Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Sin bandazos en la leyenda

Sin bandazos en la leyenda

Escrito por: Antonio Escohotado12 agosto, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Un primer tiempo encantador por juego, donde ambos equipos compitieron en pericia, seguido por un segundo donde las cosas apenas cambiaron. Benzema parece renovado, con más garra, y Bale se multiplica haciéndolo todo bien, como en el pase previo a la asistencia perfecta de Carvajal, y en un gol llamado a entrar sí o sí, hasta rebotando en la frente del gran portero italiano. Las cosas se le han puesto como quería y merecía, contraviniendo el más asombroso caso de lesión en cadena, y borrada está la sombra de incomunicación que le perseguía en años previos.

Kroos sigue siendo una ametralladora de pases milimétricos, Marcelo la dinamo capaz de encender cualquier motor, y el resto de la zaga una combinación de granito y mercurio, con Ramos afianzado como cumbre histórica del club y Varane presentando su abrumadora tarjeta de visita: campeón de Europa y del mundo con algunas semanas de distancia. Ceballos no perdió un solo balón en situaciones comprometidas, reafirmando de paso su capacidad para poner pausa, pasar y regatear a quien se le ponga delante, como el mediapunta/volante que un día de estos exhibirá también la puntería del cazador. El alevín Vinicius no va a olvidar que su primera acción en el Bernabéu fue un taconazo de calidad insuperable, y cuando entrar tantos noveles sugirió que el Milan empataría, Modric y Lucas Vázquez pusieron las cosas en su definitivo sitio. No en vano el Real tuvo quizá el doble de ocasiones, y mucha más posesión.

Contentos todos, por tanto, con la sensación de que incluso sin un par de monstruos añadidos la plantilla da de sí para seguir. La llegada del excepcional Courtois asegura tener el marco mejor guardado del orbe, y si fuese Florentino me enorgullecería constatar que ni siquiera la despedida de Cristiano altera una política acertada de fichajes. Por lo demás, hay solvencia para acometer lo que resulte oportuno, mientras no altere el actual equilibrio de egos, y tanto sin como con alguna sorpresa sigue a flote la nave del prestigio.

Veremos si al heroísmo de ganar finales corresponde la regularidad demandada por la Liga. En todo caso recomienza el largo tramo de sábados o domingos con algo en juego, y después el de dos partidos por semana, incluso tres cada diez días, ese largo rosario que llena los ratos libres de tantos congéneres. Qué cosa más entretenida el fútbol, especialmente cuando median ánimos de aprecio y odio incondicional hacia el Real Madrid.

Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado