Las mejores firmas madridistas del planeta

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Hoyo y bollo

Escrito por: La Galerna2 marzo, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hola a todos. Hemos empatado contra Las Palmas en el Bernabéu y, tras intentar Jesús Bengoechea explicaros por qué, nos corresponde ahora a nosotros, responsables de esta sección nunca suficientemente ponderada por vuestra parte, contaros cómo refleja el traspié la prensa patria. (Por cierto, la crónica de Bengoechea encuentra agria respuesta en estas mismas páginas de la pluma de Máximo Cogollos).

Si hay que decir que nos gusta la portada de Marca, se dice y punto. En esta sección nos pagáis (?) por poner a la prensa a caldo, pero tendréis que entender que en ocasiones sea difícil complaceros. Normalmente es sencillísimo, pero hoy nos cuesta más. La portada de Marca tiene el punto justo de criticismo con el mal juego del Madrid pese a la muy plausible reacción final (con diez hombres y dos goles por debajo, al más puro estilo de nuestra leyenda) y no se priva de citar, con loable espíritu aséptico, la posible influencia de Borbalán en uno de los goles anulados a Morata.

Por mucho que uno ame el aspecto literario del espíritu de las remontadas madridistas, no puede aplaudirse el que se apele al mismo cada dos por tres y para partidos que deberían resolverse por el simple procedimiento del buen juego. Con esta perífrasis, no hacemos sino abundar en lo que el titular de Marca ya apunta de manera más sucinta, y con el que no podemos estar más de acuerdo.

Tampoco hace excesiva sangre con este empate el diario As, más conocido como The Ouija Daily cuando lo merece. Hoy nos parece que no lo merece o no en exceso. Si acaso, lo único que se le puede achacar al periódico de Relaño es que omita en su primera plana toda referencia a las polémicas arbitrales. Para algunos será esto un pecado imperdonable. Nosotros, que no somos sospechosos de no defender al Madrid de los desatinos del colectivo de los de negro (que ya no van de negro), hoy opinamos que no es día para hablar del arbitraje.

La que sí nos da hoy para repartir la proverbial estopa es (cómo no) la prensa catalana, que se retrata a sí misma en toda su deformidad y madriditis como pocas otras veces, y quizá dándose menos cuenta que nunca.


Aparte de señalar el mimetismo casi habitual y sonrojante que caracteriza sus portadas ("Adiós de líder" vs. "Adiós/Líder" es como Superman vs. Clark Kent), no podemos menos que preguntarnos cómo son capaces de otorgar la misma preponderancia a dos noticias como el cese de su entrenador de los últimos tres años (con triplete por medio) y el liderato absolutamente virtual logrado ayer por el Barça merced al "ridículo", dice Sport, del Madrid ante el equipo insular. (Hay que saber guardar las proporciones: si un empate en casa ante un buen equipo español puede ser calificado de "ridículo", ¿cómo cabe calificar el encajar un 4-0 ante un buen equipo europeo?).

La explicación al hecho casi abominable de que ambas noticias merezcan el mismo eco por parte de Sportivo la conocéis tan bien como nosotros, y se cifra en la obsesión culé por estar por encima del Madrid aunque el Madrid tenga uno o dos o siete partidos menos, aunque sea durante una noche (aquello tan ridículo de "dormir" líderes), aunque sea durante un rato de una tarde de domingo (nos extraña que nadie en el entorno azulgrana haya acuñado aún la expresión "dormir la siesta líderes"). Eso, queridos amigos, tiene tanto peso informativo como la despedida de su actual entrenador. Vivan los valors, viva el señorío y viva la gratitud para con su vigente técnico. El entrenador al hoyo y el líder virtual al bollo.

En cuanto a la noticia en sí -es decir: la no continuidad de Luis Enrique la temporada próxima-, nos parece que se trata de un anuncio que favorecerá al Barça de aquí al fin de campaña. Aquellos que tenían una mala relación con el entrenador enterrarán el hacha, conmovidos, y aquellos que tenían una buena relación con el asturiano harán lo posible por depararle una despedida inolvidable.

Zidane, que ni ha anunciado su no-continuidad ni (salvo desplome brutal) pensamos ni deseamos que esta se anuncie nunca, tiene ahora que encontrar el modo de contrarrestar este suplemento emocional en la ambición del ancestral rival.

Pasad una buena tarde.