Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Históricos
El Real Madrid en su Libro de Oro (2)

El Real Madrid en su Libro de Oro (2)

Escrito por: Alberto Cosín6 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Los primeros 50 años del Club en palabras de jugadores, técnicos y presidentes

 

Luis de Urquijo ‘Marqués de Bolarque’, Presidente (1926-1928)

Marqués de Bolarde

Para quienes hemos asistido de cerca, y especialmente en sus cargos directivos, al desarrollo de este gran Club, no es ninguna sorpresa ni puede significar asombro apreciar su encumbramiento en todos los órdenes. Marcada por sus fundadores una tónica de rectitud y elegancia, sin desviación mínima alguna de cuanto entonces representaba la palabra sport, tal norma ha sido mantenida a través de todas sus épocas, en las que contaron, lógicamente, tanto situaciones difíciles (por fortuna, pocas) como de verdadero esplendor. Templado el Real Madrid en tan buenos materiales, con los que siempre contó, no podía llegar a su cincuentenario con otro exponente que el que orgullosamente exhibe bajo tanto timbre de gloria y ejecutorias sin par. Ahí están sus vitrinas, donde ser archivan los trofeos preciados; su Estadio,  que asombra aún a los mejores conocedores de instalaciones deportivas, y sus balances económicos, donde el potencial que hoy mueve las grandes empresas se encasilla con cifras de enorme trascendencia dentro de sus activos.

Motivo, pues, de suma satisfacción para cuantos aportamos nuestro grano de arena, esta magnificencia al llegar las Bodas de Oro, obtenido por no haberse alejado de la disciplina de que hablo al principio.

No es difícil predecir que, siguiendo actualmente en uso aquellas normas y manejada como está la nave por tripulaciones inspiradas en los más sanos principios del deporte y amor a su Club, sobre todo, la realidad superará cualquier momento a cuanto en beneficio pudiera desearse para el Real Madrid C. de F.

 

Ricardo Álvarez, centrocampista (1916-1918)

Ricardo Álvarez

Era continua obsesión de todos los chavales que con pelota de cinco plagábamos el campo de la Exposición, en el Retiro, o también jugando al ‘forbal’ sorteaban por las calles a los coches, escapando de los ‘guindas’, ser del Madrid. De este mismo deseo participaban, junto a los madrileños, la mayor parte de quienes, procediendo de cualquier parte de España, cursaban estudios en las Universidades o Facultades de nuestra capital, y, ¡cosa curiosa!, esta unánime aspiración la he apreciado luego, durante el transcurso de los años, en mi vida activa del fútbol por todos los sitios y en todos los practicantes de este juego, fuesen deportistas puros, seudoamateurs o profesionales íntegros.

¿Por qué era esto? ¿Cómo ocurre ahora? ¿A qué se debe (y somos profetas en este sentido cuantos sabemos que un balón es redondo) que ocurrirá igual hasta el centenario del Club?

Se contesta precisándolo como señorío, buen trato, solera, saber perder, alteza de miras, corrección en los modos desde el primer presidente al último botones, acumulación de trofeos, potencialidad económica, tradición pura etc ¡lo que ustedes quieran!, para mí, es que, el Club tuvo, posee y mantendrá ESO, que es lo que no viene de pronto, compra ni roba y cuya significación perfecta del demostrativo la conocemos los madrileños al expresar todo con ligero gesto y sólo una palabra.

Hay más aún, y es que cualquiera que haya pertenecido a su organización y en la actualidad esté alejado de ella por edad, causas de trabajo u otro motivo, desea (si ello pudiera ser) nuevamente volver a su seno. ¿Por qué? Por ESO.

 

Paco González, delantero (1920-1926)

Con motivo de las Bodas de Oro de mi querido Real Madrid, y al conjuro del gran cariño que siento hacia él, mucho me congratula contribuir a su solemne cincuentenario y al mismo tiempo celebrarlas con alegría, aunque, desde la tierra ‘meiga’ de verdad, lamentando no estar presente en los brillantes homenajes que a las mismas se dedica. ¿Cómo contribuyo y cómo las celebro? Con estas modestas líneas en elogio a lo que el Real Madrid representa en España.

Me satisface el poder colaborar con ellas comentando algo en cuanto a los más interesantes aspectos de su vida deportiva; en primer lugar, como antiguo jugador suyo, cumpliendo con un deber de gratitud, debido a las muchas atenciones que de él, tengo recibidas, y, en segundo, por que sus colores, que tanto quiso y sigo queriendo, creo haber defendido con tanto entusiasmo y pasión como el que más. Una defensa que me impulsaba a hacerla el intenso cariño que por el Madrid yo sentía, nacido al calor de la fraternal camaradería que reinaba entre todos los jugadores de aquellas mis dos épocas en el Club, jugadores tan queridos e inolvidables y qué ¡ay!, algunas ya fallecieron, a quienes dedico en estos momentos sentida oración.

