Una cosa tremenda.

¿Algún otro día memorable en el Templo?

Cuando debutó Ronaldo el Gordo, acontecimiento al que asistí con Carlos Dávila, madridista patológico. Minuto 80 y pico, sale Ronaldo del banquillo, pilla el balón, ¡pum!

Primer balón y pa’dentro.

Adentro. Segundo: pumba, adentro. Digo “bueno, este tío va a marcar una época”, y efectivamente. Luego lo vi en aquel partido del Manchester que metió tres seguidos iguales, eso que llamaba Valdano la estampida de búfalos. Pero sólo era un búfalo que era él, porque los demás no le seguían en la estampida.

A Ronaldo el Fenómeno  le faltó la Champions.

Bueno, pero es que le faltaba una estructura. Es decir, aquel Madrid era un Madrid de figuras pero no de equipos. Para ganar una Copa de Europa, o dos o tres o más, tú necesitas una estructura de equipo que aguante años para que puedas ir cambiando los fichajes pero tengas una base que te dure 5 ó 6 ejercicios.

¿Y ésa ha sido la clave de las 3 Champions seguidas, 4 en 5 años? 

Eso y el trabajo anterior de Mourinho. Esa estructura de equipo confeccionada por Mourinho es lo que nos ha hecho ganar las Copas de Europa recientes.

Veo que tú eres de los que opina que Mourinho ha sido importante en los éxitos que se han dado en la era post- Mourinho.

Eso y Cristiano, el gran fichaje de Florentino.

Según a quién preguntes. Entrevistamos a Mijatovic y nos dijo que a Cristiano lo fichan ellos. Es decir, Calderón y Mijatovic.

Sí. Ahora resulta que Calderón fichó a todos, pues no. A Cristiano lo fichó Florentino. Ficha el que paga. El que tiene dinero para pagar. El que pagó fue Florentino. Si el Barça ahora, engañando a Hacienda, ficha a Neymar, pues será Bartomeu quien lo ha contratado, quien por cierto será el primer presidente del Barça que no va a la cárcel.

 

mou ha sido esencial en los éxitos de la era post-mou.

 

¿El Barça nunca te sedujo como aficionado? Viviste en Barcelona.

Sí, y coincidiendo con el primer año de Cruyff como jugador. Pero nunca me hice culé. Fíjate, resulta que había un tío muy rico de la burguesía, la heroica burguesía catalana, que sólo iba una vez al campo: el día que venía a jugar el Madrid.  Su resistencia antifranquista consistía en apoyar al Barça el día que se enfrentaba a los de blanco. El resto no iba, no iba nunca. El caso es que su hijo nos llevaba, a mí, a un amigo y a nuestras novias. Yo en ese primer año de Cruyff asistí a todos los partidos en el Camp Nou excepto al del Real Madrid, porque ese día iba el burgués con su abono. Presencié incluso el famoso gol al Atlético y de tacón por la escuadra. Aquel año de debut de Cruyff fue maravilloso, cuando estaba con Sotil,  que luego se echó a perder en la noche barcelonesa. Era una cosa espectacular. Era un ballet precioso.

 

a cristiano lo ficha florentino. ficha el que paga.

 

¿Algún Madrid te ha recordado a aquel Barcelona?

Eso lo hemos vuelto a ver otra vez ya en algún Madrid galáctico. Alguna época… Zidane cuando tuvo a Makelele, es decir, algunos momentos. Y luego en la época entre las tres copas, sobre todo la segunda, la de la Juve. La segunda parte del Madrid.

Según Antonio Escohotado es el mejor partido de la historia del fútbol.

El segundo tiempo. En cuanto al partido completo, yo me sigo quedando con el 7-3 al Eintracht de Frankfurt. Eso sí era fútbol total. Ni naranja mecánica ni leches. Atacaban y defendían todos. Domínguez, Marquitos, Santamaría, Lesmes, Santisteban, Zárraga, Kopa, Rial, Di Stéfano, Puskas y Gento. Todos atacaban y todos defendían. A Santamaría lo suelo ver. Tiene 90 años pero una cabeza prodigiosa. Tiene una cabeza bastante mejor que la de Varane. Era del estilo de Varane, muy alto, control perfecto, pero además con una visión de juego y de pase que no ha tenido nunca por desgracia este chico.

No te veo muy fan del francés.

Hombre, yo creo que a la gente se le puede esperar durante un tiempo. 1, 2, 3, 4 años. Pero toda la vida no se le puede esperar. Varane llega con 18 años para ser el Santamaría de una década. Y que Ramos, que era un lateral, le haya comido la tostada -sea por méritos propios o por demérito del otro- es triste. También puede ser que Ramos no le dejó crecer, nunca lo sabremos. Pero el hecho es que siempre ha sido el que está al lado de Ramos. Hablo de falta de personalidad, falta de hambre de ganar.

A ver, que estamos hablando de un múltiple campeón de Europa con el Madrid y del mundo con Francia...

