Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El último gran año de los tetracampeones de Europa

El último gran año de los tetracampeones de Europa

Escrito por: Mario De Las Heras29 julio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Según iban cayendo los goles el sábado me iban subiendo los calores. Yo era un tubo de ensayo cuyo interior hacía amenazadoras burbujitas. Hay que ver el Atlético, qué manada de lobos. El Madrid eran las ovejas del cuento. Un cuento sangriento, por otro lado. Un cuento para adultos porque eso no lo pueden ver los niños. No deberían. No por la sangre sino por la actitud de oveja. De oveja con ínfulas, además.

Pero no me quiero calentar otra vez, y es difícil lograrlo. Veo a Ramos y me sube la temperatura. Lo mío con Ramos siempre ha sido así. A Ramos yo he ido queriéndolo y no queriéndolo desde el mismo día que apareció en Madrid con aquel traje blanco con camisa y corbata negras. Desde entonces ha sido un no parar. Ahora mismo yo, presidente del club, lo ponía a la venta y lo vendía sin demasiado negociar: por lo que me diesen. Así están las cosas entre Ramos y yo.

Me acuerdo del balonazo a Reguilón, de los ordaguitos del hermano representante y luego pienso en los unicornios de su boda y me dan ganas de mezclar agua con sodio y que estalle el tubo de ensayo y lo que haga falta. Ni gol en el noventa y dos cuarenta y ocho ni leches. Así veo yo al Madrid ahora mismo: como a un tubo de ensayo que necesita nuevas sustancias, explosiones, pruebas y errores, práctica, ensayos. Con Ramos ahí dentro no hay posibilidad de todo esto. Sergio Ramos es un viejo profesor de Química con bata blanca que no quiere que se avance si no avanza él.

Pero voy a dejar de hablar del capitán, aunque a propósito de él emerge la idea principal de este artículo: del mismo modo que a Sergio Ramos no lo van a vender ni lo van a sentar en el banquillo, como me decía hace un rato mi querido Fredo Gwynne, tampoco parece que vaya a suceder lo mismo con otros gallitos como Isco (otro que, en fin) o Kroos, o Modric... y dejo de contar, por ejemplo.

Yo con mis calores he llegado a pensar que ya que está Zidane y no Mourinho (de estar Mourinho y Ramos señalado iban a estar los Ases y los Marcas echando un humo negro como para reírse del acoso al hijo en el Canillas), sólo queda que el francés los espolee de alguna manera desconocida y mágica (quizá ayudado por el mago Pogba y por qué no por alguien más) para que rindan una última vez antes de la diáspora inaplazable.

Esta temporada tiene que ser el canto de cisne de los más rancios señoritos que saquen el orgullo y el talento olvidados en algún rincón de sus muchos triunfos adheridos como si no se pudieran despegar. Y parece mentira que no sepan que, en el Madrid, después del añito pasado y del derbi-barrido veraniego en Nueva Jersey, todos esos triunfos están ya despegados. Nadie los recuerda. Yo, al menos, ya no. Nada de aquello existe y Zidane tiene que hacérselo entender. No son nadie ahora mismo.

Más bien son un desastre. Tienen que pensar que son un desastre y recordar quienes eran no hace tanto, y sin chulerías. Con la humildad de quien no es nadie. Trabajo y trabajo. Entrenamiento y concentración. Equipo unido. Como si fueran jóvenes una vez más. Como antes de la Décima, cuando el hambre era insoportable. Un año más. Un último y glorioso año antes del desmantelamiento ineludible. Conseguir esto es la difícil misión de Zidane. A ver si se cabrean y salen como fieras al campo. Como si no hubiera un mañana porque para muchos, en realidad, ya no lo hay.

Este podría ser el año de gloria final de esta generación amansada que el otro día salió a pacer en la hierba americana. La última gran oportunidad. No les queda otra opción si no quieren ser finalmente aborrecidos después de todo lo logrado. Tienen que rehacer la ilusión una última vez para ganar o para intentarlo de verdad y que lo veamos, y luego despedirse con una sonrisa de buenos hombres que han dejado al Madrid apuntando, como debe ser. Yo lo que quiero es ver marchar a Ramos mientras lo quiero para siempre porque sé que ya no volverá a decepcionarme nunca más.

Mario De Las Heras
Ha trabajado en Marca y colaborado en revistas como Jot Down o Leer, entre otras. Escribe columnas de actualidad en Frontera D. Sobre el Real Madrid ha publicado sus artículos en El Minuto 7, Madrid Sports, Meritocracia Blanca y ahora en La Galerna.

25 comentarios en: El último gran año de los tetracampeones de Europa

  1. Lo único positivo que saco del partido del sábado, es que podemos utilizar el video del mismo (a ser posible con comentarios de la TV del Atleti -si existiera) para visionarlo un par de horas antes de subirse al autobús para jugar cada uno de los partidos de esta temporada.