De aquel afecto que yo experimentaba y aún tengo por el Real Madrid, mucho contribuyó a fortalecerlo el trato amable, exquisito y caballeroso, dentro de una elegancia y una generosidad sin límites, de sus directivos. Caballeros estos que Dios ha querido llegasen a obtener el premio justo a todas la magnífica labor desarrollada, al ver convertirse aquel estupendo proyecto de Santiago Bernabéu en la maravillosa realidad que es el hermoso Estadio de Chamartín, realidad debida a las grandes dotes que posee el actual Presidente, tan buen jugador como gran compañero y excelente capitán que lo fue algún día.

Y al citar este campo viene a mi imaginación aquellos otros de recordación gratísima, en los cuales la pérdida de un partido de trascendencia, que debía de haberse ganado cumplidamente, sin poder contenerlas en mis ojos, han vertido lágrimas de amargura. Hoy, con íntima satisfacción, ‘saudosamente’ también las vierto por haber tenido la suerte de cómo ex jugador y socio vivir estas solemnes Bodas de mi querido Real Madrid. Bodas de Oro del Club prócer, que así debiera llamarse.

La Coruña.

 

Enrique Normand , centrocampista (1902-1910 y 1915)

Enrique Normand

Estoy orgulloso, no tan solo por haber pertenecido al grupo que antaño logró por cuatro veces consecutivas el título de campeones de España y como socio honorario del mismo, sino que también por haber sentado los cimientos de una afición que, nacida con esa concurrencia, se ha convertido hoy en un ingente número de socios y simpatizantes, capaces por si solos de llenar un Estadio como el de Chamartín, honra y orgullo de España.

Aprovecho esta ocasión dedicada al recuerdo de mi paso activo por el Club para felicitar a todos cuantos en todos tiempos han sabido orientar al mismo, hasta encumbrarle a la altura económica y deportiva que hoy tiene, y asimismo al castizo y noble pueblo madrileño, que con su entusiasmo y calor tanto ha contribuido a ello.

¡Viva el Madrid F.C.!

 

Lope Peña Gómez, delantero (1924-1930)

Lope Peña

En el cincuentenario del Real Madrid Club de Fútbol me complace expresar mi satisfacción por haber pertenecido, como jugador, a este Real Club. No solamente por lo que suponía el vestir la camiseta blanca, sino por haber dado cima a una de las ilusiones más grandes de mi infancia.

Fui acogido con interés y cariño tanto por mis compañeros como por los directivos y seguidores, y considero de justicia testimoniar mi agradecimiento para todos por su buen comportamiento.

Siempre tendré a gala el haber podido contribuir modestamente al engrandecimiento de este Club, y, finalmente, expresar en esta fecha un sincero deseo de prosperidad para el Real Madrid.

 

Desiderio Esparza, centrocampista (1927-1933)

Sr. Secretario de la Comisión.

Bodas de Oro del Real Madrid C. de F.

MADRID.

Muy Sr. mío:

Aprovechando gustoso la invitación que me hace la Comisión de Bodas de Oro del Real Madrid C. de F. para un comentario impresión sobre este Real Club, manifiesto que en el transcurso de los SEIS años que he pertenecido como jugador e fútbol, su comportamiento ha sido tal para conmigo que dudo pueda superarle ningún otro en generosidad. Baste decir para ello, entre otras cosas, que en el último año que perteneció a dicho Club fui intervenido quirúrgicamente, y durante el transcurso de los ocho meses que tardé en curar, recibí sueldos y primas como si estuviese en activo, además de una gran gratificación, sin mediar ningún contrato que justificase dicha entrega.

Sería ingratitud no recordar en esta oportunidad a los Sres. Socios de dicho Club en aquella época, de quienes recibí muy buenas atenciones.

Deseándole a nuestro querido Club toda clase de triunfos en este su CINCUENTA ANIVERSARIO, quedo de Vd. atto. s. s.

 

‘Pachuco’ Prats, centrocampista (1927-1933)

Pachuco Prats

Con motivo de las Bodas de Oro del Real Madrid, me es grato recordar que, de todos los años de mi larga vida futbolística, conservo la mejor impresión de los seis que pertenecí a este querido Club, por encontrar, tanto en dirigentes como socios, verdaderos amigos, de cuyas atenciones guardo imperecedero recuerdo. Su trato para con nosotros los jugadores era tan correcto, que aun hoy, tras de varios años de estar alejado del fútbol activo, sigo y seguiré con el mayor interés sus actuaciones, congratulándome de sus triunfos al igual que cuando era uno de los que ponían todo su empeño en conseguirlo. Es, en justicia, lo menos que puedo decir de mi querido Real Madrid Club.