Antes era muy rápido, y además tenía una seguridad que ha ido perdiendo. Y yo creo que en parte es porque Ramos ha ido a más, y él ha ido a menos. Pero es que Varane carece de lo que le sobra a Cristiano, de quien hablábamos antes. Y ¿qué es lo que tiene Cristiano? Pues esa determinación por la victoria que define al Madrid. Florentino echó a Cristiano y se quedó con todos los demás cuando debió echar a todos los demás y quedarse con Cristiano. Porque el portugués sí que tiene gol. Que le pregunten al pobre Atleti si lo tiene. Lo ha tenido y lo sigue teniendo. Y además no era de estos de clan. No era como Raúl, o como Ramos ahora, gente que manda en el vestuario. No, no, no. A mí lo que me gusta de Cristiano es que solo manda sobre sí mismo. Y arrastra al club y trabaja para el club y no quiere saber nada, no tiene clanes. O sea, todo el mundo sabe que Lucas Vázquez le lleva el agua a Ramos. Y a Raúl, Raúl impidió que llegara Villa… y así. Es decir, gente que tiene un dominio del vestuario. Y que manda en el vestuario y manda en el club. Cristiano nunca ha querido mandar en el club.

 

Florentino echó a Cristiano y se quedó con todos los demás cuando debió echar a todos los demás y quedarse con Cristiano.

 

¿Cristiano está por encima de Messi?

Para mí, por encima de Messi sin ninguna duda. Se cuida como no se cuida un tío de 19 años. Lo ha ganado todo, pues nunca le parecerá bastante. Ha hecho campeón de Europa a Portugal, que eso ya es una cosa asombrosa. Pero cómo es posible. Que no lo consiguió ni Figo, y ése sí tenía un equipo que le acompañaba. Cristiano no lo tenía.

¿Qué opinión tienes de Zidane?

Ha sido un artista y es un gestor de egos en el vestuario, además de un tipo con suerte. A mí como entrenador nunca me ha convencido. A mí me gusta el entrenador que va perdiendo y en medio partido te cambia tres jugadores y cambia el juego. O sea, Mourinho. Mourinho era capaz de cambiarte en el minuto 40 en la primera parte tres tíos, y ganaba; iban perdiendo 0- 2 y ganan 5- 2. Dices “¿Cómo es posible?”. Pues porque ha cambiado el equipo. Ha visto dónde está fallando y no espera al minuto 35 para cambiar. Zidane espera al minuto 38. Porque es muy amarrategui, y así como jugando era un lujo verlo jugar, como entrenador no me convence. Como jugador necesitaba a Makelele, porque sin Makelele ya no fue Zidane.

Has puesto antes el ejemplo de Ramos como futbolista "con clan". ¿Lo explicarías? 

Es algo que no me gusta nada, pero nada en absoluto. Lopetegui es por Ramos, Lucas Vázquez es por Ramos… Ramos tiene un dominio sobre Florentino que no debería tener. Y resulta que se va Cristiano, dejan a Bale y dejan a Ramos.

¿No te gusta Bale? Fue decisivo en momentos cruciales. 

En Kiev marcó esa chilena invertida, pero ni antes hizo jamás algo parecido ni después volverá a marcar un gol así. Cristiano puede marcar la chilena que le coló a la Juve varias veces más. Bale dice que se va al acabar esa Final y el club se lo perdona, pero no les perdonan a Cristiano sus declaraciones. Es como si hubieran estado esperando el momento de deshacerse de Cristiano, el momento de decirle “sin ti ganamos igual”. Y no. No, sin ti no ganamos nada, porque no hay quien meta goles.

Florentino ha negado recientemente el que fuera un error dejarle ir. ¿No lo cree realmente?

Él está en ese punto en el que no se arrepiente, pero sólo porque le da vergüenza arrepentirse.

O sea, ¿en el fondo de su alma sí se arrepiente?

Sabe, pero nunca lo dirá. Lo más grave no es dejar que se vaya Cristiano. Lo más grave no es no fichar a nadie para sustituirlo. Lo más grave es creer que su sustituto puede ser Bale. Ya me dirás ahora, con Lucas Vázquez, con Vinicius y con los bebés de Brasil, qué coño vamos a ganar. No tendremos otro jugador como Cristiano porque es que no lo habrá.

¿Pero puede haber otro lo suficientemente bueno como para seguir ganando sin él?

Confío mucho en Hazard. A mí me parece que es un tío en torno al cual puede jugar un equipo, porque lo ha demostrado, no en la Liga, sino en la selección. En la selección belga me parece que Hazard fue el mejor jugador del Mundial. Mucho mejor que Modric sin comparación, y además tomando siempre la responsabilidad en momentos delicados, jugando 94 minutos…

¿Ficharemos a Pogba? 

Pues no lo veo claro, porque Florentino está obsesionado con la remodelación del Bernabéu. Está haciendo su pirámide. Pero debe comprender que Egipto tiene que seguir comiendo trigo.

Fin de la primera parte

Entrevista: Ramón Álvarez de Mon, José Luis Llorente Gento, Jesús Bengoechea

 

spotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram