Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Messi se queda, malo para el Madrid

Messi se queda, malo para el Madrid

Escrito por: Fred Gwynne6 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La permanencia del astro argentino es nefasta para los blancos

Messi, desgraciadamente, se queda. Mira que le insistí a Florentino: “Fíchalo, Presi, fíchalo”, un día tras otro, y otro más, y otro, llamada tras llamada. Fue en balde. Nada, ni caso.

El fútbol, como bien dijo Valdano, es un estado de ánimo. Yo soñaba con ver a Florentino acariciando un gato blanco y a la bancada culé de El Chiringuito saltando por la ventana o cortándose las venas con una falsa y afilada Biblia. Esas caras, ESAS CARAS, amigos, no me diréis que no, eso no hay quien lo pague. El Cherengueti de mi amigo Mario iba a incendiarse, Barcelona ardería mientras Florentino tocaba la lira. ¿Es ese el ánimo necesario para reconstruir un equipo?

Al final pasó lo que tenía que pasar, en el momento de la verdad, en el que había que dar el paso definitivo, a Messi se le aparecieron Origi, Manolas y un ocho gigantesco. Era un desenlace tan esperado que los siete helados de limón y café, de mi apuesta con Jesús Bengoechea, ya se los había encargado, burofax mediante, hacía una semana.

SE QUEDA. Y a mí, tanto por razones deportivas como económicas, me parece una pésima noticia.

messi muestra camiseta al bernabeu

Soy muy resultadista. Un gol es un gol y un Pichichi es un Pichichi. No veo, por más vueltas que le doy, ninguna ventaja a que ese Pichichi, que casualmente es el mismo de las últimas cuatro Ligas y el mismo que nos lleva amargando (ex aequo con la corrupción de Villar) toda una década en esta competición, se quede en tu máximo rival. Si a eso le sumamos que también es el máximo asistente, entenderán (no todos, afortunadamente) que hubiese preferido que en lugar de quedarse se convirtiese en un nuevo Marco Polo partiendo hacia China por la Ruta de la Seda.

En el último lustro, entre Messi y Suárez han marcado una media de 80 goles y 40 asistencias. Sí, lo sé, el tiempo pasa, pero esta última temporada, la más floja de estos años, han metido más del 50% de los goles de su equipo. Si a esto le sumamos las asistencias nos vamos a que han participado en el ¡70%! de los tantos anotados, repito, ¡70 POR CIENTO!

¿Dónde va a encontrar el Barcelona un recambio para estos dos jugadores con la situación económica que atraviesa?¿De dónde van a sacar ese inalcanzable porcentaje?

Creo sinceramente que el 2-8, con el que tanto nos hemos reído, nos ha hecho perder la perspectiva. El Barcelona tiene un equipo que, acabado o no, con ruina económica o sin ella, nos llevó una vez más a buscar el límite. Y lo hizo, en gran parte, gracias a los goles y las asistencias de Messi. Parece que lo hemos olvidado, pero volvimos del confinamiento dos puntos por debajo y para ganar la competición tuvimos que hacer treinta de treinta.

messi con ansu fati

¿Messi va a dejar de competir? ¿Va a pasar de meter 40 goles a meter 15? Lo siento, no lo veo. Con acercarlo un poco al área en lugar de retrasarlo, con poner un centro del campo más consistente (Pjanic me parece un excelente fichaje) aumentará su rendimiento.

(Perdonen ustedes este pequeño rapto de AIC, no volverá a pasar).

Y ahora vayamos con los motivos económicos. He leído que la salida de Messi supondría para el Barcelona ahorrarse su ficha (100 millones) e ingresar una cantidad de dinero parecida por el traspaso. Lo primero es un hecho, lo segundo un supuesto. Hablamos con mucha facilidad de fair play, de capitales ilimitados y de manga ancha de la UEFA, pero la realidad es que nadie ha sido capaz de abordar una operación como esta. Y mucho menos con el maldito coronavirus acechando todas las cuentas. Cuando suceda, si sucede, hablaremos de ello.

Messi es un jugador que se paga su salario con creces. ¿Alguien piensa que el Barcelona tendría un presupuesto de 1000 millones sin él? ¿Alguien cree que los patrocinadores van a negociar los mismos contratos sin la repercusión deportiva y social que supone tener a Messi en el equipo? ¿De cuántos millones estamos hablando?

Como dijo Casillas: “El Madrid es una leyenda, el Barcelona  una moda”.

Las modas se terminan, sí, de vez en cuando vuelven, como los pantalones de campana o las hombreras, pero la moda del Barcelona, un equipo que hasta la llegada de Messi era el Arsenal del Mediterráneo, la ha confeccionado Messi (bueno, y Arminio, que durante muchos años se encargó de coser todos los botones). Sin él (ellos) están desnudos.

Caros son jugadores como Umtiti, Dembelé o Coutinho, que cobran sueldos astronómicos, completamente fuera de mercado, y tienen un retorno económico nulo. Esos son los que estrangulan la economía del Barcelona, no Messi. ¿Cuántas camisetas se venden en el mundo con el nombre de Messi a la espalda? ¿Acaso los contratos por jugar partidos amistosos no tienen penalizaciones económicas si no juega su máxima figura?

Messi, en lugar de con el 10, va a jugar con un burofax a la espalda. A pesar de ello, yo preferiría que se fuese.

Lo que se iban a ahorrar con la ficha del argentino para regenerar el equipo, lo iban a perder en cuatro días batallando con todos los patrocinadores que exigirían renegociar sus contratos. Messi es la columna que soporta económicamente al Barcelona. Ahora estamos dando por supuesto que nuestro Cuccittini, cabreado, enjaulado en un equipo del que quiere escapar, en un ambiente enrarecido y con una ficha enorme, se va a pasear por el césped y se va a marchar el año que viene sin dejar un euro. Habrá que verlo. Esto, como siempre, dependerá de los resultados y los títulos. Bartomeu ya no estará, veremos qué sucede con el nuevo presidente y un nuevo proyecto, yo no descarto que acabe su carrera en el Barcelona. Tengo los suficientes años para saber que el fútbol da mil vueltas.

A nuestro favor, y aquí doy la razón a todos aquellos que piensan que es una buena noticia para el Madrid que Messi se quede, está el burofax, el burofax es nuestro mejor amigo. Messi, en lugar de con el 10, va a jugar con un burofax a la espalda. El peso será enorme, insostenible. No descarto que un día desaparezca tragado por una gigantesca grieta en el Nou Camp.

Bartomeu ya no estará. veremos qué sucede con el nuevo presidente y un nuevo proyecto, yo no descarto que acabe su carrera en el Barcelona. Tengo los suficientes años para saber que el fútbol da mil vueltas.

A pesar de ello yo preferiría que se fuese. Ya está, fin, un problema menos y un camino, a priori, más despejado para el Madrid. El golpe anímico, el que su máximo símbolo, después de esa última imagen en Lisboa, roto, sin amor propio para sobreponerse a la losa del 2-8, abandonase el barco, burofax mediante, me parecía un colofón insuperable. No dejes para mañana lo que puedas resquebrajar hoy.

messi contra la real sociedad