 

Adolfo Mengotti, centrocampista (1919-1925)

Adolfo Mengotti

Se tiene una patria, se tiene un hogar. Los madrileños cuentan, además, con un Club que hacen suyo y por el que se apasionan y sufren. Es, pues, algo sólido y substancial la existencia del Club en nuestra capital.

Para mí, sin embargo, el Madrid es todavía aquella reunión de amigos, es el campo de fútbol, con su tribunita airosa, en la calle de Narváez. Son aquellos recuerdos de la juventud: las famosas ‘parábolas’ de Natalio Rivas, las ingeniosas ‘salidas’ de Pablo Hernández Coronado y el atuendo impecable de Oscar Elzaburu; son los desplazamientos bulliciosos que se hacían a provincias, y nuestras algaradas porque no se nos daba, a veces, el duro para gastos que se nos tenía prometido en tales casos como recompensa única a nuestros sudores en el campo.

Treinta años largos han transcurrido desde entonces; el local del Lyon d`Or, donde nos reuníamos, se ha transformado en el magnífico edificio social del que hoy disfrutáis, y el campo duro como la Lonja de El Escorial, en el moderno y espléndido Estadio de Chamartín.

Creo que el historial del Real Madrid puede resumirse en dos épocas, la de Perico Parages (q. e. p. d.) y la de Santiago Bernabéu. Al primero le debe el Club su existencia romántica, y al segundo el extraordinario desarrollo que ha experimentado en estos últimos años.

En ocasión de este cincuentenario que se celebra, rindo homenaje respetuoso a la memoria de Pedro Parages, que tanto hizo por los colores del Real Madrid, y dejo expresada aquí mi viva simpatía al caballeroso Santiago Bernabéu por la fe que ha puesto en los destinos del Real Madrid, al que ha dedicado todo su afán, a la par que felicito cariñosamente por el éxito obtenido en la ingente y abnegada labor que viene realizando.

 

Emilio Sánchez, delantero (1939-1942)

Al Real Madrid, en sus Bodas de Oro.

Tuve el gran honor de pertenecer, como jugador, al mejor Club de España durante diez años, y en ellos solo vi atenciones, con la asistencia en mi homenaje.

Como madrileño y madridista, hago votos en sus Bodas de Oro para que este Real Club continúe, con paso firme, por el sendero dorado de su historial.

¡Viva el Real Madrid!

 

Luis Saura, delantero (1908-1917)

Luís Saura

Madrid, 5 octubre 1951.

Los que conocimos y vivimos el Madrid C. F. hace más de cuarenta años, vestimos su color blanco de jugador en aquel terreno duro de O`Donnell, con un local mísero y sus 25 o 30 socios, nos sorprende ser supervivientes con buena salud y algo de juventud. Va mi mejor recuerdo sentimental para tantos jugadores y consocios desaparecidos, para los que debe dedicarse, en gran parte, el homenaje del Cincuentenario.

Nos deslumbra y admiramos el Real Madrid de estos días, con su inmenso Estadio, magníficas instalaciones y locales, sus cuarenta y tantos mil asociados, etc. Muy constructivo y aprovechado tiempo que ha pasado. Los que han contribuido a ello merecen también el homenaje de los cincuenta años.

Ahora hace falta que el cuadro de sus jugadores y preparadores corresponda a tanta magnificencia y a los años transcurridos. Que todos tengan categoría en el juego, dominio del balón, espíritu y moral que merecen los jugadores que les han precedido y los que contribuyen a lo que hoy es el Real Madrid. Así, aparte retribuciones justas, dados los tiempos en que vivimos, poseerán también el homenaje y la admiración de los ‘viejos’ entristecidos por la edad y por no hacer podido disfrutar de las excelencias del actual terreno, con sus comodidades y ventajas.

 

Manuel Alcalde, portero (1903-1907)

Manuel Alcalde

Hoy, 11 de octubre de 1951.

Sr. Secretario de la Comisión Bodas de Oro.

Del Real Madrid C. de F.

MADRID

Estimado consocio:

Con motivo del cincuentenario de mi querido Real Madrid C. de F., me es muy grato manifestar la gran satisfacción que siento al verle continuar siendo uno de los primeros equipos de España, tanto más cuanto que en sus primeras épocas luché por el en los campos de fútbol con todo mi entusiasmo para ayudar a conseguir este prestigio y varios Campeonatos de España.

Mi más cordial enhorabuena a toda la Directiva por su acertada labor, y muy especialmente a su Presidente mi antiguo y buen amigo Santiago Bernabéu.

