Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Gratitud culé

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Gratitud culé

Escrito por: La Galerna23 febrero, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Si hay algo que no se puede reprochar ni al Barça ni a su entorno es el ser desagradecidos. Históricamente han mostrados siempre gratitud con sus benefactores. Ya en los primeros noventa condecoraron a García de Loza y Gracia Redondo sobre la pechera del presidente del Tenerife con la misma insignia de oro y brillantes del club que tiempo atrás había recibido Franco por la recalificación de los terrenos que permitió la supervivencia del club catalán en momentos de intensa zozobra financiera. "Gracias, Franco". "Gracias, Tenerife". "Gracias, Villar" (lo dijo implícitamente Godall, aquel directivo que merced a un micrófono abierto dejó por siempre en evidencia al Barça, con la particularidad para los anales del gazapo de que en este caso el interesado sabía perfectamente que el micrófono estaba abierto).

A la vista está que la proverbial gratitud culé sigue tan en forma como siempre, y vive Dios que es de agradecer, valga la redundancia. Este "Gracias" de Sport es un "gracias" al Valencia, se sobreentiende, pero queremos leer también un "gracias" más global, más universal, menos restrictivo. No tanto como aquel solemne e inolvidable "Gracias" de No Me Pises Que Llevo Chanclas pero casi.

Gracias, Jamaica, 

por habernos dado siempre tanto reggae.

Gracias a las averías

porque si no mecánicos no habría. 

Gracias a las mujeres

porque así podemos ser nosotros hombres. 

Gracias por su compra, 

al salir de los grandes almacenes. 

Gracias, Bulgaria,

aunque yo no sé por qué pero gracias. 

Gracias a mí, 

aunque esté feo decirlo pero gracias. 

No llega este "Gracias" de Sport al nivel de universalidad de aquel pero se nos antoja que, si bien empieza por Mestalla, tiene claras aspiraciones de trascendencia. Es un "Gracias" panantimadridista, imbuido del espíritu de esas siete aficiones baloncestísticas capaces de perpetrar un fuenteovejuna que alcance en su mezquindad para insultar a unos niños por cometer el delito de llevar el escudo del Real Madrid en el pecho. Es un "Gracias" a todos los que están contra el Madrid, que son gentes múltiples y variopintas, desde los ex-árbitros de cabecera de As y Marca hasta los que siguen en activo y cada domingo (con las fallas ocasionales propias de todo sistema susceptible de mejora) brindan su servicio a la causa, desde tipos como Aspas (que se permite comparar el desastre arquitectónico de su estadio con el hecho de que al Madrid no le parezca oportuno ceder su estadio para que el propio Aspas y sus amigos secesionistas catalanes hagan de las suyas en la Final de Copa) hasta Albelda y Cristóbal Soria, pasando por Pibe Dale y sus emoticonos. Es también, nos tememos, un "Gracias" a la involuntaria ayuda de la noche toledana de Varane -que encima se lesionó- y en menor medida de Keylor Navas, que pusieron las cosas muy difíciles a sus meritorios compañeros (a veces las cosas suceden así y así hay que contarlas por mucho que ames al francés y al tico, así lo cuenta Ramón Álvarez de Mon en su crónica).

Por nuestra parte, estábamos al término del partido tan enfadados como reconoció estarlo Zidane por esos nueve minutos "que te meten en la mierda", pero tenemos la costumbre en esta casa de venir ya enfadados de allí mismo (de la propia casa) y casi ya desenfadados por el camino. Fue un partido marcado por errores individuales que esta vez la épica no dio para remontar. La caja de Pandora se abre de nuevo y todos los desagües del mundo tratarán de engullir los méritos hasta el momento contraídos por el Madrid. Tenéis a vuestra disposición, si eso es lo que os apetece ver, todos esos desagües. Aquí no. Aquí creemos en este equipo como hemos creído siempre, y no porque seamos propensos a la fe, sino porque este equipo ha dado razones más que suficientes para creer. Vamos, por otro lado, un punto por encima del segundo y tenemos un partido menos.

Hala Madrid, le pese a quien le pese.

Os dejamos el resto de portadas porque querréis (es un decir) verlas, incluido el descacharrante juego de palabras de Mundo Deportivo.

Pasad un buen jueves.