Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El diario de Gareth Bale

El diario de Gareth Bale

Escrito por: Mario De Las Heras19 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El galés enviaba un mensaje en cada entrenamiento con el Real Madrid

No han tenido el eco que merecían estas fotos en los periódicos, precisamente porque eran para ellos. Estas fotos eran un regalo (diario, me cuenta Pepe Kollins) de Gareth Bale a esos periódicos. Esa foto, invariable la postura (y la sonrisa sardónica) en el caso del galés, venía a decirles a esos periódicos de paja que no iban a poder con él. Y no han podido. Parece que alguna portada/arcada de los últimos días se ufanaba, grotesca (pretendía ser a buen seguro sibilina, pero el misterio nunca ha acompañado a sus perpetradores), del éxito de su salida después de siete años picando piedra. Enhorabuena.

Es como si nadie estuviera esperando a la salida del penal a esas portadas, que lucen más viejas y cansadas. Esa foto era el golpe metafórico matinal a esos presidiarios con la madera o el hierro. En los ojos del de Cardiff se puede ver con nitidez a quién apuntaba y cómo acertaba. Esos periódicos obsesionados con su figura no han recibido bien el homenaje y lo han mostrado quizá sólo las primeras veces. Hasta que descubrieron que les dolía la ausencia de palabras (en cualquier idioma) y el ademán golfístico que sin embargo las traía.

En ese hermoso aspaviento está todo. El silencio, el misterio, la palabra. El acosador y el acosado. Es una pista detectivesca y graciosa y audaz. Bale y ese palo invisible en el campo de entrenamiento del Real Madrid, ese fuerte inexpugnable y magnífico sitiado día y noche por los acosadores. A mí me recuerdan a aquel acosador de Mary, la de Algo pasa con Mary, que le robaba los zapatos y le salían granos en su presencia. Se han pasado todos estos años rascándose furiosamente mientras Bale les hablaba cada día desde Fort Apache.

Jugadores del Real Madrid posando en un entrenamiento.

En realidad, todos los acosadores de Mary son los acosadores de Bale (y del Real Madrid, no lo olvidemos). Desde el repartidor de pizza que se hace pasar por arquitecto cojo, hasta el detective paleto que se implanta unos dientes enormes para impresionarla. A todos ellos va dedicada esa imagen preciosa del futbolista en la naturaleza. El palo ¡imaginario! con el que domina y somete a los animales. El recuerdo imborrable. El diario sin palabras, lúcido e instantáneo de Gareth o la expresión de la superioridad del hombre sobre las bestias.

 

Fotografías Getty Images.

 

Mario De Las Heras
Ha trabajado en Marca y colaborado en revistas como Jot Down o Leer, entre otras. Escribe columnas de actualidad en Frontera D. Sobre el Real Madrid ha publicado sus artículos en El Minuto 7, Madrid Sports, Meritocracia Blanca y ahora en La Galerna.

8 comentarios en: El diario de Gareth Bale