Queda de Ud. atto. s. s.,

 

José Torregrosa, defensa (1929-1932)

José Torregosa

Con mucho gusto aprovechó la ocasión que me brinda la edición del LIBRO de ORO del Real Madrid, con motivo de la celebración de su cincuentenario, para dejar en sus páginas constancia escrita de mi afecto de ex jugador y de aficionado español al Club que tanto prestigio ha dado siempre a Madrid y a España, cuyo equipo defendí con tanto entusiasmo en mi mejor época de jugador, que se sitúa precisamente (a guisa de recuerdo cariñoso hacia mis compañeros del Club) en aquella final del Campeonato de España, jugada en Montjuic, el 1º de junio de 1930. El once blanco perdió aquel día por la mínima diferencia, después de la prórroga del tiempo reglamentario, ante el Atlético de Bilbao, en un encuentro memorable en clase, brío y resistencia física. Lo formábamos: Vidal; Torregrosa, Quesada; Prats, Esparza, Peña; Lazcano, Triana, Rubio, Cosme y Olaso.

Mi impresión sobre el Real Madrid es ahora, al cabo de tantos años, la misma que me movió entonces a defender sus nombre con el tesón de aquella y de tantas otras tardes: que el Club prócer, caballeroso en todos los terrenos y aspectos; cuidados del buen nombre que lleva; ejemplo de todos en el trato de sus jugadores en todas las épocas; notablemente ambicioso a la hora de buscar elementos superclase que merezcan vestir su uniforme, blanco por el color y porque jamás lo ha manchado ni la más pequeña antideportividad; básico en la sólida estructura que hoy tiene el fútbol español, en cuyo progreso han tenido parte activa muchos de sus directivos; magnífico a la hora de las contiendas internacionales como Club y facilitador de elementos para la selección nacional.

 

Félix Contreras, centrocampista (1921-1925)

Madrid, 20 de octubre de 1951.

Comisión Bodas de Oro del Real Madrid C. de F.

Queridos y viejos amigos: Agradezco mucho vuestra carta del 2 del corriente, al ver que para celebrar las Bodas de Oro de nuestro queridísimo Madrid os acordáis también de los jugadores modestos, de los que solo podíamos poner un entusiasmo que entonces nos parecía de poca importancia, pero que resalta hoy al ver cómo escasea (solo algunas veces) en el campo de juego.

Digo algunas veces porque frecuentemente surge, para derrotar a excelentes equipos extranjeros, que, de no existir el Madrid, se considerarían vencedores de los españoles. También porque del entusiasmo de Santiago Bernabéu, uno de los de entonces, salió nuestro Estadio, que es uno de los mejores del mundo. De ese mismo entusiasmo, que perdura y se mantendrá siempre, podemos esperar nuevas épocas de triunfos, y con ellas (o también cuando transitoriamente estén disminuidas) el Madrid C. de F.; nuestro MADRID, será siempre un Club modelo y el equipo de nuestros entusiasmos.

Para vosotros, deseándoos el mayor éxito en vuestra gestión y esperando celebrar juntos las Bodas de Oro, os envía un cariñoso abrazo.

 

Simón Lecue, centrocampista (1935-1942)

Simón Lecue

Del Real Madrid, sin despreciar otros clubs que defendí, solo puedo decir que fue y será un club de caballeros, y el que defendió sus colores tenga para él agradecimiento y simpatía.

 

El Real Madrid en su Libro de Oro (1ª parte)

 

 

 

 

Apasionado del balompié, me hubiese gustado ver en directo a las figuras de los años 30, 40 y 50. Gato y madridista, en mi primera visita al Santiago Bernabéu pude contemplar a Diego Armando Maradona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Hoy en el #portanálisis puede que os sorprendamos con un anuncio intempestivo y, sin embargo, muy meditado.

QUEREMOS SER DEL @atleti

👇👇👇

https://bit.ly/37I0aG9

2

Hoy es el 44 cumpleaños de Perica Ognjenović, jugador del Real Madrid de 1999 a 2001, periodo en el que conquistó:

🏆Liga
🏆 Champions League

Muchas felicidades!

“(...) vuelve la Copa de Europa, que es como decir que regresa la primavera”.

D. Antonio Valbuena aka @fantantonio.

https://www.lagalerna.com/zidane-sufrimiento-y-victoria/

Leed este pormenorizado análisis del Atalanta por parte de @albertocosin.

Son 10 puntos. Después de leer cada uno de ellos, encomendaos a la grandeza sempiterna del Madrid.

https://www.lagalerna.com/el-atalanta-en-10-puntos/

Hoy cumple 64 años Rafael Gordillo, jugador del Real Madrid durante siete temporadas (1985/1992), en las que conquistó:

🏆🏆🏆🏆🏆Ligas
🏆Copa de la UEFA
🏆Copa del Rey
🏆🏆🏆 Supercopas de España

Muchas Felicidades, Gordo!!

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram